miércoles, 14 de septiembre de 2016

V Travesía a nado RCM Aguete y III Carreira de Ribadavia

Fin de semana de doblar, de exprimir hasta última hora este verano que se empieza a marchar. El sábado tocaba la última travesía a nado de la temporada, hasta dentro de muchos meses no podremos disfrutar de nuevo de las aguas abiertas, lástima que aquí el verano dure tan poco y el agua esté siempre tan fría. Pero bueno, es lo que hay y nos adaptamos. Por otra parte somos unos privilegiados por gozar de una costa tan bonita.
En esta ocasión se trataba de cruzar la Ría de Pontevedra entre Raxó y Aguete. 3400 m o alguno más, ya que este año no se acababa en el agua sino en la rampa del muelle.
Ya había hecho varias veces esta travesía y me gusta mucho, sobre todo el entorno de Aguete, una playa muy chula.


La mañana se presentó despejada pero poco a poco se iría cubriendo, las predicciones anunciaban algo de lluvia para la tarde. La última vez que nadé aquí bajó la niebla a la Ría en el medio de la travesía y casi nadamos a ciegas, una edición épica aunque yo me lo pasara muy bien. Esta vez no llegaría a tanto, la visibilidad no era del todo buena (a miopes como yo nos costaba distinguir los detalles de la costa que teníamos enfrente) pero todo se reducía a una nubosidad alta. Por lo demás, ausencia de viento y mar en calma que presagiaban una travesía plácida. Además la temperatura del agua tampoco estaba muy mal, bastante más caliente que la semana pasada en Portonovo. Yo, que me olvidé del gorro de silicona para meter por debajo del que nos dan (ya es más una manía-costumbre, me siento muy raro nadando una travesía sólo con un gorro), nadé con el de neopreno y hasta casi diría que pasé calor.


Indicaciones en la línea de meta de Aguete, foto de grupo y nos vamos en autobús a Raxó.
En teoría se ponían 4 boyas para orientarse en la travesía pero en la práctica resulta que apenas vi ninguna. La que se veía desde la playa estaba tumbada y en el agua resultaba difícil de ver. Era mejor orientarse por referencias de la costa.


Se da la salida, muy tranquila, muy limpia. Éramos sobre 100 así que tampoco había muchos problemas de espacio.
En el inicio me noto muy bien, natación fácil, mucha gente alrededor pero sin golpes, referencia de nadadores y kayaks delante, orientación sencilla.
2/3 de la prueba fueron así, sin nada que destacar. Una brazada tras otra en un mar calmo con el sonido del agua como banda sonora, algo muy relajante, una gozada.
Cuando ya nos acercamos a la meta vinieron los problemas, más o menos tras pasar la baliza que hay para la navegación. Con el grupo ya muy estirado se perdían las referencias de orientación y la entrada en el puerto es un poquito complicada. Hay unos espigones que hay que sortear y dejar a mano derecha que apenas se ven desde el agua porque son muy bajitos, así que uno no puede dirigirse directamente hacia el edificio del Club de Mar sino que hay que orientarse  más hacia la izquierda.
Hay una construcción de un restaurante de color rojo que vale como referencia pero resultaba que no siempre era capaz de verlo. Esto es, lo veía, daba unos cuantas brazadas, y al volver levantar la cabeza ya no lo podía encontrar.
Cuando nado sin saber muy bien adonde voy suelo nadar bastante mal, además de levantar mucho la cabeza acabo haciendo un zig-zag. Por si fuera poco Manuel Cruces (Panoramix- "El último triatleta") que había adelantado metros atrás y que podía servirme de referencia,  porque llevaba una boya muy visible, se había metido a nadar hacia la parte derecha bastante distanciado de mi trayectoria.
Ahora surgían las dudas, ¿voy bien?¿no voy bien?
Intenté seguir guiándome por la casa roja, más mal que bien, aunque para mí tranquilidad vi que delante llevaba a otros nadadores que parecían seguir el mismo rumbo que yo.
Ya muy cerquita de los muelles podía ver la rampa pero no el camino a seguir. Los nadadores que iban delante se paran y hasta me da la impresión de que hablan entre ellos. No pinta bien la cosa.
De todas formas lo peor sería acabar en la playa.
Vuelve a aparecer en escena el veterano Manuel Cruces y ya decido dejarlo pasar y que su experiencia me guíe.
Al final se forma un grupeto de unos 6 nadadores que llegaríamos prácticamente juntos a meta (aunque en la recta final el último triatleta pese a su lesión nos puso en fila :-))
Pie a tierra, o a piedra más bien. Se me hizo más largo este final que el resto de la travesía pero bueno acabada está. 4ª vez que cruzo la Ría de Pontevedra. 10' menos que la edición épica de 2014 pero un tiempo bastante peor que el de los otros años (si bien es cierto que se acababa en el agua)
1h16'28", puesto 80º.
Después de nadar siempre hay unos pinchos así que genial. Luego la idea era quedarme en la playa pero comenzó a llover y sólo me dio tiempo a dar un paseo.


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Adrián Bouza 49:31
2º Daniel López 49:52
3º Agustín Riós 49:59

Femenina
1ª Naira Vázquez 51:08
2ª Sofía Suárez 1:00:11
3ª Núria Redondo 1:00:46

Al día siguiente tocaba correr en casa. 3ª edición de la carrera de Ribadavia, antes incluida dentro del programa de la Feira do Viño y ahora en el de las fiestas patronales. En la que además mi club colabora con el ayuntamiento que es el organizador.
Me gustaba más en la otra fecha pero bueno, también es cierto que a primeros de Mayo el paseo del río todavía estaba afectado de las riadas del invierno. Este fin de semana coincidía con una saturación de calendario (Seixalbo, Vigo, Meaño...) que hicieron que la participación no fuera muy elevada aunque curiosamente casi la totalidad de los que se habían inscrito recogieron su dorsal y participaron.
Estuve ayudando en la entrega de dorsales y luego ya me tocaba correr. En vista de la inscripción mi objetivo era intentar meterme en el top-10 y ser el mejor local (aunque este año no tuviera premio)
El circuito el habitual y de sobra conocido, más que nada porque fuimos Lalo y yo quienes lo diseñamos. Casi 9 Km que a mí me parecen realmente bonitos y tienen de todo, su parte rápida de asfalto, sus pistas de tierra, sus subidas y su parte de casco histórico.
El favorito indiscutible este año era David Rodríguez "Barcia", natural del vecino Melón aunque emigrado a la meseta, y habitual en las selecciones gallegas de cross. Por detrás según la lógica vendría Albino del Arenteiro y para la 3ª plaza se esperaría una lucha algo más abierta entre varios corredores del mismo club.




Se da la salida y empieza tirando un corredor de camiseta roja que luego quedaría atrás. El inicio es cuesta abajo así que es muy rápido. Hoy es un día de echarle valor y arriesgar así que me voy junto a otro local, Marcos, que sé como anda y que sería mi rival para luchar por el honor de ser el primer local.
Al paso por la Veronza en el Km 3 la situación de carrera era esta: 1º David, 2º Albino, 3º un grupo de 3 Arenteiros (Fernando, Marcos y Gonzalo) y a unos metros Marcos y yo. 7ª posición por el momento para mí pero un ritmo de locura que dudaba aguantar.


Entramos en el paseo del río, tengo que bajar un poco el pie porque si no el final se me va atragantar y no llego. Nos adelanta Manuel Neira, ganador en la categoría de veteranos B, a un ritmo brutal, imposible seguirle, llegaría hasta el 2º grupo y apunto estaría de entrar en el podio absoluto.
Mi objetivo en esos momentos era resistir como fuera. Paso el Km 5 por debajo de los 19'.
Se me hace duro pero sabía que después del camino del río empezaría una nueva carrera.
Poco antes de encarar la subida a Francelos me adelantan un chico de camiseta naranja y otro del CAR Redondela pero consigo que no se me escapen.
Llega la cuesta, la conozco bien, regulo y llego arriba. A continuación algo más de 1 km de subida tendida, aquí hay que dejarlo todo, luego habrá un descansillo y la última parte del casco histórico se hace ya por inercia. Vuelvo adelantar al corredor de Redondela y voy detrás del de la camiseta naranja. Marcos ya está a mucha distancia cómo para poder llegar hasta él, además está preparando maratón y es de esperar que acabe bien al final.
Último kilómetro, rodeo las murallas del castillo y cruzo la fotogénica Porta Nova. Me acerco al de la camiseta naranja pero no me va dar tiempo a alcanzarle. Última subidita antes de meta y por fin llego a la Plaza Mayor.



9º puesto al final, trabajado y sufrido. 34'55", peor tiempo que en la primera edición y un pelín mejor que el año pasado. A estas alturas de la temporada está muy bien, en verano no corro mucho. Me exprimí hasta el final y quedé satisfecho aunque este año no tuviera la recompensa de subir al podio ni el pase para las termas.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º David Rodríguez Athletics 30:42
2º Albino Fernández  Atl. Arenteiro 32:29
3º Gonzalo Fernández  Atl. Arenteiro 32:49

Femenina
1ª Mª José Loeda 43:09
2ª Ana Belén Pérez 43:14
3ª Joana Leticia Suárez  47:38

No hay comentarios: