lunes, 11 de agosto de 2014

IV Nigrán Arena

Después de un mes de ausencia este fin de semana tocaba volver a las carreras y que mejor que hacerlo que en un clásico del verano, la carrera por la playa que se organiza en Nigrán. El entorno de Playa América es muy bonito aunque esta vez el tiempo no acompañó nada; lluvia toda la mañana y tiempo bastante desagradable aunque la temperatura para correr no era mala. Además tampoco las tenía todas conmigo porque arrastro desde hace un par de semanas molestias en un piramidal y desde el lunes no había probado a correr de nuevo.



El circuito era el mismo de otros años, o mejor dicho no, porque la playa siempre cambia algo. Esta vez como estaba subiendo la marea el circuito lo alejaron más de la línea de costa y nos tocó correr la última parte sobre arena más blanda por lo que se hacía algo más duro.
La participación bien para mi gusto, a pesar de que lo tiene todo y cada año va a más no acaba de cuajar como una carrera entre las más populares de por aquí, pero para mí está perfecta así. De la organización no puedo poner ningún pero, cumple bien y el servicio de guardarropa es todo un acierto. Sigo diciendo y ya lo comenté el año pasado que me parece una tontería que por megafonía anden diciendo que no se puede correr descalzo (que además está permitido por las normas IAAF) ¿Tema de seguros? No sé, en todo caso ya somos todos mayorcitos para hacer lo que creamos más conveniente. En fin...


Calentamiento bajo la lluvia  y para la línea de salida. Se retrasó un poco todo y a la hora que tendríamos que salir nosotros aún salieron los benjamines. Suerte que ellos no tardaron mucho en completar su recorrido.
Cerca de 400 participante en categoría absoluta. Una vuelta pequeña y otra grande a lo largo de la playa. Total 6 Km.
Pues a ver lo que sucede. No había corredores de mucho mucho nivel (vamos que no es como lo que había hace años) Estaba Akka, Brais Misa o Vasconcellos pero poco más así que fui viendo la cabeza de carrera bastante rato. Al principio hasta fue un chaval  de primero con unos cuantos metros de ventaja.
Salí por la parte más pegada a la orilla por donde además de estar la arena más dura se hacían menos metros (por la forma de la playa). Aún podría ir más pegado al mar pero como todo el mundo iba por arriba pegado a las cintas hasta me daba corte, y por otra parte sería un absurdo dado mi nivel hacer un recorrido tan diferente aunque desde mi punto de vista sería perfectamente ético. No entiendo, en las populares todo dios atajando por las aceras y aquí que nada te impedía ir más cerca del agua nadie lo hacía, al menos en la primera vuelta.

No iba de los primeros aunque por la perspectiva lo parezca.

Para llevar tiempo sin competir no me encontré mal. Fijándome un poco en quien tenía alrededor, sobre todo en las chicas que era las que conocía y sabía como andan, pues no debía ir mal. 




Lo único malo es que ya en la primera vuelta me molestaba un poco el piramidal. Bueno, en realidad ya me molestó calentando. Pero la primera vuelta la hice relativamente rápida.


Empezamos la segunda vuelta. Me mentalizo ya que el final iba hacerse muy duro, en vista de la arena blanda que ya sufrimos terminando la primera vuelta, y eso que íbamos frescos. Así que procuro regular un poco.
De nuevo busco la orilla y la arena más dura. La lluvia arrecia pero al mismo tiempo que me empapa me relaja. Estos momentos a la orilla del mar son impagables.
Llega un momento clave en la carrera con el primer cruce del río. Había que decidir por donde pasar. Iba junto a Sara Pérez y ella y varios corredores más lo cruzan por arriba por donde es un pelín más estrecho mientras que yo y otro corredor lo pasamos por abajo, más ancho. No sé que sería mejor. Casi me hundo hasta la rodilla. La verdad es que en ambos casos te rompe el ritmo.
Llegamos al final del recorrido en la playa y toca volver. Aquí la arena está más blanda y es un poco más complicado. Busco las zonas menos pisadas pegándome bien a las cintas. Noté un cierto bajón y en este tramo fui alcanzado por mi compañero de equipo Samuel con un grupo que venía por detrás. 




Me engancho al grupo y parece que me recupero. Mis sensaciones mejoran pero sólo hasta llegar de nuevo al río. 


Un antes y un después. Volví perder ritmo y el terreno que venía a continuación me acabó de hundir. Durísmo. Y para el piramidal  aún peor.



¡Uff que largo se me hizo! Sufriendo bajo la lluvia.


Pero al final todo acaba, lo malo también.





Pierdo muchos puestos en este tramo final aunque en meta mejoro el tiempo de los dos pasados años. 23'27" y 68º. Para ser la primera tras el parón está bien, se ve que acabé muy bien la temporada y aún vivo de rentas.
Salvo por lo del piramidal puedo decir que quedé contento. Una competición diferente, la lluvia no fue más que una anécdota. Suma y sigue. 


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Akka Essaadaoui  S.A.Val Miñor 19:03
2º Brais Misa  C.A. Porriño 19:35
3º Gonzalo Vasconcellos  R.C. Celta 19:43

Femenina
1ª  Carmela Cardama Comesaña S.C.   22:11
2ª  Rocío Rodríguez  S.A. Val Miñor  22:35
3ª  Sofía Freaza Comesaña S.C.  23:04


1 comentario:

Celina dijo...

Felicidades, conozco la zona y tiene que ser precioso correr allí, a ver si un año me pilla de vacaciones!espero que lo del piramidal no sea nada