martes, 18 de noviembre de 2014

XXXVIII Carreira popular do San Martiño

Y llegó el turno de la clásica. Para un ourensano más que una carrera es un evento cultural. Yo, que siempre digo que no soy mucho de carreras multitudinarias, con esta hago una excepción. Quizás sea el ambiente, la cantidad de gente conocida, las calles por las que discurre, no sé. La corrí por primera vez hace ya 14 años y en las ediciones que falté la eché de menos.


Igual para competir y hacer buenas marcas, y todo eso que preocupa ahora mucho a la gente, para mí no es la mejor. A ver, que sí, que es muy rápida, son 10 Km homologados, siempre encuentras compañía  y se pueden hacer grandes registros pero Noviembre no es un mes que coincida muy bien para estar en forma. Habrá quien sí, pero los que nos centramos más en objetivos de primavera o principios de verano pues ahora no toca estar especialmente fino. Además normalmente en la salida y en el primer kilómetro perdías mucho tiempo que luego era difícil de recuperar.
Este año cambiaron el sistema de salida por unos cajones de colores. Acierto, ya debían haberlo hecho hace tiempo. A mí me tocó en el segundo cajón, el rojo, para marcas entre 35 y 40' y fue la salida más fluida que recuerdo de todas las ediciones, apenas 5" en pasar por la alfombra.
Este año también, llegaba un poquito mejor de forma que otras ediciones, con eso de que paré y retorné a correr antes. 
Como en el futuro a saber lo que pasa y las temporadas no se plantean todas igual, decidí ya de antemano aprovechar e intentar mejorar mi registro en la San Martiño. Una previsión, en mi opinión bastante realista, era intentar acabar en torno a 38'30". Plantearse objetivos más ambiciosos como bajar de 38' ya me parecían más complicado, lo he conseguido en la pista si, pero si ahora estoy para correr en 37' una de dos, o en primavera estoy para correr en 35' o ya es que de lo fundido que llegaré no bajo ni de 40' :-D Así que nada, hay que aprender de la naturaleza que tiene una época para cada cosa, hay un período para sembrar y otro para recoger los frutos.
Y un poco con esas ideas en la cabeza llegó el domingo y el día de la carrera. Me fui a la city temprano para encontrar buen sitio donde aparcar y allí ya me encontré con mi amiga Sara y Jose, y otros compañeros más de Vigo que no conocía. Como quedaba mucho tiempo aún fuimos tomar un café ¿Error del día? Puede, la verdad es que ya había desayunado, era mi segundo café. Comer antes de las carreras sé que no me sienta pero alguna que otra vez he tomado algún café solo poco antes de correr y sin problemas, claro que no sé que clase de café era, porque solo y sin azúcar apenas amargaba.
Bueno, seguimos, la salida era a las 11 pero me puse a calentar a las 10:15 porque luego hay que situarse con tiempo en la salida y además a las 10:30 habíamos quedado para hacernos una foto de equipo.

La foto del equipo

Comienza a llover y para no quedarme frío mientras espero a que se inicie la prueba me pongo mi apaño casero chubasquero DIY hecho de una bolsa de basura. Funciona perfectamente. 
Llegan las 11 y nuestro campeón Alex Fernández, ausente este año por lesión, es el encargado de dar el disparo. Como siempre la salida no dejará unas impresionantes imágenes del puente del Milenio.


Aunque no lo creáis me encontré en la foto.

Salida bastante fluida. Comparada con otros años una maravilla. No hubo grandes sobresaltos y sólo vi a una persona andar haciendo zig-zag (y ya le valió, en el km 2 iba ahí delante y no sé si aún acabaría detrás nuestra, pero bueno entre más de 5000 participantes algún tonto tiene que tocarnos por pura estadística) pero ya digo que en general bien, y más le valió porque algún tramo estaba realmente peligroso.
En el primer paso por el puente romano, km 1, ya pude comprobar como las zapatillas no agarraban demasiado así que mejor ir con ojo.


De todas formas, para mí, las condiciones eran poco menos que ideales; lluvia fina, no muy molesta y buena temperatura. No hacía calor pero se podía ir bien de corto. El único problema era el ya mencionado de los tramos resbaladizos.
Mi carrera fue muy bien los primeros kilómetros. Salí a competir, a exprimirme un poquito y en principio fue todo según lo previsto. En el km 2 iba al lado de Germán, de mis compañeros del Aurum Pablo y Romero, de Alan de los Esprintes, Pescas, Iria y Alberto... Gente toda conocida.


Los kilómetros se me pasaban rápido, sin embargo del 4 al 5 se me hizo largo. Este año había parcial oficial del km 5, lo pasé en 19:33  (19:27 neto) Estaba más o menos en el tiempo previsto, mobre todo si tenemos en cuenta que la segunda parte es más rápida que la primera y hay un kilómetro, del 8 al 9 que es todo bajada.
Creo que fue Alan, que iba a mi lado y que más o menos tenía los mismos objetivos que yo, el que dijo venga que vamos muy bien.
Y si, íbamos muy bien, En el avituallamiento pillé un botellín pero apenas bebí un traguito, sólo fue enjuagar la boca nada más. Esto lo digo porque al poco fue cuando la carrera para mí empezó a torcerse.
Estábamos ya entrando al centro-centro, camino de lapplaza Mayor. El primer problema que tuve fue con la respiración, esto que tienes ahí moquillo por la nariz y no te deja respirar bien, y luego te entran como ganas de toser, pues eso. Fui así un rato y al poco lo que me empezó fue un buen dolor de flato.


Mira que es raro, alguna vez si me tiene pasado, como a todos los que corremos supongo, pero muy rara vez, este último año no recuerdo que me sucediera.


¿El café? ¿el sorbo del avituallamiento? A saber. La verdad es que es bastante incapacitante. El ritmo estaba siendo alto  y lógicamente tuve que aflojar. Claro, intentas perder lo menos posible, presionas con la mano, inclinas el tronco pero no acababa de desaparecer. Los últimos 3-4 Km fueron así, muy incómodo, mucho sufrimiento. Ahora lo pienso y hasta no sé como no perdí más puestos.

Lo pasé mal mal


Me sirvió algo la bajada del km 8 (31'11" en el control unos metros antes) intenté soltar y volver a coger la respiración, y algo de oxígeno me dio. De todas formas el dolor no se fue, ni se iría hasta un buen rato después de cruzar la línea de meta.


No hay mucha más historia. A veces las cosas salen y otras veces no. Paso final por el puente romano, recta de meta y se acabó: 39'10" oficial, puesto 349, 19'38" en el último 5000. 
Es mi mejor tiempo en una San Martiño y en una prueba de 10 Km homologada (no hay muchas) en ruta ¿Satisfecho? No, en absoluto. El tiempo no es que esté mal, si fuera una carrera de esas que sales a rodar pues sería un resultado estupendo, pero habiendo salido a exprimirse yo sé que estaba para menos, para hacer 39'10" hoy en día no tendría por qué sufrir. Pero las cosas son como son, y todo forma parte del juego, a veces sale, a veces no. ¿Decepcionado? ¿Triste? En absoluto, cuando haces algo que amas lo aceptas en su totalidad, cuando sale bien y cuando no.
Acabar una San Martiño más, entero, sin lesiones, poder disfrutar de la mañana, de los amigos, irse luego a comer con algunos de tus compañeros... son motivos más que suficientes para acabar el día con una gran sonrisa

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Lolo Penas New Balance 30:39
2º Hassan Lekhili Ourenrunning 30:43
3º Carlos Villamor D2B Pedro Nimo 30:58

Femenina
1ª Solange Andreia Pereira Valencia TyM  35:01
2ª Ester Navarrete Atl. Femenino Celta 35:14
3ª Raquel Suárez Ría Ferrol 36:38  (tras la descalificación de la triatleta Joselyn Brea por ser extranjera)

No hay comentarios: