martes, 2 de septiembre de 2014

XVII Descenso a nado del Río Cabe y III Cross do Xamón

Otro fin de semana de doblar competición, río y monte en esta ocasión con sensaciones bastante diferentes. El sábado volvía participar un año más en la travesía que organizan en el río Cabe en Monforte de Lemos. En su día se había suspendido por mal tiempo y se había pospuesto hasta este sábado. Como no tenía nada mejor que hacer hasta allí me fui. Es una prueba muy sencilla y familiar. Nunca hay mucha participación pero este año con el aplazamiento aún menos y además casi todos eran nadadores con lo que se iba notar más la diferencia. Hasta conocí a un chico que me leía pero ahora ya no recuerdo el nombre, que desastre (saludos! :-)).


Es de las pocas travesías a las que suelo acudir de las que no permiten traje de neopreno y eso que aquí casi siempre está fría el agua. No sé como viendo el río tan calmado y bastante soleado en muchos tramos puede tener un agua tan fría.
Se organizan dos pruebas independientes y se pueden nadar las dos. La primera una travesía corta de 600 metros (en realidad más, si lo mides en Google Earth salen como 750) que es una vuelta al circuito abierta a todas las categorías,  y a continuación la "larga" de 1200 metros que son 2 vueltas al mismo circuito. Fácil y no tiene pérdida, ir hasta un puente romano, doblarlo y volver.
Siempre que vengo intento nadar las 2 pruebas, a veces lo consigo como el año pasado, otras veces he nadado únicamente la pequeña. Yo es que no tengo ninguna resistencia al frío en el agua, que le vamos hacer.
Ya con probar el agua en los pies me di cuenta de que si estaba fría pero también parecía soportable, casi como bañarse en el mar, tampoco era para tanto, y esta distancia enseguida pasa. De todas formas decidí no calentar en el agua porque iba conseguir justo lo contrario.
Me eché al río justo cuando nos lo requirieron para salir.



Salida desde el agua, mal situado, justo atrás de todo, pero poco importa. Empiezo a nadar y me entra algo de agua en las gafas. Eso ya me importa más.


Entre los participantes casi todos nadadores, los críos también, así que desde el principio me toca nadar en posiciones retrasadas. Malas sensaciones y supongo que nadando mal porque los críos que nadaban a mi lado nadaban mal y yo iba a la par así que supongo que aún peor. No sé porque no puedo nadar como en la piscina ¿donde está el problema si esto era como una piscina con su corchera y todo?
Lo único bueno era que avanzando la prueba el agua ya no estaba tan fría, de hecho no puedo decir que pasara frío nadando, porque nunca lo pasé.
Poca historia tuvo esto, nadando con los críos hasta el final, 2 niñas y un niño, que aún encima luego me adelantaron y salieron antes que yo. Poco respeto :-)
Por detrás aún venía alguna gente así que bueno, se disimuló un poco pero por sensaciones muy satisfecho no quedé.
Me fui ponerme un ratillo al sol a esperar para la siguiente travesía. Ahí es cuando me di cuenta de que aunque no pasara frío nadando, algo frío si que me quedé. Y mira que la tarde estaba de calor.
Esperaron a que acabara de nadar el señor mayor que es un fiel a esta prueba ¡Que mérito tiene! Y luego ya nos volvió tocar meternos al agua.
Muchas ganas ya no tenía pero bueno. Iba intentar hacer la travesía larga y si no me sentía en condiciones al menos haría otra vuelta y sería un entrenamiento un poco mejor que haber nadado sólo la primera.

Cuando me metí en el agua la noté más fría que antes, al menos en al zona de salida, estaba helada. Luego al igual que antes la noté mejor. Esta vez si me sentí nadando mejor, más cómodo y más coordinado, deslizaba mejor aunque también me quedé hacia las últimas posiciones. En el video se ve, los dos que íbamos al final.



Los primeros 300 metros los hice en compañía de otro nadador, luego en la vuelta se me adelantó. Le intenté pillar pies y no di. En la vuelta si que empecé a notar frío en el agua y ahí si que ya decidí parar.
Mejor abandonar ahora cuando estoy bien y coordinado que pasar frío y luego estar tiritando una hora fuera ahí dando pena, en el mejor de los casos. Poco que ganar.
¿Hubiera podido aguantar? Seguramente, pero mejor así. No me arrepiento en absoluto.
Me dirigí hacia la rampa. enseguida se interesaron por mi, si estaba bien y eso. Le dije que si pero que como empezaba a notar frío preferí retirarme.
Me fui al sol y esta vez si que tardé entrar en calor. Creo que hasta que no me tomé el chocolate no volví a sentirme normal así que si, creo que acerté en la decisión. Estoy muy delgado, empecé el verano por debajo de 60 kg y ahora estoy por debajo de 59. De correr fijo que no es.
Pues nada. Al final me quedó un regusto agridulce, no me gusta dejar nada a medias, ni siquiera los entrenamientos.

Clasificaciones
600 m
Masculino
1º Sergio Campos 8'30"
2º Pablo Valcarce
3º Pablo Vázquez

Femenino
1ª Gabriela Martínez

1200 m
Masculino
1º Sergio Campos  19'40"
2º Pablo Roi Balsa
3º Pablo Valcarce

Femenino
1ª Uxía García

El domingo cambiaba de escenario y pasaba del agua al monte. Cross do Xamón en A Cañiza, una carrera de 14 km de trail pistero o poco técnico. De esas que se pueden hacer corriendo en su totalidad y que a mí son las que más me gustan y mejor se me dan.
Nunca había podido correr antes aquí porque me coincidíó siempre con otra cosa pero siemrpe me tuvo buena pinta y la verdad es que le tenía ganas, además me queda bastante cerquita.
La carrera era a las 10, algo temprano pero al final fue un acierto porque pronto empezó a hacer mucho calor.  Lo tenían todo muy bien organizado y cuando llegué ya había muy buen ambiente con muchos conocidos. De mi club acudimos 3.
A la vista del track el perfil no parecía muy exigente, había una subida de varios kilómetros pero era muy tendida y las bajadas también. De salida si que había una pequeña cuesta sobre asfalto que nos puso el corazón de 0 a 100 en unos pocos segundos. Luego ya nos metíamos por pistas forestales.



Como no conocía el terreno salí un poco conservador, dejando un margen para lo que pudiera venir. Así salí en posiciones un poco retrasadas y me fui hacia delante poco a poco.


Ya en el primer kilómetro me encontré en un grupo en el que marchaban las atletas del Comesaña Sofía Freaza y Soledad Castro. Sole tiene muchísima experiencia y aunque este año estuvo parte de la temporada ausente, sé como anda y es una gran referencia a seguir.
Así marchamos unos cuantos kilómetros y la verdad es que muy bien, de menos a más y adelantando posiciones. En la subidas me sentía bastante bien y sin molestias aunque quedaba mucha carrera. El recorrido era realmente bonito.
Sobre el kilómetro 6 pasamos el primer avituallamiento. A continuación venían unos 3 km de subida hasta el punto más alto de la carrera. Al poco rato Sole se va quedando y me voy con Sofía. De la última vez que coincidimos en una carrera (en Nigrán) creo que está un punto por encima de mí pero me sentía bien y decidí arriesgar un poquito. Además un poco más adelante marchaba un grupo de corredores y de alcanzarlos siempre podría ir con ellos.


Sobre el km 8 se torcieron un poco las cosas. Me empezó a molestar el piramidal otra vez y bajé un poco el ritmo. Sofía se me fue y me quedé el el grupo de Xabi. Quedaban 6 km pero en teoría sólo 1 de subida y el resto favorable.
En el alto del monte ya se notaba bastante calor.
La bajada en principio fue fácil y rápida, la pendiente no muy acusada y el piramidal aguantaba bien. Luego pasamos por una zona más complicada con algo de barro y piedras resbaladizas, aquí fui con mucho cuidado y muy despacio. No quería arriesgar a una lesión. Perdí algunos puestos pero poco me importó.
A continuación vino otra zona aún más complicada pero que nos dejó imágenes como estas.



El tramo aún era bastante largo y lo hice casi todo andando porque era jugarse un tobillo. Aún así muy refrescante y divertido.
Tras salir del riachuelo tocaba otro tramo de pista rápida en los que las sensaciones corriendo resultaban un poco extrañas, parecía que no sentía los pies tras el remojo, pero bueno, pronto volvió a la normalidad. No quedaba mucha carrera ya pero como guinda del pastel había un último kilómetro duríllo, con la mayor cuesta de todo el recorrido. Es cierto que no hubo necesidad de caminar y hasta pude ganar algún puesto pero para mí fue la parte más dura.
La entrada en meta se hacía de forma inversa a la de la salida, o sea que ahora tocaba bajar la cuesta de asfalto. En la parte final de la subida había alcanzado a otro corredor y al empezar a bajar casi protagonizamos un esprint. Acabé desistiendo por el tema del piramidal y porque no me jugaba gran cosa pero el chico siguió hasta protagonizar otro esprint con Xabi que marchaba por delante justo en la línea de meta.


Al final yo entré andando. Puesto 26º, 1h10'50". Para estas alturas de temporada y casi sin entrenar a pie desde Julio no está mal. Lo del puesto es anecdótico porque por delante hubo un buen grupo que se perdió e hizo 2 km de más. Esta vez no me tocó estar entre ellos jaja


Despues de la carrera pusieron unos pinchos y la verdad es que todo muy bien (mejor eso que la típica camiseta) Así al menos acabamos el fin de semana y agosto con buen sabor de boca. Carrera para marcar en el calendario y repetir.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Jose Antonio Requejo  Ben Cho Shei  55:01
2º Jose Manuel Casado  Vía XVIII  57:13
3º Cástor Salgado  A.D. Limiactiva  59:52

Femenina
1ª Sofía Freaza  Comesaña S.C. 1:09:01
2ª Soledad Castro  Comesaña S.C. 1:11:35
3ª Ana Belén Losada Ourenrunning 1:12:53




No hay comentarios: