martes, 19 de mayo de 2015

I Triatlón Atlántico de Baiona - Cto Gallego distancia corta sin drafting

Y rompo las promesas que me hice a mí
prometo pensar en ti
Ahora prometo sólo pensar en ti 



Regreso momentáneo al tri este fin de semana. Recordando viejos y buenos tiempos. Un triatlón muy bonito este de Baiona, a pesar de ir sin entrenar me lo pasé muy bien. 
No sé cómo comenzar esta crónica, antes de echarme al agua tenía sentimientos contradictorios, por un lado me apetecía, por otro no. Dudaba hasta de mis posibilidades. Sé que del agua más tarde o más temprano salgo, sigo nadando un día a la semana así que, salvo que me ataque un kraken o un tiburón. 1500 metros no suponen gran esfuerzo. Además con el paso de los años, cada vez me siento más cómodo (aunque no más rápido) en el agua. La bici si me preocupaba más, sin salir en carretera desde enero, algún paseo esporádico en btt sin pasar de las 2 horas y poco más. El día anterior metiéndole presión a las ruedas vi que estaban sobre 2 bar, Ya lo dice todo. El perfil era fácil pero ¿y el viento? 40 km no son muchos o quizás si. Los 10 Km de carrera en teoría no me deberían costar pero ¿en qué condiciones me bajaría de la bici? ¿podría correr o habría una rebelión general de unos músculos poco habituados ya a pedalear?
Por otro lado  hay que reconocer que el triatlón no deja de ser divertido, el entorno en este caso es espléndido y además nos tocó un día precioso.


Cerca de 400 inscritos de los que 30 eran chicas. Espero que con el paso de las ediciones no se les ocurra ampliar la participación porque es un tri con mucho potencial pero si le metes más gente este circuito se convierte en un circo. Ya para el agua me pareció que había demasiada gente pese a que las chicas salieron aparte.
Buena participación del Beariz pese a las ansias que mostrábamos antes de empezar.


Natación 1500 m
Salida desde la playa de Barbeira, situada dentro del Parador. Es una pequeña calita de aguas muy tranquilas. En el verano, tras la carrera que hacen aquí en agosto, suelo pegarme un baño aquí.
El circuito era a una vuelta, se sale de Barbeira y la llegada es en la otra playa, la de Ribeira, situada justo afuera de la fortaleza. En gran parte el circuito es muy protegido y normalmente sería como nadar en una gran piscina, pero tocó un día de fuerte viento del Norte-Noroeste  y fuera de lo que es el espigón la mar estaba muy agitada. Rock & roll.


Antes de venir me imaginaba que el agua estaría muy fría pero en realidad estaba a muy buena temperatura, 18º  C, que para aquí no está nada mal. Con neopreno perfecta.


El inicio se hacía bastante estrecho para tanta gente. Lo que menos ganas tenía era de llevar golpes así que me lo tomé con calma. Hasta la primera boya hubo bastante atasco. Hubo un momento que hasta nos tuvimos que parar. Ya me temía lo peor peor, que en estas situaciones siempre aparece algún tonto que se pone a dar patadas o manotazos a lo loco, pero tengo que decir que por esta vez el comportamiento de los que iban a mi alrededor fue exquisito, Se vio que nadie quería dar ni recibir y al final se resolvió todo de la mejor manera. 



Ya al girar la primera boya la cosa cambió radicalmente y nos metimos en aguas más movidas. La gente se separó así que por una parte mejor. Yo además me lo pasé bien con el bamboleo. Antes no me gustaba nada cuando me tocaba nadar con estas condiciones pero en esta ocasión me pareció divertido.




Segunda boya sin problemas. Giro y rumbo a tierra. Aquí si que la gente se dispersó muchísimo. el oleaje era en parte favorable pero tendía a llevarte hacia fuera. La tercera boya la pasamos bastante separados pero la 4ª... ¿donde estaba la 4º?
Creo que nadie la vio. En teoría estaba en la punta de uno de los pantalanes pero creo que al final todos nos perdimos en este punto.
El caso es que, no sé como, al final aparecí enfilando la playa de Ribeira que era lo que importaba. En las travesías sé que me he perdido durante el recorrido cuando en la parte final adelanto gente. Pues aquí sucedió esto, el tramo final adelantando gente.
Pie a tierra, me echo a correr mientras me quito el neopreno y me saluda la chica que tengo al lado. ¡Anda si es Sara! Creo que va ser la única vez que coincida con Sara en una llegada de una natación. Ellas salieron 5' después.
Claro que si nadie lo sabe siempre puedo presumir de foto :-D


Además esta chica va llegar lejos en el tri. Ya veréis.
Al final fueron 33 minutazos con 51 segundos el tiempo transcurrido hasta pisar la alfombra, que estaba un poquito más arriba de la playa. No es bueno pero podía ser peor. Parcial 245º y camino de la primera transición.

Transición 1.
A ver si me acuerdo que ya hace tiempo que no practico. 1º encontrar la bici ¡bien! 2º quitar el gorro, gafas y neopreno y dejarlo en el cesto ¡bien! esta vez no me lío demasiado quitando el traje. 3º ponerse y abrocharse casco y dorsal. 4º las zapatillas ¿me pongo calcetines ahora o luego? Pues ya que no he perdido mucho quitando el neopreno los pongo ahora. 5º Agarrar la bici y salir de allí.

Ciclismo 40 Km
Primera pedaladas y el viento entra lateral, incómodo pero deja pedalear. El perfil es sencillo y voy cogiendo ritmo. No sé si voy bien o mal porque el año pasado se me estropeó el cuenta y ni me molesté en cambiarlo, así que voy hacer toda esta parte por sensaciones.
Me gustan las bicis sin drafting, La verdad es que le tenía miedo a esta parte y al final la disfruté. De vez en cuando miraba el paisaje, la orilla del mar, cómo las olas batían con fuerza contra las rocas, bonito y relajante, me daba fuerzas. 




El circuito no me iba mucho porque era más bien para rodadores y con el viento que hacía más. Siempre odié el viento en la bici pero en la ida de cada vuelta había un buen tramo que entraba a favor. Como decía la gran Natascha Badmann, lo importante no es tanto el viento sino saber desplegar las alas. Que más da que no haya entrenado, meto todo el desarrollo que tengo y pedaleo lo más deprisa que puedo. Y aún así se me queda corto. 



Aprovecho el terreno favorable para comer un poco, un trocito de barrita. en la siguiente vuelta me tomaría un par de dátiles y pasado el 35 un gel, no me hace falta nada más para un olímpico. Por supuesto no tiro nada al suelo, llevo bolsa en el cuadro y el gel va disuelto en una botellita. No hay excusas y me pone de mala leche ver envoltorios en la carretera. A ver quien va limpiar esto. Sois unos guarros.
Toca hacer el giro de vuelta a Baiona y me tropiezo de frente con la cruda realidad. Parecía que ya no hacía viento ¡error! Un vendaval en contra que te dejaba clavado. Que suerte que tengo el cuenta estropeado ¿a qué velocidad iría? ¿20 Km/h? y da gracias.
Pero de nuevo keep calm & remember Natascha. Desplegar las alas. Poquito a poco, a ritmo y guardando fuerzas para la siguiente vuelta que falta iba hacer.
Otra vez en Baiona, ¡que animada está la rotonda! Espectacular.


Sabiendo ya cómo es el retorno, ahora en la ida levanto un poco el pie. En las bajadas con viento a favor apenas pedaleo, como y bebo. En general, y en contra de lo que me temía por el perfil, donde yo iba no observé mucho drafting. En esta segunda vuelta me crucé con un grupo de unos 10 o así que iban bastante juntos aunque alguno parecía intentar evitar la rueda. Luego otro chico que iba delante mía recibió la visita de la moto de los jueces y creo que con razón lo mandaron al penalty box. Lástima que no observaran al que me adelantó por la derecha mientras yo estaba completando un adelantamiento. 
De nuevo retorno y a encarar los últimos 10 Km con viento en contra. Ya iba mentalizado.
A falta de 5 o 6 Km para acabar alcanzo al gran Joseky. Nos da tiempo a intercambiar un par de palabras. Lo mejor del triatlón han sido los amigos que he hecho por el camino.
Cerquita ya de la transición. Ni idea de el tiempo que llevo en carrera porque no llevo crono pero veo delante justo a María Martínez así que muy mal no debo ir, aunque ella saliera 5' más tarde que yo.


La señorita Martínez desmontando con estilo. Yo al fondo.

El menda desmontando sin ningún estilo.

Sobreviví a la bici. Ya sólo queda la carrera. A ver como responden las piernas.
1h24'13", parcial 246º. Pues mira al final quedé contento, sin entrenar, con una bici de lo más normalita en una prueba en la que había unas cuantas cabras, más no puedo pedir. Mejor que el parcial del tri Rías Baixas del año pasado por ejemplo, que no es que fuera muy entrenado, pero alguna salida en bici si llevaba en las piernas.

Transición 2
Sin problemas, sólo tenía que ponerme las zapatillas pero no me explico como María que prácticamente entró conmigo a boxes me sacara luego 20 metros al salir.

Carrera 10 Km
Empiezo con ganas pero la primera cuesta del paseo del parador ya me dice calma, que queda mucha carrera. Debían ser en torno a las 6 de la tarde y la temperatura rondar los 26º. No era una cosa exagerada pero si se notaba el calor.
Decían que el recorrido era rápido pero a mí no me lo pareció y los tiempos que se vieron en general fueron bastante discretos. 3 vueltas con bastante repecho, en especial el del casco histórico que a mi se me hizo muy duro.


Ya en la segunda vuelta comencé a sentir las piernas acalambradas. Quizás la falta de entrenamiento en bici me pasara factura ahora. No me sentía corriendo tan bien como otras veces pero bueno, lo que veía a mi alrededor era en general peor, gente muy muy tocada. Al menos yo podía ir fácil y relajado aunque no fuera muy rápido.
De nuevo me iba cruzando con muchos amigos, y entre eso y los ánimos del público, se me hizo bastante llevadero.


44'55" no es un gran tiempo pero sirvió para remontar unos cuantos puestos y sobre todo para acabar con buen sabor de boca. Parcial 103º. 
En el cómputo global 207º, 2h42'58".
Parece difícil de creer pero es el mismo tiempo clavado, horas, minutos y segundos que el del triatlón Rías Baixas del año pasado en Sanxenxo (la misma organización que el de hoy) ¿Un déjà vu? Pues no tanto, de aquel guardo un buen recuerdo pero competitivamente me dejara peor sabor de boca. El tiempo es discreto igual y los circuitos no son comparables pero para las circunstancias este me deja mucho más satisfecho, quizás por las expectativas previas.
Es una prueba para repetir, ojalá pueda estar en la siguiente edición. 
Y con eso no estoy diciendo que vaya volver al tri. Dije en aquella entrada que el ciclo se cerró, ahora mismo no tengo cabeza ni ganas para entrenar un deporte con tres disciplinas, y hay muchas, muchísimas cosas, del tri actual que me desagradan, desde las modas, alguna federación, los flipados o  la burbuja de las inscripciones, pero nada me impide pasar un buen rato o hacer un entrenamiento diferente y divertido de vez en cuando. Esta es una prueba demasiado bonita, tanto que hasta me da miedo que muera de éxito. 
Por lo menos el recuerdo de esta primera edición ya no me lo saca nadie.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Uxío Abuín Triatlón Arteixo 1:55:42
2º César Ramiro Saracho Triatlón Arteixo 2:04:40
3º José Ricardo vega Triatlón Arteixo 2:04:41

Femenina
1ª María Ortega A.D. Tri-penta Terras de Lugo 2:13:48
2ª Joselyn Brea A.D. Tri-penta Terras de Lugo 2:17:11
3ª Sonia Pariente GV Sports 2:29:15

Fotos: David Besada

2 comentarios:

Celina dijo...

Qué tentador lo que cuentas de esta prueba! ya sabes que tengo familia muy cerquita de Baiona así que... Bueno, no me quiero despedir sin felicitarte porque leyéndote se nota que has disfrutado mucho más de lo que pensabas a priori y eso siempre es algo para celebrar, me alegro infinito! un besazo y a seguir disfrutando hagas lo que hagas

Furacán dijo...

Anímate, seguro que te iba encantar. Uno de los circuitos más bonitos que he hecho.