martes, 25 de noviembre de 2014

III Medio Maratón de Vilagarcía

Este fin de semana me lo tomé de forma más relajada. Tras intentarlo en la San Martiño y con el cross ya a las puertas, quise disfrutar del correr por correr y me apunté a este medio maratón, sin más pretensiones que las de pasarlo bien. No había corrido nunca en Vilagarcía y me apetecía descubrir una nueva carrera. Decían que el circuito era muy rápido pero yo hago un volumen semanal muy escaso como para ser competitivo en estas distancias, así que más bien me lo tomaría como un entrenamiento, el rodaje largo de la semana.

El día amaneció con su peor cara; mucho viento, lluvia y bastante fresco. En general muy desapacible, en ningún momento cesó de llover. El circuito discurría en algunos tramos junto a la orilla del mar y eso se iba notar bastante en el viento. Pero como nuestro deporte se practica al aire libre, y las condiciones son iguales para todos, pues no cabe otra que adaptarse y aplicar lo del viejo dicho: a mal tiempo buena cara.

La verdad es que no me compliqué mucho la vida. Visto lo visto me dije que lo mejor era ir en grupo y ya desde la salida me fui con el globo de 1h30'. El chico que lo llevaba hizo de buena liebre y marcó siempre un ritmo muy constante así que la única dificultad era la propia de ir en grupo; esquivar los conos y tener cuidado donde ponías los pies. El recorrido era muy llano y muy rápido pero también algo estrecho en algunas zonas. Para los algo más de 500 participantes que éramos podía bastar pero no le veo mucho margen para crecer más.


Con tanta lluvia y tantos charcos las sensaciones no fueron especialmente buenas. Ahora mismo no me disgusta demasiado correr con lluvia pero con un ambiente tan desapacible nunca acabé de sentirme cómodo. Si bien es cierto que prefiero correr así que un día de mucho calor.
Lo bueno de la lluvia es que a veces es hasta relajante, por lo menos para mí. A lo mejor soy yo el raro pero me gusta el sonido de las gotas al caer. Yo creo que esto me ayudó a evadirme y los primeros 5 kilómetros se me pasaron en un suspiro, en la 'zona' :-)). Lo único que recuerdo es a veces la tensión de no tropezarse, de los conos, pero en general resultó bastante fácil.


El circuito por el que corríamos medía poco más de 10 km y, evidentemente, había que dar dos vueltas. En general a lo largo del recorrido no había demasiado público, y con el día que estaba no es de extrañar. Una de las calles del centro si estaba un poco animada y la verdad es que se agradecía. En otro punto del circuito estaba una chica sola pero animaba por veinte, cuando pasamos alguien del grupo comentó que ya podía haber más así. A destacar también los gaiteiros (pobres ahí aguantando el chaparrón) y ya en la segunda vuelta las chicas que bailaban zumba (mención aparte, too hot! :-)) y el resto de voluntarios que se ganaron el día. Luego lees y oyes por ahí críticas y vamos, que menos que reconocer a las personas que pringaron (nunca mejor dicho) una mañana entera de domingo para que otros nos divirtiéramos.

Ls Zumba girls

Poco más que contar de esta primera vuelta, la liebre siguió marcando el ritmo y en el grupito que se formó reinaba un buen ambiente. Cuando había un avituallamiento nos ayudábamos a pasarnos las aguas ya que estaban un poco escasos de personal. Afortunadamente con el día que hacía  tampoco tenía uno mucha necesidad de beber, yo apenas lo hice un par de veces en toda la carrera.

El gran grupo de 1h30'

La idea original mía era ir con la liebre hasta el kilómetro 15 o 16 y luego si me encontraba bien irme un poco para adelante. Más que nada por si podía repetir el tiempo de Pontevedra en una media homologada pero vamos, tampoco era algo que me importara demasiado. El caso es que tras el segundo paso por Vilaxoán no me encontraba demasiado bien y decidí esperar y seguir en el grupo.



Fue hasta el km 17 o así como, casi de forma natural, sin pretenderlo, me vi delante del globo y en esa situación intenté subir un poquito el ritmo. De fuerzas no me encontré mal aunque tampoco sobrado. El final si que se me hizo muy algo, no sé por qué pero iba con la idea de que la meta estaba donde la salida. En el fondo sabía que no era así porque el día anterior le había echado un ojo al circuito pero en carrera a veces no se piensa mucho. 



Pues nada, resulta que estaría a unos 500 metros de donde fue la salida,o igual menos, pero a mi se me hizo larguísimo y eterno. Yo creo que debió ser algo de coco, que cuentas que se acabe en un punto y que te hagan correr más al gobernador central no le gusta nada. En fin, que casi no llego... :-D




Al final no puede bajar de 1h29'. 1h29'08" (1h29'01" neto), puesto 167º, Era un poco lo de menos.
Lo mejor sin duda el chocolate con churros de después, que bien me supo! :-)
Y poco más dio de sí. La carrera para mí estuvo bien, el tiempo no ayudó pero algún detalle tuvieron que me agradó mucho, además era solidaria y lo recaudado se destinó a un fin benéfico. Por mi parte nada que objetarle, alguna cosilla se puede mejorar pero vamos, fallos siempre va haber y quien ha estado en alguna organización lo sabe. Ya solo por el interés que pusieron se me merecen mi agradecimiento. Si para el año me vienen bien repito.

Próxima parada el cross, aquí si que ya hay que exprimirse y sufrir de lo lindo pero es de las especialidades que más me gustan así que ya hay ganas.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Iván Docampo Gimnástica Pontevedra 1:10:36
2º Fran Iglesias Gimnástica Pontevedra  S/T *
3º Miguel Ángel Vidal CD San Paio  1:13:49

*le indicaron mal la línea de meta con lo que se perdió para luego ser recalificado. 

Femenina
1ª Diana Ruivo  Athletics 1:31:26
2ª Carolina Buig 1:35:17
3ª Pilar Caínzos  1:37:43

No hay comentarios: