jueves, 22 de septiembre de 2016

III 21K Costa da Vela

Último fin de semana del verano y tocaba poner la guinda del pastel. 3ª edición de esta carrera que es un delicia para los sentidos. Como decía algún titular es demasiado bonito como para ir rápido.
Y un poco es así, para mí aquí el aspecto competitivo pasa a un segundo plano y es una carrera para disfrutarla y saborearla desde el principio al final, olvidándose de tiempos y kilómetros. Eso sí, como dice el refrán "no hay atajo sin trabajo", la belleza no está exenta de cierta dureza, se disfruta mucho y se sufre un poquito.
Este año además el día acompañó de principio a fin, nada de esperas bajo el diluvio como el año pasado. Cielo azul, sol y calor, aunque tampoco excesivo, que hicieron que los paisajes de la Costa da Vela lucieran en todo su esplendor.
Tocó madrugar una vez más para coger el bus que nos llevaría a la línea de salida en Aldán, el pueblo de los campeones. La verdad es que es un sitio muy chulo, orientado cara al mar, al ver sus aguas te dan unas ganas de salir a palear que no te extraña que David Cal, Teri Portela o Carlos Pérez salieran de allí.


Quedaba tiempo para la salida pero la espera se me hizo breve, aunque casi la lío porque cuando iba colocar el dorsal en la camiseta una ráfaga de aire se lo llevó y tuve que ir a buscarlo a unas rocas,
No calenté mucho porque la prueba era larga y no tenía pensado darle mucha caña pero había que activar el cuerpo, un trote ligero, algunos estiramientos dinámicos y listo. Después de darlo todo en Ribadavia no había tenido buenas sensaciones en toda la semana.
A las 10:30 suena la bocina y se da la salida. Esta año éramos muchos participantes, más de 500, pero no tuve muchos problemas. Los primeros metros eran por asfalto y en su mayoría ascendentes por lo que enseguida se fue estirando el grupo. La subida al monte que se coronaba en el Km 3,7 ya lo acabó de romper definitivamente. Era la mayor dificultad de todo el recorrido, 187 m sobre el nivel del mar aunque se podía correr prácticamente en su totalidad.



Luego la bajada era muy rápida, algo más de 3 Km por buenas pistas. De aquí quizás guarde una de las imágenes que quedarán grabadas en mi memoria de esta carrera, el momento que desde el monte empiezas a divisar el mar y la línea de costa. Era algo espectacular.
Llegamos a Donón, km 7 más o menos, y su famosa caracola. Uno de los puntos más fotografiados de la zona y desde donde se divisan unas increíbles puestas de sol. Había gente y público animando lo que se agradecía mucho.


Seguimos corriendo por la pista paralela a la costa, buen firme y sin grandes desniveles. Ideal para levantar la cabeza y deleitarse con el paisaje. Con las Cíes al lado, el reflejo del sol en el agua, la espuma y mil tonos de azul. Es un paisaje que apenas ha cambiado a lo largo del tiempo y que supongo que ha hecho sentir algo en el interior de muchas generaciones. De hecho en tiempos inmemoriales aquí la gente venía a adorar a un dios "Bero Breus" en el alto del monte y pedirle salud.
Yo por mi parte debería haberle pedido que me quitara el dolor de piernas porque a estas alturas tenía los cuádriceps cargadísimos. Y ahora tocaba afrontar la bajada hacia la playa de Melide.
Nos íbamos acercando al ecuador de la prueba y ya habíamos superado los mayores desniveles pero quedaba todavía mucha carrera.
De las pistas pasamos a tramos más de sendero para llegar a la playa de Barra.
No toda la dureza está en el desnivel. Barra nos recibe con un pequeño tramo de arena blanda difícil de correr y un riachuelo que cruzar. A partir de ahí si tenemos 750 m sobre arena dura para disfrutar y darle caña. Esta playa es preciosa, la verdad es que me encanta.
Como curiosidad debe ser de las pocas carreras que discurren en parte de su recorrido por una zona nudista. Es una imagen poco usual pero divertida, al fin y al cabo que es más natural que el cuerpo humano.
Al final de Barra otro tramo durísimo de arena blanda en el que al final tuve que ponerme a caminar porque resultaba muy complicado correr.
A la playa de Viñó no bajamos, continuamos por los senderos del pinar hasta la playa de Nerga.



Otra playa espectacular y preciosa, esta ya textil. Los tramos por arena dura se me dan bien, puedo correr bastante suelto y no me duelen mucho las piernas.


A la salida de Nerga había un avituallamiento, me paré a beber y a comer con calma. 1h09'21", alrededor del Km 14, quedaban 7.


Seguimos por caminos bordeando la costa. En la playa de Temperáns (Km 16) había que afrontar nada más salir de la arena una subida corta pero dura. A estas alturas ya empezaban a pesar los kilómetros. Uno de los corredores que iba a mi lado preguntaba a todo el mundo cuanto faltaba para meta. Yo no sabía mi localización exacta pero sí sabía que lo que quedaba se hacía largo.


Liméns. Último avituallamiento. Como siempre una zona muy animada. Primero había que pasar un tramito de arena pero luego se cría por la pasarela de madera. 4 kilómetros para el final.
Seguimos corriendo pegados a la costa. Muy bonitas las vistas aunque ahora la mirada tendía a desviarse hacia el suelo. El final siempre se me hace largo.



Pasamos por el túnel, otro tramito muy divertido. aunque ponen un par de focos alimentados por un generador, apenas ves lo justo para poner los pies. Es como correr por el interior de una mina. Cuando ves la luz al final del túnel resulta una buena metáfora porque ya sabes que el final está cerca y lo que resta no tiene apenas dificultad.
Pasamos por las ruinas de la antigua ballenera y por fin la meta en el parque del Salgueirón, al lado de la antigua factoría de Massó.
El resultado quizás sea lo de menos, puesto 87º con 1h46'53". Un poquito mejor que el año pasado donde peté bastante pero bueno, como ya dije esta es una carrera para disfrutarla. Salvo para los que se juegan algo, el resto hacerla en más o menos tiempo, delante o detrás es lo de menos. Lo que realmente cuenta es la experiencia en sí, los paisajes y las sensaciones vividas.
Post-carrera de lujo, cervecita, mejillones... Poco más se puede pedir.
Bueno si, un bañito a la tarde, como no. Hasta el agua no estaba muy fría.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Roberto Riobó  Corredoiras Bueu  1:24:55
2º  Gustavo Caballero  1:27:05
3º  Álvaro Prieto C.A. Narón 1:28:05

Femenina
1ª Beatriz Fernández  Corredoiras Bueu 1:43:57
2ª Ana Lemos  corredorias Bueu 1:56:37
3ª Fátima Quintana C.D: Pinarium 1:57:11

Fotos: Fotocarlosgrafías, José Manuel Pérez, Atletismo Vila de Cangas,  Jorgecr, María Moldes 1,2,3

No hay comentarios: