martes, 23 de agosto de 2016

XXVII Triatlón de Allariz & Travesía a nado Vila do Tea

De nuevo a la carga. Otro fin de semana completo. El sábado el ya tradicional triatlón de Allariz, prueba mítica que nunca defrauda, el origen de todo para mí. A pesar de que este año coincidía con la etapa inicial de La Vuelta que pasaba por delante de mi casa, quise ir igual. Entre ser actor o espectador casi me quedo con lo primero.
Plazas cubiertas en un sólo día. Ambiente extraordinario y un recorrido precioso son las bazas de esta prueba. Lo peor para mí es la natación en el río Arnoia. No porque el marco no esté a la altura ni mucho menos, está muy chulo y para el público es muy fácil de seguir, pero se queda pequeño. Y eso que hacen 2 salidas, pero resulta algo agobiante.
Cuando se dio el bocinazo inicial a mi me pilló al final del grupo y costó bastante hacerse hueco. Al final lo acabé haciendo y visto el resultado tampoco salió mal. No nadé cómodo, en la vuelta me pasaron algunos nadadores de la primera salida que iban como cohetes, pero el tiempo fue bastante aceptable para mí.




15'36", parcial 69 de 130. Mejor que otros años.
Claro que en el momento yo no lo sabía porque no puse el crono a funcionar. Mejor así.
La 1ª transición fue mala, muy mala. Neopreno que no quiere salir y despiste mío que me hace olvidarme de ponerme el dorsal hasta que me doy cuenta que llevo la cinta en las manetas de freno.
Buena muestra de esto es que acabo montando en la bici junto a mi compañero Alberto Cea que había salido del agua 24" más tarde que yo.


Esta y la anterior fotos cortesía de Juan Carlos

24 Km sobre las 2 ruedas por delante y toda una incógnita. Desde el tri de Negreira no había vuelto a montar en la bici de carretera, en la de montaña alguna vez, pero tampoco demasiado. De todas formas esta semana había ido al gimnasio a hacer zancadas, saltos al cajón y ejercicios similares y había notado muy buenas piernas.
Empiezo a pedalear junto al triourense Roberto que también había salido del agua algo más de medio minuto después que yo. Al principio voy con él pero ya sabía que en cuanto se empinara la carretera se iría  por delante ya que tiene buena bici.
De todas formas ya de primeras no voy mal. Adelanto a Iria y a alguna gente más y voy bien a ritmo hasta que me coge un grupo por detrás. El recorrido está muy chulo y el perfil me favorece, tiene desnivel pero la pendiente no es exagerada. Aguanto un rato con el grupo hasta que en otro punto donde el desnivel es mayor se me empieza a ir poco a poco. No importa porque llevo mi ritmo y voy muy concentrado. Lo cierto es que voy disfrutando. Me he olvidado un poco de si voy más adelante o más atrás, si queda mucho o poco, voy tan centrado en el momento que lo único que siento es paz interior y pura diversión.
Llega el punto de retorno. Lo que queda ahora es en su mayor parte de perfil favorable pero el repecho que hay de vuelta a Allariz siempre es el que se me hace más duro. Este año no tengo que quitar plato en ningún momento y muevo desarrollo con relativa agilidad así que es buena señal. Es lo único que percibo, las sensaciones, porque no tengo cuentakilómetros, se estropeara en el mundial de duatlón y no me he molestado en comprar otro. Pero al final casi mejor así, no interfiere con la experiencia. Cada vez me resulta más superfluo todo. Ya lo comentaba, en un deporte que está tan mercantilizado, me sobra con mi neopreno de 11 años, mis ruedas de radios de aluminio y mis zapatillas de bici de 12, mi cuadro de aluminio de 8 (me lo cambiaron por rotura del anterior) Es más que suficiente. Incluso en un homenaje a lo "vintage" me traje para correr hoy las noosa-tri 25th, unas zapatillas del 2008, que buenas eran. Las tengo prácticamente sin suela pero para 5 km y para Allariz todavía sirven. Además, después de la mala experiencia de Negreira, al menos sé que estas no me harán mucho daño al correr sin calcetines.
Pero siguiendo con la bici, en el descenso hasta Allariz me sentí muy seguro. Al menos hasta que en una de las curvas una moto de la organización casi me hizo parar. Había habido una caída y el triatleta se estaba reincorporando. Parece que al final no fue nada importante y lo único que le vi fueron unos raspones en el hombro. Espero que fuera así.
No es que antes estuviera arriesgando pero esto siempre te hace levantar el pie un poco más. No merecía la pena.
Al poco tiempo me adelanta Pesca que llevaba una fila de gente detrás. No los seguí pero los tuve como referencia visual hasta la transición, lo que siempre ayuda a la hora de trazar las curvas.
Al final 51' justos, parcial 77º. Teniendo en cuenta además que la primera transición fue muy mala y perdí mucho tiempo me parece un buen parcial. Alguna vez he llegado a bajar aquí de los 50', ahora bien, eran años que más o menos iba entrenando el ciclismo. Este año para lo invertido el rendimiento no podía ser mejor.



2ª transición, esta si, bastante decente y a correr.
La carrera de Allariz es dura pero divertida, con tramos que parecen más un cross, escaleras, puentes, caminos de tierra, hierba, senderos al lado del río. Por suerte este año no hizo demasiado calor así que se podía disfrutar y dar zapatilla. Al poco de salir ya adelanto algunas posiciones, alcanzo a Sara y veo que mantengo la distancia con un buen corredor como Xosé Antón Barreiro. Eso quiere decir que voy bien. Me siento cómodo corriendo.


Además con los ánimos del público se hace más fácil. Mola pasar por la piscina y chocarle la mano a los niños.
Poco que contar, buena carrera. 21'34", parcial 23º, a sólo 3" de hacer un parcial entre los 20 primeros.


Total entro a meta justo por detrás de la ganadora femenina. 1h28'10", puesto 58º. Mi mejor tiempo en Allariz desde el año 2011, cuando si entrenaba para tri. Satisfecho, pero sobre todo por disfrutarlo. La cabeza funcionó y el cuerpo acompañó. Me alegro de que queden pruebas como esta, donde encontrar aquello que me gustaba.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Alberto Gozáles Nfoque Race Team 1:10:09
2º Nicolás Domínguez HPS Triatlón 1:11:16
3º Pedro Antonio Esmorís Triatlón Arteixo 1:12:02

Femenina
1ª Ana Santiso CNPO 1:28:05
2ª Olalla Duro Artrogal-Tri 498 1:29:07
3ª Vanesa Díaz  Triatlón Lugones 1:29:45

Fotos: Erik Alfonso 1, 2, 3,


Ya el domingo tocaba travesía a nado. Para soltar un poco. Travesía del Río Tea en Ponteareas. Aquí no iba haber oleaje ni problemas de orientación, o eso pensaba yo.
Nadar en el mar me gusta mucho pero el río también tiene su encanto. 2600 m en 2 vueltas, río arriba, río abajo. Sin corriente y en un entorno bastante bonito. Había distintas salidas y categorías. Yo me apunté a la popular (también era la única a la que me podía apuntar) que dejaban el uso del neopreno. Más tarde nadaron nadadores máster y luego la prueba élite dominada por los hermanos Ribeiro.
Cuando llegué a Ponteareas por la mañana ya lucía el sol pero hacía bastante fresco. 12º marcaba el termómetro del coche cuando llegué. Hasta tuve que ponerme una sudadera.
Después seguro que aumentaría algo pero a la hora de nuestra salida, las 10:30, la verdad es que si se notaba bastante fresco. Aunque a lo mejor el agua no estuviera muy fría, 19-20º quizás?, se agradecía mucho el neopreno, sobre todo a la hora de la salida.



En la prueba popular había bastante nadador y poco popular. 35 en total, así que me iba haciendo a la idea de que a lo mejor me tocaba nadar solo y descolgado.


Y un poco así fue, aunque por lo menos en la primera vuelta un grupo grande de nadadores no me sacaba mucha distancia y llevaba gente detrás. Además aquí no me iba pasar como en Bueu, no tenía mar para perderme ni buque de Mar de Ons amenazante. Era cuestión de seguir hacia delante.


5 boyas río arriba y vuelta hacia abajo. Es un río soleado y con poca profundidad pero  aunque se veía cerca, contrariamente a mis temores, se podía nadar y no se llegaba a tocar fondo.


En el retorno escuché los silbatos de los jueces y vi un nadador venir de frente. Supuse que era por él pero como los silbidos eran tan repetidos me paré a ver.  Al final como pensaba no era por mí, el chico del kayak me lo confirmó y me dijo que continuase. El otro nadador se estaba confundiendo de boya.
Fue el único incidente más o menos destacable pero la anécdota de la parada me hizo distanciar un poco del nadador que llevaba delante. A partir de ese momento tuve que hacer lo que restaba de travesía en solitario pero tampoco importaba demasiado.

Paso por el hinchable de meta y otra vuelta más.


En esta segunda vuelta la zodiac de protección civil no sé si sacó a alguien del agua o qué, pero me la crucé viniendo hacia la salida (estaba en el punto de retorno) Un par de olitas para animar el día. Luego volvería a pasar de vuelta a su posición original.
La última parte no tuvo mucha historia. Cruzo el arco de meta en la posición 28º de 35 pero con un buen tiempo para mí de 49'40". En esta distancia ya marcar un ritmo por debajo de 2' el 100 me parece bueno. Además me sentía algo cansado de ayer.
Después de encadenar una serie de malas travesías (Costa Serena, Ría de Vigo y sobre todo Bueu)  y de un bache de falta de confianza parece que ya vuelvo nadar de acorde a mi nivel. Como decía entonces era cuestión de seguir nadando,

Clasificaciones (completas aquí)
Popular 2600 m
Masculina
1º Francisco Cobelo  31:17
2º Alexandre Lages  31:18
3º Adrián Bouza  32:53

Femenina
1ª Ana Pérez  33:09
2ª Irene Fernández 33:11
3ª Sara Ibáñez  33:21

No hay comentarios: