lunes, 4 de agosto de 2014

I Travesía a nado Son Simón

Otra travesía a nado más, nueva en el calendario y con un escenario muy chulo, la mítica Isla de San Simón en Redondela, en tiempos monasterio de templarios, saqueada por piratas, escenario de la batalla de Rande, leprosería y posteriormente campo de concentración para presos políticos durante la guerra civil. En fin, un lugar cargado de historia y leyendas, se menciona en la novela 20.000 leguas de viaje submarino de Julio Verne, que por cierto tiene una estatua dedicada en un peñón frente a la isla.
Yo ya había estado varias veces, hace años en una ruta de kayak por la Ría de Vigo habíamos comido allí. 


En esta ocasión no pisaríamos la isla, sólo la rodearíamos nadando. Bueno, en realidad rodearíamos San Antón que es la isla pequeña de las dos que están unidas por un puente.
Esta era la primera edición organizada por el club CAR y fue todo un éxito de participación, las plazas se agotaron en poco tiempo abriéndose lista de espera y todo. Y del nivel ya ni hablamos, sólo echarle una ojeada a las clasificaciones, de lujo.
Distancia de 1500 metros y neopreno opcional. El día no muy veraniego, por la mañana había estado lloviendo, a la hora de la travesía no pero estaba cubierto y soplaba algo de viento. La temperatura no estaba mal pero tampoco hacía nada de calor. Recojo el gorro y veo que me han asignado el nº 13. Risitas entre la organización, uy uy a ver si va andar por ahí un tiburón.


No soy supersticioso ni le tengo miedo a los tiburones, a menos que tengan 2 patas y vistan traje y corbata. Si tenía un dilema; neopreno ¿si o no? 
Fui probar el agua y por la orilla estaba caliente, 19-20º. Nadando hacia la isla bajaba un poco siendo bastante soportable y luego tras la isla ya me imaginaba que estaría más fresca, siempre lo está. 
Mi preferencia personal es nadar sin neopreno, más cómodo, mucho mejor las sensaciones y disfruto más. Ahora bien, mi resistencia al frío es cero. Se estaba mejor en el agua que fuera. Estuve nadando un rato en bañador y bien, pero fuera esperando me iba coger el frío y tampoco había traído ni tan siquiera una sudadera, así que al final neopreno, que además era lo que llevaba la mayoría.

De espaldas, supongo que estirando.

Nadando me arrepentí de llevarlo pero luego viendo a Óscar, tras la travesía, que acabó un tanto destemplado, y eso que aún aguanta el frío mejor que yo, pues me dije que hiciera bien en llevarlo.
Recorrido bastante sencillo al menos en teoría. Había que tener en cuenta un par de boyas pero no deberían dar demasiados problemas.


Pasadas las 19 horas se dio la salida. Dejamos pasar a todos los animalitos y salimos detrás. En general natación bastante limpia, apenas hubo golpes y así da gusto nadar. En el camino hacia la primera boya sólo tuve algunos problemas con nadador que se cruzó y se iba no sé hacia donde, en el vídeo que hay de la travesía en youtube se puede ver. Yo tenía bien enfilada la boya y no tuve problemas, tan sólo al doblarla porque coincidimos bastante gente pero bien. 


La siguiente referencia era el puente que une las dos islas, era un punto bastante conflictivo por lo estrecho, pero a pesar de algún encontronazo inevitable se pasó bastante bien. En general mis sensaciones nadando no eran malas. A ver si por fin me salía una travesía medianamente decente.


Tras pasar el puente el estado del mar cambiaba de forma significativa. Sin ser gran cosa ya había algo más de oleaje y el agua estaba algo más fría, aunque con neopreno hasta se agradecía.
Doblamos otra boya y ya pasamos a rodear la isla. Había que doblar 2 boyas más trazando una especie de cuadrado. En el siguiente tramo me pareció que el grupo seguí una trayectoria muy abierta así que yo fui un poco más hacia el interior, de todas formas en la boya nos volvimos a juntar así que ganar no debí ganar mucho.
Doblamos luego una boya amarilla y tan sólo quedaba buscar de nuevo la primera boya de la travesía. Ésta, desde el agua, se me hizo un poco complicada de ver pero entre que íbamos un grupo bastante grande y los kayaks, no hubo problemas para orientarse.


En el último tramo tuve quizás el único fallo de la travesía, o pequé de pardillo. Yo me dirigí directamente hacia la zona de playa de donde salimos mientras que hubo nadadores que se dirigieron  más hacia la izquierda, donde la arena forma un pico. No sé si fue a propio intento o porque desde el agua la zona de meta no se identificaba muy bien, pero la jugada les salió redonda. Mientras algunos seguíamos nadando ellos ya tocaban tierra y podían venir corriendo por la arena.

En la foto, el que está nadando :-)

Bueno, en todo caso poco importa. Al final, sin estar supersatisfecho, tampoco quedé muy descontento con mi actuación, no fue el desastre de las otras. 34'34" de tiempo oficial, nadando algo menos: 33 y pico pero el tiempo lo tomaron en la fila, y puesto 91º de los chicos. Como al final resultaron ser más de 1500 metros, en torno a 1700-1800 por los gps, pues bueno, no es una maravilla pero lo dejaremos estar.
La travesía me gustó. El ambiente muy bueno, los bizcochos post-travesía un puntazo y por sólo 3 euros que además se pagaban allí en mano.Compartir línea de salida con todos los cracks que estaban allí un privilegio, y para Javi ya no tengo palabras, aguantó como media hora con el neopreno a medio quitar haciéndose fotos con todo a aquel que se lo pedía, ni un mal gesto, ni una mala cara. 
Llevo 10 años en el triatlón y he conocido personas y personajes de todo tipo, mucha gente de 10, cierto, pero también mucha estrellita de su barrio. Javi y yo no somos amigos íntimos pero cada vez que lo veo hablamos y es la persona más asequible del mundo, el sábado lo saludé y lo que hizo fue preguntarme que tal me había ido en la travesía. Detalles del nº 1, sin más.

Al fondo charlando con Javi. En primer plano otra campeona no tan mediática pero si meritoria: Loira Fernández, nadadora con síndrome de Down que completó sin problemas la travesía.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Javier Gómez  18:29
2º Henri Schoeman (RSA) 18:39
3º Pablo Dapena 18:42

Femenina
1ª Anneke Jenkins (NZL)  20:51
2ª Ana Pérez  21:45
3ª Melina Alonso 21:49

1 comentario:

Celina dijo...

Me encanta esa zona! además, he tenido oportunidad de leer un libro ambientado en San Simón durante la guerra civil que me gustó especialmente. Bravo por Loira, por los bizcochos, por Javi y por tu travesía!