jueves, 21 de septiembre de 2017

I Ocean Lava Galicia 60.0

Y volvimos al triatlón. Hacía su debut en el calendario gallego la franquicia Ocean Lava con una prueba de media distancia a disputar en Cambados. Dentro de la misma se habían programado dos competiciones diferentes, un triatlón medioironman y otro bajo la denominación 60.0 que era algo más que un olímpico (1,9 Km natación- 47,4 Bici- 10,7 Km carrera) Los dos bajo el formato de no-draft.



Era una buena excusa para motivarse durante el verano y un entrenamiento diferente. La idea era haber entrenado algo más la bici pero me vicié con el SUP y el kayak y aparqué bastante las 2 ruedas. Alguna que otra vez salí pero bueno. El quedarme fuera de Allariz tampoco ayudó mucho, contaba con esa prueba como preparación.
Hace ya un tiempo que dejé el triatlón, ahora simplemente voy alguna que otra prueba que me apetece, para divertirme, para mantener el contacto con la gente, me lo tomo de otra manera. El fin de semana del Ocean Lava no fue sólo el triatlón, fue un poco todo lo que le rodea. Un ratito de playa, algunas fotos, pasar la noche en un precioso barco en el puerto de O Grove (el único vapor que se conserva en España creo), hablar con la gente... El resultado era lo de menos, mientres saliésemos enteros claro está. En natación saldría atrás pero descansado, la bici sin duda sería lo que más me costaría, siendo además el perfil no muy llano, y con respecto a la carrera, a pesar de que la estoy entrenando muy poco, confiaba en mis últimas sensaciones.


Al fondo estaba la salida del triatlón. Lástima que hubiese que dar un rodeo por tierra, con una barca llegaría en nada.


La bici se dejaba en boxes el día anterior, aún así tocaba madrugar en la mañana del domingo. aún tenía que meter el casco, las zapatillas y los avituallamientos. Para esta distancia no tengo dudas, bidón con agua, un gel para tomar en la parte final de la bici y un mars para ir comiendo. Funciona y no voy andar haciendo experimentos, así que a pesar de que los avituallamientos de la organización eran frecuentes y abundantes no cogí nada en ninguno, salvo agua en los de la carrera a pie.
La mañana estaba fría. El cielo medio cubierto. Las previsiones daban nubes aunque no lluvia. Decidí dejar un maillot en boxes para poner en el sector ciclista. sobrar no me iba sobrar y más vale ir cómodo.
Una vez todo dispuesto había que dirigirse a la salida que aún estaba a cierta distancia, sobre 1 Km andando. Hasta allí fui con mis compañeros de club Frebas y Modesto que participaban en la prueba larga y salían 15' antes.
Llegaba la hora de enfundarse el neopreno. El mar estaba muy tranquilo, glassy total, y la zona es resguardada. La participación no era tan numerosa como para temer por muchos golpes, más cuando las 2 distancias salíamos separadas. La orientación podía tener alguna dificultad pero en realidad sólo había 1 boya que doblar, pues el resto era bordear un muelle.


Fui probar el agua, sólo los pies. No estaba tan fría como la semana pasada aunque a esas horas y con la temperatura externa no apeteciese mucho meterse.
A punto de darse la salida para la distancia larga nos comunican que se va guardar un minuto de silencio por la muerte de la triatleta María Ferreira el día anterior en el Angliru. Yo no me había enterado de nada, sin internet, ni redes sociales, ni tele, ni radio, y me sentó como un jarro de agua fría. Se me pasaron las ganas de competir y de todo. Que injusta es la vida. No me lo saqué de la cabeza en todo el día. Además estaba apuntada a la prueba, tendría que estar aquí con nosotros.
Llegados a este punto estaba claro que no me iba echar atrás pero los ánimos no estaban para mucho.
Suena la bocina y me pongo a nadar. Va ser una mañana larga. De iluso pensaba que podría andar sobre las 3 horas como en Sanxenxo. No fue así.
En la natación fui tranquilo y bastante cómodo. Creo que nadé bien 2/3 de la prueba. Al final ya no. Tras doblar el muelle no tenía muy claro donde ir. Culpa mía por no haber mirado por donde se salía. había que fijarse en una alfombra morada pero alguna gente que iba delante se desorientó y me desorientaron a mi también.


Pongo el pie en la rampa  y veo que el crono marca 40'. Primera decepción. Debería estar en los tiempos de las últimas travesías. Mal empezamos. Parcial 73º  de 103 y 41'17" al pasar por la alfombra.
La primera transición fue todavía peor, con decir que me tuve que sentar en el suelo para quitarme el neopreno. Estos chips son muy grandes y no me daba quitado la pierna. Ya de perdidos total... Me pongo los calcetines y el maillot.


Salgo a pedalear. Para acceder al circuito principar hay un tramo de enlace, largo, enrevesado y peligroso. Mal asfalto, bandas rugosas, adoquines, curvas, giros, grava en algunos puntos y alguna gente que invadía el circuito toda pancha. Vale que la plaza de Ferfiñáns es muy bonita y ese tramo hasta tuvo su puntillo pero en general el tramo de enlace fue lo que menos me gustó de la prueba.
Una vez en la vía rápida o corredor o como se llame, ya puedo decir que empezó la bici de verdad. Decían que era duro y rompepiernas pero se podía rodar muy bien, buen asfalto y subidas y bajadas suaves. Paisajísticamente no es que fuera una maravilla, claro, no tiene la suerte de los circuitos espectaculares de Baiona o Sanxenxo, pero bueno, al menos se hacía entretenido.


Ya contaba que me iba adelantar mucha gente, la bici era mi sector más flojo. Intenté más o menos seguir el ritmo de otros triatletas, respetando el no draft. En la primera parte que más o menos picaba hacia arriba, parecía que lo conseguía. Más o menos mantenía la distancia. Pero cuando tocó bajar ahí ya se me iba todo el mundo, me pasaban hasta los caracoles. Alguna vez incluso miré que desarrollo llevaba porque no era normal, con todo metido y un pedaleo fluido que me pasara todo el mundo así.
Además ya es una impresión que vengo notando desde hace un tiempo, que mi bici baja peor. No sé si es cosa de los rodamientos de las ruedas, que ya tienen sus años (13), porque haciendo la prueba de empujarlas mientras la bici está en el aire enseguida pierden inercia.
Bueno, en todo caso ya tenía claro que este segundo sector me iba hundir en la miseria. A aguantar como se pueda y cuando hubiera alguna cámara delante a poner buena pose para salir bien.


2 vueltas y para boxes de nuevo. Otra vez por el tramo de enlace. Aquí sucede lo peor, me encuentro con un tractor de frente. Pienso que me equivoco de camino y me meto por una escapatoria, pero encuentro una cinta cruzada. Por ahí no era. Tengo que desmontar y realmente no sé que hacer ni por donde es. Al final alguien me indica que es por donde venía el tractor que ya se ha retirado a una viña.
Vaya m. Tras la curva me encuentro una voluntaria con una bandera, pero desde su posición no podía ver el tractor. Menos mal que iba despacio. Ahora con el susto más. Unos metros más adelante, un hombre paseando unos perros (3) sujetos con correas con una disposición en abanico, casi tampoco ni sitio para pasar. Antes también dos chicos cruzaron por un zona vallada con cintas. Hay gente que no sé en lo que piensa, por su propia seguridad.
De ahí a boxes muy despacito y con mucho cuidado, deseando ya dejar la bici. 1h48'39", vaya desastre. Parcial 91 de 101. Jo. Y yo que pensaba rondar las 3 horas y ya van 2 horas y media. Ni corriendo como Mola o Noya.
Con todas las tonterías estas hago la transición y me olvido de quitarme el maillot. Me di cuenta cuando ya había salido de boxes y llevaba un rato corriendo. Lo que me faltaba, con lo que me agobia a mi llevar ropa (de más) corriendo. No estaba un día de mucho calor pero a esas horas ya sobraba todo. Pensé en dar vuelta, en pararme, quitar el maillot y llevarlo metido en el tritraje que llevaba debajo, en quitar el maillot, la parte de arriba del tritraje y volverlo a poner... no sé, mil cosas. Con 10 km por delante me iba resultar superincómodo correr así.
Al final nada, mira total para lo que voy hacer aquí, corro así. Ritmo cómodo, cumplir el trámite y se acabó.


El recorrido a una sola vuelta me gustó, se me hizo muy entretenido y nada pesado. Al principio el resto de competidores estaba muy lejos y apenas pude ganar alguna plaza, pero ya pasado el punto de giro pude ver como había recortado la distancia. En los últimos kilómetros si que pude remontar alguna que otra posición. No para hacer un gran papel pero sí para maquillar un poco el resultado.
Realmente me encontré muy cómodo corriendo. A pesar del maillot. Hubiera seguido.
Al final buen parcial, 43'27", 35º. dudo mucho que tuviera los 10,7. Supongo que tendría los 10, pero aún así bien.


Cruzo el arco de meta, puesto 79º, 3h13'24". Un triatlón más al saco. Tras la línea estaba Kenneth Gasque entregándote las medallas de finisher. Le hizo mucha gracia verme porque el maillot era del ironman de Lanzarote precisamente. Quería hacerse una foto conmigo pero no andaba por ahí el fotógrafo, una pena. Al final sin pretenderlo fue una de las anécdotas del tri.
Depués de la carrera había un avituallamiento final en el que eché de menos algo más de variedad, sobre todo porque los avituallamiento de la carrera eran completísimos y muy abundantes. Se echaba de menos algo más sólido, una empanada o así :-D pero bueno...
Hasta aquí llegó la historia y mi participación en esta primera edición del Ocena Lava. Prueba con sus luces y sus sombras, con detalles que me gustaron y otros no tanto, de los que ya hablé con su director técnico y que estoy seguro que corregirán en próximas ediciones.
Si tengo que hacer balance, aunque el resultado no fuera gran cosa y no me divirtiera tanto como en mis últimos triatlones, si puedo decir que he pasado un gran fin de semana.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina 60.0
1º Antonio González Lamargha Beariz Triatlón  2:33:59
2º Iván González Lamargha Beariz Triatón  2:33:59
3º Héctor Fernández Triatlón Arteixo 2:34:14

Femenina 60.0
1ª Nerea Castro CCT Poio 2:53:52
2ª Mónica Mezquita Nosportlimit 3:02:29
3ª Sonia Roca Nosportlimit 3:03:44



No hay comentarios: