martes, 23 de agosto de 2016

XXVII Triatlón de Allariz & Travesía a nado Vila do Tea

De nuevo a la carga. Otro fin de semana completo. El sábado el ya tradicional triatlón de Allariz, prueba mítica que nunca defrauda, el origen de todo para mí. A pesar de que este año coincidía con la etapa inicial de La Vuelta que pasaba por delante de mi casa, quise ir igual. Entre ser actor o espectador casi me quedo con lo primero.
Plazas cubiertas en un sólo día. Ambiente extraordinario y un recorrido precioso son las bazas de esta prueba. Lo peor para mí es la natación en el río Arnoia. No porque el marco no esté a la altura ni mucho menos, está muy chulo y para el público es muy fácil de seguir, pero se queda pequeño. Y eso que hacen 2 salidas, pero resulta algo agobiante.
Cuando se dio el bocinazo inicial a mi me pilló al final del grupo y costó bastante hacerse hueco. Al final lo acabé haciendo y visto el resultado tampoco salió mal. No nadé cómodo, en la vuelta me pasaron algunos nadadores de la primera salida que iban como cohetes, pero el tiempo fue bastante aceptable para mí.




15'36", parcial 69 de 130. Mejor que otros años.
Claro que en el momento yo no lo sabía porque no puse el crono a funcionar. Mejor así.
La 1ª transición fue mala, muy mala. Neopreno que no quiere salir y despiste mío que me hace olvidarme de ponerme el dorsal hasta que me doy cuenta que llevo la cinta en las manetas de freno.
Buena muestra de esto es que acabo montando en la bici junto a mi compañero Alberto Cea que había salido del agua 24" más tarde que yo.


Esta y la anterior fotos cortesía de Juan Carlos

24 Km sobre las 2 ruedas por delante y toda una incógnita. Desde el tri de Negreira no había vuelto a montar en la bici de carretera, en la de montaña alguna vez, pero tampoco demasiado. De todas formas esta semana había ido al gimnasio a hacer zancadas, saltos al cajón y ejercicios similares y había notado muy buenas piernas.
Empiezo a pedalear junto al triourense Roberto que también había salido del agua algo más de medio minuto después que yo. Al principio voy con él pero ya sabía que en cuanto se empinara la carretera se iría  por delante ya que tiene buena bici.
De todas formas ya de primeras no voy mal. Adelanto a Iria y a alguna gente más y voy bien a ritmo hasta que me coge un grupo por detrás. El recorrido está muy chulo y el perfil me favorece, tiene desnivel pero la pendiente no es exagerada. Aguanto un rato con el grupo hasta que en otro punto donde el desnivel es mayor se me empieza a ir poco a poco. No importa porque llevo mi ritmo y voy muy concentrado. Lo cierto es que voy disfrutando. Me he olvidado un poco de si voy más adelante o más atrás, si queda mucho o poco, voy tan centrado en el momento que lo único que siento es paz interior y pura diversión.
Llega el punto de retorno. Lo que queda ahora es en su mayor parte de perfil favorable pero el repecho que hay de vuelta a Allariz siempre es el que se me hace más duro. Este año no tengo que quitar plato en ningún momento y muevo desarrollo con relativa agilidad así que es buena señal. Es lo único que percibo, las sensaciones, porque no tengo cuentakilómetros, se estropeara en el mundial de duatlón y no me he molestado en comprar otro. Pero al final casi mejor así, no interfiere con la experiencia. Cada vez me resulta más superfluo todo. Ya lo comentaba, en un deporte que está tan mercantilizado, me sobra con mi neopreno de 11 años, mis ruedas de radios de aluminio y mis zapatillas de bici de 12, mi cuadro de aluminio de 8 (me lo cambiaron por rotura del anterior) Es más que suficiente. Incluso en un homenaje a lo "vintage" me traje para correr hoy las noosa-tri 25th, unas zapatillas del 2008, que buenas eran. Las tengo prácticamente sin suela pero para 5 km y para Allariz todavía sirven. Además, después de la mala experiencia de Negreira, al menos sé que estas no me harán mucho daño al correr sin calcetines.
Pero siguiendo con la bici, en el descenso hasta Allariz me sentí muy seguro. Al menos hasta que en una de las curvas una moto de la organización casi me hizo parar. Había habido una caída y el triatleta se estaba reincorporando. Parece que al final no fue nada importante y lo único que le vi fueron unos raspones en el hombro. Espero que fuera así.
No es que antes estuviera arriesgando pero esto siempre te hace levantar el pie un poco más. No merecía la pena.
Al poco tiempo me adelanta Pesca que llevaba una fila de gente detrás. No los seguí pero los tuve como referencia visual hasta la transición, lo que siempre ayuda a la hora de trazar las curvas.
Al final 51' justos, parcial 77º. Teniendo en cuenta además que la primera transición fue muy mala y perdí mucho tiempo me parece un buen parcial. Alguna vez he llegado a bajar aquí de los 50', ahora bien, eran años que más o menos iba entrenando el ciclismo. Este año para lo invertido el rendimiento no podía ser mejor.



2ª transición, esta si, bastante decente y a correr.
La carrera de Allariz es dura pero divertida, con tramos que parecen más un cross, escaleras, puentes, caminos de tierra, hierba, senderos al lado del río. Por suerte este año no hizo demasiado calor así que se podía disfrutar y dar zapatilla. Al poco de salir ya adelanto algunas posiciones, alcanzo a Sara y veo que mantengo la distancia con un buen corredor como Xosé Antón Barreiro. Eso quiere decir que voy bien. Me siento cómodo corriendo.


Además con los ánimos del público se hace más fácil. Mola pasar por la piscina y chocarle la mano a los niños.
Poco que contar, buena carrera. 21'34", parcial 23º, a sólo 3" de hacer un parcial entre los 20 primeros.


Total entro a meta justo por detrás de la ganadora femenina. 1h28'10", puesto 58º. Mi mejor tiempo en Allariz desde el año 2011, cuando si entrenaba para tri. Satisfecho, pero sobre todo por disfrutarlo. La cabeza funcionó y el cuerpo acompañó. Me alegro de que queden pruebas como esta, donde encontrar aquello que me gustaba.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Alberto Gozáles Nfoque Race Team 1:10:09
2º Nicolás Domínguez HPS Triatlón 1:11:16
3º Pedro Antonio Esmorís Triatlón Arteixo 1:12:02

Femenina
1ª Ana Santiso CNPO 1:28:05
2ª Olalla Duro Artrogal-Tri 498 1:29:07
3ª Vanesa Díaz  Triatlón Lugones 1:29:45

Fotos: Erik Alfonso 1, 2, 3,


Ya el domingo tocaba travesía a nado. Para soltar un poco. Travesía del Río Tea en Ponteareas. Aquí no iba haber oleaje ni problemas de orientación, o eso pensaba yo.
Nadar en el mar me gusta mucho pero el río también tiene su encanto. 2600 m en 2 vueltas, río arriba, río abajo. Sin corriente y en un entorno bastante bonito. Había distintas salidas y categorías. Yo me apunté a la popular (también era la única a la que me podía apuntar) que dejaban el uso del neopreno. Más tarde nadaron nadadores máster y luego la prueba élite dominada por los hermanos Ribeiro.
Cuando llegué a Ponteareas por la mañana ya lucía el sol pero hacía bastante fresco. 12º marcaba el termómetro del coche cuando llegué. Hasta tuve que ponerme una sudadera.
Después seguro que aumentaría algo pero a la hora de nuestra salida, las 10:30, la verdad es que si se notaba bastante fresco. Aunque a lo mejor el agua no estuviera muy fría, 19-20º quizás?, se agradecía mucho el neopreno, sobre todo a la hora de la salida.



En la prueba popular había bastante nadador y poco popular. 35 en total, así que me iba haciendo a la idea de que a lo mejor me tocaba nadar solo y descolgado.


Y un poco así fue, aunque por lo menos en la primera vuelta un grupo grande de nadadores no me sacaba mucha distancia y llevaba gente detrás. Además aquí no me iba pasar como en Bueu, no tenía mar para perderme ni buque de Mar de Ons amenazante. Era cuestión de seguir hacia delante.


5 boyas río arriba y vuelta hacia abajo. Es un río soleado y con poca profundidad pero  aunque se veía cerca, contrariamente a mis temores, se podía nadar y no se llegaba a tocar fondo.


En el retorno escuché los silbatos de los jueces y vi un nadador venir de frente. Supuse que era por él pero como los silbidos eran tan repetidos me paré a ver.  Al final como pensaba no era por mí, el chico del kayak me lo confirmó y me dijo que continuase. El otro nadador se estaba confundiendo de boya.
Fue el único incidente más o menos destacable pero la anécdota de la parada me hizo distanciar un poco del nadador que llevaba delante. A partir de ese momento tuve que hacer lo que restaba de travesía en solitario pero tampoco importaba demasiado.

Paso por el hinchable de meta y otra vuelta más.


En esta segunda vuelta la zodiac de protección civil no sé si sacó a alguien del agua o qué, pero me la crucé viniendo hacia la salida (estaba en el punto de retorno) Un par de olitas para animar el día. Luego volvería a pasar de vuelta a su posición original.
La última parte no tuvo mucha historia. Cruzo el arco de meta en la posición 28º de 35 pero con un buen tiempo para mí de 49'40". En esta distancia ya marcar un ritmo por debajo de 2' el 100 me parece bueno. Además me sentía algo cansado de ayer.
Después de encadenar una serie de malas travesías (Costa Serena, Ría de Vigo y sobre todo Bueu)  y de un bache de falta de confianza parece que ya vuelvo nadar de acorde a mi nivel. Como decía entonces era cuestión de seguir nadando,

Clasificaciones (completas aquí)
Popular 2600 m
Masculina
1º Francisco Cobelo  31:17
2º Alexandre Lages  31:18
3º Adrián Bouza  32:53

Femenina
1ª Ana Pérez  33:09
2ª Irene Fernández 33:11
3ª Sara Ibáñez  33:21

miércoles, 10 de agosto de 2016

III Travesía a nado San Simón y II Carrera popular 8000 Varas de Arnoia

Otro fin de semana de verano intenso y bien aprovechado. Sábado por la mañana salida corta de BTT para ir abriendo el apetito. Ya por la tarde tocaba nadar en el mar en una de las travesías más bonitas. 3ª edición de la travesía a nado de San Simón en Cesantes (Redondela) Sobre 1800 m pasando por debajo del puente que une ambas islas y rodeando la isla de San Antón.
Menos nivel que otros años pero más de 200 personas dispuestas a completar la distancia. Además con buen tiempo y la playa abarrotada de gente.
Tenía ganas de sacarme el mal sabor de boca de las últimas travesías que fueron un desastre y un poco lo conseguí. La distancia también era más adecuada para mí por el escaso volumen de entrenamiento en el agua que hago.
La marea estaba alta y el agua cerca de la orilla estaba bastante caliente, por encima de los 20º. La probé antes de la travesía y se estaba genial. Casi me daba pereza poner neopreno, pero por experiencia sabía que tras pasar al otro lado de la isla las condiciones del mar iban ser completamente diferentes así que opté por llevarlo.
Se da la salida y la primera boya a la que había que ir estaba justo enfrente. Fácil de orientarse porque detrás había barcas fondeadas y servían de referencia. Pude hacerme un hueco al principio y nadar sin demasiados golpes.


Llegué a la boya bastante bien situado aunque había algo de atasco. Libro bien y me dirijo ya al puente. Por el camino me encuentro con algún nadador que venía de frente, se había saltado al boya y había rectificado pero también vi alguno que se la saltó sin más.
Este año como la marea estaba alta pudimos cruzar al otro lado nadando y no se vieron las imágenes de la gente poniéndose en pie. Aún así había bastantes algas y molestaban un poco.
Fuera del abrigo de la isla, como era de prever, las condiciones eran completamente diferentes. El viento levantaba bastantes olitas y era un poco más complicado, aunque también más divertido. Tras el puente había que ir buscar una boya situada al frente pero mucha gente se la saltó y se fue rodeando directamente la isla. De hecho se la saltó tanta gente que me hizo dudar si no había que ir hasta allí o si la boya sería de otra cosa. Yo intentaba nadar hacia ella y la gente se me cruzaba. No fue hasta que no vi a un grupo venir de vuelta hacia la boya para pasarla bien cuando me confirmé que no me equivocaba.
Doblada esta boya enseguida localicé la siguiente a pesar del oleaje. Llegué sin problemas y empezamos a rodear la isla. Luego creo que me confundí porque buscaba una boya que no existía o no vi pero me fui mucho hacia la costa y cuando me di cuenta todo el mundo iba ya en busca de la última,
De nuevo los barcos servían de referencia. Tras doblarla ya sólo quedaba regresar a la playa. De nuevo agua caliente y mar en calma. La única dificultad era ver donde tenías que echar pie a tierra.
Había unas banderolas por las que te podías guiar pero me resultaba difícil verlas y me desvié un poco. Toqué tierra un poco alejado así que me tocó ir caminando.


Al final puesto 115º con 36'53", un poco por detrás de mi amiga Iria. Peor tiempo que la pasada edición pero de aquella nadamos con marea baja, seguramente menor distancia y las condiciones fueron diferentes. Por sensaciones fue mucho mejor que las últimas travesías, disfruté por momentos nadando y me noté más fluido así que en ese sentido quedé satisfecho de ir recuperando mi nivel, aunque el tiempo tampoco sea para echar cohetes.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Antonio Serrat  22:08
2º Alberto López 24:20
3º Francisco Cobelo CN Ponteareas 24:25

Femenina
1ª Ana Pérez CN Galaico  25:35
2ª Ana Cotos Natación USC  26:40
3ª Erika Represas CN Ponteareas 27:44


Al día siguiente tocaba carrerita cerca de casa. En el que hasta el momento fue el día más caluroso del año, con temperaturas que llegaron a sobrepasar los 42º C y que nos pusieron a la cabeza de España en calor.
Por suerte la carrera se celebraba temprano, a las 10:00 y así evitamos las peores horas pero algo sí que se notó.
Ya había participado en la edición anterior y sabía lo que había, el circuito iba ser muy similar, bastante duro y muy rompepiernas. La participación no resultó muy elevado pero si se juntaron algunos de los mejores corredores de la provincia, los "arenteiros" Corral y Luis Iglesias, Albino, el veterano Saturnino y algún otro. De todas formas al final la victoria se la acabó llevando un salmantino.
Como ya hace que acabó la temporada, y el verano para mí es más una época de bajar el volumen de carrera y centrarse en otras cosas, no tenía grandes espectativas. El año pasado si me saliera una buena carrera, puesto 15º y rozando el podio de mi categoría pero había menos nivel y me vi pronto en posiciones delanteras, lo que siempre te hace exprimirte un poco más. Este año ya sabía lo que había y no tenía intención de sufrir demasiado. Intento mantener un poco la carrera por un par de triatlones a los que quiero ir y por la media de la Costa da Vela que quiero repetir en Septiembre, así que está bien darle un recordatorio a las piernas.



Se da la salida y el primer kilómetro es todo cuesta arriba. Se me hace duro ya empezar así y creo que fue la parte que me costó más.
Me quedé con Iria y fuimos juntos todo este inicio. Luego se nos unió Mario del Arenteiro.
Poquito a poco fui metiéndome en carrera y sintiéndome algo mejor. El recorrido es muy bonito y los ánimos de la gente siempre ayudan. De todas formas reconozco que los numerosos repechos me costaban.
Descendiendo si me encontraba algo mejor.
Sobre el km 4 nos esperaba Alberto que había salido con la cabeza. Fui con ellos sobre un kilómetro más pero luego se quedaron descolgados.
En los últimos 4 km me sentí bastante bien y pude apretar un poco más. Remonté algunas posiciones y a punto estuve de ganar 2 puestos más si no fuera por el nuevo final. Al salir del puentecito-pasarela nos esperaba un par de repechos durillos que conducían a meta. Ahí clavé porque, al contrario que en el llano, subiendo no iba muy bien.


Bueno, pues al final puesto 25º, 43'20", más de 1 minuto peor que el año pasado pero más o menos creo que fue una actuación bastante decente. Llegué bastante entero además, quizás pudiera haber apretado más al principio pero mejor así. No quedé descontento.
Después de la carrera nos invitaron a pimientos, empanada y tortilla en la fiesta así que mejor imposible.
Si además acabas con unos baños de contraste en el regato y las termas, perfecto.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Juan Bueno Atletismo Macotera  34:54
2º José Manuel Corral Atl. Arenteiro 35:10
3º Luis Iglesias Atl. Arenteiro 35:18

Femenina
1ª Iria Fernández ADAS Barco 45:54
2ª Mª López  55:25
3ª Onaira Martínez  Autotodo Carballiño  58:49

Fotos: organización

martes, 2 de agosto de 2016

IV Duatlón Cross de Celanova y XVI Travesía a nado Ría de Vigo

Un fin de semana completito. El sábado por la tarde participé en el duatlón cross de Celanova, categoría parejas formando equipo con Marcial Reza. Al igual que el año pasado yo me encargaría de correr y él de la parte de btt, que a mí no se me da demasiado bien :-). Antes, por la mañana sí había hecho algo de bici, 30 Km, pero facilitos y en plan tranquilo.


Este año había novedades en el formato, se alargaba la carrera a pie y se compensaba un poco más, al volver a correr después de la bici. Para mí un acierto ya que resultó más vistoso, aunque también más duro para los participantes, en especial los que competían en el modo individual.
Celanova es una villa preciosa y los boxes en la plaza mayor son espectaculares. Además hay mucha gente mirando, terrazas de cafeterías y así, incluso había una boda, así que resulta muy animado.


La prueba dio comienzo a las 7 de la tarde, mucho calor a esas horas, a pesar de que a veces corría un poco de aire. El recorrido inicial constaba de 3 vueltas de menos de 2500 metros a un circuito con poco desnivel, bastante similar al del año pasado. Antes de darse la salida pude hacer una vuelta de reconocimiento con Albino y Modesto.
Se da la salida y aunque sólo tenía que hacer el relevo decido tomarme la primera vuelta, al menos, con algo de calma. Hace mucho calor y la distancia aún da para mucho, entre las 2 carreras serían casi 11 km.
Por delante marcha Albino, un chico con la camiseta del Celta atletismo y otro con una camiseta amarilla. Yo coincido con Rubén del Arenteiro, que había corrido conmigo el 10000 de pista, y aquí participaba en categoría individual. Hacemos casi toda la carrera juntos, sólo en la última vuelta le saco unos segundos. Luego él haría una bici espectacular para acabar 2º absoluto pero eso es otra historia :-)


Al final  la carrera se me hizo durilla porque pensé que darían agua y no la hubo hasta acabar de correr, pero bueno, con 28'27" más o menos cumplí, 3' me sacó Albino pero entregué el relevo a mi compañero bien situado en la clasificación.


En el segundo sector Marcial hizo un carrerón. Tiempazo por debajo de la hora en un recorrido con cuestas duras y descensos peligrosos.


Lo de volver a correr una hora después de haber corrido era algo que nunca había experimentado salvo en alguna prueba de pista, 3000 con 800 o similar, pero esta vez era algo más de distancia y no sabía el momento exacto en el que arrancaría. 


Marcial me entregó de nuevo el relevo en muy buena posición, entre los 10 primeros en total y 5ª pareja. Los puestos de podio estaban inalcanzables porque llevaban mucha ventaja pero se podía intentar el 4º puesto. Nos llevaban aproximadamente medio minuto que es mucho recortar para 3,5 Km escasos pero en la primera carrera le había sacado a su corredor unos 50" de ventaja así que podía intentarse.


Correr ahora se me hizo algo más fácil porque ya no apretaba tanto el calor pero enseguida vi que la distancia con el 4º no se reducía sino que se mantenía. Por detrás también tenía margen suficiente así que la segunda vuelta fue un poco de trámite. 


13'24", 5º parcial entre las parejas para un 5º puesto final. 1h41'46". Muy contentos, la verdad es que lo hicimos estupendamente.


Clasificaciones 
Individual masculina (completas aquí)
1º Bruno Da Silva  ADC Os Mosqueteiros 1:36:15
2º Rubén Estévez CC Verín 1:38:55
3º Cástor Salgado Limiactiva 1:43:43

Individual femenina
1ª Noelia Portela Bike O Facho  2:05:39
2ª Estela Lago  Miñorbike C.C. 2:16:09
3ª Sandra Kienast 2:38:12

Parejas (completas aquí)
1ª Fernando Nieto- Fernando Montes 1:30:01
2ª Hector Fernández - Julio Fernández 1:31:38
3ª Albino Fernández - Nelson Cardoso 1:33:33


Al día siguiente tocaba cambiar de escenario. De nuevo visita al mar a intentar completar el cruce de la Ría de Vigo por 7ª vez. Esta vez era Copa de España y había un circuito diferente para nadadores de la Copa y otro para populares. Ellos nadaban 5200 metros y nosotros 4100, algo más de los teóricos 3700 que daban como distancia en las anteriores ediciones.
Al contrario que la semana pasada en Bueu esta vez el mar estaba en calma y la travesía se presumía plácida. El único inconveniente era que las temperaturas de la Ría había bajado y se movían entre 15 y 16º. Para nosotros que vamos con neopreno no es mucho inconveniente, estando además un buen día de sol pero para los de la copa que nadaban a pelo yo no sé como son capaces. Yo sería incapaz ni de llegar a los 1000 m.
Sobre la travesía pues bueno, lo mejor fue saludar a todos los amigos, el resto pues bastante mal la verdad.
Tengo un problema ahora con las aguas abiertas, soy consciente. Quizás no sea nuevo pero se agudizó desde la semana pasada en Bueu. Ahora ya voy tenso, nado mal, no disfruto. Estoy absolutamente falto de confianza. Si a eso le sumas que el cuello te roza desde los primeros metros a pesar de la vaselina y la lycra y que el traje te coge agua desde el inicio pues ya no fue la travesía plácida que había previsto.



Al contrario que la semana pasada, esta vez no me sentí solo, todo lo contrario, siempre nadando en grupo, la mayor parte de la travesía un gran grupo, respirara a derecha o izquierdas veía siempre gente a mi alrededor. A veces demasiada. No llevé muchos golpes pero si fui largo rato con gente tocándome los pies. Me resulta bastante desagradable pero bueno, ya sé, son aguas abiertas.


Esta vez al ir con tanta compañía pensé que no tendría problemas de orientación. Error. Cierto es que el recorrido estaba bien balizado, aunque yo no veía las boyas desde la una a la otra, pero fuimos fatal. A partir de la mitad de la travesía ya noté como nos estábamos yendo hacia el interior de la Ría (creo que estaba subiendo la marea) y luego cuando estábamos cerca de la boya corregíamos trazando una especia de "n". Para esta vez que me fío de la gente resulta que vamos mal,
Pero bueno. Otra cosa que me resultó agobiante fue ver una de las boyas que marcaba 2000 . Venga ya, si parece que llevo nadando una barbaridad ¿todavía queda la mitad?
La costa se veía cerca, aunque había que desviarse luego para encarar el dique. Bueno, no sé si estaría bien, pero el caso es que de ahí a meta no me pareció tan lejos.
Que más... Pues la última dificultad fue el tramo que había que hacer para entrar en el puerto deportivo. No lo tenía muy claro y no veía bien la boya blanca así que esperé a oro nadador y lo seguí.


El resto pues sin mayor complicación. Rozaduras guapas en el cuello, agua con olor nauseabundo en el puerto y tener que pensar en que mano llevaba el chip para tocar el panel de meta. 
Eso de la meta flotante si que moló, como los pros. Divertido.


Luego salir del agua era algo más complicado porque la rampa quedaba algo alta. Yo tengo algo de práctica de la piscina y no se me da muy mal pero alguno tuvo más problemas, tuve que ayudar a subir un nadador que llegó detrás. Eso también es lo bonito de las travesías.
El resto bien. Ya van 7 veces que atravieso la Ría. El tiempo esta vez fue muy malo pero bueno, si quiero superar esta etapa no queda otra que seguir nadando, enganchar un par de ellas buenas y recuperar la confianza y la capacidad de disfrutar. Prohibido rendirse!

Clasificaciones (completas aquí)
Popular
Masculina 
1º Miguel Pimentel CNPO 55:15
2º Marcos Domínguez 1:00:23
3º Francisco Torres 1:00:35

Femenina
1ª Laura Pimentel CNPO 57:42
2ª Ana Pérez  CN Galaico 1:01:44
3ª Ana Mª Santiso CNPO 1:05:47

jueves, 28 de julio de 2016

VIII Travesía a nado de Bueu

De nuevo travesía a nado, esta vez con un clásico, la travesía reivindicativa por la regeneración de la playa de Pescadoira que cumplía ya su 8ª edición. Ya hacía algunos años que no participaba pero tenía el recuerdo de ser una travesía rápida por una parte preciosa de la costa.
Como es habitual había 3 distancias a escoger, travesía completa bordeando Cabo Udra, 7,5 Km, la intermedia desde Mourisca, 4 Km, y la corta desde Beluso (1,5 Km) Siempre que nadé aquí hice la intermedia aunque algún año si me tentó la larga. De todas formas con mi nivel de nado es mucho tiempo en el agua y me echa para atrás. La de 4 me llega. Este año diría que hasta me sobró.
Nos trasladan en bus hasta Cabo Udra y nos da tiempo a ver las salidas de la travesía larga. Nosotros aún tendríamos que esperar a que el primer nadador llegara  al altura de Mourisca para salir.
En la distancia intermedia no somos muchos, la mayoría de la gente se apunta a los 7,5 Km.  Estuve esperando con mi compañero de triatlón Rafa que también se apuntara a esta distancia.
Las condiciones de visibilidad eran buenas desde la playa pero soplaba algo de viento y había mar de fondo con bastantes olas. Mar ovellado lo llaman aquí (marejadilla), olas pequeñas pero bastante movidas.


Cuando nos lanzamos al agua para nadar no resultaron ser mucho problema, al final uno se acaba acostumbrando al movimiento, pero para orientarse si.
En teoría había unas boyas a lo largo del recorrido que había que dejar a mano derecha. Salvo la primera, que era la que se veía desde la playa, no vi ninguna más en toda la travesía. Por no ver no vi a nadie.
La cosa ya no empezó bien, salí por mal lugar para encarar la primera boya, pero luego empezó lo peor.   De tener a la gente delante más o menos localizada a levantar la cabeza y sólo ver masas de agua a mi alrededor.
Como la travesía es paralela a la costa en cierto sentido no tiene pérdida, al menos este primer tramo, pero claro si había que dejar las boyas a la derecha tampoco me podía pegar a la orilla. Además en la zona de rocas se veía como batía el oleaje y tenía miedo de acercarme mucho.


Llevaba un rato nadando y pensando que a ver donde se había metido la gente cuando vi un kayak delante mía pero bastante a la izquierda, ría adentro. Pensé que era de los que acompañaba a nadadores de la larga y que nadando hacia él podía encontrar más gente y el "pasillo" por donde ir.


Cuando llego más o menos a su altura se pone a hablar con otro kayak pero se queda parado donde está. Ni rastro de otros nadadores ni nada. No me queda otra que continuar de frente. Intento ver por donde queda O Cabalo, una roca muy característica de la costa y guiarme por él.

Se supone que parece un caballo.

Continúo nadando en la soledad más absoluta, sin ver a nadie, ni nadadores, ni kayaks, ni zodiac. Me llevo el susto de ver pasar a mi lado y por mi derecha el barco de la naviera Mar de Ons. Me acojona un rato, no es un barco muy grande, pero si da miedo porque en el agua tú eres muy pequeño. Creo que me he metido demasiado hacia la ría así que empiezo a nadar hacia la costa no vaya ser que vuelva salir el barco y me pase por encima.




Llego a la altura de las bateas y aquí si me encuentro a la zodiac y para decirme que iba totalmente despistado, me mandan seguir cara a la costa y pasar por el otro canal.
Las bateas siempre fueron un laberinto pero en esta ocasión aún peor. Encontré con un nadador de la larga que también debía ir medio perdido pero era de los de gorro rojo (los rápidos en teoría) y no le pude seguir mucho rato. Luego me volví quedar solo sin saber muy bien por donde ir. Varias veces me vino un kayak a decirme por ahí no, por el otro lado. Me paré y le dije al del kayak vete tú delante por donde tengo que ir que yo no me entero. Al final este chico si que me ayudó porque si no hubiera acabado en Marín.
En la última parte ya no había olas pero no sé si era que llevaba mucho rato nadando, la corriente o lo qué pero se me hizo eterna. La vista ya de la playa donde había que poner pie a tierra, cada vez que levantaba la cabeza seguía en el mismo lugar. No es que me sintiera muy cansado pero ya deseaba acabar y era un poco desesperante.
Bueno, pues la final se acabó. Al menos sano y salvo. La peor travesía hasta la fecha y mira que era difícil porque las había hecho malas malas. 1h54' cuando la última vez había nadado el mismo recorrido en 1h19' peladas. 35' más, para flipar. Y pasándolo mal, con lo del barco y eso, de los resultados que te dejan tocado y pensando. En fin, me dije que si la vuelvo nadar la próxima vez sería con boya.
Después de la travesía buen ambiente con empanadas y buen rollo, para olvidar el mal trago. Quien más y quien menos una aventurilla más que contar. Me gustaría saber cuanta distancia nadé en realidad pero yo diría que al menos1 km más aunque pueda parecer exagerado. Como entrenamiento estuvo bien ¿no?
Por la tarde volvía a Cabo Udra, esta vez por mi cuenta. A patear un poco sus senderos y relajarme un poco en una calita que me encanta. Como a la mañana el agua estaba a muy buena temperatura así que disfruté de unos buenos baños con buceo incluído. No estaba muy cansado, espectacular sumergirte en esas aguas entre bancos de pececillos, un paraíso.


La entrada al paraíso.

Clasificaciones (completas aquí)
4 Km
Masculina
1º Luis Torres 55:30
2º Jose Jaime Martínez  1:02:33
3º Óscar Soneira 1:05:14

Femenina
1ª Natalia Castro C.N. Galaico 54:37 (1ª absoluta )
2ª Paloma Herbello 1:19:12
3ª Mª Rosa Barcala 1:23:36


Al día siguiente estuve en el triatlón do Miño de Lugo, aunque no compitiendo sino de oficial. De todas formas hice más kilómetros de bici que cualquiera de los participantes, 30 Km de btt abriendo y cerrando carreras. Toda una experiencia. El circuito transcurría en su mayor parte por encima de la muralla romana, durillo para los participantes por las cuestas  el calor. También para el juez de la bici en su primera parte, se entraba por una rampa, giro de 90º casi parado y tocaba lanzar la bici. Los olímpicos Crisanto Grajales y Chente Hernández me hicieron sudar en este punto para que no atraparan :-))
En fin, que al final muy bien. Por una parte me daban ganas de haber participado pero la experiencia me gustó. Y cuenta como entrenamiento :-))

viernes, 22 de julio de 2016

III 10K Feira do viño O Rosal

Ahora que estamos en verano el domingo tocó un poco de carrera-turismo. No conocía esta carrera ni había estado nunca en O Rosal, conocía la parte de  la carretera que une Tui con A Guarda pero no había pisado el núcleo urbano. El sitio es bonito, en muchos aspectos es parecido al Ribeiro. Se celebraba la carrera como una actividad enmarcada dentro de una feria de promoción del vino de la tierra. Aunque a mi no me gusta el vino, había muy buen ambiente y, el hecho de meter la carrera entre bodegas y viñedos le daba un toque especial.
El día anterior había estado como juez en el campeonato gallego de atletismo. Jornada durísima para todos con muchísimo calor. En mi caso salí de casa a las 8:45 y llegué pasadas las 23. Una paliza de día, más cansado que muchas competiciones.
La mañana del domingo también se presentaba caliente, de hecho seguíamos en alerta por las altas temperaturas. A las 11, la hora de la carrera, ya superábamos sobradamente los 30º.
No conocía el circuito pero ya sólo por la temperatura me propuse lo de salir muy tranquilo, que con calor te suben enseguida las pulsaciones y luego no hay quien las baje.
En total éramos algo más de 200 participantes dispuestos a sufrir bajo el arco de salida.
El primer kilómetro tenía perfil bastante favorable pero no me cebé y lo pasé en 4' en un grupo en el que marchaban las primeras mujeres. Ariadna fue la ganadora el año pasado y además es de la zona por lo que podía ser una buena referencia, además más o menos sé como anda. A la chica del Urban si que no la conocía.


Fueron pasando los primeros kilómetros bastante tranquilos, sólo perturbados en mi caso por una avispa que se empeñaba en ir conmigo, debían ser los colores de la camiseta. Tuve que meter un par de cambios de ritmo para que me dejara en paz. Mal rollo me daba después de que me picara aquella en Castrelo el año pasado.


En general estos primeros kilómetros estuvieron dominados por largas y soleadas rectas sin grandes desniveles.


El avituallamiento del km 4 se hizo esperar pero se agradeció mucho. Hasta entonces no es que me hubiera encontrado mal pero el poder beber me dio alas. Vino seguido de un pequeño descenso y hasta me fui unos metros en solitario.
Un espejismo producto del calor, un par de kilómetros más adelante, al paso por unas bodegas, las cosas cambiaron. El motor parece que empezó a recalentarse y tras cruzar el río nos enfrentamos a la que para mí fue la parte más dura de la carrera, una sufrida y prolongada cuesta en la que buscábamos la sombra de los muros.
De ir bien a desear que tras la siguiente curva o cambio de rasante estuviera un avituallamiento. Y se hizo esperar hasta el 8.
Hubo un momento en el que debía ir tan ciego que al paso por otra de las bodegas ni siquiera vi los vasos y no bebí.


Fundido y sufrimiento hasta casi el final. Al pasar el cartel del 9 ya piensas que queda poco y algo te alivia.
Por fin veo el arco de meta. Oigo al speaker, Terio Carrera, locutor de deportes en la TVG, decir mi nombre. Me llama Furacán, hasta me conoce y todo.
Algo más de 42', mal tiempo, pero sólo 34 personas habían cruzado la línea de meta antes, o que da idea de lo duro que se nos hizo a todos.
Era hora de buscar una sombrita y recuperar un poco. Lástima tener la boca tan seca porque había unas pastas allí que estaban de vicio.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Akka Essaadaui  Gimnástica Pontevedra  33:59
2º Iván Roade  CD San Paio 34:16
3º Dani Bargiela  Bikila  35:02

Femenina
1ª Ariadna González S.A. Tegra 40:54
2ª Tina Marie Fernández Urban  42:59
3ª Pilar Cadilla  S.A. Tegra 47:08

Fotos: Organización

Bueno, pues, aunque ahora recuerde porqué no me gusta correr en verano, no ha estado mal. La carrera la verdad es que estuvo chula y muy bien organizada. Hasta aquí la parte deportiva, vamos ahora con la turística.
Había oído hablar de estas pozas del río Tamuxe y la verdad es que están de lujo. Un sitio precioso y muy tranquilo, de "ropa opcional", nada masificadas (en el momento que fui yo al menos) y muy limpias. Un bañito sentó de maravilla, el agua a una temperatura ideal. Recuperación instantánea. La próxima vez llevaré para comer y estaré más tiempo, merece la pena.



viernes, 15 de julio de 2016

VII Travesía a nado de Baiona & VI Travesía a nado Costa Serena

Fin de semana acuático con 2 travesías en menos de 18 horas. Prácticamente he nadado en 2 días lo que suelo nadar en 2 semanas. Empezamos el sábado por la tarde calentando motores  en la travesía de Baiona. Este año volvía a variar de recorrido y se nadaba en un circuito semejante al del triatlón que se hace aquí en distancia olímpica aunque un poquito mayor. Sobre el papel 1800 metros.
Buena participación, más de 200 nadadores en categoría absoluta. Buena tarde de julio con mucha gente en la playa lo que se traducía en muchos espectadores. Buen nivel también en cuanto a los participantes con Iván Raña como presencia más mediática.
Esta es de las travesías que permiten usar neopreno así que al menos ya no tendría los problemas de Peares. 
Cerca de la orilla, cuando fui probar el agua la noté algo fresca pero luego durante el recorrido la verdad es que estaba a buena temperatura, en torno a 19º. Para neopreno es ideal, más temperatura pasas calor pero así está bien.
Me sitúo atrás del cajón de salida junto a Floro. Como al día siguiente tenía la travesía de 4000 m esta me lo tomaba un poco como calentamiento. La idea era nadar suave y fluido, tampoco era cuestión de llegar muy cargado al día siguiente.



En general las sensaciones fueron buenas pero doblando la primera boya, en medio de un tumulto de gente noté como me agarraban de la pierna y la verdad es que pensé que me habían arrancado el chip. Ya hay que ser cafre, además un paquete porque para coincidir conmigo nadando... de agarrarse agarráte al tobillo de Marcos o de Iván.


Al final no me lo arrancó aunque sí me lo sacó de debajo del neopreno, el velcro afortunadamente siguió pegado aunque flojo. Lo malo fue que ya no nadé tranquilo en lo que restaba de travesía y no disfruté pensando en que se iba desprender de un momento a otro.
Pensé un momento en parar y recolocarlo o llevarlo en la mano pero podía ser peor el remedio que la enfermedad y perderlo definitivamente. Lo que hice fue intentar alejarme del resto de nadadores para evitar más contactos.
Después de girar la segunda boya el sol pegaba de frente y no veía muy bien a donde tenía que ir. simplemente seguí a la larga fila de gente confiando en su buen sentido.
No hubo mucho más que destacar, las condiciones fueron muy favorables, ausencia de oleaje, sin viento, mar en calma. No sé si darían los metros al final pero se ve que fue una travesía bastante rápida.



32'41", 157º. En teoría a 1'49" el 100, que sería más o menos lo normal según me salen ahora mismo en la piscina. Y acabando muy fresco que es de lo que se trataba.
al día siguiente más.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Marcos Vila  CNPO  19:46
2º Iván Raña  20:15
3º Alejandro Pardo  20:32

Femenina
1ª Elisa Pichel  24:04
2ª María Ferreira 24:44
3ª Uxía Corral  24:44


Mañana siguiente a apenas unos kilómetros de donde habíamos nadado el día anterior. Travesía Costa Serena en Playa América. Nigrán. Si hay algún aficionado al cine hay una película basada en una novela homónima que se ambienta aquí. El título no es muy sugerente para alguien que está a punto de nadar 4 Km "La playa de los ahogados", pero está bastante bien, No fue un gran éxito de crítica pero a mí me gustó bastante. Y es que el escenario merece la pena.
En esta ocasión las previsiones las previsiones daban algo más de oleaje que el día anterior, agua más fría y previsión de brumas.
Salvo lo del agua más fría el resto más o menos se cumplió aunque ni hubo problemas de visibilidad, ni un oleaje del otro mundo. Nadamos con sol. con bruma en la fondo del horizonte, si bien a la tarde si se cubrió.
Multitudinaria travesía con 2 distancias, en la larga más de 300 inscritos. El circuito semejante al de otras ediciones pero se cambió el lugar de salida porque eliminaron uno de los canales de paso de embarcaciones de la playa.



11:30 de la mañana y se da la salida. Rumbo al faro.
Lo más divertido de la travesía fue al principio, rebasar la línea de olas que rompían cerca de la orilla.



Casi fue una pena que no hubiera más. No tenía más dificultad que sumergirse cuando se acercaba la espuma pero me encanta la sensación de sentir la fuerza del mar por encima de mí. Y el sonido. Vamos que en eso sigo siendo como un niño pequeño.


Más hacia adentro el oleaje ya no se sentía tanto y se podía nadar sin problemas. El punto de referencia, el faro, estaba a 1300 m de la costa. Como todavía tenía muy presente el susto del día anterior con el chip decidí nadar por uno de los lados bastante separado del grueso de nadadores.
Natación muy limpia, siempre en solitario y sólo en el faro me vuelvo juntar con la gente pero tampoco tengo excesivos problemas. Doblamos el faro y de vuelta a la playa.






Hay una línea de boyas amarillas para facilitar la orientación pero yo decido guiarme por el edificio de la costa y pasar de ellas. No sé si hice metros de más o tracé bien pero salvo la primera no me coincidió pasar cerca de ninguna boya amarilla.
De nuevo en solitario, salvo por un momento que vi moverse algo debajo mía. 2 peces grandes, de color gris oscuro, apenas sombras, no sé que serían. El primer año que nadé esta travesía me coincidió un banco de sardinas de color brillante plateado. Esta vez fueron peces grandes. Suerte que no soy muy paranoico que con tanta peli mala tipo infierno azul que es la que anuncian ahora, ya me llevaría un buen susto.
Sin problemas llego a la boya roja para encarar el último tramo de la travesía. Paralelo a la costa hasta la meta, a la altura del inicio del paseo. 




Fue sin duda el tramo que más duro se me hizo. Quizás por los metros que llevaba pero sobre todo por las olas que entraban de forma lateral. Aunque respiro por los dos lados nadar se hacía bastante incómodo y me daba la impresión de ir dando bandazos. Si a eso le unimos la falta de orientación porque,si bien no tenía mucha ciencia lo de ir paralelo a la costa, no sabía en que punto había que girar para meta. Hasta confundí el lugar que estaba parada la lancha de protección civil pensando que era ahí cuando había una buena tirada hasta la boya roja descolorida que era donde realmente se tomaba camino de la playa. Además ya me empezaba a rozar el cuello, la boca sabía a sal y estaba deseando llegar para quitarme ya el neopreno.



Con paciencia todo llega, hasta el final de las travesías a nado para mí :-D
Pie a tierra y ahí estaba Óscar haciendo fotos. Sonríe me dice. Pero había mirado el tiempo y era para cualquier cosa menos para sonreir, sobre 12' más que el año pasado. La verdad es que un desastre pero bueno. Acabamos y no nos pasó lo del título de la película.




Como consuelo de tontos en general la gente comentaba que le habían salido peores tiempos. Uno que había hecho un cuarto de hora más. Parece que no fui yo solo.
De todas formas una muesta más. Ahora a avituallarse.

An apple a day keeps the doctor away :-D

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Marcos Vila CNPO  48:34
2º Fernando Alarza  48:38
3º Antonio Serrat  51:21

Femenina
1ª Ana Pérez 58:53
2ª Susana Garabatos 1:03:06
3ª Sofía Suárez 1:11:27


La entrega de premios se retrasó muchísimo y al final ni me quedé a que acabara el sorteo. Por la tarde si estuve en la "playa de los ahogados", en un par de ellas en realidad (los que vísteis la peli, la que aparece el cuerpo del "Rubio" y en la que reposa Carmelo Gómez mareado :-)) 



La verdad es que son una maravilla. Podría deciros que se estaba genial pero no. Al final recordé por qué odio la playa los meses centrales de verano, aún escapando de la multitud te encuentras gente guarra y poco respetuosa, ni siquiera pude echar una siesta por culpa del p. reguetón que tenían a todo volumen en uno de los chalés de al lado.
En fin..
De todas formas, fue un buen fin de semana.