martes, 18 de noviembre de 2014

XXXVIII Carreira popular do San Martiño

Y llegó el turno de la clásica. Para un ourensano más que una carrera es un evento cultural. Yo, que siempre digo que no soy mucho de carreras multitudinarias, con esta hago una excepción. Quizás sea el ambiente, la cantidad de gente conocida, las calles por las que discurre, no sé. La corrí por primera vez hace ya 14 años y en las ediciones que falté la eché de menos.


Igual para competir y hacer buenas marcas, y todo eso que preocupa ahora mucho a la gente, para mí no es la mejor. A ver, que sí, que es muy rápida, son 10 Km homologados, siempre encuentras compañía  y se pueden hacer grandes registros pero Noviembre no es un mes que coincida muy bien para estar en forma. Habrá quien sí, pero los que nos centramos más en objetivos de primavera o principios de verano pues ahora no toca estar especialmente fino. Además normalmente en la salida y en el primer kilómetro perdías mucho tiempo que luego era difícil de recuperar.
Este año cambiaron el sistema de salida por unos cajones de colores. Acierto, ya debían haberlo hecho hace tiempo. A mí me tocó en el segundo cajón, el rojo, para marcas entre 35 y 40' y fue la salida más fluida que recuerdo de todas las ediciones, apenas 5" en pasar por la alfombra.
Este año también, llegaba un poquito mejor de forma que otras ediciones, con eso de que paré y retorné a correr antes. 
Como en el futuro a saber lo que pasa y las temporadas no se plantean todas igual, decidí ya de antemano aprovechar e intentar mejorar mi registro en la San Martiño. Una previsión, en mi opinión bastante realista, era intentar acabar en torno a 38'30". Plantearse objetivos más ambiciosos como bajar de 38' ya me parecían más complicado, lo he conseguido en la pista si, pero si ahora estoy para correr en 37' una de dos, o en primavera estoy para correr en 35' o ya es que de lo fundido que llegaré no bajo ni de 40' :-D Así que nada, hay que aprender de la naturaleza que tiene una época para cada cosa, hay un período para sembrar y otro para recoger los frutos.
Y un poco con esas ideas en la cabeza llegó el domingo y el día de la carrera. Me fui a la city temprano para encontrar buen sitio donde aparcar y allí ya me encontré con mi amiga Sara y Jose, y otros compañeros más de Vigo que no conocía. Como quedaba mucho tiempo aún fuimos tomar un café ¿Error del día? Puede, la verdad es que ya había desayunado, era mi segundo café. Comer antes de las carreras sé que no me sienta pero alguna que otra vez he tomado algún café solo poco antes de correr y sin problemas, claro que no sé que clase de café era, porque solo y sin azúcar apenas amargaba.
Bueno, seguimos, la salida era a las 11 pero me puse a calentar a las 10:15 porque luego hay que situarse con tiempo en la salida y además a las 10:30 habíamos quedado para hacernos una foto de equipo.

La foto del equipo

Comienza a llover y para no quedarme frío mientras espero a que se inicie la prueba me pongo mi apaño casero chubasquero DIY hecho de una bolsa de basura. Funciona perfectamente. 
Llegan las 11 y nuestro campeón Alex Fernández, ausente este año por lesión, es el encargado de dar el disparo. Como siempre la salida no dejará unas impresionantes imágenes del puente del Milenio.


Aunque no lo creáis me encontré en la foto.

Salida bastante fluida. Comparada con otros años una maravilla. No hubo grandes sobresaltos y sólo vi a una persona andar haciendo zig-zag (y ya le valió, en el km 2 iba ahí delante y no sé si aún acabaría detrás nuestra, pero bueno entre más de 5000 participantes algún tonto tiene que tocarnos por pura estadística) pero ya digo que en general bien, y más le valió porque algún tramo estaba realmente peligroso.
En el primer paso por el puente romano, km 1, ya pude comprobar como las zapatillas no agarraban demasiado así que mejor ir con ojo.


De todas formas, para mí, las condiciones eran poco menos que ideales; lluvia fina, no muy molesta y buena temperatura. No hacía calor pero se podía ir bien de corto. El único problema era el ya mencionado de los tramos resbaladizos.
Mi carrera fue muy bien los primeros kilómetros. Salí a competir, a exprimirme un poquito y en principio fue todo según lo previsto. En el km 2 iba al lado de Germán, de mis compañeros del Aurum Pablo y Romero, de Alan de los Esprintes, Pescas, Iria y Alberto... Gente toda conocida.


Los kilómetros se me pasaban rápido, sin embargo del 4 al 5 se me hizo largo. Este año había parcial oficial del km 5, lo pasé en 19:33  (19:27 neto) Estaba más o menos en el tiempo previsto, mobre todo si tenemos en cuenta que la segunda parte es más rápida que la primera y hay un kilómetro, del 8 al 9 que es todo bajada.
Creo que fue Alan, que iba a mi lado y que más o menos tenía los mismos objetivos que yo, el que dijo venga que vamos muy bien.
Y si, íbamos muy bien, En el avituallamiento pillé un botellín pero apenas bebí un traguito, sólo fue enjuagar la boca nada más. Esto lo digo porque al poco fue cuando la carrera para mí empezó a torcerse.
Estábamos ya entrando al centro-centro, camino de lapplaza Mayor. El primer problema que tuve fue con la respiración, esto que tienes ahí moquillo por la nariz y no te deja respirar bien, y luego te entran como ganas de toser, pues eso. Fui así un rato y al poco lo que me empezó fue un buen dolor de flato.


Mira que es raro, alguna vez si me tiene pasado, como a todos los que corremos supongo, pero muy rara vez, este último año no recuerdo que me sucediera.


¿El café? ¿el sorbo del avituallamiento? A saber. La verdad es que es bastante incapacitante. El ritmo estaba siendo alto  y lógicamente tuve que aflojar. Claro, intentas perder lo menos posible, presionas con la mano, inclinas el tronco pero no acababa de desaparecer. Los últimos 3-4 Km fueron así, muy incómodo, mucho sufrimiento. Ahora lo pienso y hasta no sé como no perdí más puestos.

Lo pasé mal mal


Me sirvió algo la bajada del km 8 (31'11" en el control unos metros antes) intenté soltar y volver a coger la respiración, y algo de oxígeno me dio. De todas formas el dolor no se fue, ni se iría hasta un buen rato después de cruzar la línea de meta.


No hay mucha más historia. A veces las cosas salen y otras veces no. Paso final por el puente romano, recta de meta y se acabó: 39'10" oficial, puesto 349, 19'38" en el último 5000. 
Es mi mejor tiempo en una San Martiño y en una prueba de 10 Km homologada (no hay muchas) en ruta ¿Satisfecho? No, en absoluto. El tiempo no es que esté mal, si fuera una carrera de esas que sales a rodar pues sería un resultado estupendo, pero habiendo salido a exprimirse yo sé que estaba para menos, para hacer 39'10" hoy en día no tendría por qué sufrir. Pero las cosas son como son, y todo forma parte del juego, a veces sale, a veces no. ¿Decepcionado? ¿Triste? En absoluto, cuando haces algo que amas lo aceptas en su totalidad, cuando sale bien y cuando no.
Acabar una San Martiño más, entero, sin lesiones, poder disfrutar de la mañana, de los amigos, irse luego a comer con algunos de tus compañeros... son motivos más que suficientes para acabar el día con una gran sonrisa

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Lolo Penas New Balance 30:39
2º Hassan Lekhili Ourenrunning 30:43
3º Carlos Villamor D2B Pedro Nimo 30:58

Femenina
1ª Solange Andreia Pereira Valencia TyM  35:01
2ª Ester Navarrete Atl. Femenino Celta 35:14
3ª Raquel Suárez Ría Ferrol 36:38  (tras la descalificación de la triatleta Joselyn Brea por ser extranjera)

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Encuentro de atletismo ENM-FGA yXXXV Carreira popular de Negreira

Un fin de semana muy interesante con dos competiciones. Por un lado el viernes tomaba parte en el encuentro de atletismo Escuela Naval Militar de Marín contra equipo de la Federación Gallega. Un evento muy divertido en el que ya había participado en una ocasión anterior, Va por puntuación como sucede en las competiciones de equipos, 2 participantes por equipo en cada prueba y puntúan según su posición. En esta ocasión se hacían saltos de longitud y altura, lanzamiento de peso, 100, 200, 400 y 1000 m, 1000 m de chicas, y los relevos 4x100 m y 4x400 m.
Yo participaba en los 1000 metros junto a mi colega Miguel Marzoa. También había otros conocidos del club Pinarium participando en los relevos.
Esta era la primera vez que corría en las pistas de la escuela naval, la otra vez el encuentro fuera en Balaídos. Son unas pistas diferentes, la cuerda no llega a 400 m, 315 creo. La verdad es que me sentí un poco extraño porque te cambian todas las referencias.
Era también la primera vez que entraba en el recinto militar. Yo soy de la generación que se libró de la mili y no es un mundo que me atraiga en absoluto. Eso sí, si me obligaran a hacerla creo que elegiría la escuela naval por el tema de los barquitos, lo de poder navegar en un velero como Elcano mola y además el uniforme no tiene comparación :-)
Tengo que decir que el ambiente era muy bueno, todos muy amables, los que corrían, los que estaban de público... vamos, en ese sentido genial
Estuve calentando con Miguel y cuando nos llegó la hora nos fuimos para la pista. Aquí nada de retrasos, por delante incluso del horario pevisto, se nota que están acostumbrados.
Nos presentan a nuestros contrincantes, nos saludamos y nos situamos tras la línea de salida en mitad de la recta. Tendríamos que dar 3 vueltas.
Yo llevaba clavos, Miguel no. Me dijo que los llevara el año pasado y que le resultaron muy incómodos. El tartán es raro, corriendo me sentí extrañísimo, en algunas zonas me parecía que los clavos no entraban, que era como correr con ellos sobre cemento, y en otras que se hundía, y eso que eran de 3 mm. No sé. La verdad es que no había traído otra cosas para correr, las zapatilas de calentar y los clavos.
En fin, que se da la salida, con pistola claro :-) y nos ponemos a correr. Yo me quedo a cola de grupo a ver como evoluciona la cosa.
La primera vuelta se hizo un poco de tanteo así que sin problemas, pasamos por meta el grupo junto. Por mí ojalá siguiera ese ritmo.
Pasamos por contrarrecta y ahí se produce el cambio. Hay un chico de la escuela que es muy rápido, Miguel ya lo conocía y se va tras él. Por cierto el chico en la curva pisó todo por la línea interna de la calle, en competición federada estaría descalificado.
Yo ya soy consciente de que estoy un escalón por debajo de Miguel así que contaba con que en cuanto cambiara me quedaría atrás. Lo que sí intenté es mantenerme lo más cerca que pude del segundo chico de la escuela naval.
Pasamos por meta y última vuelta. Malas sensaciones por mi parte, corriendo incómodo. Ya veo que el chico se me va así que se traté de acabar lo más dignamente posible.
4º posición, me quedo sin medalla jaja Bueno, al final 3'04" No me deja muy satisfecho, yo creo que tengo en las piernas bajar de los 3', vamos, seguro, pero quizás tampoco la pista sea la más apropiada. Me llevo el diploma de recuerdo y el haber subido al podio todos juntos que casi nos caemos.


Despues de nuestra prueba quedaban por disputarse los relevos. En el 4x100 a los de la escuela les cayó el testigo pero en el 4x400 dieron una exhibición. Muy buen equipo de relevos, bajaron de los 4' de forma holgada y eso que el que salía de tacos hizo una salida horrible, pero físicamente eran unas bestias, uno de ellos tenía un tobillo prodigioso, talento innato. Ganaron de calle y se adjudicaron también la victoria en la puntuación final.

Despues de la carrera a los atletas (emplearé el término esta vez sin entrar en más consideraciones) de la federación nos invitaban a comer en el cuartel. Esto fue quizás lo mejor. No por la comida que no era gran cosa, no había posibilidad de escoger, o lo comes o lo dejas, sino por lo curioso de la situación. Primero ya esperando en el vestíbulo al ver a un montón de gente uniformada a toda prisa entrando y quitándose la chaqueta y la gorra, todas tenían su sitio, era como un caos controlado. Me venía a la mente alguna escena de Alicia en el país de las maravillas y el castillo de la reina de corazones.
Luego una vez dentro en el comedor fue mi momento de gloria. Resulta que cuando los jefazos entran una voz grita atención, todos los soldados se callan, se levantan y se ponen firmes hasta que el almirante o lo que sea dice no sé que cosas y manda continuar. Bueno, pues en medio de ese silencio sepulcral y tanta ceremonia me suena el móvil, Safe & Sound de Capital Cities. Ay Furi que la primera vez que comes en un cuartel y ya la lías :-D Suerte que lo llevo bajito y no se escuchó demasiado.
Eso fue la anécdota. En el fondo todo muy bien, estuvimos hablando un poco con ellos, y la verdad que un encanto de gente, contándonos ahí su vida y sus historias. Yo no creo que valiera para eso, un anarquista en un cuartel, me iba tragar más arrestos que poco jaja
Y hasta ahí fue la experiencia del viernes, si me sigue coincidiendo bien espero poder repetir.

Ya el domingo la cita era con la carrera popular de Negreira, 35ª edición de una de las pocas pruebas que quedan en Galicia dentro del calendario de la RFEA. Eso quiere decir que está abierta a la participación de extranjeros, keniatas y demás, con lo que suele tener un nivelazo. En la lista de inscritos había una buena cantidad de atletas africanos aunque luego la mayoría no acudió, a saber por qué, tema de managers y eso supongo. Ni idea. Andan las aguas revueltas con el tema del positivo de Jeptoo.
Cada vez que vengo a esta carrera suele pillarme la lluvia por el camino y luego a la hora de la salida abrir y quedarse bueno. Otro año más se cumplió, lluvia durante la recogida de dorsales y ya durante la carrera hasta lució el sol. Número chulo que me tocó, el 100,

No quería repetir el error de la semana pasada de salir muy rápido. Y mucho menos con el perfil de esta carrera. Aquí recuerdo un año en el que se me hizo muy larga así que ya iba mentalizado, salir tranquilo y luego si la cosa iba bien apretar al final. En esta época del año tampoco es cuestión de competir a tope y si quiero apretar un poco más en la San Martiño esta carrera tenía que tomármela más relajada.
Lo que si procuré fue salir bien situado ya que los primeros metros son un poco estrechos y algo peligrosos.



La verdad es que fue todo según lo previsto. Poco que contar. Se quedó una mañana estupenda con buena temperatura para correr. Me sentí bastante cómodo todo el rato y disfruté mucho de la carrera. El tipo de terreno así de toboganes no se me da mal


La segunda mitad de la prueba es algo más dura que la primera, tras pasar por el campo de la feria hay una buena cuesta pero no tuve mayor problema.
Sobre el km 7 retornamos al centro de Negreira y es un paso muy bonito, con mucha gente animando. Quedaba tan solo un bucle de 3 km y la prueba ya pasaría a la historia. 
Un último esfuerzo por la pista de tierra donde descendimos al inicio de la carrera y por último un kilómetro de bajada hasta meta.


Esta vez quise acabar fuerte y no dejarme ir, para ir mentalizándome de cara al siguiente domingo, que siempre me cuesta exprimirme en las populares. Las piernas respondieron y acabé bastante bien, lógicamente no tengo ahora la chispa que tenía en junio pero bueno, no estuvo mal.


Cruzo la línea de meta en 41'04", mejoro el tiempo del año pasado y creo que mi mejor tiempo en Negreira, puesto 145º. Bien, no hay queja. Pasito a pasito se va haciendo camino.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Yusuf Kibet (KEN) 30:15
2º Lolo Penas New Balance  31:00
3º Jaouad Tougane(MAR) H. Guadalajara 31:02

Femenina
1ª Mª Jesús Gestido C.A. Vila de Cangas  37:34
2ª Raquel Suárez  Ría Ferrol  37:53
3ª Mela Penas  40:06



martes, 4 de noviembre de 2014

I Carreira popular Concello de Monterrei

El 1 de Noviembre empezaba oficialmente la temporada de atletismo, en mi caso con pocos cambios, pues continúo en el mismo club encantado de la vida. Lo que si tendré esta temporada son nuevos compañeros a sumar a los ya conocidos, por lo que a nivel de equipos creo que este año vamos dar bastante guerra. El provincial de cross promete estar disputado :-)
Para estrenar esta temporada nada mejor que estrenar también competición. Monterrei es un pequeño ayuntamiento a lado de Verín que se ha apuntado a tener su propia carrera popular. Que correr esté de moda (me sigue chirriando usar el término running) tiene sus cosas buenas también, y una de ellas es la posibilidad de disfrutar de nuevos escenarios para nuestras correrías. Un día aquí, otro allá. Al final es una forma de conocer lugares, o como me gusta decir una excusa para disfrutar más de la vida.
En este caso eran 8 km de carrera totalmente llana por pistas asfaltadas y con algún tramito de camino. Entorno rural y muy tranquilo y una organización que cumplió con solvencia, recorrido bien marcado y cruces controlados. Te tratan bien y sales encantado. Botella de vino de regalo antes de la carrera y luego bolsa con agua, pastelito, fruta y bolsa de patatas fritas. Mucho mejor que otras carreras con más renombre.
Para ser la primera edición la participación no estuvo mal. Además, aunque la zona no está mal comunicada pues pasa la autovía A-52, queda un poco a desmano para buena parte de Galicia así que creo que pueden estar satisfechos. Buen ambiente, con buena parte de los habituales y buen nivel también. El día acompañó.
En principio la idea era la de realizar un entrenamiento de calidad semejante a los de las últimas semanas. La temporada es larga así que lo principal es construir la base, pero en unas semanas están ahí los crosses, y estos ya se compiten a muerte. Seguramente antes intentaré correr la San Martiño por debajo de los 39', que no es un objetivo muy ambicioso habiendo bajado de 38' este año en pista, pero que hasta ahora nunca lo he hecho. Si no sale no pasa nada pero marcarse pequeños objetivos concretos como estos facilitan mantener alta la motivación.
Para hoy tenía la idea de salir tranquilo y acabar fuerte. Un poco lo que escuchabas a la gente era eso, vengo rodar, para afinar para la San Martiño, ayer hice tanto y voy salir tranquilo bla, bla, bla...


Pues nada al final todo lo contrario. Salida a lo loco, entre unos y otros, primer kilómetro mío en torno a 3'30" y mucha gente por delante. Claro, lo malo de conocer a casi todo el mundo es que al final te fías por quienes ves a tu alrededor... Nada, que somos incorregibles.
¿Y ahora que? Pues a lo hecho... cambio de planes. Pasamos de ir en progresión positiva a aguantar como se pueda, o dicho de otro modo, en vez de progresión regresión, de más a menos.
Así, los 2 o 3 primeros kilómetros fui en compañía de mi compi de club Anxo, hasta que me resultó imposible seguir su ritmo y lo tuve que dejar ir. Demasiado para mí en estos momentos. Me quedé por detrás en un grupo en el que iban Rubén del Burgas y Roberto Feijoo entre otros.
No me gusta este planteamiento de carrera de sálvese quien pueda pero no era el momento de aflojar. 




Al ser el perfil tan llano hay que estar todo el rato dando zapatilla y apenas hay descansos. Un tramito de camino y una pasarela de madera apenas sirvieron para romper la monotonía. Me recordó un poco a la carrera de Xinzo, tan llanas que son que se hacen duras precisamente por eso.
Me quedé con la compañía de Roberto que tiró la mayor parte del tiempo y fuimos los dos juntos. Alcanzamos a otros corredores como Antonio Folgoso y a su vez fuimos rebasados por otros participantes. 
Mis sensaciones no eran demasiado buenas. Aunque no iba ahogado ni nada, me notaba algo cansado y con poca capacidad de sufrimiento.




A falta de un par de kilómetros para meta nos alcanzó Alan y pasó al frente del grupo, Roberto pudo irse con él y yo empecé a pasarlo algo mal. No sé si pagué la mala salida pero tuve un bajón. que no duró mucho, unos 500 metros más o menos. Luego recuperé un poco y la última parte si que ya la hice mejor, hasta recorté algo de distancia.
39º al final, 30'22", que sería  3'47"/Km. Mal no está. No acabé con las sensaciones de las últimas carreras, de ir fácil, pero bueno, considerando que aún estamos en Noviembre estoy más que satisfecho. Hay mucho que mejorar aún pero hay que ir paso a paso. Disfrutando de las pequeñas cosas :-)

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Javier Paredes Ourenrunning 25:36
2º Jose Manuel Casado Vía XVIII 26:16
3º Luis Iglesias Atl. Arenteiro 26:41

Femenina
1ª Ana Belén Losada Ourenrunning  32:25
2ª Vicky Losada Ourenrunning 34:44
3ª Patricia Álvarez 34:58

Fotos: Erik, David

martes, 28 de octubre de 2014

XXXVII Carreira Pedestre de Santiago

Otra clásica. Tradicionalmente esta carrera echa el cierre (según calendario) de la temporada atlética en Galicia y es una de las populares más antiguas de las que se disputan por estas tierras. Participación multitudinaria, a pesar de coincidir este año con otras pruebas, recorrido como siempre muy bonito y ambientazo en las calles. Si además coincide con un fin de semana veraniego en Galicia, con solete y una temperatura cercana a los 25º para que queremos más.
Esta debe ser mi 9ª participación, creo que desde 2005 que la corrí por primera vez no he faltado a ninguna edición. Algunas veces he llegado mejor, otras peor, nunca demasiado en forma por las fechas en las que se disputa, pero siempre es una bonita experiencia correr aquí y disfrutar de ese último kilómetro por las calles empedradas del casco histórico y de la línea de meta en la plaza del Obradoiro. 12 km que no te dan derecho a recibir la compostelana, pero que dejan su huella.
Este año llegaba algo mejor que otros años. Simplemente por el hecho de que descansé de correr en el mes de julio en vez de hacerlo en septiembre-octubre así que estoy un poco más rodado. De todas formas estoy en una fase de acumulación lejos de los primeros objetivos de la temporada.
Fui a disfrutar de la fiesta y a seguir sumando kilómetros. No llevaba ninguna idea de hacer tal o cual tiempo sino que fuera el propio cuerpo quien me marcara el ritmo. Sin sufrir demasiado ni forzar la máquina,  que aquí no me juego nada, pero algo alegre, con cierta intensidad.
Por la experiencia de otros años ya sabía que valía la pena perder un poco de tiempo y colocarse pronto en la línea de salida. El primer kilómetro es cuesta arriba y suele haber bastante embotellamiento, riesgo de caídas y demás. Aunque hay cajones de salida, sólo son 3; un amarillo "élite", uno azul y otro blanco. Sólo se controla un poco el amarillo, en el otro hay de todo, desde una "avestruz" a gente que prácticamente sale andando. La gente no suele hacer mucho caso.
En fin, que todo es cuestión de calentar un poquito antes y estar 10' aguardando el disparo. 
Este año salí muy bien situado junto a mi compañero de equipo Fon. Sólo tardé 5 segundillos de nada en pisar la alfombra. Una de las mejores salidas que llevo hecho aquí.
Pude correr relativamente fluido desde casi el principio, lo que propició que me pudiera meter en carrera muy pronto. En otras ediciones había pasado prácticamente la mitad de la carera esquivando gente y la diferencia es abismal.
El perfil es durillo así que tampoco es cuestión de derrochar las fuerzas. Ritmo cómodo al principio en un grupito en el que destacaban 2 guapas bailarinas de ballet :-D. Una nota graciosa. Poquito a poco ya me fui para arriba.
Con tanta gente corriendo y animando se hace muy ameno así que los kilómetros se me pasaron muy rápido. No tuve la tentación de mirar el reloj, 


No hay mucho que destacar. Siempre digo que es más difícil hacer una crónica de una carrera buena que de una mala. 
Hasta el km 10 fue todo como la seda. A partir de ahí tocaría probarse en la famosa cuesta de Vite. Si se llega justito se hace muy muy dura pero si se llega bien pues no tiene mayor problema. La gente te anima y hasta se puede afrontar con una sonrisa.


La nota curiosa, pero negativa, la dieron un par de portugueses, entrados en años y bastante pasados de peso, que surgieron de la nada delante nuestra. Estuvieron a punto hacernos caer porque a estas alturas de carrera no te esperas que aparezca delante tuya alguien que apenas se mueva. Un par de corredores que iban a mi lado les recriminaron.  Hasta ese momento llevábamos un ritmo de aproximadamente 4'/Km ¿como habían llegado hasta ahí? Evidentemente habían hecho trampas y se habían colado, viendo alguna de las fotos de la carrera, basta con teclear su dorsal en las clasificaciones para ver que se habían saltado el control. Uno de ellos además quedó 2º en su categoría ¿tendría la cara de recoger el premio?...  Hay cosas que me cuesta entender pero bueno,,, yo a lo mío. Venir desde Braga para esto. Pobrecitos que no entienden nada.

Coronado Vite este año el recorrido sufría una pequeña variación, creo que a causa de una obras. Variaba un poquito el recorrido, no sé exactamente si por este nuevo trazado se harían más o menos metros que por el anterior, hay quien decía que lo hacía más duro por una cuesta pero no sé.
Luego ya  se enlazaba con el final habitual. Ese tramo de casco histórico precioso pero que siempre se hace interminable. Giras una calle y otra y otra, por mucho que me lo conozca casi de memoria y sea un ramo muy favorable siempre me parece largo.




Pero al fin se llega al Obradoiro, uno de los escenarios de meta más espectaculares que puede haber. Fin de la peregrinación.
El reloj de meta todavía marcaba 48'. así que, dadas las circunstancias, aprieto en la recta para entrar por debajo de 49'. Nunca había bajado de 49' aquí, el recorrido no es sencillo, así que estoy bastante satisfecho. No había mirado el reloj en toda la carrera.
Al final 48'53", 48'48" en el tiempo neto. Puesto 357º de 3796 llegados (tramposos incluidos). Bien. Buenas sensaciones, saliendo a rodar y disfrutando, no hay queja. 
Parece que voy asimilando los entrenamientos. Seguimos :-)

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Lolo Penas New Balance  36:21
2º Licinio Pimentel Sporting (POR) 36:21
3º José Moreira  Benfica (POR) 36:27

Femenina
1ª Mónica Silva Maratona (POR) 42:33
2ª Ester Navarrete Atl. Femenino Celta 42:53
3ª Susana Godinho  Benfica (POR) 43:39




martes, 21 de octubre de 2014

XIX Medio Maratón de Pontevedra

Otra prueba que va ganando popularidad con los años hasta convertirse ya en una de las grandes. La verdad es que da gusto correr en Pontevedra, sin duda la ciudad con más cultura deportiva de Galicia. Se celebran todos los años multitud de eventos, cortan las calles, nos meten por el casco histórico y demás y la gente siempre responde. Voluntarios y público de 10.


Las cosas han cambiado bastante desde la primera vez que corrí esta prueba, de aquella se iba hasta Marín con tráfico abierto y bastantes menos participantes (y muchos menos espectadores). Hoy sería impensable claro. La que se liaría.
Ahora el mundo de las carreras ha evolucionado hasta practicamente convertirse en objetos de consumo, la gente paga una inscripción y a cambio se le ofrece (y se exige) unos determinados servicios. No entro a juzgar si esta tendencia está bien o no, probablemente la comercialización tenga sus aspectos positivos y sus aspectos negativos. Respecto al boom de correr prefiero ver a la gente (cuanta más mejor) empleando su ocio en practicar deporte  que en hacer el cafre por ahí, eso está claro. Lo que me cuesta más asimilar es la aparición de tanto corredor "pro-pular". Entiendo que en el mundo en que vivimos la sociedad nos restringe mucho la capacidad de expresarnos y el deporte es una válvula de escape para mucha gente, pero creo que no se debería perder el norte en cuanto a que esto no es más que un juego. Cada uno puede tomárselo con la seriedad que desee pero ante todo debería ser una forma de disfrutar y no una vía para crear frustraciones y malos rollos. Ahí lo dejo, es solo una reflexión.
Bueno, el caso es que yo sabía lo que había, el tipo de carrera que era, al margen de la federación y con un recorrido que no estaba homologado, y decidí pagar la inscripción porque es una prueba bien organizada, me gusta Pontevedra, el ambiente, y a estas alturas del año me viene bien este tipo de distancias para ir construyendo base.
Por tanto, la idea era ir ahí a construir, no a quemar cartuchos, y porque yo correr 21 km solo a lo mejor lo hago, pero por mucho que disfrute de mis entrenamientos en solitario al final me aburro, así que prefiero aprovechar para rodar con compañía. Competitivamente el reto no me llama, ya la distancia no me atrae demasiado, y así una prueba multitudinaria aún menos. Filosofía participar y disfrutar de la fiesta si, como el que va a un concierto, nada más.
En la salida le decía a Pesca y a Pirri, voy rodar y hacer sobre 1h30', y sobre todo quitarme la sensación del año pasado que lo pasara fatal.
Este año el recorrido había cambiado, se darían 2 vueltas en vez de las 3 de ediciones anteriores, y se cambiaría el trazado pasando antes por el casco histórico. El perfil no variaría demasiado, ya era llano y ahora lo seguiría siendo. Sobre si es más rápido o no cuestión de gustos. De que es un trazado muy rápido no me cabe duda, de si tendría la distancia real ya tengo alguna más. De todas formas a mi no me importa.


La salida fue relativamente fluida, aunque tampoco estaba mal situado, pero vamos para la cantidad de gente que había pude empezar a correr bastante normal desde el principio. Ayudó que mucha gente saliera muy rápido.
La organización había dispuesto varias liebres con globos a diferentes ritmos. Habrá a quien le ayude pero a mi personalmente no me gustan nada ¿Razones? pues, entre otras cosas, porque alrededor de la liebre se suele formar un tapón de gente que quiere ir con él, riesgo de tropezones, el globo que molesta... A mí por lo menos me resulta muy incómodo pero ya digo que es una opinión muy personal.


Bueno pues el caso es que llevaba a la vista el globo de 1h30' como a 50 metros y ya me parecía que llevaba un ritmo bastante por debajo del indicado. Esto en parte me benefició porque pude correr a mi ritmo previsto sin tener que estar metido en el grupo y por otra parte, a esa distancia, la referencia me valía para situarme en carrera. De todas formas en esta primera vuelta y prácticamente en toda la carrera vas rodeado siempre de gente. Parte buena que quieras o no siempre tiran de ti, parte mala que hay que ir muy atento al riesgo de tropezar.
Como iba a rodar se me hizo todo muy ameno, disfrutando del ambiente y las calles con mucho público. Ritmo muy cómodo y muy buena mentalidad, toda la carrera muy centrado y sin un solo pensamiento negativo, ni cuanto queda ni voy mal ni voy bien.


Pasé el Km 5 en 21' pelados. El globo de la liebre iba bastante distanciado pero en realidad el ritmo era ese. Poquito a poco, manteniendo mi velocidad fui alcanzando la grupeta del globo. Antes de llegar a Monteporreiro, en torno al km 8 ya los había alcanzado.
No me quedaba otra que ir con ellos, primero porque era el tiempo que había previsto, segundo porque resultaba complicado adelantar al grupo y tercero porque tampoco me apetecía ir unos metros por delante y entrar en la dinámica de si te pillan, te sueltan o subes el ritmo para que no te alcancen.
Pasamos el Km 10 en 41'36" y empezamos la segunda vuelta.


El ritmo del grupo decreció y partir de ese momento comenzó una discusión a voz en grito entre algunos de los corredores que iban en el grupito y la liebre. La verdad es que no sé que es lo que pedían, si era porque había pasado más rápido de lo anunciado o si era porque ahora íbamos más lentos que el teórico 4'15" previsto. Supongo que tendrían razón, no seré yo quien se la quite pero a mí todos estos rollos me dan vergüenza. Como había venido a disfrutar y no a escuchar discutir pedí que me dejaran pasar, aceleré unos metros y me fui ya en solitario. No sabía si luego me iba volver a alcanzar el grupo o si pagaría el cambio de ritmo pero por lo menos por un rato iría más a gusto.



De fuerzas me seguía encontrando bastante bien. Podría tener la duda de si me llegaría el bajón a partir del km 14 o 15, al fin y al cabo apenas hice entrenamientos largos a pie desde mayo-junio. Hace 2 semanas hice un rodaje de 16 y el fin de semana pasado los 21 km de Riós, no sé si me daría tiempo suficiente a asimilarlo, esperaba que si.
Km 15 en 1h03', no había trazas de cansancio y mentalmente seguía con muy buena cabeza, centrado en el momento y disfrutando.



6 Km para acabar y poco que contar. Estuve tentado a apretar y sufrir un poco al final pero pensándolo en frío preferí ceñirme al plan previsto, hay que guardarse los cartuchos para cuando realmente importa.



Km 20 en torno a 1h24', apenas quedaba un tramito por los exteriores del centro de tecnificación y la vuelta interior al estadio. Me encanta esta línea de meta, que buenos recuerdos me trae, el europeo de triatlón, el mundial de du... Había bastante gente en la grada.





Al final 1h28'24", puesto 248º. 10" menos que la marca que tengo en medio maratón de la Vig-Bay 2007 (nunca corrí una media en serio salvo las primeras quizás) y todo ello sin despeinarme. De las carreras que más cómodas me han resultado. No me siento especialmente satisfecho porque no fue algo que buscara, no hubo un esfuerzo por mi parte. Me siento animado porque fue un entrenamiento que salió bien, que me hace pensar que esta temporada puedo subir un escalón más. Estoy en la categoría de veteranos pero me sigo viendo como un principiante porque veo que en muchas áreas tengo mucho margen de mejora (y ahora voy sabiendo como trabajarlo)
Nunca es tarde.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Robertas Geralavicius 1h07'25"
2º Manuel Hurtado 1h07'28"
3º Pablo Miguel García  1h08'22"

Femenina
1ª Leticia Fernández 1h20'17"
2ª Sara Pérez 1h24'20"
3ª Mela Penas 1h26'07"

Handbike
1º Kelo Do Breogán 54:30
2º Milagros López 54:37
3º Moncho Lorenzo 1h28'37"

martes, 14 de octubre de 2014

5º Medio Maratón de montaña de Riós

A estas alturas del año ya  hay que empezar a sumar kilómetros de cara a construir la base de la próxima temporada. El cross se aproxima y para irse preparando nada mejor que unos buenos pateos por el monte. 
Este fin de semana volví a Riós, a una carrera muy familiar y sencilla pero que está muy bien. 21 Km de pistas y trail poco técnico, Físicamente tiene su punto de exigencia porque como los desniveles no son muy elevados y no es técnica se puede hacer entera corriendo y a buen ritmo. Ya se sabe el dicho que lo que mata no es la bala sino la velocidad que lleva, aquí parecido.


Mi idea era la de hacer un entrenamiento disfrutando de los parajes de parte oriental de la provincia de Ourense. Tierra de buenas castañas y setas. Tenía muy claro que me lo iba tomar con calma desde el principio así que tocaba regular bien. Además llevaba unos días bastante cansado, no sé si no estaría incubando algo, o simplemente la llegada del otoño.

En familia. El perro también corrió.

Había estado lloviendo toda la noche y la predicción era que también lo haría a lo largo de la mañana, pero a la hora de la salida dejó de hacerlo y tenía pinta de aguantar. La temperatura no era mala, algo fresca, en torno a 12 o 13º, pero con aire frío en capas altas de la atmósfera podía cambiar en cualquier momento, así que decidí salir un poco abrigado, que en este tipo de carreras no es como si estuvieras en una pista que puedes abandonar y meterte en el vestuario cuando desees.
Me esperaba una baja participación porque el día anterior se celebrara una maratón de montaña cerca y la zona pilla a desmano a mucha gente, pero al final creo que hasta hubo más participantes que la pasada edición. A destacar que un par de ellos, Pablo y Castor corrieron el maratón (42 Km) el día anterior, menudo vicio.


Salida neutralizada hasta la línea de salida real y allí comienza la fiesta. Saturnino como siempre en cabeza y el resto detrás.


Por mi parte malas sensaciones de inicio, me encontraba como adormecido. Cierto es que la noche anterior había estado siguiendo el streaming del Ironman de Hawaii y no había dormido mucho, pero las sensaciones eran malas.
Esperaba que con el paso de los kilómetros me fuera encontrando mejor. Tampoco tenía que cundir el pánico. De peores hemos salido.
Los primeros kilómetros fui detrás de Javier que luego haría una gran remontada, luego encontré la compañía de Pepón y ya más adelante me quedé solo.


En general no me gustan las carreras multitudinarias pero en las de monte el petit comité lo encuentro una necesidad. Para disfrutar plenamente del recorrido, el paisaje y el terreno (y también escucharme a mi mismo, por qué no) necesito el silencio.
Creo que como animales que somos tenemos una necesidad, a veces de forma inconsciente, de contacto con la naturaleza.  Supongo que por eso lo de correr por el monte es tan adictivo, acaba conectando con unos instintos muy primitivos, muy básicos.

Preguntadle a él si no es así. Se hizo los 21 Km. a su ritmo y a su aire.

Aquí el paisaje está bastante transformado, la propia carrera tiene unos cuantos tramos que discurren sobre asfalto, pero aún así conserva cierta armonía y está todo lo suficientemente tranquilo como para evadirte.
Tras unos 40' de carrera me empecé a sentir algo más cómodo, al menos creo que logré interiorizar el ritmo. Me seguía sintiendo cansado y hasta me dolía un poco la cabeza pero el piloto automático estaba puesto y disfrutaba del recorrido. No sé por qué mecanismos neuronales me vino a la cabeza el tema 'Come as you are' de Nirvana. Creo que no lo he escuchado recientemente, donde va ya que murió Kurt, el tema debe ser de principios de los 90 pero por alguna razón me acordé y durante mi carrera en solitario lo iba tarareando así en bucle. No sé si os pasa a vosotros que la tomáis con alguna canción y luego estáis un buen rato con ella en la cabeza.


Come as you are, as you were, As I want you to be. As a friend, as a friend, as an old enemy. Take your time, hurry up... Supongo que acabé corriendo en la zona porque se me pasó todo enseguida y no recuerdo nada especial que destacar. Durante un rato coincidí con Iván pero luego tuve que parar dos veces a atarme las zapatillas en la bajada y en llano así que al final lo perdí de vista. Por cierto las zapatillas firmaron su última actuación, rajada de la tela en su unión son la suela sin posibilidad de coserla. Lástima porque de suela estaban bastante buenas pero el tejido no resultó muy resistente, adios Saucony peregrine.Ya tengo substitutas.




Conocer el recorrido me daba la ventaja a la hora de regular puesto que ya sabía lo que me quedaba. Había calculado hacer en torno a 2 horitas o un poquito más, visto el resultado de los últimos años.
Al final me vi en el camino paralelo a la autovía con un buen tiempo así que en el último kilómetro apreté un poco para bajar de las 2 horitas. Sorprendentemente al aumentar el ritmo me encontré mucho mejor de sensaciones y acabé con bastante energía. 
Llegué a meta con 1h58'11" (19º creo) que para ser 21 Km por pistas y en el plan que iba, no está nada mal. Más de 8' mejor que el año pasado, aunque el año pasado tuvo más mérito acabar con las rozaduras que me hiciera en un pie durante los primeros kilómetros. aún recuerdo el calvario.
Este próximo fin de semana tengo otra media, esta de asfalto. sin grandes pretensiones, tan solo seguir sumando.

Clasificaciones 
Masculina
1º Saturnino González  1:37:10
2º Damián Vega
3º Adolfo Garrido

Femenina
1ª  Cristina Rodríguez 2:00:11

Fotos: Erik, Pablo