miércoles, 19 de julio de 2017

VIII Travesía a nado Vila de Baiona y VII Travesía a nado Costa Serena

Las últimas competiciones en las que he participado. Fin de semana de travesías del 8 y 9 de Julio. El sábado me desplazaba hasta Baiona para participar en la prueba de 1800 m. Recorrido muy similar al de la natación del triatlón olímpico que se disputa en este mismo escenario, sólo que un poquito más larga. A diferencia de aquella, ahora ya están puestas las boyas y el canal de salida de la playa. También hay más gente y embarcaciones, lo que complica todo un poco. Por lo demás buen día, sol y mar en calma, agua a buena Tª, hacia dentro más caliente todavía, en la orilla buena para el neopreno.
Playas muy llenas de gente, mucho turista, hay de todo pero parece que siempre me toca estar al lado de gente que habla a voz en grito. Antes de la salida estaba tratando de leer en el playa pero vamos que hay gente bastante molesta. También probé el agua y nadé un poco. Tuvimos la suerte de ver un par de arroaces que se adentraron hasta el puerto y la playa de la salida, pero como ya tuvieron que venir los típicos tontos de turno a hostigarlos con sus barquitos se sumergieron y adiós muy buenas.
Mucha participación en la prueba para adultos, más de 220 nadadores que hizo que la salida se quedara pequeña.




Primer problema, el estrecho canal por el que había que pasar nada más salir. Segundo problema la primera boya que había que doblar, muy cerca y sin posibilidad de escapatoria.



A pesar de los llamamientos a la prudencia de los organizadores, de colocarse cada cual según el nivel, a pesar de una salida relativamente escalonada, pasó lo que se temía que pasar.
Muy difícil estos primeros metros, imposible nadar. Al final ya no fue solo recibir golpes, me movieron las gafas, me empezaron a coger agua ya desde el principio y eso condicionó un poco mi travesía.


Me paré en cuanto tuve la oportunidad a colocarlas, camino ya a la segunda boya, pero esto en el agua, cuando quieres hacer las cosas rápido, no sale siempre bien. El problema es que se desregularon, la goma quedó floja y a pesar de parar 5 o 6 veces durante la travesía nunca las llegué a poner bien. Cuando no me entraba agua en un ojo me entraba en el otro.
Continué nadando, buscando los sitios donde no hubiera aglomeración de gente. Pasado el mal trago inicial el resto de la travesía es sencilla y agradable.
A mitad de travesía ya noté que las gafas se me soltaban de la cara, afortunadamente las pude agarrar por un pelo, esta vez me paré bastante, lo que hizo que uno de los kayaks acompañantes se interesara por mí. Al final apañé y seguí nadando.
Estaba deseando ya tocar tierra, menos mal que la travesía era corta, me picaban los ojos.
37'21", 159º de 226. Para parar tantas veces y nadar tan incómodo hasta no me parece que lo haya hecho mal. La verdad es que no la pude disfrutar nada pero bueno, hecha está.

La mujer esta partiéndose el culo y yo con cara de circunstancias.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Marcos Vila CNPO  22:17
2º Francisco Cobelo CN Ponteareas  22:26
3º Saúl Sequeiros Naútico Vigo 25:13

Femenina
1ª Sofía Suárez  28:01
2ª Cora Vinagre CN Sportcity Woluwé 28:01
3ª Adriana Pensado Arcade Inforhouse 28:20


Al día siguiente tocaba la travesía de la Costa Serena, muy cerquita, a apenas unos kilómetros, en el vecino Nigrán. A esta travesía llevo acudiendo desde la primera edición aunque en los últimos años se me está dando bastante mal. De todas formas merece la pena tanto por recorrido, animación, ambiente... está muy bien.
Cerca de 300 nadadores en la distancia más grande de 4000 m. Mucho nivel como siempre, presencia de nadadores de nivel internacional como el portugués Hugo Ribeiro y de triatletas también internacionales como Luismi Velásquez o Antonio Serrat.


Por mi parte esta vez lo que tenía ganas era de disfrutar y de no llevar golpes.

Foto de familia


Tanto es así que desde que sonó el bocinazo de salida me busqué mi rinconcillo e hice toda la travesía en solitario, no me apetecía ni buscar grupos ni nada. Ya me la conozco bastante y de los errores de orientación de otros años ya he aprendido. Fui a mi aire.
Me noté un poco cansado y sin muchas fuerzas. La ida hasta el faro la hicimos con el mar en contra auqnue la verdad es que disfruto nadando así. 
No se me hizo muy largo, iba bien orientado.
Doblo el faro, había bastante gente alrededor, no me ciño demasiado. Vuelvo encarar el camino de la playa. Esta vez el mar juega a nuestro favor.
Tengo la impresión de que no aprovecho bien las olas. La vuelta siempre me ha costado más que la ida. Este año más o menos me oriento bien aunque en alguna ocasión  me despisto al ver otros nadadores con trayectorias raras. Había uno que iba derecho hacia Baiona, no sé donde acabaría.
Había boyas amarillas de referencia pero lo mejor es guiarse por el edificio de la costa.
Fui a mi aire y sin problemas, de vez en cuando se me cruzaba alguien y tenía que levantar cabeza para volver a fijar las referencias pero más o menos bien, mejor que años anteriores.
Doblada la segunda boya sólo quedaba el tramo paralelo a la playa. Siempre es el que menos me gusta. Odio nadar con las olas de costado, se me hace muy incómodo, y aún encima este tramo siempre se me hace largo. Aquí si que nado mal, no sé por qué, pero me adelantan hasta 5 nadadores y me dejan atrás, ni los pude seguir. Voy siempre medio despistado porque nunca sé en que punto hay que girar hacia tierra y además el cuello ya me empieza a molestar. Estrené ayer el invento ese de silicona de mugiro y pensé que me olvidaría de rozaduras. Pues no fue así. Evidentemente donde rozaba el neopreno ya no lo hace pero el borde del protector de silicona si me causó alguna molestia. Es cierto que es lo único que usé, dice que se puede combinar con la clásica vaselina. A ver la próxima vez. Todo el mundo hablaba bien de él pero yo le noto cierta tendencia a irse hacia arriba.
Al final última boya y pie a tierra. Tiempo malo malo, 1h27', cuando aquí he nadado en 15' menos, pero eran otros tiempos. En la orilla está Óscar que además de quitarme fotos me quita una sonrisa. Al final me lo he pasado bien que de eso se trata.




También estaba por allí Diego Viruel. El primer recuerdo que tengo de él fue precisamente de esta travesía que coincidimos los 2 y estábamos perdidos. No sé si fue en el primera edición que se salía desde Baiona.
Como le pasa a los buenos vinos Diego mejora con la edad. Recién cumplidos años y está hecho un chaval.



Bueno, pues fin de semana de travesías completo. Podía haber sido mejor pero también peor. Un par de días de después caería víctima de una intoxicación alimentaria que me dejaría K.O. El fin de semana siguiente tendría que renunciar a mis planes y en eso estoy, todavía recuperándome 7 días después. 

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Hugo Ribeiro (POR) 45:20
2º Luismi Velásquez  (VEN) 45:21
3º Antonio Serrat  46:11

Femenina
1ª Cristina García  55:15
2ª Mónica Incera  1:00:30
3ª Sofía Suárez  1:01:43

viernes, 7 de julio de 2017

Descenso popular do Miño y II Travesía a nado encoro de Peares

Un fin de semana muy fluvial el del 24 y 25 de junio. El sábado participé junto a mi compañero de club de tri José Manuel Vázquez en el descenso popular del Miño en kayak. Prueba que se organizaba paralelamente a la 49ª edición del Descenso del Miño para deportistas federados. La verdad es que la prueba popular no tuvo mucho éxito de convocatoria, sólo 7 inscritos. Una pena porque es una distancia muy asequible, poco más de 7 Km, y el recorrido es muy bonito.
Cuando llegamos a la zona de salida, en Barra de Miño, encontramos un gran ambiente entre los chavales de piragüismo pero ni rastro de algo indicativo del descenso popular. Para los que éramos a lo mejor ya pasaban...
Según se iba acercando la hora vimos otra pareja que tenían la misma pinta de perdidos que nosotros y luego ya un remolque con "bananas" que supusimos serían las de alquiler. Al final salimos 4 embarcaciones, 3 K2, uno de ellos con 3 personas (un niño) y un K1 de la empresa que alquilaba.
Retrasaron un poco la salida a ver si llegaban unas personas que estaban inscritas, que al final no aparecieron, y luego nos dijeron que saliéramos. Los otros kayaks ya casi ni se veían, sólo nosotros salimos desde la salida en hora acompañados por el K1.


Claro que las cosas no iban quedar así. Jose y yo nos entendimos bastante bien, dentro de lo que cabe. El kayak iba recto que es lo más importante. Yo no había vuelto a palear desde octubre pero tampoco me costaba mucho. Evidentemente no me sentía tan suelto, y estos kayaks dobles de plástico deslizan poco y pesan mucho, pero íbamos a pasarlo bien y la prueba no era competitiva.


No tardamos mucho en dar alcance al primero de nuestros "rivales". Escena de hombre al agua e intentos de volver subir al kayak. "Todo bien, todo bien, tenía ganas de mear" jajaja
Se van hacia la orilla para volver a subir. Nosotros seguimos.
El río es agradable, el sol calienta, pero a veces nubla y se agradece. Vamos bastante bien y ya divisamos al otro kayak.


No tardamos mucho en darle alcance.A Rivela ya llegamos solos en cabeza destacados :-D Bromeamos con lo de que por una vez vamos ganar en algo jajaja


En poco más de 1 hora ya estamos en el embalse de Velle. Más o menos el mismo tiempo que le lleva a los primeros del descenso federado, pero de los que salen desde Peares, más del doble de distancia.



De todas formas fuimos la primera embarcación de la tarde en llegar. El de la empresa de alquiler nos dijo que no nos esperaba tan pronto. Nada, decidido, tenemos que hablar con el Pescas y para el año hacemos el descenso completo, que este ya se nos queda pequeño.
La verdad es que fue una tarde divertida.


Al día siguiente volví al mismo río pero aguas arriba. Embalse de Peares, 2ª edición de la travesía a nado organizada por el club Escualos. Tenía una espinita clavada porque el año pasado tuviera que abandonar a mitad de la travesía por el frío. Eran sobre 2000 m y se nadaba sin neopreno. Este año habían programado 2 distancias, una popular de algo más de 1000 m donde se permitía neopreno y una de 3000 donde no. Me apunté a la de 1000 pero luego resultó que este año si estaba el agua caliente.
Fuera del agua si que no estaba muy apacible. Un poco fresca la mañana, se agradecía una sudadera, pero fue probar el agua y para mí estaba perfecta. Tanto que el neopreno que había traído se quedó en la bolsa.
Yo lo uso y me parece un invento fantástico porque mi cuerpo no aguanta el agua fría pero de elegir, no hay color, prefiero nadar sin él. Cuestión de sensaciones, sentir el agua, más libertad de movimientos, no molesta el cuello... Es otra historia. El agua estaría a 23º o más, a ojo, en un tri estaría prohibido. Sin él iría algo más lento, sobre todo aquí que se nada en agua dulce, y algo de diferencia se nota con respecto al mar en cuanto a flotación.
Ambiente muy familiar y buen rollo. Me gusta. 22 participantes en la travesía popular y otros tantos en la de 3000 m. Antes también hubo prueba para niños.


Salida desde el pantalán, tirándose de cabeza ( quien quisiera vamos) Esta vez no se me movieron las gafas y había sitio de sobra como para saltar tranquilo sin caer encima de nadie, o que nadie te cayera encima.


El circuito muy fácil, un cuadrado, boyas grandes muy visibles. La primera justo enfrente. La travesía era popular pero había unos chavales que nadaban mucho, la primera chica, una niña, era la hermana de la actual subcampeona de Europa junior de natación. Atentos al apellido Cons que parece que va dar que hablar.


Por mi parte temía quedarme muy retrasado desde el inicio pero más o menos me mantuve por la mitad, con gente alrededor. A los primeros pronto dejé de verlos, claro, pero el resto más o menos iban ahí.
Disfruté mucho nadando, con esa temperatura es una gozada, el entorno está muy chulo, y de verdad que me encontré muy a gusto.
Al doblar la segunda boya adelanté a otro nadador y llegando a la tercera di alcance a otro.
Lo que entonces no sabía era que estábamos disputando la 3ª posición entre los máster masculinos.
La vuelta la nadamos casi a la par, yo pensaba que lo adelantaría porque venía de atrás pero al final no pude sobrepasarlo. No sabía muy bien por donde había que abandonar el pantalán. En la esquina estaba el organizador que nos hacía señas para que siguiéramos, pero casi nos paramos los 2.
Al final llegamos juntos, él por delante. La diferencia de 7" que aparece en la clasificación fue más que nada debida a que nos tenían que pasar un lector de chips por el brazo.
Al final el tiempo oficial fue de 24'30", puesto 13º y 4º máster masculino. El primer máster a minuto y medio, el 2º a medio minuto. Estuvo cerca, quien me iba decir a mí que casi rasco un trofeillo en una prueba de natación, con lo malo que soy jaja. Pero bueno, la verdad es que satisfecho, el tiempo si eran sobre 1200 o 1300 m está bastante bien. Al final va salir lo que yo decía del neopreno, que noto poca diferencia y lo que me da por un lado me lo saca por otro.

Clasificaciones (completas aquí)
1000 m
Masculino
1º Juan Ramón García 18:47
2º Iñaki Valcárcel 19:57
3º Cosme Bermúdez  20:47

Femenino
1ª Martina Cons Galaico 18:47
2ª Uxía Gómez 19:14
3ª Inés Marcos C.N. Escualos 20:42

Fotos: CN Escualos

miércoles, 28 de junio de 2017

VII Travesía a nado de Rianxo

Inauguramos temporada de travesías con esta de Rianxo. En plena ola de calor preferí cambiar de planes y en vez de correr la media Palas - Melide (que sí, que ya sé que está muy bien y espero correrla algún año) me fui nadar el domingo a Rianxo. Cerramos por tanto temporada de atletismo, antes de lo previsto pero así lo pide el cuerpo, y al menos por 1 mes dejamos las carreras para centrarnos en otros deportes.
Nunca había participado en esta travesía. No está mal. Tiene múltiples distancias para escoger, la salida es la misma y la meta también. El recorrido es bastante sencillo. Yo elegí nadar la de 2000 metros que para empezar está bien, ni mucha distancia ni poca. Se permite neopreno así que en cuanto a la temperatura del agua no iba haber problema. De todas formas estaba bastante caliente, en algún tramo "asquerosamente" caliente. Esto no es muy normal.
Lo mejor el ambiente familiar, no es que hubiera una gran participación pero había buen rollo, la gente y los voluntarios muy amables y, en fin, se estaba muy a gusto. Caras conocidas además del triatlón y de las travesías así que bien.
No me mola mucho la salida, por eso de las aguas del puerto, pero bueno, las he visto peores. Nosotros salimos en primer lugar junto a los de la travesía de 900 metros. Yo había entendido que se salía desde el agua pero al final había que tirarse desde el pantalán.


En la entrada al agua se me mueven las gafas y me entra agua. Me tengo que parar a los pocos metros a colocarlas y cuando pasa así nunca acaban de quedar bien. Nadé incómodo buena parte de la travesía. Por suerte la orientación no era muy complicada y el día estaba bueno.


La parte del puerto era sencilla y se me pasó rápido. Lo único que me parecía complicado era al salir, acordarse de cual era nuestra boya de retorno, ya que había unas cuantas. Un poco teníamos la referencia de que la nuestra estaba más allá de unas bateas. De todas formas intenté no perder de vista los gorros amarillos.
Por lo demás la travesía era bastante plácida y disfruté nadando. A medio camino de la boya de retorno vi como me adelantaban los primeros de la distancia de 3000 que salían después. Vaya forma de nadar, parecía que llevaran motor.


Llegamos a la boya y tocaba virar hacia meta. Quizás lo más complicado fuera la orientación en este punto, aunque la dirección era clara. No sé si regresé en línea recta, me intenté fijar en los tejados ya que las banderolas y el arco no se apreciaban desde la distancia.
Aquí en el retorno fue donde encontré tramos de agua muy caliente, parecía tropical.
Últimos metros ya, apurando un poco el ritmo, o intentándolo. Alcanzo la rampa, me pongo en pie y cruzo la alfombra.




El tiempo un poco malo si eran 2000 metros, 43'56", pero el puesto bastante decente: 23º de 45. No sé, se ganó con casi 30', lo que me parece bastante discreto para el estado del mar y nadar con neopreno pero en las travesías ya se sabe que las distancias son aproximadas.
Con la experiencia quedé contento. Nos dieron un diploma de finisher y todo :-D, y unos pinchos al final que es lo que mola. 
Luego por la tarde aproveché para conocer más el Barbanza, ya que es una parte de Galicia en la que he estado pocas veces. Espectacular esta playa del parque natural de Corrubedo, lástima que me quede bastante a desmano y lástima también de la gente poco respetuosa con el entorno. Conservemos lo que nos queda por el bien de todos.


Clasificaciones (completas aquí)
2000 m
Masculina
1º Manuel Quintás USC  29:52
2º Esteban Ferreiro Umia 32:01
3º Alberto Pensado 36:38

Femenina
1ª Ana Cotos USC 30:13 (2ª absoluta)
2ª Uxía González Umia 37:36
3ª Rosa Belén Cortés 41:59

Fotos: Concello Rianxo 1, 2, 3, 4

lunes, 26 de junio de 2017

III Triatlón Atlántico de Baiona

Seguimos con las crónicas de pruebas pendientes. 3ª edición de uno de mis triatlones favoritos, tanto que la primera edición que corrí fue tras haber dejado el tri y desde entonces continúo corriendo alguna prueba gracias a ella.


Distancia olímpica, entorno precioso, muy animado y muy bien organizado. cómo no puede a uno gustarle. Las plazas vuelan por algo y una vez más se llenó el cupo de participación.
Por tercer año consecutivo me presenté en la línea de salida en la playa de Barbeira, dentro de la fortaleza-parador de Baiona. La anécdota del día fue que camino de boxes perdí el Mars que llevaba para comer al salir del agua. Cómo al final las personas somos mucho de costumbres me estaba comiendo la cabeza el no llevarlo. Quizás no sea necesario, pero como es algo que hago siempre en estas distancias y me va bien, me inquietaba. Ya había metido la bici en boxes  y entré en algunas cafeterías a probar suerte sin éxito. Tuve que ir hasta la gasolinera que hay a la entrada para conseguirlo. 2 Km de calentón antes de salir. Suerte que fui con tiempo.
Ya tranquilo con mi Mars, este año el hecho de haber completado el tri de Sanxenxo hace un par de semanas me daba más seguridad que otros años. Si pude con ese, con este malo será. Era un día para disfrutar de todo, como son los tris para mí. Una carrera de 10 Km con un calentamiento largo.

Iria superatleta.

Muchas caras conocidas en línea de salida, compañeros de siempre y algunos nuevos. Algunos que se echaban de menos (convaleciente Sarita, ahora ya en acción de nuevo) Buen ambiente y mucho público.



La natación si que me producía cierto nerviosismo. Desde luego no iba ser tan plácida como Sanxenxo. Aquí nadábamos mucha gente, con un espacio relativamente reducido, más boyas y muy cerca. En fin... que algún palo seguramente nos iba caer, cosa que odio.
Suena la bocina y en marcha. Con calma hasta que se estire el grupo.


Ya en el agua, pues bueno... pensaba que iba ser peor. Alcanzo la primera boya relativamente bien, la bordeo a bastante distancia y me evito los golpes. Orientación fácil.


Al doblar la primera boya muy por el exterior me toca la siguiente por la parte interior. Aquí si que no hay escapatoria posible. No hay tanta gente como en la primera pero tengo que hacerme sitio.
Superado este punto delicado sigo en busca de la 3ª boya para enfilar ya el camino del puerto.
Pensé que el trayecto de la 3ª a la 5ª iba ser el más sencillo, línea recta, la gente ya más desperdigada. Pues me equivoqué. Fue la peor parte con gente que se cruzaba y muchos golpes. Tanto fue así que la 5ª boya aún la pasé más separada que la 1ª.
De ahí a la llegada me pude separar del grupo de los golpes y nadar más a gusto. Al final pie a tierra en 28'21", un tiempo nada malo. supongo que le faltarían metros, pero en general buen parcial. 261º para uno de mis sectores flojos.
En el pasillo hasta la transición corro bien y adelanto gente pero luego ya me encargo de estropearlo transicionando. No fue de las peores que hice pero 3'12" es más del doble de tiempo que el que empleó Pablo Dapena, por ejemplo. Claro, que él no se pondrá calcetines.


Montamos en la bici. Comienza otro de mis sectores flojos. Si la natación es más por falta de talento éste es por falta de entrenamiento. Los 40 Km son bastante llanos pero nos íbamos encontrar con un enemigo que ya estuvo presente en la primera edición: el viento.
2 vueltas de 20 Km. Recorrido precioso por la carretera pegada a la costa. vistas espectaculares al Atlántico y el faro de cabo Silleiro como testigo de nuestro esfuerzo.


La estrategia es fácil, encontrar mi ritmo, olvidarme del resto, comerme el Mars y beber.
Me pasa mucha gente, ya lo esperaba, pero no importa. En la ida me siento bien. La vuelta es un bofetón en la cara. Mucho viento, te frena, te deja clavado. Ya lo he vivido en la primera edición aunque de aquella me pareció que aún hacía más.
Poquito a poco se hace. Disfruto de la bici sin draft. Me cruzo con algunos grupos, demasiados, y jueces sancionando. Es muy difícil controlar el drafting, lo sé por experiencia. En las fotos siempre parece fácil, sobre la moto, viendo desde atrás, es otra historia. Distancias difíciles de apreciar, difícil estar seguro, muchas veces lo sabes por la actitud que le ves, pero es inevitable que quede mucha gente sin sancionar o que a veces algún justo pague por pecador.
Lo triste es que alguno/a de las que chupa ni falta les haría, pero bueno. Lo bonito es saber que tu esfuerzo es tuyo al 100%.
Acabo el sector sin complicaciones. 1h18'24". Unos minutos peor que el año pasado. Parcial 287º. No es gran cosa. Pero bueno no me quejo.
2ª transición, bastante mejor que la primera. Por debajo del minuto. Y a correr.
2 vueltas de 5 Km. Alrededor del Parador y hasta la playa de Santa Marta. Está chulo y también muy animado. Recorrido ida-vuelta y te cruzas con el resto de participantes.


Me siento bastante bien desde un principio. Voy a mi ritmo sin forzar demasiado. No hace tampoco demasiado calor y corro a gusto.
Recupero muchas plazas aunque también me adelantan. A mediados de la primera vuelta Anneke Jenkins. Veo que no me saca tanto así que imagino que no debo ir mal.
2ª vuelta y se acaba. Disfruto bastante.
Muchas gracias a los ánimos de Cabado, Sarita, Javi Paredes, Ana Ocampo, Alberto... los compañeros con los que me voy cruzando y alguno más que seguro que me dejo en el tintero, perdonad.
Cruzo por fin la línea de meta. 2h32'42", puesto 238º. Peor tiempo que el año pasado pero está bien. Contento con el parcial 41'53" (116º) y buenas sensaciones corriendo.


Buen sabor de boca, un triatlón de los que merece la pena. Ojalá lo sigamos disfrutando muchos años más. Gracias a la gente de Baiona que nos apoyó, o que tuvo la paciencia y la comprensión de soportar los cortes de tráfico. Todos estamos relacionados y al final creo que es un evento que aporta mucho a la ciudad. El resto que vive para su ombligo pues nada que comentar, total ya lo saben todo, que les pongan una alfombra roja cuando pasen por la calle.
Para rematar un buen día, tarde de playa. No estrés, buena vida. La que nos merecemos :-)


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Pablo Dapena Fluvial Lugo  1:51:47
2º Alberto Castiñeira Triatlón Arteixo 1:55:28
3º Ismael López Triatlón Vilagarcía 2:00:06

Femenina
1ª Anneke Jenkins (NZL)  2:02:53
2ª Saleta Castro Fluvial Lugo 2:07:05
3ª Sonia Pariente Rías Baixas 2:17:51

sábado, 17 de junio de 2017

Cto Gallego de Veteranos - 10.000 m

Seguimos con las crónicas pendientes. En esta ocasión toca el turno de uno de los objetivos de la temporada, el campeonato gallego de veteranos al aire libre, que además se iba disputar prácticamente en casa, en las pistas de Monterrei. 


Este año apenas he pisado la pista y ni siquiera he tenido la oportunidad de calzarme los clavos. Tampoco lo iba hacer en esta ocasión. Normalmente en este campeonato hago pruebas de mediofondo ya que así aprovecho el viaje, una prueba por la mañana y otra por la tarde, y puedo volver a una hora prudente sin tener que esperar a las pruebas de fondo que son las últimas de la tarde. Sin embargo, al celebrarse la prueba en casa, tampoco me apetecía quedarme a comer ni tenía nada especial que hacer allí, por lo que era una buena oportunidad de correr una de las pruebas de fondo y de paso variar un poco. Me apunté al 5.000 y al 10.000, no con intención de correr las 2, sino de ver si mi club presentaba equipo al relevo ( que era inmediatamente después del 10.000) y entonces decidiría que correr. 
No hubo relevo y viendo las inscripciones vi que en el 10.000 era el único inscrito de la categoría. Podría parecer que bien, pero en realidad mal, así tampoco mola. Si, claro, que sería una tontería dejar pasar la oportunidad de un título, no sólo por mi, sino por mi club, pero personalmente no me iba satisfacer como lo hizo el bronce en 1500 que me gané en Coruña hace unos años. El valor de las medalla en el atletismo te lo dan los rivales, eso está claro.
Pero bueno, como estas cosas no dependen de uno, ahora lo que había que hacer era correr y completar las 25 vueltas a la pista, que tampoco iba ser fácil. Además no soy de los que le va el paripé, si se compite, se compite, estés tú solo o no, a la pista se sale a darlo todo. Nadie iba regalar nada como al final se comprobó.
Los campeonatos de veteranos son quizás los de mayor participación, con múltiples pruebas por categorías, lo que hace que las jornadas se vayan dilatando. A lo largo de la tarde se fue acumulando cierto retraso que luego aún aumentó cuando se corrieron 3 series de 5000 en lugar de las 2 anunciadas. Esto de por sí ya trastoca un poco a la hora de calentar, pasar por cámara de llamadas y demás, pero para nosotros aún fue peor porque de una buena tarde pasamos a un tremendo aguacero justo al final del último 5000.
Pista evacuada, videofinish estropeada, espectadores corriendo a refugiarse y 1000 estropicios más. Se habla incluso de suspender la prueba. Pues vaya, que para una vez que podía quedar campeón de algo, sólo faltaba jajaja
Esperamos a ver si amaina un poco. La temperatura ha bajado en picado, ahora hasta hace frío, la sensación es muy desagradable. Nos quedamos destemplados.
Nos reúnen a los participantes, nos preguntan si queremos correr sabiendo que los tiempos iban ser manuales (al final se arregló la videofinish). Todos de acuerdo. Hemos venido a correr y nos estamos quedando helados. Por suerte fui previsor y metí unos manguitos y una gorra en la mochila que me valieron la vida.




Nos situamos por fin en la línea de salida, sigue lloviendo aunque no tanto. 15 valientes dispuestos a cumplir con las 25 vueltas. Un 10.000 ya es complicado de por sí, en estas condiciones más.
Nadie dijo que iba ser fácil. El objetivo es intentar bajar el registro que hiciera este año en el campeonato provincial del campus. Esos 39'11" no me dejaran muy satisfecho.
Salgo a correr con la idea de rondar los 38:30. Para marca personal no estaba el día. Vueltas en  torno a 1'32. Al principio me quedo atrás pero aquí se trata de ir a ritmo.




La lluvia es molesta. Poco a poco el contador va descontando vueltas y voy remontando posiciones. 
Me fijo en Pancho, durante la carrera dijo que iba para 38 largos. Poquito a poco llego a su altura. No puedo cumplir con el ritmo previsto, se me está yendo un par de segundos por vuelta, corro a 1'34 pero de forma bastante sólida.


Alcanzo a Pancho, que estaba teniendo su crisis, lo sobrepaso y me pongo a tirar. 





Voy así unas cuantas vueltas, Pancho a rueda se recupera, y me pasa a mí la crisis.



Deben de faltar como 5 o 6 vueltas, me empieza a doler la barriga. Me cuesta mantener el ritmo. Me pasan muchas cosas por la cabeza, ya me temo hacer un Domoulin como en el Giro. Sólo faltaba que tuviera que abandonar.


Todo lo bueno tiene su parte de sufrimiento, no iba ser menos. Mientras pasamos a unos doblados me quedo descolgado de Pancho y esos metros ya no los doy recuperado. Toca apretar los dientes.
Toque de campana. 400 m y se acabó la agonía.


Cruzo la línea de meta. Ya está, he cumplido con mi parte, satisfecho por darlo todo. Miro el reloj y no me puedo creer la marca. No, no por buena... es que he clavado la del campus, Sólo a mí me pasa correr 2 diezmiles y hacer el mismo tiempo, 39'11".


No me satisface el tiempo ni la posición global en la carrera (10º) pero bueno. Campeón gallego M35, ahí queda eso. Aunque me dio algo de vergüenza subir al podio, por eso de estar solo... Un objetivo cumplido, no de la manera que me gustaría, pero es lo que hay, a veces haces buenas carreras sin recompensa, otras veces tiene que tocar lo contrario.


Clasificaciones (completas campeonato aquí)
10.000 m M35
1º Alfredo Ferreiro C.D. Aurum  39:11.87

Fotos: Pancho,