miércoles, 7 de octubre de 2015

VI Milla de Porriño y VII Triatlón de Pontenafonso

Tras una semanita de descanso total, o casi, porque una tarde me escapé a hacer SUP y otro día fui a la piscina, ya tocaba volver a los entrenos. Siempre suelo empezar las temporadas de forma muy progresiva, rodajes tranquilos, vuelta a los hierros del gimnasio y lo típico de ir construyendo base. Pero también digo que hay que aprovechar las oportunidades y ya que se me presentaba la ocasión de competir en dos pruebas muy diferentes el mismo fin de semana, y me apetecía, no lo iba dejar pasar.
El viernes una prueba corta e intensa, la milla porriñesa (que no da la distancia). Ya es bastante habitual en mi calendario. Se celebra en el centro urbano en plenas fiestas y con mucho público, muy buen ambiente. Luego por esa misma calle se disputa también un criterium ciclista así que se aprovecha el montaje.
Hay pruebas de diferentes categorías y para los mayores 2 carreras: la prueba popular y la élite. Cómo yo de élite tengo poco, por descarte me apunté a la popular.
El circuito es sencillo, una recta con dos retornos. 2 vueltas en total. Tras consulta en la línea de salida al final se decidió que corriésemos juntos chicos y chicas. en total medio centenar de participantes. El circuito la verdad es que es bastante estrecho pero creo que no hubo grandes problemas.
En resumen, salida a cañón.El primer giro de 180º estaba muy cerca así que de nuevo parada y arrancada. Larga recta, giro y en un suspiro ya está la primera vuelta.



No recordaba yo estos ritmos. En verdad no me sentía del todo mal pero en el primer paso por meta las piernas ya se empezaban a quejar.
En la segunda vuelta simplemente había que resistir lo que se pudiera. Sensaciones y sufrimiento típico de las millas, que llega un momento que parece que tus piernas tienen vida propia y no responden. No hubo tregua y hasta el último metro luché por una 12ª posición que al final no conseguí.




Pero el 13º está bien, no soy supersticioso. El tiempo tampoco está nada mal, 4'41". Por supuesto no eran los 1609 m, sino ya estaría dando botes de alegría. No creo ni que llegue ni a los 1500 pero de todas formas bien, no me quedé muy muy lejos de la cabeza y casi rozando el top10.

Clasificaciones (completas aquí)
Popular Masculina
1º Xabier Rodríguez  Gimnástica Pontevedra
2º Santiago Salgueiro  R.C. Celta
3º Pablo vicente R.C. Celta

Popular femenina
1ª Yada Castro
2ª Tania Suárez  Festeiros
3ª Mariña Álvarez Atl. Tui

Fotos: Sarastudio

Ya el sábado me fui hasta Pontenafonso para participar en su triatlón, el último del año en Galicia. Me quedaba un poco desubicado de fecha pero cuando una organización se vuelca tanto en los participantes bien vale la pena hacer el esfuerzo y acercarse hasta allí. En principio no había obtenido plaza, las inscripciones se agotaron enseguida, pero luego tuve suerte en la repesca.
La tarde estaba nublada pero sin amenaza de lluvia, en eso al menos mejor que el año pasado. Calor no hacía pero tampoco se estaba mal, para correr la temperatura era ideal aunque nadar no apetecía mucho. Ya sólo probar el agua en los pies me bastó para darme cuenta de que estaba helada. Si tengo que hacer esto sin neopreno me quedo en el camino.
Este año la marea estaba baja así que había un tramo de limo antes de salir por la rampa. El circuito era el mismo de los otros años. Salida desde el agua junto al pantalán y una vuelta alrededor de unas boyas. La primera está muy cerca y es bastante complicada porque llega mucha gente junta.



No me apetecía llevar demasiados golpes así que esperé unos instantes a que saliera el grueso de la gente y quise llevar una trayectoria para tomar el giro por la parte exterior. Al final el plan no salió muy bien porque hubo gente que se confundió y fue directamente a la segunda boya y yo confiado los seguí. Cuando yo me di cuenta tenía ya la boya correcta a mi derecha y me vi obligado a pasarla por la parte más interior. Esto significaba meterse en el mogollón y contacto inevitable.
Unos cuantos palos después conseguí girar la boya. A continuación se nadaba paralelo a la orilla pero con la marea baja y tanto limo no se veía nada. Resultaba un tanto agobiante. En algunas zonas incluso vi a gente ponerse de pie.
Entre una cosa y otra no pude nadar con libertad hasta ya casi el final de la prueba. Antes me vi siempre encerrado.


Pie a tierra y corriendo a la transición. Gracias a los cartelitos con los números de dorsales de cada fila que había en boxes esta vez no me perdí. Lo de quitarse el neopreno ya fue otra historia, y mira que este año lo llevaba bien, pero fue la pierna donde llevaba el chip.
Bueno, al final salgo de boxes en 17'25", más o menos como el año pasado, parcial 76º. No parece tan malo aunque ya había gente que estaba acabando la primera de las 4 vueltas de bici.
Empiezo a pedalear. Cuando metí la bici en boxes me di cuenta que la cadena estaba suelta y fuera de las rueditas del cambio. La coloqué pero me pareció que luego no cambiaba bien.En ese momento ya era tarde para ajustarlo, lo había hecho en casa pero se debió de desajustar durante el transporte. Siempre suelo probar la bici al llegar pero esta vez no lo hice. Mal hecho, como luego comprobaría.
Curiosamente comienzo el sector ciclista junto a un triourense. Creo que sólo estábamos 2 participantes de la provincia interior de Galicia en este triatlón y comenzamos a pedalear juntos.
No tocaba la bici desde Allariz pero prefiero no pensar en eso ya. La primera subida la hice tranquilo y luego la verdad no me encontré del todo mal.
A partir de la segunda vuelta ya me empezó a saltar el cambio y dejé de ir cómodo. Resulta bastante molesto, sobre todo lo típico que te salta cuando pedaleas de pie y te llevas un buen susto. Con el paso de los kilómetros fue a peor.


Me temía que me pasara lo de hace 2 años que se me salió la cadena en la 3ª vuelta y tuve que desmontar y quitar la rueda para volverla colocar. Por suerte esta vez no sucedió y pude completar la bici sin mayores contratiempos que los ya comentados.
El resultado un flojo parcial 89º y 40'19". Yo que no soy un gran nadador aún perdí 8 puestos en la bici pero bueno, tampoco importa, ahora el tri me lo tomo en plan pachanga.
Quedaba eso sí la carrera a pie y aquí si que me encontré bien. Muy fácil y cómodo, la temperatura ayudaba. Las 4 vueltas se me pasaron enseguida. Decían 5,4 Km, los hice en 22'12", buen parcial 28º y nada menos que 20 posiciones remontadas en la carrera.


Entré a meta con fuerzas y buen sabor de boca. 1h19'56" (64º), bajando por los pelos de la hora veinte, un poquito mejor que el año pasado. No está mal. Es el 4º triatlón desde que lo "he dejado" y ahora resulta que disfruto más que antes. Supongo que es por lo de ir expectativas.
Después de la carrera, como todos los años, pudimos reponer fuerzas gracias a los pinchos que nos ofreció la organización. Creo que este es el único triatlón en el que te marchas para casa con más peso del que traías al venir :-)
Tras ello entrega de premios, sorteo, amenizado por un speaker que era un cachondo y un emotivo homenaje al que fue en su día creador y alma máter de este triatlón, Michel. Una prueba que sigue fiel a su esencia, y que hoy en día resulta ya rara, pues prima sobre todo el amor al deporte, y los participantes son tratados como deportistas y no como clientes. No tengo nada en contra de ninguna prueba pero para gustos hay colores y yo aquí me siento muy a gusto.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Ricardo Rey Nosportlimit 1:02:51
2º Alexandre Rodríguez  Triatlón Morrazo 1:03:38
3º Alberto Álvarez Muralla Lugo 1:03:40

Femenina
1ª Mar Villar Trinorth 1:11:13
2ª Lara Lois GV Sports 1:17:06
3ª Iria Campos  Artrogal Tri 1:19:05

Fotos: OVC Photos, Ángel,

No hay comentarios: