jueves, 5 de mayo de 2016

I Trail Monte Aloia

Segunda semana consecutiva acudiendo a un trail. Este mes he decidido hacer como una segunda pretemporada y dejar de lado el aspecto más puramente competitivo para entrenar y hacer otras cosas. El trail viene muy bien para hace fondo, fortalecer las piernas y disfrutar de bonitos paisajes. Entreno para el cuerpo y vitaminas para la mente.


Este recién estrenado trail del Aloia presentaba 2 distancias a elegir, 25 Km y 1400 m de desnivel+ acumulado o bien la opción minitrail 15 Km y 800 m D+. Yo como soy mediofondista elegí el minitrail que me llega y me sobra, quería entrenar y no quedar reventado para toda la semana. Además con 800 m de desnivel positivo en sólo 15 Km tenía pinta ya de ser lo suficientemente duro.


Mañana con un solazo espectacular pero bastante fría, de camino había algún sitio donde el termómetro del coche marcaba 3º C. Nuestra salida estaba para las 9:30, el trail salía media hora antes. Lo previsible es que la temperatura subiera bastante con el transcurrir de la mañana así que merecía la pena salir ya de corto.
La primera mitad de la carrera era fundamentalmente cuesta arriba así que pronto entraríamos en calor.


En línea de salida éramos algo más de un centenar de participantes y salimos con calma. En los primeros metros por asfalto aún era capaz de estar con el pelotón de cabeza.





Una vez que empezó la subida el grupo se fue estirando y el terreno puso a cada uno en su sitio. De todas formas como subir no se me da demasiado mal, aún sin emplearme muy a fondo, estuve siempre en posiciones bastante avanzadas, en torno al 10-12. Luego la bajada ya sería otra cosa.


Esta primera parte del recorrido me gustó mucho, con tramos verdaderamente bonitos en este parque natural. Muy variado, alternando tramos que se dejaban correr y otros algo más duros en los que tocaba caminar.


La última parte de la subida tras el primer avituallamiento espectacular, unas vistas increíbles, subidas muy bonitas por rocas y tramos de escaleras de piedra. Lástima no pararse un poco más allá arriba para deleitarse con el paisaje de todo el valle del Miño en su desembocadura.
Las bajadas a mí ya no me gustan tanto, un poco porque se me dan mal, o quizás se me den mal porque no me gustan. El terreno descendente era tan variado como el ascendente, partes más rápidas y partes más técnicas. Yo aquí me conformo con no hacerme daño.
Al principio como me quedé solo y sin nadie alrededor tuve que ir más atento para no perderme. Aunque estaba todo el recorrido bien marcado con cintas en algunos puntos me era complicado verlas. De todas formas sólo me perdí 2 veces y por corto espacio de tiempo, la segunda en grupo en un tramo bastante complicado de piedras y río que nos obligó a retroceder y cambiar de orilla.
Pero antes ocurrió la que quizás fuera la anécdota del trail cuando nos atacó una vaca. Bueno, en realidad a mí no, durante el descenso ya había perdido unas cuantas posiciones y en esos momentos llevaba a un par de chicos unos metros por delante. Fue al pasar junto a un grupo de vacas cuando a la última no le pareció bien ver a tanta gente corriendo que amagó (o algo más) con embestir. Un ejemplar precioso, raza de estas de monte, tipo cachena, aunque exactamente no sé que raza son, pero vamos grande y con cuernos, un buen susto jaja  Dejé de correr y pasé despacito. Tranquila, mira que yo ya hace mucho que no como carne de vaca, no te enfades...



Sin más contratiempos dignos de reseñar acabamos por fin el descenso chungo y hacemos los últimos kilómetros por pista. Lo que no le gusta a los traileros me gusta a mí, por fin dejo de perder posiciones y puedo dar algo de caña. Hasta puedo recuperar un par de puestos.
Al final cruzo la línea de meta en 1h45'02" en el puesto 24º que tampoco está tan mal, sobre todo entero que es lo que más me importa.


Tras la carrera un avituallamiento muy bien surtido y muy buen ambiente. La verdad es que esta carrera ha cumplido muy bien con todo lo que se puede esperar de un trail, del recorrido largo no puedo opinar pero el corto es de lo más completo, tramos técnicos, tramos de correr, ni muy duro ni muy fácil, creo que contenta a todo el mundo. Hombre, si fuera por mi me quedaba arriba ya que bajando no lo paso bien pero a esta toda gente que no teme por sus dientes supongo que se lo ha pasado en grande.

Clasificaciones (completas aquí)
Minitrail 15 Km
Masculina
1º Roberto Lago  Lodeiros Athletics Trail 1:25:23
2º Rubén Álvarez  Lodeiros Athletics Trail  1:25:23
3º Jose Antonio Burgos 1:26:27

Femenina
1ª María Ferreira  Runners Pontakas-Vigo  1:55:01
2ª Patricia Rodríguez  Atl. Tui  1:57:11
3ª Marta Rebollo Vigoentrena 1:57:54



jueves, 28 de abril de 2016

II BTTrail Península do Grove

Después de unas semanas centrado en la pista tocaba cambiar totalmente de escenario y de objetivos. 2ª edición de la carrera BTTrail Península do Grove, una prueba que ya corriera el año pasado y quedara tan maravillado de los paisajes por donde transcurría que no dudé en repetir. A pesar de que últimamente no entreno nada largo ni tengo salido al monte no me la quise perder. Por supuesto aquí sin ningún objetivo competitivo, sólo hacer una tirada larga a modo de entrenamiento y disfrutar del recorrido.


Este año cambió el lugar de la salida, se eliminó la subida inicial y en total se hacían menos kilómetros, de 25-26 de la pasada edición a 21-22 de esta. La verdad es que lo noté y este año se me hizo mucho menos duro.
Salida a las 10 de la mañana desde Porto Meloxo. Día espectacular, cielo azul, buena temperatura, con algo de viento. Buen ambiente y buena participación, ni muchos ni pocos, unos 150 corredores. Entre los privilegiados Javier Gómez Iglesias, que venía de haber corrido el duatlón de montaña del Xurés el día anterior,  y yo, representación ourensana.



Empezamos a correr con calma, que había kilómetros y toda la mañana por delante. Los 15 primeros sin apenas desnivel pero no exentos de cierta dureza con algún que otro tramo de playa y arena blanda.



Los primeros kilómetros los corrí junto a Javi, prácticamente hasta el primer avituallamiento en el km 7,5. Luego entre que me paré un poco más y él que ya debió entrar en calor, lo perdí. El terreno en esta parte de la carrera aunque no era muy técnico, típica senda de pescadores a la orilla del mar, le favorecía más dada mi torpeza.


Pero bueno tanto da, había venido a disfrutar y la verdad es que era una maravilla correr por estos parajes. Poder levantar la vista y apreciar las mil tonalidades de azul del mar, el sonido de las olas, la tranquilidad, incluso el viento, aún siendo a veces molesto, te proporcionaba una gran sensación de libertad.
Este año me fijé y pude ver los cañones de San Vicente. El año pasado ni cuenta me di. Una reliquia del pasado ya sin uso.




Luego tocaba transitar por pasarela de madera hasta prácticamente llegar al 2º avituallamiento, km 12,2, puerto de San Vicente. A todo esto comentar que los avituallamientos me parecieron muy completos y suficientes, con voluntarios muy agradables en todos ellos y que te animaban mucho. Yo solía beber un vasito, pillar un trozo de membrillo y un puñado de frutos secos pero también había trozos de barrita y plátanos.


Continuamos camino atravesando preciosas playas de arena blanca hasta que en torno al km 15 tocó ya internarse en el monte. Esta parte ya era más de trail típico, Un par de kilómetros por pistas y senderos hasta la cima del mirador de Siradella, creo que se llama. Bastante corrible en su mayoría salvo la parte final de la subida que sí es bastante dura.


Este año debía ser porque llevaba menos kilómetros encima me pareció más fácil y llegué a la cima muy entero. Bonito el detalle de las gaitas animando y sobre todo la recompensa de las vistas. Merece la pena perder un tiempo en la cima y disfrutar del paisaje.


Pero al final había que bajar. Unos 4 km favorables para llegar a meta. En su mayor parte eran fáciles pero había algún tramo más trailero al final con algo de barro. Los últimos metros ya compartían recorrido con la salida.




En esta última parte perdí 2 posiciones pero no me importó demasiado. 
Miro el reloj y veo que roza las 2 horas, no parece mal tiempo, sobre 40 minutos mejor que el año pasado aunque con 4 Km menos claro.
Al final 2h01'26", puesto 38º. No me parece nada malo aunque ya digo que no venía con ánimo de competir. Ya tengo muy claro cuales son mis batallas y cuales no.

Un aplauso para el público, los voluntarios y toda la organización.


Después de la carrera roscos, tarta, empanada... vaya que si que se lo han montado bien. Con una inscripción asequible y su parte solidaria con la colaboración con la asociación ASFEGA dedicada a las enfermedades raras, la verdad es que poco más se puede pedir. Por segundo año consecutivo me marcho encantado.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Juan Sebastián Díaz Galaekia  1:39:32
2º Manuel González 1:39:41
3º Rubén Rodríguez C.D. Ría de Arousa 1:39:47

Femenina
1ª Carina Portela C.D. Ría de Arousa 2:10:18
2ª Pili Pérez  2:11:51
3ª Montserrat Pereira Xesteiras 2:17:11


Por poner un pero, no se lo puedo poner a la carrera pero si comentar que por la tarde me quedé por la zona, por las playas y demás y como siempre me entristece ver la cantidad de basura que dejan las mareas, plásticos por todos lados, botellas, envases varios... Como siempre que voy a la playa cumplo con la iniciativa Coge3 y retiro 3 trozos de basura (alguno más) que van parar a un contenedor. Animo a todo el mundo a hacerlo, parece poco pero es algo concreto y realizable, no te lleva tiempo y es ir sumando granito a granito. Hacer algo es mucho mejor que no hacer nada.

miércoles, 20 de abril de 2016

4ª jornada Series municipales de atletismo Vigo

Vuelta a Vigo una semana más. Seguimos jugando a ser atleta, en esta ocasión con los 1500 como distancia a recorrer. Una prueba que me gusta, combinación entre velocidad, resistencia y, cuando compites con gente de nivel más o menos parejo, un componente de estrategia importante (evidentemente si te toca correr descolgado desde el primer metro no)
Este domingo además por fin gozamos de un buen día para correr en Vigo, sin viento, sin lluvia, con buena temperatura y ratos de sol. Esta vez no habría excusas que valieran.
Buena participación en el 1500 masculino con 28 corredores repartidos en 2 series. Yo corrí la serie b junto a Domingo del Burgas.
Antes estuve calentando con los chicos del Ourense  Atletismo, Álvaro y Jesús, este último reciente bronce en el nacional de 5000 m juvenil. Los 4, 2 juveniles y 2 veteranos, fuimos la representación ourensana de la prueba en tierras viguesas.
3 vueltas y 3/4 a la pista. Suena el disparo y la carrera se enfila. Por delante se forma un grupo con un chaval de la Gimnástica, Abdessamad, supongo que marroquí, que ya corrió el 3000 en la jornada anterior, Germán del Comesaña, un corredor del Castrelos, otro del Celta y un juvenil del Mazi. Por detrás se abre un hueco en el que se queda un grupo de 3 y un poco por detrás el resto del grupo en el que marchábamos Domingo y yo.

Grupo de cabeza. Foto de Germán.

Antes de empezar la carrera le había dicho que calculaba hacer en torno a 4'50", que más o menos sería lo que se correspondería a mi estado de forma, aunque este año sólo había corrido el 1500 de pista cubierta (4'58") y no tenía demasiadas referencias.
Por suerte coincidió una carrera con mucha gente de un nivel parecido al mío y  me lo pasé en grande. Al principio salí controlando el tiempo para no pasarme en las primeras vueltas pero luego ya puse toda la carne en el asador (por decir algo, ya que en realidad apenas como carne :-)) y a por todas.
Me fui hacia adelante, avanzando entre los grupos, a veces me quedé encerrado, tuve un par de tropezones... lo habitual en un milqui. Total que llegué al toque de campana peleando por la sexta posición.
La última vuelta fue también muy disputada aunque tanto el chico del Comesaña como del Universidade de Vigo cogieron un par de metros de ventaja en la contrarrecta. Al final 9ª plaza de esta serie con un tiempo de 4'48,34" que está bastante bien y me deja satisfecho.
Aún está algo alejado de mi mejor marca en la distancia (4'43,14") pero las sensaciones fueron buenas y me veo en el buen camino. Después de bastante tiempo parece que estoy volviendo de nuevo a mi mejor versión. Espero este año poder acudir al campeonato gallego de veteranos en junio y poder hacerlo bien. 
Por el momento se acaba esta minitemporada de pista con buen sabor de boca y en las siguientes competiciones tengo pensado retomar otras modalidades. Quizás no sea lo mejor a nivel de mejorar el rendimiento pero es lo que tiene ser un culo inquieto :-)

Clasificaciones (completas aquí)
1500 m masculino (serie b)
1º Abdessamad Mlibda  S.G. Pontevedra 4:21.39
2º Xian Rodríguez  Castrelos 20:30  4:25.73
3º Germán Díaz  Comesaña S.C. 4:26.56

miércoles, 6 de abril de 2016

3ª jornada Series Municipales de Vigo

Como los malos estudiantes este fin de semana tenía la repesca del examen suspendido la semana anterior. Aunque diferente competición, misma prueba y mismo escenario, 3000 metros lisos. Si me había fijado el aprobado en 10:30, todo lo que fuera mejorarlo sería para nota. La semana pasada me había quedado a 13" en un día muy ventoso.
Esta vez para variar volvió coincidir una mala mañana, quizás aún peor que la anterior. Cuando llegué a Vigo estaba granizando, luego por suerte abrió un poco y hasta asomó tímidamente el sol. Por lo menos tanto el calentamiento como la carrera la pudimos hacer en seco. Otro tema fue el viento, que sopló de lo lindo toda la mañana, frío y desagradable.
En esta ocasión no hubo expedición ourensana pero siempre se encuentra uno amigos por tierras viguesas, como el recién galardonado como mejor entrenador gallego de categorías de menores, el estradense Marcos Otero (o Markitos Puga :-)), ahí es nada.


Los 3000 metros no tienen demasiada ciencia, o sí. 7 vueltas y media a la pista. Una prueba que no es olímpica pero fisiológicamente es muy interesante, a caballo entre el mediofondo y el fondo, es la prueba del VO2 máx., el máximo consumo de oxígeno. A mí me gusta.
Menor participación que la semana pasada. Tan solo se hizo una serie. 9 atletas en la línea de salida con Paulino Folgar del Celta como marca más destacada.
Suena el disparo y pronto se hace un grupo delantero. Tirando Diego Escribano. Yo por detrás a hacer mi carrera. Los tiempos de paso ya los tengo memorizados.
El primer paso por meta un poco rápido, algo más de lo previsto, pero decido apretar y me quedo a la estela de un corredor del Comesaña. Mejor que correr solo. 
3'26" el primer 1000. No es mal tiempo aunque marcho en penúltima posición. Ahora se trataba de sufrir y aguantar el ritmo pero el viento de la contrarrecta lo iba poner difícil. Me pegué todo lo que pude al chico del Comesaña y aún así lo podía sentir. Su ritmo bajó mucho y al paso por el 2000 me puse yo a tirar.
Tocaba apretar los dientes y resistir. 
En la penúltima vuelta me dobla Paulino justo ya en la recta de meta. él entraba y a mi me quedaba una vuelta.
Toque de campana. Últimos 400 tirando de brazos y de lo que sea. Que largos se hacen esos últimos metros.
Por fin cruzo la línea de meta. 10:38.43", 6º. De nuevo me quedo a las puertas del aprobado. Mejoro, eso sí, 5 segunditos el tiempo de la semana pasada.
¿Satisfecho? No demasiado. ¿Contento? Pues si, esto me gusta tanto que he encontrado el placer en esforzarme por mejorar y con eso me basta para ser feliz. Seguiré intentándolo, intentando entrenar mejor (más que entrenar más), cuidando más los detalles e tratando dar lo mejor de mí. Hay una frase sacada de un poema de Rumi, el poeta de los sufíes, que tengo anotada y me encanta: "¿Cómo puede haber cansancio cuando está presente la pasión?"
Pues eso.

Clasificaciones (completas aquí)
3000 m.l. Masculino
1º Paulino Folgar R.C. Celta  9:14.21
2º Alejandro Álvarez  Comesaña S.C. 9:31.41
3º Abdessamad Mlibda  S.G. Pontevedra  9:32.71

lunes, 28 de marzo de 2016

XXIX Trofeo Reconquista

Esta semana tocó mucho entrenar y de postre otra vez pista. Trofeo Reconquista en Vigo. Participé en la prueba de 3000 metros lisos, distancia que ya hacía más de un año que no corría. Mi mejor marca es 10'18" pero en estos momentos no me veía como para correr en ese tiempo, así que un objetivo de 10'30" era más realista, a 3'30" el Km y 1'24" la vuelta. En teoría lo veía factible.


Mañana animada en las pistas de Balaídos con bastante participación, sin lluvia aunque con bastante viento un tanto desagradable. Nuestra prueba estaba para las 12:40 así que no hubo necesidad de madrugar, algo que se agradece la noche en la que cambian la hora.
En el 3000 hubo una buena representación de ourensanos repartidos entre las 2 series que se disputaron. A mí me tocó en la segunda serie donde corrimos 17 corredores, entre ellos mi colega y aspirante a estar en los JJ.OO de Río en la modalidad e Pentatlón moderno Cristóbal Rodríguez, al que por fin tuve la oportunidad de conocer en persona, y mi compi de club Suso.
Como la semana pasada la cagué con los ritmos esta vez ya tenía estudiado cada paso y los tiempos por vuelta, por tanto una vez sonó el disparo salí controlando el ritmo que quería llevar. 
Al primer paso por meta iba en última posición por detrás de toda la chavalada y de Nóvoa pero como iba en tiempo no me inquieté. En la primera vuelta completa ya vi que llevaba un par de segundos perdidos así que en la contrarrecta pasé a tirar. Soplaba el viento de frente y resultaba especialmente molesto.
3'33-3'34 el primer 1000, por encima de lo previsto. Los primeros pasaron en 3'18" así que estaba resultando una carrera lenta para todos.
No encontré ningún grupo ni nadie que fuera a mi ritmo y me tocó hacer toda la carrera en solitario. Fui remontando posiciones hasta el puesto 8º que fue finalmente el que ocupé. El tiempo se me iba yendo poco a poco por vuelta y al final tuve que conformarme con un 10'43" que no me dejó demasiado satisfecho.
A favor tengo que decir que llevé un ritmo muy uniforme y por momentos me encontré con fuerzas pero es un poco decepcionante. Recuerdo que cuando hice aquellos 10:18 hará ya un par de años pensé que podría llegar a bajar de los 10' en el 3 pero hoy lo vuelvo a ver muy lejano. Voy seguir intentándolo, a fin de cuentas es lo bonito del atletismo, intentar mejorarse día a día, ilusionarse con algún reto, luego casi da igual que lo consigas o no, lo que importa, aunque suene a tópico, es el camino, el intentar dar lo mejor de ti.
Seguré soñando con ser atleta :-)

No tengo fotos para ilustrar esta crónica. La única que salgo es esta, el punto azul del fondo que se está quitando las mallas al lado del fosforito (no me reconocéis? :-D). En primer plano una de las protagonistas de la jornada, batiendo el récord nacional de Venezuela en la carrera anterior a la nuestra. Una de las atletas que más admiración y respeto me causan, si leéis su historia lo entenderéis.



Clasificaciones (completas aquí)
3000 m masculino (2ª serie)
1º Pablo Domínguez  Ourense Atl. 9:41.86
2º Alejandro Montero  Ourense Atl. 9:43.69
3º Julián Romero  Ourense Atl. 9:49.88

martes, 22 de marzo de 2016

Cto Provincial de 10.000 m

Esta vez tocaba reencuentro con la pista, en concreto con la distancia reina del fondo, la más larga de los programas habituales en el óvalo. Mi club organizaba el sábado el campeonato gallego de 10.000 m junto con el campeonato provincial y algunas pruebas más de menor distancia para categorías de menores.


25 vueltas a la pista, prueba que me gusta pero que es complicada, más en un horario de tarde en el que no suelo rendir tan bien. Pese a todo, y a la vista del resultado de Porriño la idea era correr en un tiempo por debajo de 38:30. No estoy muy mal de forma pero tampoco me veo para repetir en estos momentos la marca de hace 2 años de 37'46".
A las 5 de la tarde la temperatura era agradable, lucía el sol y no parecía que fuera a llover, aunque alguna nube negra ya parecía asomarse por el horizonte y sería el presagio del diluvio, que sufrirían los participantes en el gallego, un par de horas después.




15 participantes en la línea de salida. De mi club tan sólo yo y un junior, Said, que pagaría la novatada de debutar en la pista. No completamos equipo para la clasificación por clubes así que menos presión para mí.


Suena el pistoletazo y empieza el carrusel. A dar vueltas se ha dicho. En la primera aún vamos todos juntos con el grupo estirado, luego ya se fracciona. Un grupo delantero con Julián Romero, Dani, Albino... unas 8 unidades; un segundo con Diego Ribao, Javier Gómez, Novoa, Rubén del Arenteiro y servidor; por detrás quedan Said y Luis del Esprintes.



Voy controlando el tiempo y veo que estamos corriendo a un ritmo demasiado rápido para mí, pasamos las vueltas a 1'30" lo que daría un tiempo final de 37'30". Mi ritmo objetivo era 1'32". Es una mala situación de carrera porque la diferencia de ritmo era pequeña y las opciones eran, o quedarse solo en tierra de nadie, o engancharse al grupo a riesgo de reventar. Elegí lo segundo.



Transcurrían las vueltas y nunca acabaría de sentirme cómodo, siempre con el gancho puesto y la sensación de la soga la cuello.





Llegó un momento en que el marcador de vueltas se estropeó y creo que el crono a pie de pista también, o al menos durante unas vueltas no fui capaz de verlo. Me acabé de perder totalmente, ya no sabía bien ni la distancia que llevaba ni el ritmo al que iba. Reconozco mi fallo al no llevarme más estudiados los pasos como la última vez. Me confundí y pensaba que íbamos a un ritmo más elevado del que realmente llevábamos.




Y es que en la segunda mitad de la prueba el ritmo decayó. Tan solo Javi llevaba el peso de tirar del grupo.





Estas pruebas de pista tienen un alto grado de componente psicológico y yo me pasé las 25 vueltas pensando en que no iba poder aguantar y me iba quedar desfondado.


Cuando a falta de 3 o 4 vueltas Rubén rompió el grupo el grupo y Diego se fue con él, al principio pensé que tendría fuerzas para seguirles pero al final no fue así. Aún ahora dudo si fue realmente falta de fuerzas o un problema de mentalidad, de que el "no puedo" que llevaba en la cabeza durante todas estas vueltas había tomado el control.




En las 2 últimas vueltas di todo lo que me quedaba, sufriendo mucho al final y total para acabar en un tiempo decepcionante: 38:53. 11º de la serie.



Me supo mal la verdad. No es cuestión ya de hacerlo en una buena marca o no, ya que eso depende de muchos factores y el cuerpo a veces responde y otras no. Me supo mal por la actitud, por no saber gestionar bien esos pensamientos negativos, no saber adaptarse bien a una circunstancia no deseada de carrera como fue la de no encontrar grupo con ritmo adecuado. Ni siquiera puedo tener la justificación de haber tirado gran parte de la carrera como Javi.
En fin, que no fue una actuación como para sentirse orgulloso pero siempre hay lecciones que se pueden sacar. Como en todo.

Clasificaciones (completas aquí)
Final B Masculina
1º Julián Romero Ourense Atl.  35:42
2º Albino Fernández Atl. Arenteiro  35:47
3º Daniel Valentín Ourense Atl. 35:53


Tras nuestra serie fue el turno de la prueba femenina, un campeonato gallego con muy poquitas inscritas, cosa que no acabo de entender pero bueno. Me alegro por el título de Iria, que nunca falla, y por la medalla de bronce de María, justa recompensa por valiente.
La última de las pruebas fue el campeonato gallego en categoría masculina que acabó adquiriendo tintes épicos por el diluvio que les cayó. Lluvia a mares, granizo... y pese a eso se consiguieron muy buenas marcas y no hubo un solo abandono. A veces se cumple lo de nunca supe lo fuerte que era hasta que ser fuerte fue mi única opción. Título para un gran atleta como Rubén Diz y una de las grandes alegrías de la tarde fue la mínima para los Juegos Paralímpicos de Alejandro Montero. Que grande! En 2 añitos ha rebajado en 3'30" su marca en 10.000; los 35'15" de hoy le abren las puertas de Río y aún tiene margen de mejora.