sábado, 14 de octubre de 2017

VIII Milla de Porriño y II Triatlón Boamorte Sanxenxo

Se acabó el verano y el 1 de octubre cerrábamos la temporada de triatlón, aunque antes haríamos una visita a Porriño para meterle un poco de caña al cuerpo participando en su milla urbana.
Una cita a la que suelo acudir todos los años, discurre por el centro de la villa en plenas fiestas y suele estar muy animada. Además luego se celebra en el mismo circuito (aunque ampliado) una prueba de ciclismo por eliminación muy chula de ver. Este año me quedé a ver entera la prueba de las chicas y estuvo muy entretenida.
En la milla hay diferentes pruebas, las de categorías de menores y 2 millas para los adultos, una popular y otra élite con premios en metálico. Estando federado podría participar en la élite pero tampoco tendría mucho sentido.
En la popular nos juntamos bastantes participantes. Para ser una milla casi quedaba pequeña la recta de salida. La calle no es muy amplia que digamos. 2 vueltas de unos 800 m y para casa. Este año creo que estaba bien medida.


No sabía como iba responder mi cuerpo a estas intensidades. Semanas atrás había corrido la milla de Monforte, con buenas sensaciones pero también con una distancia bastante mayor de la indicada.
Minuto de silencio en memoria de María Ferreira, siempre en nuestro recuerdo, y luego toque de silbato para dar la salida.


Quien me mandaría a mí...

Los primeros metros son complicados, me quedo un poco encerrado y no puedo pasar, el primer giro alrededor de una fuente es algo caótico pero sé que no hay que ponerse nervioso y esperar el momento.
A partir de la media vuelta la cosa mejora y voy ganándome mi sitio. Pasamos por meta  y resta una vuelta. Esta es la decisiva, a ver si las piernas aguantan.


La cabeza de la prueba está demasiado lejos como para poder aspirar a algo, están a otro nivel. Pero de todas formas no voy mal situado. Adelanto alguna plaza y acabo con un bonito duelo con un atleta local.


Al final 17ª posición y 5'20" de tiempo. No está muy mal.


Cumplido el trámite el domingo tocaba madrugón para el último tri del año. Uno de los que más me gustan. Organización impecable y un escenario de lujo para este tri de distancia olímpica sin draft. El recorrido es muy parecido al del triatlón que corrí en Mayo aunque este es más corto y cambia tanto el lugar donde se hace la natación como la carrera a pie.


Buena mañana de temperatura muy agradable. Agua algo menos fría que la pasada edición, fresquilla pero con neopreno se llevaba bien. La natación son 2 vueltas de 750 m en la playa de Baltar con salida a tierra de por medio. No tiene mayor dificultad salvo el giro de las primeras boyas que es bastante cercano a la salida. Las aguas aquí son muy tranquilas y no hay olas ni corrientes.


Este año hubo algo menos de participación que el pasado, imagino que la celebración del medio ironman de Cíes la semana anterior le restó participantes. De todas formas muy buen ambiente.
A primera hora el cuerpo siempre está algo perezoso y muchas ganas de echarse a nadar no había. El hombre de la piragua nos dice ¡que valientes! pero no creo que sea para tanto.
Suena la bocina y se olvidan las excusas. Empiezo caminando, hay un largo trecho en que el agua no cubre. Por fin me zambullo y empiezo a dar brazadas. 
No quiero problemas en la primera boya y la doblo alejado. Luego encaro el camino de la segunda. No tengo ningún problema de orientación. Doblo la segunda con algún problemilla más de espacio y sigo la línea de boyas de la playa en busca de la 3ª.
Pasada la 3ª toca poner rumbo a tierra para completar la primera de las vueltas. De momento bastante cómodo.
En la segunda vuelta nado muy relajado y por veces noto que deslizo bastante. Sin ningún contratiempo que destacar piso de nuevo tierra terminando la natación. Miro el reloj y marca 29'. Luego hasta pasar por la alfombrilla pasarían algunos segundos, tiempo oficial 30'02", parcial 106º de 132. Creo que fue mejor que en el Ocean Lava.
Hago la transición, me quito mejor el neopreno que otras veces pero me encuentro las gafas de la bici rotas. Pues yo cuando las dejé en boxes estaban enteras. Tampoco es una gran pérdida, me las regalaran en una carrera.
Por fin salgo con la bici y la cosa no es que empezase bien. Se junta un grupo de gente en la línea de montaje, hay problemas para calzarse, las bicis se mueven de un lado a otro, a mi se me escapa una cala y me acabo yendo al suelo.
No resultó nada herido salvo mi orgullo, pero bueno, eso tiene fácil arreglo. Al fin acabo montando y empiezo a pedalear.
Hoy las sensaciones son mucho mejores que en el Ocean Lava. Se nota la diferencia de prácticamente no hacer nada  de nada, a hacer un poquito. Al menos esta vez tenía en las piernas los 47 Km del Ocean más la cronoescalada al Furriolo, cortita pero de calidad.
El tiempo final no fue gran cosa pero noté otras sensaciones y disfruté más que la última vez. El recorrido es muy chulo, aunque tiene su puntillo de dificultad. Parece más llano de lo que es. Como ya he corrido bastantes veces aquí, entre unos triatlones y otros, ya lo empiezo a tener dominado.
Más o menos pude mantener un ritmo constante. En la primera vuelta me comí mi Mars y al final de la segunda me tomé un gel. Ya casi entrando en Portonovo me alcanzó la cabeza de la carrera femenina que había salido después nuestra.
Bajo de la bici. 1h16'48", no llega a los 40 Km. Es un tiempo muy parecido al que marqué el año pasado, aunque entonces me pareciera muy malo. Hoy no me lo pareció tanto porque lo esperaba peor. Parcial 110º. Sigue siendo mi sector más flojo pero si analizamos el rendimiento en función del entrenamiento...
Empiezo a correr y me cuesta más que otras veces. No me siento tan fácil como en Cambados. El recorrido consta de 4 vueltas. Hay un repecho en cada una, que primero parece una tontería, pero que al final se acaba haciendo duro.
Poquito a poco voy completando las vueltas. Sufriendo un poquillo pero también corriendo de forma más o menos sólida. Remonto muchas posiciones. No sé cuantas porque no todos los que adelanto están en mi vuelta.


Al final cruzo la línea de meta. Parcial de carrera 45º, 41'06". Tiempo total 2h27'55", puesto 92º. Mejoro un poquito el tiempo del año pasado por lo que me quedo bastante satisfecho. Quizás hasta fuera el mejor triatlón en cuanto a rendimiento este año. No es una mala forma de cerrar la temporada, la 3ª desde que dejé el triatlón. Un poco atípica, 4 pruebas, las 4 de distancia olímpica o ligeramente superior, las 4 en formato no draft. Al final uno lo deja, deja de entrenar, de centrarse en esa disciplina, hasta un poco de seguirlo, pero al final acaba de una manera u otra al pie del cañón. Lo importante es divertirse y hay una parte que siempre engancha. Y mientras haya pruebas así ojalá sigamos, y por muchos años más.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Luismi Velásquez A.D. Tri-penta  1:51:47
2º Cristóbal Dios A.D. Tri-penta 1:55:07
3º Jacobo Crego  Olímpico Vedra  1:55:55

Femenina
1ª Mª Jesús Coia  Fluvial Lugo  2:19:18
2ª Aida García Olímpico Vedra 2:25:57
3ª Luisa Ibáñez Triatlón Muralla  2:29:42


viernes, 6 de octubre de 2017

Trail Galaica Pantón

El domingo 24 en principio no tenía previsto acudir a ninguna carrera pero como estaba programada  esta prueba de trail en la relativamente cercana Ferreira de Pantón y la distancia corta coincidía en kilómetros con lo que quería hacer entrenando, pues me dije mejor con dorsal y hasta allí me fui (difícil soy de liar jaja). La verdad es que pensaba que sería más fácil. Por perfil eran 600 metros de desnivel positivo en los 15 km, que son metros pero tampoco nada exagerado, pero creía que nos meterían más por pista y sendero. Al final se hizo bastante dura, de hecho tardé más en completar esta prueba que en la pasada media de la Costa da Vela. Ya puede uno imaginar.

De todas formas fue divertido y diferente. A la salida nos trasladaban en bus, bueno en minibus, por las estrechas carreteras de la Ribeira Sacra. La salida  común para las pruebas larga y corta se daría en el embarcadero de A Malorga, en el río Miño, y los primeros kilómetros transcurrirían por los viñedos de la finca Míllara.
Con el tema de los traslados y de la gente que llegó tarde la prueba empezó con muchísimo retraso, más de media hora. Por la mañana hacía algo de fresco pero dio tiempo hasta de que subiera la temperatura. Al menos había morodos por la zona y me puse las botas antes de correr.

No éramos muchos entre las 2 carreras y menos mal porque ya se empezaba subiendo por unas escaleras en las que no cabían más de 3 personas en paralelo.


Había que tomárselo con calma porque el inicio era de los que de 0 a 100 en apenas unos segundos. Mucha cuesta ahora al principio, pistas con subida constante y desnivel moderado para hacerlas todas corriendo. Terreno duro por perfil pero muy corrible y muy rápido. Pensaba que sería así toda la carrera ¡error!
Sobre el kilómetro 4,5 llegamos al pueblo de Marce, aquí era donde se separaban las 2 rutas. La larga iría hacia la fervenza de Augacaída, un salto de agua espectacular que ya tuve la oportunidad de visitar (y bañarme :-)) este año. Los de la corta nos evitamos ese bucle y seguimos subiendo por una pista hasta el punto de mayor altitud de la prueba, 597 m. Luego tocaba bajar y a continuación vendrían otras subidas pero pensaba que lo peor ya estaba hecho. De nuevo ¡error!
No era consciente del puesto por donde me movía en aquellos momentos, en los últimos kilómetros corría completamente solo sin ver a nadie por delante ni por detrás. Luego, una vez acabada la carrera, supe que entonces iba 9º.
Me las prometía muy feliz y muy fácil pero sobre el km 7-8 las cosas cambiaron bastante. La carrera se metía por un terreno de monte a través, mucho más lento, de hecho hasta me costaba ver las cintas de las balizas, pese a que eran abundantes. Llegó un momento que me perdí, o no me perdí, pero no sabía por donde seguir porque no era capaz de ver ninguna cinta. Tras varios intentos de andar y desandar me quedé esperando a los que venían detrás. Llegaron Ronald Lorite y Pedro Pazos y no tardaron mucho en descubrir por donde era. Pues menos mal, que torpe me sentí.
Este terreno no se me da nada bien y no pude seguirles el ritmo por mucho tiempo. Al final me alcanzó Marcos de la Fuente del Asesou y con él si que hice el resto de carrera.
Los kilómetros se hicieron larguísimos pese a que apenas dejamos de correr. Tan sólo en una pista cortafuegos subimos andando.  Ronald y Pedro nos llevaban unos metros de ventaja pero los teníamos a la vista.
Cruzamos una carretera y llegamos al último avituallamiento antes de meta. Se supone que sólo faltaban 5 Km. Pues fueron los 5 Km más largos de todas las carreras en las que he participado. Un poco también porque corrimos de más.

Seguimos con el terreno variado, subidas y bajadas cortas, tramos de bosque algo menos complicados y también de pista. Seguimos Marcos y yo, alternando posiciones, a veces me alejaba yo unos metros por delante, a veces me quedaba atrás.


Daba la sensación de que llevábamos corriendo una eternidad pero la meta no aparecía ni se presentía. Y en esto que corríamos por una pista y dejamos de ver las balizas. Otra vez perdidos. Como odio eso. Paramos, deliberamos, a ver si es por ahí, seguimos un poco, por aquí no parece, damos vuelta y desandamos camino.

Al final el camino apareció, cerrado eso sí con unas cintas de esas de pastor. Antes habíamos pasado junto a unas cabras. Pero de las monteses no, de las domésticas.
Que rabia da eso de perderse, además hoy que se nos estaba haciendo larguísmo, yo habría esperado acabar por debajo de la hora y media, donde va que la superamos. En el incidente perdimos un puesto, es de suponer, porque nadie nos adelantó y aparece un corredor entre Pedro-Ronald y nosotros, si bien otra posibilidad es que fuera por delante y perdiera posiciones. No sé.
Bueno, al final ya divisamos el pueblo y empezamos a escuchar la megafonía. Esto se acaba. Marcos me saca unos metros, coincidió así.
Entro a meta, ni idea de mi posición. Sólo venía a entrenar. Tampoco me importa. Luego me entero, 13º, no está mal. Y 3º veterano 1. Vaya eso no me lo esperaba. Subir al podio.
Y menos que me entregaron un trofeo tan bonito. Mola. Parece que al final ha merecido la pena venir. Me marcho contento de Pantón.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina trail corto
1º Rubén Martínez Atl. Negreira 1:18:22
2º David Noya   1:21:42
3º Carlos Martínez Atl. Negreira 1:21:47

Femenina trail corto
1ª Natalia Sierpes 2:02:01
2ª Isabel Margarita Díaz  Montepenarrubia 2:06:58
3ª Elvira Verea Pena Trevinca 2:11:15


jueves, 28 de septiembre de 2017

I Cronoescalada Furriolo & IV 21K Costa da Vela

Otro fin de semana muy intenso el del 16 y 17 de septiembre. El sábado una prueba diferente, tocaba disfrazarse de ciclista y subir el alto de Furriolo, en A Bola, cerquita de Celanova. El alto este es famoso también por una prueba de automovilismo del campeonato de montaña. A lo largo de mi carrera deportiva había participado en varias marchas cicloturistas pero una contrarreloj era la primera vez y resultó ser divertidísima.


La verdad es que estuvo muy bien organizada, tenía su carpa y su rampa de salida, como las cronos de las grandes vueltas, y el recorrido estaba perfectamente señalizado y controlado, cortado al tráfico 100%. Cada minuto salía un ciclista. Tanto se podía participar con una bici de carretera como de montaña.
Después del fiasco en bici del Ocean Lava ya sabía a lo que me enfrentaba, mirándolo por el lado positivo aquí acudía más entrenado con los 47 Km del triatlón en las piernas. Lo único que buscaba era pasarlo bien.


La ascensión resultó muy bonita, un puerto muy llevadero, pendientes moderadas y un asfalto excelente para rodar. La crono era de algo más de 8 Km de los que 7 serían de ascensión pura.
Se salía por orden de inscripción, yo tenía el dorsal 15 así que no tuve que esperar mucho tiempo. Me tocaba detrás de Laura, la veterana del triourense.
5,4,3,2,1... ya! Bajo la rampa y empiezo a pedalear. La verdad es que hasta te flipas y te sientes cilista de verdad. Como al día siguiente tenía la carrera de la Costa da Vela tampoco quería dejarme aquí las piernas. Afortunadamente en el ciclismo no hay impacto. Quise hacer una ascensión ágil, tirando más de frecuencia que de fuerza.


Salvo el primer kilómetro que era llano, en cuanto empezaron las cuestas ya quité plato y a ritmo. Me gusta este tipo de carreteras con curvas, se hace mucho más ameno que ver una larga recta. Casi subías sin darte cuenta.


A medida que transcurría la prueba pude alcanzar a Laura y a Marcos que habían salido antes que yo. Buena señal. A mí por el momento no me había alcanzado nadie hasta unos 2 Km para meta.
La pendiente al final suavizaba. Ahora sé que debí haber vuelto a meter plato, seguro que hubiera rebañado unos segundos, pero no conocía la ascensión.
Al final 25'01". Puesto 32º de los 50 participantes con bici de carretera. Perdí el 31º en las centésimas.
Ya dije que no venía a competir porque la bici ya no la entreno pero me lo pasé muy bien. Y además tampoco me quedé tan lejos de otra gente que si que anda en bici. Acabé contento y con ganas de repetir.

Clasificaciones (carretera completas aquí)
Masculina
1º Juan José De Padua C.C. Ourensano  18:50
2º Julio Fernández C.C. NSB Celanova 19:15
3º Wenceslao Rocha C.C. De la Fuente 20:22

Femenina
1ª Diana Valeiras C.N. Pabellón Ourense 28:00
2ª Laura López Triourense 32:01
3ª Ana Santiago 45:08

Fotos: Sindo,

Al día siguiente tocaba madrugar para estar en la línea de salida de la 4ª edición de la carrera de la Costa da Vela. Preciosa prueba que se ha convertido en fija en mi calendario. Esta era mi 3ª participación consecutiva.


Como siempre muy bien organizado. Recorrido de gran belleza, muy bien señalizado. Terreno para dar zapatilla pero al mismo tiempo exigente, no tanto por grandes desniveles, que apenas tiene una subida, digamos que importante al principio, sino por lo variado del terreno y los continuos cambios de superficie, tramos de arena blanda etc. El final siempre se me hace largo. A ver este año viniendo con las patas calientes de la tarde anterior.
El día para correr estaba ideal. El mejor de las 3 ediciones en las que he participado. Nublado, buena temperatura, no hacía calor ni tampoco viento.
Este año se habían ampliado las plazas y aún así pronto se agotaron los dorsales. Es una carrera para regular aunque decidí no salir con mucha calma al principio para evitar embotellamientos en la subida la monte Facho. Está al inicio del recorrido (se corona en el Km 3,5 a 178 m de altitud) y mucha gente enseguida se pone a caminar siendo complicado adelantar.



De todas formas tampoco hay que dejarse muchas fuerzas aquí, que luego se echan de menos.
De salida no me encontré cómodo, casi puedo decir que no me encontré en toda la carrera. De todas formas intenté desconectar un poco de mis sensaciones y centrarme en el recorrido.


En el descenso hacia Donón ya se podía ver el mar. Ese Atlántico inmenso, salvaje y profundo, que baña nuestras costas. No había tiempo para pararse a contemplar el paisaje, pero mientras corríamos por la pista paralela a la costa, buscando la playa de Melide, no podía uno dejar de desviar de cuando en vez la mirada. Allí estaba el gran azul y las islas Cíes como testigos mudos de nuestro esfuerzo.


Pasamos por Cabo Home, kilómetro 9 de carrera, y encaramos camino de la primera de las playas, la preciosa playa de Barra. Ya estaba hecha media carrera pero restaban aún dificultades por llegar.
Los 600-700 m de Barra son una gozada pero la salida por arena blanda es un suplicio. Te dejas las fuerzas para avanzar unos metros.
A Viñó no bajamos pero sí a Nerga, otra de las playas chulas chulas.


En cada avituallamiento me paro a beber con calma y a pillarme un trozo de plátano para comer. Pierdo algo de tiempo pero prefiero hacerlo así. Por supuesto lo más importante es no dejar ningún tipo de desperdicio en este entorno.


2/3 de la carrera completados. Ahora toca senda costera. La súbida de Temperáns no me coge por sorpresa, pero que dura se hace. Por suerte es corta. Ya no queda mucho para llegar a Liméns. Desde allí son 4 Km a meta. Me gusta siempre este punto de la carrera por lo animado que está.
El final siempre se me hace largo. Parece que Cangas está ahí al lado pero no da llegado. Hay algún repecho que a estas alturas ya se hace muy duro. Miro el reloj y de tiempo parece que voy bien.
Por fin llega el túnel. Es otro de los puntos míticos de la carrera. Su salida es ver la luz en sentido literal y figurado.
La gente con la que te cruzas ya te dice que no queda nada. Llegamos a la antigua ballenera y esto se acaba. Ya se oye la megafonía.


Recta de meta, apuro para bajar de 1h45', es un buen tiempo, aunque por un pelo no me puedo meter en el top 100. 1h44'41" puesto 104º. Mi mejor tiempo de todas las ediciones, la verdad es que no me quejo. Contento.
El post-carrera es también de lujo, con avituallamiento completo, cerveza y mejillones al vapor. Tratándote así habrá que volver :-)

Clasificaciones (completas aquí)
Masculino
1º Antonio Liébanas  Atl. Baiona 1:23:43
2º Álvaro Prieto Miler Running Club 1:24:07
3º Gustavo Caballero San Miguel Marín 1:25:21

Femenina
1ª María Ferreiro Burgas 1:46:12
2ª Mª Rosario Figueroa C.A. San Bartolomeu 1:47:21
3ª Mª Casaleiro Trote Borriquero  1:47:59


jueves, 21 de septiembre de 2017

I Ocean Lava Galicia 60.0

Y volvimos al triatlón. Hacía su debut en el calendario gallego la franquicia Ocean Lava con una prueba de media distancia a disputar en Cambados. Dentro de la misma se habían programado dos competiciones diferentes, un triatlón medioironman y otro bajo la denominación 60.0 que era algo más que un olímpico (1,9 Km natación- 47,4 Bici- 10,7 Km carrera) Los dos bajo el formato de no-draft.



Era una buena excusa para motivarse durante el verano y un entrenamiento diferente. La idea era haber entrenado algo más la bici pero me vicié con el SUP y el kayak y aparqué bastante las 2 ruedas. Alguna que otra vez salí pero bueno. El quedarme fuera de Allariz tampoco ayudó mucho, contaba con esa prueba como preparación.
Hace ya un tiempo que dejé el triatlón, ahora simplemente voy alguna que otra prueba que me apetece, para divertirme, para mantener el contacto con la gente, me lo tomo de otra manera. El fin de semana del Ocean Lava no fue sólo el triatlón, fue un poco todo lo que le rodea. Un ratito de playa, algunas fotos, pasar la noche en un precioso barco en el puerto de O Grove (el único vapor que se conserva en España creo), hablar con la gente... El resultado era lo de menos, mientres saliésemos enteros claro está. En natación saldría atrás pero descansado, la bici sin duda sería lo que más me costaría, siendo además el perfil no muy llano, y con respecto a la carrera, a pesar de que la estoy entrenando muy poco, confiaba en mis últimas sensaciones.


Al fondo estaba la salida del triatlón. Lástima que hubiese que dar un rodeo por tierra, con una barca llegaría en nada.


La bici se dejaba en boxes el día anterior, aún así tocaba madrugar en la mañana del domingo. aún tenía que meter el casco, las zapatillas y los avituallamientos. Para esta distancia no tengo dudas, bidón con agua, un gel para tomar en la parte final de la bici y un mars para ir comiendo. Funciona y no voy andar haciendo experimentos, así que a pesar de que los avituallamientos de la organización eran frecuentes y abundantes no cogí nada en ninguno, salvo agua en los de la carrera a pie.
La mañana estaba fría. El cielo medio cubierto. Las previsiones daban nubes aunque no lluvia. Decidí dejar un maillot en boxes para poner en el sector ciclista. sobrar no me iba sobrar y más vale ir cómodo.
Una vez todo dispuesto había que dirigirse a la salida que aún estaba a cierta distancia, sobre 1 Km andando. Hasta allí fui con mis compañeros de club Frebas y Modesto que participaban en la prueba larga y salían 15' antes.
Llegaba la hora de enfundarse el neopreno. El mar estaba muy tranquilo, glassy total, y la zona es resguardada. La participación no era tan numerosa como para temer por muchos golpes, más cuando las 2 distancias salíamos separadas. La orientación podía tener alguna dificultad pero en realidad sólo había 1 boya que doblar, pues el resto era bordear un muelle.


Fui probar el agua, sólo los pies. No estaba tan fría como la semana pasada aunque a esas horas y con la temperatura externa no apeteciese mucho meterse.
A punto de darse la salida para la distancia larga nos comunican que se va guardar un minuto de silencio por la muerte de la triatleta María Ferreira el día anterior en el Angliru. Yo no me había enterado de nada, sin internet, ni redes sociales, ni tele, ni radio, y me sentó como un jarro de agua fría. Se me pasaron las ganas de competir y de todo. Que injusta es la vida. No me lo saqué de la cabeza en todo el día. Además estaba apuntada a la prueba, tendría que estar aquí con nosotros.
Llegados a este punto estaba claro que no me iba echar atrás pero los ánimos no estaban para mucho.
Suena la bocina y me pongo a nadar. Va ser una mañana larga. De iluso pensaba que podría andar sobre las 3 horas como en Sanxenxo. No fue así.
En la natación fui tranquilo y bastante cómodo. Creo que nadé bien 2/3 de la prueba. Al final ya no. Tras doblar el muelle no tenía muy claro donde ir. Culpa mía por no haber mirado por donde se salía. había que fijarse en una alfombra morada pero alguna gente que iba delante se desorientó y me desorientaron a mi también.


Pongo el pie en la rampa  y veo que el crono marca 40'. Primera decepción. Debería estar en los tiempos de las últimas travesías. Mal empezamos. Parcial 73º  de 103 y 41'17" al pasar por la alfombra.
La primera transición fue todavía peor, con decir que me tuve que sentar en el suelo para quitarme el neopreno. Estos chips son muy grandes y no me daba quitado la pierna. Ya de perdidos total... Me pongo los calcetines y el maillot.


Salgo a pedalear. Para acceder al circuito principar hay un tramo de enlace, largo, enrevesado y peligroso. Mal asfalto, bandas rugosas, adoquines, curvas, giros, grava en algunos puntos y alguna gente que invadía el circuito toda pancha. Vale que la plaza de Ferfiñáns es muy bonita y ese tramo hasta tuvo su puntillo pero en general el tramo de enlace fue lo que menos me gustó de la prueba.
Una vez en la vía rápida o corredor o como se llame, ya puedo decir que empezó la bici de verdad. Decían que era duro y rompepiernas pero se podía rodar muy bien, buen asfalto y subidas y bajadas suaves. Paisajísticamente no es que fuera una maravilla, claro, no tiene la suerte de los circuitos espectaculares de Baiona o Sanxenxo, pero bueno, al menos se hacía entretenido.


Ya contaba que me iba adelantar mucha gente, la bici era mi sector más flojo. Intenté más o menos seguir el ritmo de otros triatletas, respetando el no draft. En la primera parte que más o menos picaba hacia arriba, parecía que lo conseguía. Más o menos mantenía la distancia. Pero cuando tocó bajar ahí ya se me iba todo el mundo, me pasaban hasta los caracoles. Alguna vez incluso miré que desarrollo llevaba porque no era normal, con todo metido y un pedaleo fluido que me pasara todo el mundo así.
Además ya es una impresión que vengo notando desde hace un tiempo, que mi bici baja peor. No sé si es cosa de los rodamientos de las ruedas, que ya tienen sus años (13), porque haciendo la prueba de empujarlas mientras la bici está en el aire enseguida pierden inercia.
Bueno, en todo caso ya tenía claro que este segundo sector me iba hundir en la miseria. A aguantar como se pueda y cuando hubiera alguna cámara delante a poner buena pose para salir bien.


2 vueltas y para boxes de nuevo. Otra vez por el tramo de enlace. Aquí sucede lo peor, me encuentro con un tractor de frente. Pienso que me equivoco de camino y me meto por una escapatoria, pero encuentro una cinta cruzada. Por ahí no era. Tengo que desmontar y realmente no sé que hacer ni por donde es. Al final alguien me indica que es por donde venía el tractor que ya se ha retirado a una viña.
Vaya m. Tras la curva me encuentro una voluntaria con una bandera, pero desde su posición no podía ver el tractor. Menos mal que iba despacio. Ahora con el susto más. Unos metros más adelante, un hombre paseando unos perros (3) sujetos con correas con una disposición en abanico, casi tampoco ni sitio para pasar. Antes también dos chicos cruzaron por un zona vallada con cintas. Hay gente que no sé en lo que piensa, por su propia seguridad.
De ahí a boxes muy despacito y con mucho cuidado, deseando ya dejar la bici. 1h48'39", vaya desastre. Parcial 91 de 101. Jo. Y yo que pensaba rondar las 3 horas y ya van 2 horas y media. Ni corriendo como Mola o Noya.
Con todas las tonterías estas hago la transición y me olvido de quitarme el maillot. Me di cuenta cuando ya había salido de boxes y llevaba un rato corriendo. Lo que me faltaba, con lo que me agobia a mi llevar ropa (de más) corriendo. No estaba un día de mucho calor pero a esas horas ya sobraba todo. Pensé en dar vuelta, en pararme, quitar el maillot y llevarlo metido en el tritraje que llevaba debajo, en quitar el maillot, la parte de arriba del tritraje y volverlo a poner... no sé, mil cosas. Con 10 km por delante me iba resultar superincómodo correr así.
Al final nada, mira total para lo que voy hacer aquí, corro así. Ritmo cómodo, cumplir el trámite y se acabó.


El recorrido a una sola vuelta me gustó, se me hizo muy entretenido y nada pesado. Al principio el resto de competidores estaba muy lejos y apenas pude ganar alguna plaza, pero ya pasado el punto de giro pude ver como había recortado la distancia. En los últimos kilómetros si que pude remontar alguna que otra posición. No para hacer un gran papel pero sí para maquillar un poco el resultado.
Realmente me encontré muy cómodo corriendo. A pesar del maillot. Hubiera seguido.
Al final buen parcial, 43'27", 35º. dudo mucho que tuviera los 10,7. Supongo que tendría los 10, pero aún así bien.


Cruzo el arco de meta, puesto 79º, 3h13'24". Un triatlón más al saco. Tras la línea estaba Kenneth Gasque entregándote las medallas de finisher. Le hizo mucha gracia verme porque el maillot era del ironman de Lanzarote precisamente. Quería hacerse una foto conmigo pero no andaba por ahí el fotógrafo, una pena. Al final sin pretenderlo fue una de las anécdotas del tri.
Depués de la carrera había un avituallamiento final en el que eché de menos algo más de variedad, sobre todo porque los avituallamiento de la carrera eran completísimos y muy abundantes. Se echaba de menos algo más sólido, una empanada o así :-D pero bueno...
Hasta aquí llegó la historia y mi participación en esta primera edición del Ocena Lava. Prueba con sus luces y sus sombras, con detalles que me gustaron y otros no tanto, de los que ya hablé con su director técnico y que estoy seguro que corregirán en próximas ediciones.
Si tengo que hacer balance, aunque el resultado no fuera gran cosa y no me divirtiera tanto como en mis últimos triatlones, si puedo decir que he pasado un gran fin de semana.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina 60.0
1º Antonio González Lamargha Beariz Triatlón  2:33:59
2º Iván González Lamargha Beariz Triatón  2:33:59
3º Héctor Fernández Triatlón Arteixo 2:34:14

Femenina 60.0
1ª Nerea Castro CCT Poio 2:53:52
2ª Mónica Mezquita Nosportlimit 3:02:29
3ª Sonia Roca Nosportlimit 3:03:44



miércoles, 13 de septiembre de 2017

LIV Travesía a nado ao porto de Vilaxoán

Tocaba poner fin, salvo sorpresa de última hora, a la temporada de travesías a nado. Prueba clásica, con muchas ediciones a sus espaldas, en la ría de Arousa. La más antigua de Galicia. Nunca había acudido, era de las que no se dejaba neopreno hasta hace un par de años, y en días como el que nos tocó, para mí sería imprescindible.


Mañana con nubes y claros que se iría cubriendo conforme avanzaba la jornada. Mar totalmente en calma, glassy, como dirían los aficcionados a los deportes naúticos, pero agua bastante fría, alrededor de 15º. Hubo quien nadó a pelo pero yo eché mano hasta de mi gorrito de neopreno. Las bajas temperaturas en el agua las llevo mal, el día anterior, en la prueba de la triple corona de 29 Km hubo muchos abandonos debidos a la temperatura. Por suerte esta vez sólo teníamos que nadar 2 Km, así que no habría problema.


Lo mejor de las travesías que se organizan en Vilagarcía es que son gratuitas, cosa rara en estos tiempos. Un poco por eso me animé a ir. Cuando las cosas se organizan por amor al deporte hay que apoyarlas. Una prueba muy bien apañada con cronometraje por chip, avituallamientos muy completos y seguridad.
Había competiciones de varias distancias, desde 250 metros de los más jóvenes hasta la nuestra de 2000. En el medio una prueba de 900 metros en la que se podía participar de 10 años en adelante.


Nuestra salida era la última así que tuvimos que esperar a que finalizasen las otras 2.
En torno a 90 participantes para completar un triángulo formado por 2 boyas. Como no éramos muchos y el espacio era amplio fue una natación bastante limpia.
Al principio se notaba el agua fría pero luego pronto dejó de ser un inconveniente. Hacia dentro además me pareció que estaba un poco más caliente.



Las boyas eran grandes y fáciles de ver desde tierra. Desde el agua ver la 2ª una vez doblada la primera costó un poco más. Suerte que el grupo se alargó en una estrecha y casi continua fila, lo que facilitaba la orientación. Los chicos de salvamento en sus tablas también ayudaron.
Una natación plácida sin ningún problema. Disfrutando de las condiciones de una gran piscina de agua salada. Lo que sí me pareció es que el nivel medio es cada vez más alto, la gente cada vez entrena más y/o mejor. Por poco llego al final de todo: 79º de 90, y eso que la impresión fue de que nadara bien. 
Quizás el circuito no tuviera la distancia completa pero los 38'37" me dejaron razonablemente satisfecho. Un ritmo de 1'55" el 100 me parece realista. Y acabando además muy fresco.
Cierro así la temporada, este año no podré estar en la de Aguete. Un verano en el que apenas hice travesías más o menos largas, sólo la de Costa Serena, que me perdí por enfermedad la de Bueu y por avería del coche la de Vilagarcía, pero que descubrí otras nuevas como esta o la de Rianxo. Volví nadar el el Vao después de muchos años y las ya clásicas de San Simón, Baiona y el Fisgón. En total 8 travesías y unos 16 Km. No estuvo mal. Da pena que haya que esperar tanto para nadar de nuevo.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina (2 Km)
1º Ismael López Triatlón Vilagarcía  24:42
2º Diego Sotelo CDUSC 24:57
3º Alberto Tomé Fogar Carballo 25:56

Femenina (2 Km)
1ª Henar Diana Cons  C.N. Galaico 26:34
2ª Antía Ortego C.N. Galaico 26:50
3ª Alicia Moreia C.N. Galaico 27:06

martes, 5 de septiembre de 2017

VI Cross do Xamón A Cañiza

Otra de las citas a las que suelo acudir todos los años. Este cross o minitrail de casi 15 Km poco técnicos y rápidos, pero también durillos. Un bonito paseo por los montes y una buena piedra de toque para afinar de cara a la Costa da Vela. También una buena excusa para disfrutar de los pinchos que nos ponen después.
El día comenzó como casi todos los años, con un control de alcoholemia antes de entrar en la autovía. El día anterior es fiesta aquí y siempre me coincide. Ya estoy por llevarme la boquilla de casa. Aunque el guardia me preguntó si iba alguna carrera (debía tenerle cara) no me libró de soplar. Debo estar bien de capacidad pulmonar porque cada vez noto que se enciende la luz antes, o será que las máquinas son más modernas y necesitan menos espiración. El caso es que podría estar soplando un buen rato más.
Fuera de la anécdota llegué a la salida con tiempo de sobra. La mañana parecía estar fresca y nublada pero enseguida iba abrir. Luego siempre hace calor pero saliendo a las 10 se lleva bien.
Caras conocidas y buen ambiente para pasar una buena mañana.
Salimos bastante tranquilos y eso que el inicio es cuesta abajo, pero aquí quien más o quien menos la ha corrido otras veces y sabe lo que le espera. No hay grandes desniveles pero si mucha cuesta de la de subir corriendo, toda la prueba se puede hacer corriendo y eso la hace dura.
Me lo tomé como una carrera preparatoria y no forcé demasiado la máquina. Creo que fui de menos a más, o eso me lo pareció. La parte más técnica este año tenía poca agua y fue la vez que mejor la pasé de todas las veces que corrí aquí.

La foto no es de este año pero tampoco cambia mucho.

Total que estaba haciendo una buena carrera hasta que ya cerca del final, quizás a falta de 1 Km o así, yo y otros 2 corredores que venían conmigo nos perdimos. Un senderito que no estaba muy bien señalizado, que había que tomar a la derecha del camino principal. Nosotros seguimos de frente hasta salir a un asfaltado donde al no ver marcas de ningún tipo  empezamos a sospechar.
Tras parar y dar vuelta ya acabamos dando con el desvío correcto. Una pena porque estaba todo bastante bien marcado pero este punto era confuso. Luego hablando al final de la prueba supimos que más gente también se perdiera.
Ahora ya poco se podía hacer, da un poco de rabia porque pienso que me saldría un buen tiempo, quizás incluso mejor que el año pasado donde ya hiciera una buena carrera. Hasta meta aún pude remontar alguna posición  a costa de gente que ya había adelantado por el camino. Me quedo con las buenas sensaciones de acabar entero y fresco.
Cruzo la línea de meta en el puesto 27º con 1h13'00". El año pasado hiciera 1h09' largos, este año creo que por ahí andaría.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  José Canda 59:06
2º  Roberto Mata 59:42
3º  Pepe Mira  Burgas  1:04:40

Femenina
1ª Isabel Lorenzo  1:33:06
2ª Mónica Álvarez  Pato Blanco 1:34:56
3ª Marta Spuch  1:33:00

miércoles, 30 de agosto de 2017

XXI Carreira popular de Cartelle

Esta vez tocaría crónica de mi 11ª participación en el triatlón de Allariz, pero resultó que me despisté en la inscripción y me quedé sin plaza. En una noche se agotó el cupo de inscritos y a pesar de estar en 13º lugar en la lista de espera apenas hubo bajas. En 2006 me pasó algo similar. Mentiría si no dijera que me fastidió bien quedarme fuera, de los pocos triatlones que me apetece realmente hacer. Además era un buen test para el Ocean Lava, pero bueno, que le vamos hacer, habría que pasar al plan B. Haríamos un "triatlón" pero prolongado durante el fin de semana, el sábado por la mañana 2 horitas de bici, por la tarde correr la carrera de Cartelle, 7 Km duros, y al día siguiente nadar 2 Km en la travesía de Vilagarcía.
El sábado por la mañana cumplí con la bici. A Cartelle fui pero sin muchas ganas, hacía bastante calor. Mi última participación aquí data de unos cuantos años atrás, de cuando la carrera era de 10 Km. Mi primera no recuerdo ni en que año fue, tengo una placa en casa que pone 10ª edición pero luego la carrera estuvo años sin hacerse, quizás fuera en 2000 o 2001, había trofeos para los 20 primeros o así, me hiciera ilusión.
En esta carrera te trasladan en autobús desde Outomuro, donde está situada la meta, hasta Cartelle, que lleva el nombre del ayuntamiento pero no es la capital por así decirlo. 7 Km por la misma carretera por la que vendríamos.
Las carreras de verano no suelen ser muy numerosas, al día siguiente además se disputaba una de las pruebas con tirón en el sur de Galicia, la carrera de Baiona. Aún así, en la línea de salida, se congregó un centenar de entusiastas.
Aquí no hay ni arco, ni línea en el suelo. La gente se coloca más o menos. Hay que esperar a un quad para empezar a correr, será la sirena la que marque el momento de la partida.
El recorrido es una montaña rusa, subidas y bajadas, en una carretera ancha y con pocas sombras. Sin apenas público ni animación, la mayor parte es un descampado. Se hace duro de piernas y de cabeza pero al final todo suma.




De salida me veo situado en puestos bastante delanteros con respecto a lo que a mí me es habitual. En las largas rectas podía ver la cabeza de la prueba comandada por un chico que no conocía y con Saturnino en 2ª posición.


Llevaba un buen referente y una buena liebre a seguir en Pancho. Unos meses después del gallego de veteranos en pista volvíamos coincidir en una situación similar aunque el día era completamente opuesto.
A pesar de la apatía inicial me encontré bien durante la carrera, buenas piernas. No sé si mejor que en Arnoia pero no me encontré mal.

Al día siguiente, en el periódico.

Al final el último kilómetro resultó un poco corto. Parcial de 2'30" :-D a lo Mo Farah. Aunque era cuesta abajo sin duda le faltaron 300 o 400 metros. Por tanto no llegaba a 7 Km la distancia y los 25'39" de mi tiempo en meta no son "reales". Ya me gustaría a mí correr una carrera con este perfil a 3'40" el Km. De todas formas si acabé satisfecho. 13º después de Pancho y 2º de la categoría de veteranos A. No hubo premio en esta ocasión ya que en las categorías sólo recibía trofeo el 1º. 51" nos separaron, iba estar complicado. Pero ya digo que contento.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Maikel Rodríguez  22:42
2º Saturnino González  Veteranos Ourense  22:51
3º Fernando Montes 23:21

Femenina
1ª Sonia Teijeiro Burgas  27:57
2ª Mónica Nóvoa Veteranos Ourense 28:59
3ª Mireya Ferreiro Atl. Arenteiro  32:36

Fotos: Erik Alfonso,

Al día siguiente tocaba la travesía pero resultó que esa mañana el coche no quiso encender. Me había quedado sin batería. Una pena, porque además a esas horas no había nadie que me pudiera dar corriente. Cosas que pasan, bastante duró que tenía 7 años.
No fui a Vilagarcía pero la natación la hice en la piscina municipal. Por suerte los festivos y fines de semana no suele haber apenas gente a las primeras horas y pude nadar a gusto. No era lo esperado pero cuando los planes se tuercen hay que improvisar sobre la marcha.