martes, 25 de agosto de 2015

XXVI Triatlón de Allariz

Un año más, de nuevo en la salida de este triatlón. 11 años han transcurrido de aquella primera vez. Algunas cosas han cambiado, ya no hay sillas para sentarse como aquel año (¡que tiempos aquellos! ahora ya nadie se sienta) y yo ahora tengo algunas canas más, pero otras cosas siguen siendo las mismas, el recorrido de natación y bici, y sigo usando las mismas zapatillas de ciclismo, las mismas ruedas y el mismo manillar que entonces. Aquel año entrenara un poquito más en bici eso sí, por aquello del debut. Ahora, aunque no lo parezca y tenga que repetirlo a cada prueba que voy, he dejado el tri, aunque siga asistiendo a este tipo de carreras que me apetecen. Siento que me lo tomo de otra manera. De momento las 3 pruebas que he hecho tras la retirada las he disfrutado mucho, sin presión ni expectativas de hacerlo bien o mal, sólo con ganas de disfrutar. 
Desde el tri de Porriño no había vuelto a coger la bici de carretera, aún tenía el dorsal puesto de aquel día y las ruedas el sábado por la mañana estaban a 2 bares de presión pero bueno si pude con el olímpico de Baiona malo sería.


Pese a eso no estaba yo muy animado a asistir por las previsiones de mal tiempo, no me gusta nada montar en bici con lluvia, más cuando lleva tiempo sin llover y el recorrido tiene una parte de bajada con curvas un tanto peligrosas. Cuando antes de la salida se empezaron a cumplir las previsiones y comenzó a llover me planteé incluso hacer sólo la natación. La verdad es que se estaba poniendo un día de lo más desagradable y no me apetecía nada, si total sólo acudía aquí para divertirme y pasar un buen rato.


Dejé las cosas en boxes y me enfundé el neopreno. El agua estaba bastante bien de temperatura, 20º, los últimos años nadé sin él, pero esta vez me lo puse, más por lo desapacible que se estaba fuera del agua que por otra cosa.
Cómo había récord de inscritos se hicieron de nuevo 2 salidas, la primera para federados y chicas, y la segunda para licencia de un día.
Ya en el agua hubo que esperar un buen rato a que todos estuviésemos más o menos colocados. Espera bastante incómoda dadas las dimensiones del río.


Se da la salida y, como diría Manquiña, hondonadas de hostias por todos lados. El espacio es el que es y aunque intentes evitarlo enseguida te ves envuelto en medio del montón sin posibilidad de escape. No empezaron las cosas bien ya que comenzó a entrame agua en las gafas.


Tuve que pararme a mitad de la ida para vaciarlas y volverlas colocar.




Tras el retorno bajo el puente romano pude nadar más cómodo y me dio la sensación de que la vuelta la hice bastante mejor que la ida.



Al final salí del agua en 16'25", parcial 84º. algo más de 1' mejor que el año pasado que nadé sin traje pero tampoco gran cosa. Recuerdo haber hecho alguna natación de 15' y alguna sin traje de 16' pelados. De todas formas conforme, no estoy descontento.
Lo mejor fue que al salir del agua había parado de llover y eso me animó bastante.
Transición...





Lenta pero algo mejor que otras veces, no me lié con el traje. 16" peor que mi compañero de equipo Anta que salió después que yo del agua y comenzamos juntos a pedalear.





Ahora a darle a la bici. A ritmo y a disfrutar, no se me puede pedir mucho más. No la estoy cogiendo nada pero 24 km pasan pronto.
Por supuesto a Javi Anta fue un visto y no visto, enseguida desapareció de mi vista en este su segmento fuerte. Lo mismo puedo decir de otro Javier, Gómez Iglesias, que me pasó como un tiro en la subida.
Por suerte no todos iban tan rápido y se formó un grupeto con quien sí pude compartir kilómetros. Era subida y tocaba dar pedal pero su compañía me vino bien. Me quedé a cola de grupo y me llevaron hacia arriba.
Intenté llevar una cadencia alegre y no abusar mucho de desarrollo, la verdad es que me encontré mejor de lo que esperaba.


En las curvas tuve cuidado pero en general me sentí muy seguro. El recorrido era puertecillo, descenso y vuelta a subir hasta un punto de retorno. Muy bonito, aunque hay que ir con algo de cuidado ya que no está totalmente cerrado al tráfico. Los cruces eso sí, están controlados.
Bajando también me encontré muy cómodo. Con precaución en las curvas pero sin ningún tipo de problemas.


50'57" de parcial oficial, el real de la bici ni idea porque ya hace más de un año que se me estropeó el cuantakilómetros. De todas formas mejor que el año pasado que fui con lumbalgia y me costó mucho. No es mi mejor tiempo aquí pero para apenas montar en bici está genial, poco he perdido.
Quedaba la carrera que ahí sí que no me encontré demasiado bien para los entrenamientos que estoy haciendo. El recorrido tampoco es que sea muy rápido, al revés, tramos de escaleras, caminos, hierba... poco menos que un cross.


Fui cómodo, al tran tran pero para ser mi segmento fuerte no tuve grandes sensaciones. El no entrenar la bici lo estoy notando más en la carrera que en la parte de bici. 


La verdad es que con la temperatura ideal para correr debería haberme salido un parcial mejor pero me fui a los tiempos de los otros años, 22'16" (49º) y eso porque en el último kilómetro me alcanzó mi compañero de equipo Ángel y corrí un rato con él sino me dejaría ir.


Total 1h29'38", puesto 76º. No me quejo para nada, acabé muy entero y muy fresco, la tarde se quedó buena, disfruté del recorrido y el tiempo final no desentona nada de otros años en los que sí entrenaba un poco más para triatlón. Si hasta me subí al podio para recoger el trofeo de campeones por equipos junto a dos fieras como Chiqui y Armando. Aunque yo no puntué claro, pero bueno, al final el triunfo es de todo el club.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Alberto González Nfoque Race Team  1:11:01
2º Nicolás Domínguez  HPS Triatlón  1:12:37
3º Pedro Antonio Esmorís Triatlón Arteixo  1:12:58

Femenina
1ª  Mar Villar Trinorth  1:22:18
2ª  Helena Fernández Triatlón Ribeira  1:27:14
3ª  Olalla Duro  Artrogal  1:30:22

Fotos: Erik Alfonso (gran reportaje, muchas gracias)

Al día siguiente tenía previsto participar en le travesía a nado de la Ría de Vigo. Las malas previsiones meteorológicas y unas molestias cervicales me desanimaron de acudir a Vigo, cosa providencial puesto que la travesía se suspendió y no se llegó a disputar. Perdido el dinero de la inscripción al menos no perdí el del viaje. 

martes, 18 de agosto de 2015

V Travesía a nado O fisgón y V Nigrán Area

Este fin de semana tocó doble cita deportiva con el mar como protagonista, pero, eso sí, en diferentes disciplinas. El sábado el mar como medio en la ya tradicional travesía a nado de O Fisgón de Moaña, este año celebrada de tarde, y el domingo el mar como espectador en la carrera Nigrán Area en Playa América. 
No fue un fin de semana muy veraniego en cuanto al tiempo, el sol se fue de vacaciones y nos dejó un cielo cubierto con algo de lluvia. Las temperaturas para la época del año también estuvieron relativamente frescas, para correr el domingo ideales pero el sábado al salir del agua no estorbaba demasiado la sudadera.
Bueno, con respecto a la travesía poco que añadir a lo comentado en ediciones pasadas. Muy chula, sin grandes alardes pero con todo lo que se le puede pedir a una travesía, recorrido bonito, cronometrado, con avituallamiento al final, precio asequible, 5 euritos y te regalaban unas chanclas. Además te inscribías allí en el momento así que, en ese sentido, todo son facilidades, un poco a la vieja usanza. Este año no sé si debido al cambio de horario, al tiempo algo desapacible o a que coincidía con otras cosas no hubo tanta participación en cantidad como otros años. Si hubo, una vez más, desembarco de triatletas de nivel copa del mundo. Allí estaban el campeonísimo Javi Gómez acompañado por Pablo Dapena, Vicente Hernández y el grupo de Omar; María Ortega, Tamara Gómez, etc, etc... Mucho triatleta y no tantos nadadores puros, quizás por coincidencia con otras pruebas federadas de la liga de aguas abiertas.
El recorrido el mismo del año pasado, muy rápido, zona de la costa muy resguardada y mar totalmente plano. Por megafonía decían que el agua estaba en torno a 20º en la orilla y a 18º más alejado de la costa. Otros que debieron comprar el termómetro de Carvajales. Ya sólo meter los pies la noté fría de carallo. Con neopreno y todo me costó echarme a nadar. Luego si, al empezar a dar brazadas se notaba bastante bien pero parado yo tenía frío. Le doy a ojímetro unos 17º. Al día siguiente en Playa América anunciaban 16º de Tª del agua y no la noté más fría. Aún así había valientes que nadaron sin traje. Si lo aguantara también lo haría, el neopreno me sigue pareciendo superincómodo.
Esperé a que se diera la salida. Este año pegado a lo que es la pared. Primero que salieran los fieras. Yo tengo tiempo. No quiero llevar golpes.



La natación fue bastante plácida. Con la luz del día así nublado me costaba distinguir la primera boya, cuanto más con la espuma y tanta cabeza a mi alrededor, así que al principio fui siguiendo a la manada.


Luego a medida que la gente se fue estirando llegó un momento en el que me quedé prácticamente solo. Creo que esta fue la travesía corta en que más pronto me quedé sin gente alrededor pero como iba bien orientado preferí seguir mi propio camino. Este año sigo nadando igual de mal o peor que el pasado pero me parece que me voy orientando mejor en el agua.
El segundo tramo de la travesía, un largo tras las bateas, lo nadé a mi aire y sin mayores complicaciones. Intenté concentrarme en hacer una buena brazada, estirarme y agarrar el agua pero luego visto lo visto no debí hacer gran cosa.
Nuevo giro y de vuelta a la zona de salida. Aquí el único fallo fue una duda tonta que me entró en la parte final, si se podía ir directamente al arco de meta o había que pasar entre unas boyas verdes. Primero pensaba una cosa pero luego al levantar la cabeza y ver que la gente iba directamente al arco pues apliqué lo de a donde fueres haz lo que vieres. Lo malo fue perder unos metrillos pero bueno...


No hay mucho más que contar, al final de la travesía me pareció que estaba nadando mejor que al principio pero quizás sólo fuera eso, una sensación. 



El resultado más de lo mismo: 38'07" a 2' el 100 que debe ser mi único ritmo de natación. Ya dije una vez que da igual que sean 750 m que 1500, 2000 o 4000. 153º de 193 participantes. Me imagino que debo ser como esos muñequitos autómatas que les dan a un botón y mueven los brazos. En fin...
Menos mal que me gusta nadar de todas maneras, sobre todo si es en el mar. 

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Javier Gómez 20:38
2º Pablo Dapena  20:41
3º Vicente Hernández 20:43

Femenina
1ª María Ortega 23:20
2ª Tamara Gómez 24:20
3ª Camila Alonso 26:00


Al día siguiente vuelta a la costa. Esta vez cambiando el agua por la tierra firme. 5ª edición de la recuperada Nigrán Area, prueba de 6 Km sobre la arena mojada de Playa América. Para mí sigue siendo una de mis populares favoritas. El escenario es chulísimo, especialmente cuando toca un día como este. Si, soy raro, siempre me gustó la playa los días nublados, ya desde crío. El sol me molesta y no me gustan las multitudes, siempre disfruté de la paz de esos días en que sientes la brisa, escuchas romper las olas y todo eso.
Día por tanto ideal para mí y para correr, temperatura perfecta. 
Participación aceptable, público no demasiado y concentrado en la zona de salida-meta pero bien. Además me encontré con gente conocida, buen ambiente.
Como siempre el recorrido constaba de una vuelta pequeña hasta un determinado punto de la playa y una grande hasta el final de la arena. Este año incluso me pareció que el giro se hacía más pegado al muro. De todas formas suelen salir los 6 Km de los que hablan.
Correr por la arena dura es una delicia aunque al final, parece que no, pero acaba resultando más exigente de lo esperado. Los 6 km se hacen largos, especialmente el retorno de la segunda vuelta.





Como me la conozco bien salí intentando conservar en los primeros metros. La cabeza de carrera también se lo tomó con relativa calma.
1ª vuelta en algo menos de 6', 5'57", y a comenzar la segunda. ¡Que lejos se ve el final de la playa!


Pero correr a la orilla del mar, con las olas rompiendo a tus pies, es maravilloso, me encanta. De sensaciones me encontré muy bien. 
Punto de giro y vuelta. Aquí estaba la clave de carrera, en aguantar ahora el ritmo en el retorno.
Pues más o menos, se me hizo algo durillo como siempre pero salvé bien el "paso de la ría" (se cruza un riachuelo) creo que gané más plazas de las que perdí y más o menos me mantuve.
El final fue un mano a mano con el corredor del Comesaña con el que prácticamente hice toda la carrera. No pudo ser al final.


24'09", no es muy buen tiempo, no me deja muy satisfecho, el año pasado bajara con suficiencia de 24', pero el puesto no está nada mal 54º de 341. Quizás esperara algo más pero teniendo en cuenta el día anterior con doble sesión (por la mañana salí algo más de hora y media en bici, por la tarde la travesía) pues lo voy dar por bueno.
¡A seguir!

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Adrián Ben   Atl. Lucus 20:09
2º  Adrián Lago  Comesaña S.C. 20:11
3º  Manuel Martínez  Atl. Celta 20:15

Femenina
1ª  Sara Pérez  Comesaña S.C. 23:49
2ª  Aida Martínez Tui  25:09
3ª  Sandra Sobreira Atl. Porriño 26:48

lunes, 10 de agosto de 2015

III Duatlón cross de Celanova

Este fin de semana participé en una competición diferente como es un duatlón cross por equipos (6+20 Km). Formando pareja con mi compañero de club Marcial yo haría la parte de carrera y él la de btt. La prueba se celebraba en el marco de la bonita villa de Celanova con la salida y meta junto al monasterio. Mucho público y buen ambiente por las calles, y una participación más que destacable. Entre la prueba de parejas y la individual aún nos juntaríamos más de un centenar de participantes.
Correr es normalmente un deporte individual así que cuando se trata de una competición por equipos la cosa adquiere un matiz diferente. Es cierto que íbamos sólo para divertirnos pero aún así tampoco quería dar el relevo muy retrasado a mi compañero. Mi puesto si que era lo de menos, importaba más el tiempo con respecto a los demás. Marcial es un buen ciclista así que con una buena carrera aún podríamos hacerlo bastante bien.


Lo peor para mí, la hora de la salida, las 18:30, no se me da muy bien correr de tarde, y el calor también, aunque por suerte no hizo tanto como días atrás. El circuíto era bastante llano y con zonas de sombra. 3 vueltas de 2 km aproximadamente. Antes de empezar pude dar la vuelta entera para que así no me pillara por sorpresa. En general me pareció bastante rápido salvo por un par de giros de 180º por vuelta pero me pareció que se iba correr bastante como así fue.
En la línea de salida había mucha gente que no conocía así que busqué referencias en la gente que sí conocía, estaban Alberto Rodríguez y Toledo con los que suelo coincidir en las carreras y andamos más o menos ahí. También Nespe y Nacho pero corrían en individual e imaginé que reservarían (luego hicieron unas carreras tremendas)
Se da la salida y salimos todos ahí a fuego, primero para no verse encerrado al abandonar la plaza pero luego ya se siguió así. En cabeza Albino del Arenteiro, que quedara 2º la semana pasada en Arnoia. Por detrás una hilera de corredores y yo en torno a la 15ª posición. 


Poco a poco la cosa se fue normalizando. El ritmo de la primera vuelta no iba ser capaz de mantenerlo, 7'14" es más o menos 3'37" el Km. Ahora mismo quizás lo pueda mantener 3, 4 Km, pero no 6. En este sentido Nespe que me adelantó al empezar la segunda vuelta (y me preguntó cuantas vueltas eran, si 2 o 3) fue mucho más inteligente a la hora de regular.


De todas formas a partir de ahí pude estabilizar el ritmo en unos más realistas 3'50"/Km y tampoco recuerdo que perdiera más posiciones. Al final creo que la mayoría caímos en la trampa.


Mis sensaciones nunca fueron del todo buenas y no acabé demasiado satisfecho con mi posta pero bueno, como dije antes aquí se trataba más del tiempo en relación a las otras entregas que el puesto. 


22'36" fue lo que tardé en cumplir mi parte del trabajo y darle el relevo a Marcial. Por las fotos creo que en torno al puesto 17º contando también a los individuales. 2'41" de retraso en relación al primero pero no tan alejado del resto. Si Marcial hacía un buen parcial igual podíamos meternos entre las 10 primeras parejas.
El recorrido de BTT constaba de cerca de 20 Km, con una subida hasta la sierra y una posterior bajada con algún tramo complicado.


Según comentó Marcial luego no tuvo su día y se sintió flojo de piernas desde el principio. Al parecer le pasó lo mismo que a mí y salió demasiado fuerte. Luego no encontró su ritmo y según contó al final hasta le había salido un tiempo peor que en algunos entrenamientos.
1h03'20" fue el tiempo de su relevo para hacer un total de 1h26'02". Pese a todo nos logramos situar la 12º pareja masculina entre 30 que no está nada mal.
De lo que se trataba era de participar y no lastimarse así que contentos.

Clasificaciones (completas aquí)
Individual masculina
1º Bruno Da Silva 1:13:00
2º José Luis Nespereira  1:17:14
3º Paulino Santos 1:18:23

Individual femenina
1ª Noelia Portela 1:42:17
2ª Mónica Outeriño 1:45:13
3ª Mª Teresa Failde 2:18:10

Parejas hombres
1º Jose Antonio Losada/Jorge Vázquez  1:09:31
2º Julio Fernández/Héctor Fernández  1:10:17
3º Félix Borrajo/Delfín Quintana 1:10:31

Parejas mixtas
1ª Gustavo Fernández/Marina Losada 1:24:47
2ª Mario Vázquez/Lara Lois 1:24:52
3ª Marga Villaverde/Anxo Graña 1:25:36

Parejas femninas
1ª Lucía Nespereira/Marilin Dacal 2:02:44
2ª Yola Rodríguez/Alicia Rodríguez 2:37:07

Fotos: Erik Alfonso 1, 2,

lunes, 3 de agosto de 2015

8000 varas de Arnoia

Empezamos agosto con una carrera muy chula y muy cerquita de casa. La verdad es que este fin de semana había múltiples opciones y algunas de ellas tan apetecibles que me supo mal no ir, como la carrera de Baños de Molgas por el cariño y la dedicación que el ponen Miguel y compañía, pero bueno, doblar hubiera sido excesivo y además tampoco quería perderme la carrera de Yuli en Castellón. Para el año a ver si puedo ir.
Esta de las 8000 varas era prácticamente una cita obligada, por la proximidad, y por tener a gente de la familia colaborando en la organización. Además la zona es muy bonita, aunque eso sí, con la parte del circuito que conocía de la bici, la dureza no se la iba quitar nadie. Por suerte tenía el aliciente de que la hacían coincidiendo con la famosa "Festa do Pemento" y los corredores estábamos luego invitados a una buena degustación. Valía la pena sudar un poco.


El nombre de 8000 varas viene a cuento de la unidad tradicional de medida, que por medir no medía en todos los sitios igual. Así, al parecer, estas 8000 varas de Arnoia eran equivalentes a 10 Km, nada que ver entonces con la vara castellana que no llega al metro.
La salida estaba para las 10 de la mañana, bastante temprano pero dado lo que calienta el sol por estos lares resultaba una medida más que acertada. De hecho a las 10 ya hacía mucho calor con temperaturas rozando los 30º. 
Algo más de 100 inscritos en categoría absoluta y un claro favorito, Luis Iglesias. Para el resto se presentaba una prueba bastante abierta.
Siendo una carrera de casa y delante de tanta gente conocida me la tomé un poco más en serio que otras, no fue como la de Moraña, aunque dado el perfil decidí adoptar una estrategia conservadora. La combinación de cuestas y calor es toda una trampa.
Tras la salida me sitúo ya cerca de los puestos de cabeza. Por delante anima la prueba un corredor que no conocía de camiseta verde, que se escapa y saca unos metros al pelotón. Por detrás Luis y otros corredores del Arenteiro, un par de corredores del CAR Redondela, Delmiro, Pablo y alguna que otra cara conocida de las carreras. En total delante mía debían ir sobre una docena de corredores.



Al verse tan adelante siempre se viene uno arriba pero ya en el primer kilómetro se presentaba una buena subida que dejaba claro que no era buena idea gastar las fuerzas alegremente.
El recorrido la verdad es que resultaba muy bonito y entretenido, entre viñedos, huertas y grupos de casas. Me recordaba un poco al de la San silvestre de Castrelo. A cambio de romperte las piernas te obsequiaba con unas buenas vistas.
El circuito era a una vuelta pero trazaba como un par de bucles por lo que en el km 4 volvíamos a correr cerca de la salida y así los acompañantes nos volvían a ver.
Hasta ese momento marchaba bastante bien, en un buen puesto, no muy lejos de la cabeza, bastante entero y con la compañía de un gran corredor como es Pablo Feijoo. 


Pablo había corrido el Baños de Molgas el día anterior haciendo una buena carrera, 23º y 5º de su categoría. Supongo que gracias a eso no estaba fresco y lograba aguantar su ritmo.
Si hasta entonces la carrera ya se había mostrado como dura a partir de ese momento sería aún peor. La ascensión de los siguientes kilómetros resultó de lo más exigente aunque gracias a los ánimos de los vecinos se llevaba mejor. Me encantan estas carreras de pueblo donde llegas a un grupo de casas y ves a los paisanos salir a las puertas y a las ventanas para darte ánimos.


Coronado el minipuerto de montaña había un terreno de bajada hasta lo que es el balneario y el paseo fluvial. Aquí aproveché para alargar zancada y pude sacarle unos metros a Pablo.
Entro en el paseo fluvial no sin anécdota ya que estuve a punto de tomar recta la rampa e irme al río, menos mal que vi el agua y me di cuenta :-D


A continuación venían unos kilómetros llanos, sobre tierra y con bastante sombra, lo que se agradecía mucho. Tenía entonces en el punto de mira al corredor que me precedía, un chico de camiseta verde que me había adelantado en el primer o segundo kilómetro. Llevaba una ventaja apreciable, sería difícil llegar a su altura, pero parecía que me iba acercando.


Hasta ahí fue todo bien hasta que llegó la subida del paseo que me piló un poco por sorpresa aunque no debería. Se me atragantó totalmente, no me respondieron las piernas. Me alcanzó de nuevo Pablo y me sacó unos metros puesto que no era capaz de seguirle. Apenas quedaba un kilómetro y las patas decidieron rebelarse contra su amo.


Acabada la subida volvimos por la carretera por la que habíamos venido hasta regresar al campo de fútbol. Me volví a sentir mejor pero a Pablo fui incapaz de volverlo a alcanzar. Por suerte por detrás no venía nadie cerca así que el final fue bastante relajado, con tiempo de saludar a la gente. Paré el crono en 42' justos lo que ya da una idea del perfil, habiéndome empleado más a fondo que en Moraña (que ya no es precisamente llana) y haciendo 1' más. Puesto 14º y 4º veterano A.
En principio muy contento tanto por el rendimiento como por las sensaciones. Luego cuando me enteré de que fui 4º por sólo 2 puestos y 50" (que en realidad podrían ser menos ya que el final lo hice trotando) pues... siempre se te queda la espinita clavada De haberlo sabido ¿me hubiera pegado a él cuando me adelantó? ¿me hubiera exprimido más cuando lo tenía a tiro? No lo sé, en todo caso está claro que sólo uno puede ser 3º y se lo mereció más que yo, los otros 2 puestos del escalón si que quedaban lejos de mi alcance. A mi lo de las medallas y eso me da un poco igual pero, aunque no haga deporte por eso, siempre gusta subir a un podio. El 4º puesto es siempre un poco ingrato.
Pero bueno, al final en los pinchos comimos todos, da igual que entraras de 1º que de 100º :-D 
En resumen muy bonita carrera, buen ambiente, organización, buen detalle de los manguitos en vez de la típica camiseta y todo muy bien. Deseando que se consolide en el calendario y repetir.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Luis Iglesias  Atl. Arenteiro 36:32
2º  Albino Fernández Atl. Arenteiro 37:46
3º  Javier Lafuente 37:52

Femenina
1ª Patricia Iglesias 50:53
2ª Cristina Eisermann 52:24
3ª Onaira Martínez 52:41

Fotos: Erik Alfonso 1, 2, 3

lunes, 27 de julio de 2015

II Travesía a nado Son Simón

Esta semana desconecté un poco de la carrera a pie y aproveché para entrenar otras disciplinas como kayak y SUP. Hay que aprovechar el verano. Así el sábado, festividad de Santago y día de Galicia, me fui hasta Cesantes para participar en la bonita travesía a nado Son Simón. Una prueba corta, de 1500 m aproximadamente, quizás algo más, pero muy bonita, con el marco incomparable de la isla de San Simón.


Como el año pasado se juntó una gran cantidad de nadadores y gracias a los grupos de entrenamiento de triatlón de Gómez Noya y Omar, que acudieron a la cita, al final hubo un nivelazo que casi parecía aquello una copa del mundo. 
Esta vez la prueba era de mañana y el día estuvo algo mejor que el año pasado, al menos más soleado, aunque a la hora que llegué yo a la playa hacía bastante viento y la sensación era algo desagradable. Esta parte de la ría es muy tranquila en cuanto a oleaje ya que está muy resguardada, pero con el viento se levantaban unas olitas que tenían pinta de ser muy molestas. Vamos las típicas que te rompen en la cara. Por suerte luego calmó bastante.
El día anterior había mirado en internet la predicción de temperatura del agua y daban 21º , por lo que me había planteado directamente no usar neopreno (opcional en esta travesía) que a fin de cuentas me agobia. Lo que pasa es que luego al meterme no la sentí tan caliente. Fría no estaba. Cierto. Pero al llegar a donde las piernas terminan su nombre pues vamos , me dije que el neopreno se aguantaba bien, sobre todo teniendo en cuenta que al pasar la isla siempre se encuentra uno una corriente más fría. Pensé que a lo mejor, tras la travesía, con el viento y eso acabaría teniendo frío así que fui cobarde y opté por lo seguro, prefiero nadar incómodo pero tranquilo, que yo hago esto para divertirme.
Ya en la línea de salida nos explican de nuevo el circuito que en realidad era bastante sencillo. Boya de frente, pasar bajo el puente de la isla, boya amarilla tras la isla, virar a la derecha hacia otra boya amarilla, rodear la isla, boya roja a la derecha, buscar la boya de inicio y directo a la playa.


Partimos cerca de 200 nadadores. En los primeros metros hay un poco de aglomeración pero más o menos se va llevando. A los 200 metros me llevo un buen codazo en un pómulo que casi me parte la cara, aunque he de decir que el responsable me pidió perdón en el agua, cosa que nunca antes me pasara. Un poco debido al golpe perdí el ritmo y me abrí más a la izquierda para nadar más tranquilo aún a costa de hacer más metros.


No sé si debido al viento y la corriente o si debido a que estaba medio aturdido, pero cuando me di cuenta me había desviado de más y acabé enredado en una zona de algas que había llegando a la isla.
El caso es que conforme me iba acercando al puente empecé a observar una escena curiosa, de personas caminando sobre las aguas. Pues si que me han dado fuerte! :-D Pero no, esto no fue producto del golpe en la cara, simplemente que bajo el puente apenas había 15 o 20 cm de agua.


Fue divertido ponerse a caminar en medio de la travesía, una anécdota. Además había gente encima del puente y aún intercambiaban palabras con nosotros.
Volví a echarme al agua rumbo a la segunda de las boyas. En esta parte, tras la isla, el agua estaba como preveía algo más fría y un poco más movida también, pero resultaba toda una delicia nadar.
Sin problemas llego a la siguiente boya y luego el regreso si que costaba un poco más porque te daba el sol de frente. Aún así no tuve problemas de orientación. En la última parte de la travesía me sentí cómodo, no sé si nadé rápido pero sí que lo disfruté. Se hizo corto.



Pie a tierra y puesto 131º, el tiempo no sé donde lo tomaban, porque tuve que hacer cola y hubo un problema con el número del que llegó antes que yo, pero está en la línea de lo del año pasado, 33'54". No se puede decir que esté bien pero da lo mismo. Sólo se trataba de pasar la mañana y yo la verdad es que acabé contento.
Luego al acabar, mientras una cola de gente aguardaba para hacerse fotos con Javi, que como siempre lo lleva con total profesionalidad aunque imagino que a veces debe ser un poco agobiante, yo me pude hacer una foto como otro de los campeones llamados a brillar en los próximos años. Ya ha dado muestras de su calidad, podio en las World Series y 3º del ranking, una de las grandes promesas-realidades de nuestro tri: Fernando Alarza. 


Algo me sorprende del tri, que siendo un deporte en el que abunda el flipado, luego los verdaderos campeones son las personas más humildes, accesibles y amables que te puedas imaginar. Ya me ha pasado con Javi, Gus, Aida... con Fernando igual, persona encantadora, hablando como uno más, no te suelta como otros sus maravillosos tiempos y logros a la primera de cambio sin venir a cuento, ni le notas esa necesidad de ser reconocido y admirado. Nada que ver con los Pepito Ironman que diría mi colega Emilio.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Javier Gómez Noya  18:14
2º  Jorgen Gundersen (NOR) 18:15
3º  Pablo Dapena 18:21

Femenina
1ª Ana Pérez  21:49
2ª Tamara Gómez 22:14
3ª Joselyn Brea 24:04