sábado, 17 de junio de 2017

Cto Gallego de Veteranos - 10.000 m

Seguimos con las crónicas pendientes. En esta ocasión toca el turno de uno de los objetivos de la temporada, el campeonato gallego de veteranos al aire libre, que además se iba disputar prácticamente en casa, en las pistas de Monterrei. 


Este año apenas he pisado la pista y ni siquiera he tenido la oportunidad de calzarme los clavos. Tampoco lo iba hacer en esta ocasión. Normalmente en este campeonato hago pruebas de mediofondo ya que así aprovecho el viaje, una prueba por la mañana y otra por la tarde, y puedo volver a una hora prudente sin tener que esperar a las pruebas de fondo que son las últimas de la tarde. Sin embargo, al celebrarse la prueba en casa, tampoco me apetecía quedarme a comer ni tenía nada especial que hacer allí, por lo que era una buena oportunidad de correr una de las pruebas de fondo y de paso variar un poco. Me apunté al 5.000 y al 10.000, no con intención de correr las 2, sino de ver si mi club presentaba equipo al relevo ( que era inmediatamente después del 10.000) y entonces decidiría que correr. 
No hubo relevo y viendo las inscripciones vi que en el 10.000 era el único inscrito de la categoría. Podría parecer que bien, pero en realidad mal, así tampoco mola. Si, claro, que sería una tontería dejar pasar la oportunidad de un título, no sólo por mi, sino por mi club, pero personalmente no me iba satisfacer como lo hizo el bronce en 1500 que me gané en Coruña hace unos años. El valor de las medalla en el atletismo te lo dan los rivales, eso está claro.
Pero bueno, como estas cosas no dependen de uno, ahora lo que había que hacer era correr y completar las 25 vueltas a la pista, que tampoco iba ser fácil. Además no soy de los que le va el paripé, si se compite, se compite, estés tú solo o no, a la pista se sale a darlo todo. Nadie iba regalar nada como al final se comprobó.
Los campeonatos de veteranos son quizás los de mayor participación, con múltiples pruebas por categorías, lo que hace que las jornadas se vayan dilatando. A lo largo de la tarde se fue acumulando cierto retraso que luego aún aumentó cuando se corrieron 3 series de 5000 en lugar de las 2 anunciadas. Esto de por sí ya trastoca un poco a la hora de calentar, pasar por cámara de llamadas y demás, pero para nosotros aún fue peor porque de una buena tarde pasamos a un tremendo aguacero justo al final del último 5000.
Pista evacuada, videofinish estropeada, espectadores corriendo a refugiarse y 1000 estropicios más. Se habla incluso de suspender la prueba. Pues vaya, que para una vez que podía quedar campeón de algo, sólo faltaba jajaja
Esperamos a ver si amaina un poco. La temperatura ha bajado en picado, ahora hasta hace frío, la sensación es muy desagradable. Nos quedamos destemplados.
Nos reúnen a los participantes, nos preguntan si queremos correr sabiendo que los tiempos iban ser manuales (al final se arregló la videofinish). Todos de acuerdo. Hemos venido a correr y nos estamos quedando helados. Por suerte fui previsor y metí unos manguitos y una gorra en la mochila que me valieron la vida.




Nos situamos por fin en la línea de salida, sigue lloviendo aunque no tanto. 15 valientes dispuestos a cumplir con las 25 vueltas. Un 10.000 ya es complicado de por sí, en estas condiciones más.
Nadie dijo que iba ser fácil. El objetivo es intentar bajar el registro que hiciera este año en el campeonato provincial del campus. Esos 39'11" no me dejaran muy satisfecho.
Salgo a correr con la idea de rondar los 38:30. Para marca personal no estaba el día. Vueltas en  torno a 1'32. Al principio me quedo atrás pero aquí se trata de ir a ritmo.




La lluvia es molesta. Poco a poco el contador va descontando vueltas y voy remontando posiciones. 
Me fijo en Pancho, durante la carrera dijo que iba para 38 largos. Poquito a poco llego a su altura. No puedo cumplir con el ritmo previsto, se me está yendo un par de segundos por vuelta, corro a 1'34 pero de forma bastante sólida.


Alcanzo a Pancho, que estaba teniendo su crisis, lo sobrepaso y me pongo a tirar. 





Voy así unas cuantas vueltas, Pancho a rueda se recupera, y me pasa a mí la crisis.



Deben de faltar como 5 o 6 vueltas, me empieza a doler la barriga. Me cuesta mantener el ritmo. Me pasan muchas cosas por la cabeza, ya me temo hacer un Domoulin como en el Giro. Sólo faltaba que tuviera que abandonar.


Todo lo bueno tiene su parte de sufrimiento, no iba ser menos. Mientras pasamos a unos doblados me quedo descolgado de Pancho y esos metros ya no los doy recuperado. Toca apretar los dientes.
Toque de campana. 400 m y se acabó la agonía.


Cruzo la línea de meta. Ya está, he cumplido con mi parte, satisfecho por darlo todo. Miro el reloj y no me puedo creer la marca. No, no por buena... es que he clavado la del campus, Sólo a mí me pasa correr 2 diezmiles y hacer el mismo tiempo, 39'11".


No me satisface el tiempo ni la posición global en la carrera (10º) pero bueno. Campeón gallego M35, ahí queda eso. Aunque me dio algo de vergüenza subir al podio, por eso de estar solo... Un objetivo cumplido, no de la manera que me gustaría, pero es lo que hay, a veces haces buenas carreras sin recompensa, otras veces tiene que tocar lo contrario.


Clasificaciones (completas campeonato aquí)
10.000 m M35
1º Alfredo Ferreiro C.D. Aurum  39:11.87

Fotos: Pancho,

sábado, 10 de junio de 2017

113 Swim Ride Run Sanxenxo. Distancia olímpica no draft.

Seguimos poniéndonos al día con las crónicas. Esta es del 21 de Mayo. Primer triatlón de la temporada y para rizar el rizo distancia olímpica (con una bici un poquito más larga) sin drafting. En principio esta prueba no estaba programada ya que lo único que había era la prueba de media distancia, de ahí el nombre de 113, pero al final tuvieron el acierto de incluir también una prueba de distancia olímpica. La media distancia no entra en mis planes, hace tiempo que dejé de entrenar para tri, pero la distancia olímpica es asumible estando bien de forma (aunque apenes toques la bici y nades como mucho un día a la semana)
Así pues, aún plagado de dudas y con cierta inquietud por llevar los deberes sin hacer, me metí un buen madrugón para estar en la playa de Silgar a las 8:45, hora de nuestra salida. Con ganas de sentir (porque al final de eso se trata, de sentir) el espíritu de los pioneros decidí correr la prueba con una camiseta de atletismo y unas mallas. Como mi primer triatlón. El día iba estar bueno, el cielo cubierto con nubes altas, lo que hasta se agradecía. Mar en calma y sin viento. Ya bastante iba ser enfrentarse a los 45 Km de bici de un recorrido bien conocido y rompepiernas.
Curiosamente mi bici de carretera volvía a la acción en el mismo recorrido (muy similar) que la última vez que me subí a ella. Fuera en el triatlón Boamorte de Portonovo, en Septiembre, también en teoría distancia olímpica pero con la bici bastante más corta, si de aquella no llegaba a los 40 ahora los superaba con creces.
No había muchos inscritos en ninguna de las 2 distancias, aunque juntos en el circuito siempre le daba algo más de ambiente y vidilla. En distancia olímpica algo menos de un centenar de inscritos. De ellos tomarían la salida 79 chicos y, unos minutos más tarde, 10 chicas. No sé porque unas pruebas se llenan y otras quedan así con poca inscripción, la verdad es que organizativamente no le faltó de nada y el triatlón es bonito. Pero por una parte mejor así, un triatlón en familia como los de antes. 


La natación fue una gozada, limpísima desde el primer metro, ni un sólo golpe. 2 vueltas a un triángulo de 750 m.,vuelta en tierra y repetir. El agua estaba a una temperatura estupenda para nadar con neopreno. La orientación muy fácil, las boyas grandes se veían bien. El único problema el tramo paralelo a la playa entre la 2ª y 3ª boya, el sol naciente nos pillaba justo de frente y yo por lo menos no veía nada de nada. Casi nadando a ciegas. En la primera vuelta aún había nadadores cerca y más o menos ibas siguiendo a la gente pero en la segunda vuelta, ya más solitaria, fue algo más complicado.
Cumplo los primeros 750 m en 15'02", puesto 68º, ni bien ni mal, algo más atrás de lo esperado pero cómodo y disfrutando. Me lanzo de nuevo al agua.


La 2ª vuelta me sale en un tiempo peor, quizás los problemas para ver la 3ª boya que comentaba influyeron. De todas formas gano una plaza, 67º.


Pie a tierra y primer segmento despachado, 30'46". a continuación una larguísima transición hasta coger las bicis. Deben ser sobre 400 m corriendo descalzo, lo que no se me da tampoco mal y adelanto un par de puestos más. Luego en la transición propiamente dicha me lío con el neopreno, los calcetines y demás y pierdo bastante tiempo estropeando lo que había hecho bien. 5'11" y salgo a pedalear 65º.
La bici era lo que le tenía más respeto porque una cosa son los 40 Km llanos de Baiona y otra los más de 45 ondulados de aquí. Aún así salí con calma a disfrutar de la aventura y las magníficas vistas de la costa. Pasito a pasito el camino se anda.


Me voy comiendo mi Mars y bebiendo traguitos del bidón. Me pasa muchísima gente, muchos de la media distancia pero yo voy a lo mío, centrado en hacer mi carrera. Cuesta arriba voy bastante bien, bajando voy mal, la bici no da más.


En el retorno de la 1ª vuelta, Km 12,3 marcho 61º. Había remontado 4 puestos aunque luego los perdería en la 2ª vuelta.
Se me hizo larga y dura, lo que por otro lado era esperable. Se agradecían los ánimos de la gente y voluntarios.


A falta de unos 5-6 Km me tomo mi gel y me mentalizo ya para la carrera.
Dejo la bici con un parcial de 1h37'27". La distancia real no la sé porque no llevo cuantakilómetros pero alguna gente decía que le salían cerca de 47 Km. En todo caso recupero 2 puestos con respecto a la natación y paso a marchar 63º.
Ahora venía lo mío, o eso se supone. 10 Km de carrera que me parecieron realmente duros. 2 vueltas con el repecho que hay saliendo de Sanxenxo a Portonovo que había que hacerlo a la ida y a la vuelta. El recorrido eso sí muy bonito y animado. Lo de los voluntarios era para nota, una pasada lo que te animaban y las buenas palabras que tenían para todos los participantes. Insisto, una pasada, el alma de la prueba.


Aquí se notó que era el sector que entreno y pude remontar hasta 12 posiciones.  El tiempo final no me parece nada bueno: 43'55" pero es que el mejor parcial de carrera fue de 35'29" y el 2º mejor de 37'15"!
La verdad es que se hizo duro, mientras iba en la segunda vuelta pensaba si tengo que dar 2 vueltas más como los participantes del half me muero.
Parcial 29º que muy mal no debía estar. Cruzo la línea de meta por debajo de las 3 horas. 2h58'54" Puesto 52º y contento la verdad. Ahora el triatlón es sólo un entrenamiento y una diversión, y pese a cierta dosis de sufrimiento me lo he pasado en grande.
Por la tarde completando el día con un poco de playa. Pura vida. Lo que más me costó fue volver a casa jaja

Hasta pronto Madama. Espero no tardar en volver a verte.

Clasificaciones (completas aquí)
Distancia olímpica (1,5-45-10 Km)
Masculina
1º Miki Acosta Fluvial Lugo 2:20:13
2º Miguel Daporta Olímpico Vedra 2:23:31
3º David Méndez Fluvial Lugo

Femenina
1ª Iria Campos Artrogal-tri 498  2:54:05
2ª Bethan Ami Hall Motobike 3:05:45
3ª Sabela García 3:07:21


sábado, 27 de mayo de 2017

IV Volta á Illa de Ons

Tenía muchas ganas de participar en esta prueba y no me defraudó. No es una carrera más, es una pequeña aventura que comienza desde el momento que te montas en el barco. Correr en una pequeña isla a la que no se puede llegar por ningún otro medio (salvo helicóptero) es excepcional, y si además forma parte de un parque nacional, no posee carreteras ni coches (salvo un par de todoterrenos oficiales y unos tractores) y sí unos paisajes de ensueño, para que contarlo. Cumplía además un sueño de la infancia de estar en la isla. De aquella pasaba parte de mis vacaciones de verano en Portonovo y siempre le insistía a mis padres que quería ir pero al final nunca me llevaron.
En las Cíes he estado ya unas cuantas veces de mayor, incluso una vez de ellas llegué paleando en kayak, pero en Ons nunca. Hasta ahora.


Tocó madrugar para pillar el dorsal y el barco. La mañana estaba muy bonita y parecía que iba quedar un día despejado. Al final no fue así y nubló. a la vuelta incluso llovió y se puso desapacible, pero a primera hora de la mañana estaba muy bueno. Perfecto para disfrutar del trayecto en barco en la cubierta superior. No pude evitar acordarme de la mítica escena de "Los lunes al sol" Anti-podas, lo contrario...


El viaje para mí fue agradable, aunque al irse acercando a Ons el mar se iba poniendo más movido. Hubo alguna gente que se mareó y algunas vomitonas, pero para mí estaba perfecto.
Me gusta el olor a sal por la mañana...


Ya en la isla pudimos comprobar que la mañana no iba estar tan buena como parecía. Nada más desembarcar pudimos comprobar la fuerza del viento que nos acompañaría toda la jornada. También empezaron a verse más nubes en el cielo. Cuando tocaba sol hacía calor, cuando tocaba sombra algo de fresco. De todas formas la temperatura para correr era buena, no se podría decir lo mismo de la humedad como luego pudimos comprobar.
La espera hasta la hora de la salida se me hizo amena. Luego dejé mis cosas en el guardarropa y troté un poquillo por los alrededores para calentar. 
En esta carrera los dorsales se agotaron en apenas 1 día o 2. Por tanto salimos más de 300 personas dispuestas a dar buena cuenta del recorrido. La distancia se aproximaba a los 20 Km divididos en 2 vueltas, la primera un poquito más larga, la segunda repetía parte del recorrido de la primera pero luego subía hasta el faro. El terreno era fácil y no técnico, pistas de tierra en su mayoría, pero el perfil era bastante sinuoso. No había grandes subidas ni bajadas pero siempre estabas con continuos cambios de desnivel.


Los primeros kilómetros se me hicieron un poco agobiantes porque estábamos todos muy juntos y las pistas no son muy anchas, pero conforme transcurría la prueba ya se iba colocando cada cual en su sitio. 
El ritmo era relativamente rápido para el tipo de terreno. Todos los kilómetros me salían a menos de 5'. El paisaje era magnífico, las vistas al mar, los rincones de la isla. Molestaba el viento cuando soplaba en contra y se agradecía cuando era a favor. Lo que peor llevaba era la sensación de bochorno, mucha humedad, el sudor pegado a la piel, parecía que se respiraba mal.


No era una prueba para fundirse y reventarse, sino para disfrutarla y saborearla, al menos para mí, así que tampoco quise forzar mucho la máquina.


La primera vuelta se me pasó rápido. La peor parte fue el tramo repetido de la segunda vuelta. Pasar 2 veces por el mismo sitio y sobre todo saber las subidas que iban a venir, se me hizo un poco duro. Las piernas ya no iban frescas y los kilómetros parecían más largos que antes. Tampoco sabía en que momento comenzaría la subida al faro. De todas formas, en general iba ganando posiciones.


Fue un corredor que marchaba a mi lado y que había alcanzado momentos antes el que me dijo: ahora comienza la subida la faro y luego todo es bajada. Eso me animó y se me hizo más llevadero.
Las vistas en la cima molan pero el viento parecía empeñado en hacerse el protagonista. Menuda forma de soplar ahí arriba. Se agradecían los valientes y los voluntarios que estaba animando.


La bajada ya fue a tumba abierta por pista de cemento. Un par de kilómetros.


Al final cruzo la línea de meta en 38ª posición con 1h27'56". No parece nada mal. Por los tiempos que hizo la gente más o menos salían unas marcas de medio maratón (se ganó con 1h13') así que creo que la actuación fue buena. La experiencia global fue aún mejor.
Quizás fuese una pena que el tiempo no acompañase un poco más y disfrutar de un bañito en el mar a la tarde. De todas formas a la playa fui igual. El viento incomodaba por veces pero es todo un privilegio gozar de este paraíso, sobre todo ahora. Creo que si lo viera lleno de gente como en el verano no me gustaría tanto.




También hice "amigas"

Conforme transcurría la tarde el día se fue poniendo más desapacible y a la hora de volver comenzó a llover. El regreso en barco fue movidito. La suerte es que así no tenías pena de regresar a la civilización.


Atrás queda Ons, un deseo de la infancia cumplido y una carrera para recordar. Ya me he dejado allí una parte del corazoncito. Espero volver.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Óscar Piñeiro Kennel Den  1:13:14
2º Gustavo Caballero  1:14:52
3º Francisco Antonio Mallo 1:15:36

Femenina
1ª María Casaleiro Trote Borriquero 1:28:18
2ª Leticia Vilas 1:28:37
3ª Mónica Touriño Kennel Den 1:36:37

miércoles, 17 de mayo de 2017

III Carreirón Illa de Arousa

Se me empiezan a acumular las crónicas. Esto fue el domingo 7, una carrera de ruta en un entorno muy bonito como es el de la isla de Arousa. La zona me encanta, sobre todo en esta época del año en el que no hay mucho turista, conserva aún el encanto de antaño, y además, por si fuera poco, el tiempo acompañó con una mañana espectacular.


El recorrido era de algo más de 10 Km por la zona norte de la isla, terreno mixto con algo de asfalto, caminos de tierra y pasarelas de madera. No era rápido pero sí bonito, y creo que al final de eso se trata. Ahora muchas carreras populares se diseñan para ser muy rápidas pero para marcas ya está la pista, yo valoro más el entorno. El perfil de esta es bastante sinuoso pero merece mucho la pena, muy bonita. El ambiente además espectacular, gente animando, la zona de salida meta con mucho público y el speaker  de la TVG Terio Carrera.


Salida de nuestra carrera a las 10:30. Aceptable participación con cerca de 300 corredores. Ya había visto el gráfico del perfil y la primera parte de la carrera parecía ser bastante llevadera comparada con la segunda.


Salgo reservando un poco, me cuesta un rato entrar en la competición. Calentando me dolían un poco las piernas y tenía agujetas. Voy unos kilómetros con Ana Ocampo que acabaría venciendo en chicas. Luego me iría encontrando algo más suelto y me fui yendo poco a poco hacia delante.


El recorrido precioso por al orilla del mar, por suerte no mucho viento, una brisilla que se agradecía.
Pasamos cerca de la zona de meta e iniciamos la 2ª parte de la carrera. Espectacular senda costera hasta Punta Cabalo. Continúo remontando posiciones y ahora si empiezo a encontrarme bien.


Hacia el Km 7 hay una subida muy dura, la más pronunciada de la carrera, luego hay terreno de bajada y por último, hacia el 9 vuelve subir. Una auténtica ratonera rompepiernas.
El final, al menos, si es favorable.


Cruzo la línea de meta en la posición 27ª con un tiempo de 39'47". Buen registro teniendo en cuenta el perfil y que la carrera medía algo más de los 10 Km. Quedé contento pero la pena fue que por 2 puestos no me llevé un lote de conservas. Había premios para determinados puestos: 25º, 50º, 75º, 100º... 12 segunditos me faltaron, calculé mal jaja
El resto del día lo pasé disfrutando del parque natural del Carreirón, en la parte sur de la isla. Poniendo mi granito de arena recogiendo basura y disfrutando del entorno, baño en el mar incluído. El agua no estaba demasiado fría.




A la semana siguiente me iría a otra isla a correr otra carrera pero eso es otra historia que merece una entrada aparte.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Elías Dominguez Barceló Team 33:08
2º Javier Paredes Burgas 33:33
3º Amadeo Abal Athletics 33:39

Femenina
1ª Ana Ocampo Burgas 40:46
2ª Ángeles Castro Corredoiras Bueu 43:49
3ª Núria Santiago Punta Cabalo Arousa Runners 45:52