lunes, 28 de julio de 2014

I Travesía a nado Isla de Tambo

Otra vez por aquí. La semana pasada al final nos quedamos sin travesía en Bueu por culpa del mal tiempo, se aplazó para septiembre así que trastocó un poco mis planes. A cambio le pude quitar las telarañas a la bici, aún a costa de que me pillaran un par de chaparrones disfruté de la salida, así que no hay mal que por bien no venga.
Este domingo, por el contrario, el buen tiempo estaba garantizado (bueno, o casi, que apareció una invitada de última hora, la niebla) y tocaba volver a enfundarse el neopreno para una nueva aventura acuática. En esta ocasión me iba enfrentar a la distancia más larga que nunca había nadado: 5 Km, que no son muchos pero para una tortuguilla del agua como yo si que lo son. Todo un desafío y más con lo mal que estoy nadando en aguas abiertas este año. Pero bueno, enfrentarse a lo que se nos da mal es lo que nos hace crecer ¿no? y además, pese a todo, me encanta nadar.


Y eso, hasta Combarro me fui el domingo. Travesía nueva en el calendario pero organizada por los catalanes de Neda el Món que tienen bastante experiencia en estos eventos. Dos distancias a escoger, 3,5 Km o 5 Km, ambos recorridos semejantes, sólo que el largo rodeaba la Isla de Tambo y el corto no.

En principio este era el recorrido previsto pero en la práctica se modificó un poco, a la playa se iba de forma opcional tras rodear la isla en sentido antihorario.


La Isla de Tambo es un enclave interesante, hasta hace muy poco era de uso militar y no dejaban ni acercarse a ella así que ya se imaginaba en ella uno un proyecto de esos ultrasecretos o mismo algo así como la Isla de Dr. Moreau :-)) Hay unas casitas, un embarcadero que se ve desde la costa, terreno fácil para dejar volar la imaginación para alguien muy aficionado a los cómics y a los libros de aventuras. Lo que si es cierto es que hubo un polvorín de la armada y antes una leprosería, y mucho antes un monasterio que fue destruido por Drake, el pirata.
Así que, aunque la inscripción fuese un poco cara conforme a lo que se estila por aquí, me parecía muy atractiva y me apunté. Al final no fuimos mucha gente pero se estaba bien, algunos amigos como Floro, André, Khene, Sara que hacía la de 3500... buen ambiente.

Al fondo, preparando todo

Cuando llegué a la mañana había algo de niebla cubriendo la Ría y la isla a unos 1500 metros de la costa ni siquiera se divisaba. Era de esperar que conforme transcurriera la mañana fuese abriendo pero tardó lo suyo. A las 11 de la mañana, que era la hora prevista para salir, la isla ya se veía pero aún quedaba algo de niebla. Al final decidieron aplazar la salida 20' cosa que respeto por lo relativo a la seguridad, aunque en peores condiciones hemos nadado, y yo personalmente no lo veía peligroso. Lo que ya en mi opinión fue un fallo  fue comunicar el aplazamiento cuando estábamos en la línea de salida embutidos en el neopreno pero bueno...

El grupo de los 5 Km

Con lo de la espera me saqué la parte de arriba porque se asaba uno y luego cuando tocó salir de verdad me lo volví colocar de forma un tanto apresurada. Total que me quedó mal puesto y a las pocas brazadas ya notaba que me entraba mucha agua. 

De pie, prisas ¿para qué?

Este año ya se ve que cuando no es una cosa es otra. No sé si afectará mucho al nado o no pero notar que se te cuela agua por todos los sitios es cuando menos bastante incómodo.
Al menos decían que en la playa de Tambo tenían un avituallamiento así que por lo menos podría salir y colocarlo bien. La mala noticia es que antes había que nadar 3500 m.



De salida había 2 boyas hasta la isla que facilitaban bastante la orientación. Este tramo creo que lo hice bastante bien, encontré un ritmo cómodo, iba con la referencia de Floro justo al lado y más gente alrededor. Como nadábamos poca gente, tenía miedo a quedarme atrás a la primera de cambio pero no.
Despues de la segunda boya había que dirigirse cara a la isla. Íbamos un grupo de 3, un nadador que perdió el gorro de la organización (a partir de ahora lo llamaré "gorro azul") y un chico que nadaba sin neopreno (que valiente) En la mayor parte de la travesía el agua no estaba muy fría, en torno a 18º pero la distancia también era muy larga.
"Gorro azul" seguí una trayectoria más abierta pero yo quise ir más pegado a la isla así que me fui solo. La travesía no era competitiva y a mí además de nadar también me apetecía ver Tambo. Aquí la mar ya estaba un poquito más agitada, poquita cosa pero estaba subiendo la marea y era un poquito más difícil nadar. Por otro lado el neopreno ya me empezaba a resultarme superincómodo con toda el agua que estaba entrando y para acabar de rematarlo , a pesar de llevar una lycra interior con cuello alto y gel anti-fricción, me estaba rozando el cuello.



Lo positivo, que la travesía era realmente bonita. Me gusta nadar por sitios donde se ve el fondo, ver peces, algas y cositas así. Realmente muy bonito. Y también ir viendo Tambo estaba muy chulo. Me iba montando mis películas en plan fuga de Alcatraz.



Poquito a poco fui rodeando la isla. hubo un momento que pillé una zona de agua muy fría y lo pasé un poquito mal, como me seguía entrando por todos lados, pero bueno me iba entreteniendo con  mis pensamientos y la verdad es que la travesía en el plano físico se me hizo de lo más llevadero, hasta diría que corta. Muy bonita la zona del faro.



La vista del muelle ya me hizo saber que la playa estaba al otro lado y por tanto no quedaba nada para el avituallamiento. No era obligatorio parar, ni siquiera dirigirse a la playa, había una boya  y podías tirar directamente a la línea de llegada pero en mi caso si que era parada obligatoria, además quería poner el pie en Tambo, ya que había oportunidad.
Y eso, me dirigí a la playa. Cuando puse pie a tierra aún había gente, otros nadadores, así que al menos me dije que no iba tan descolgado. Lo primero que hice fue poner bien el neopreno, hasta me di cuenta de que estaba nadando con el velcro desabrochado, así no me extraña que me entrara tanta agua. Luego fui a beber y comer algo.
El chico muy amable, me preguntó que tal y eso, y le respondí que la travesía me estaba pareciendo muy bonita. Bebí un par de vasos de isotónica y me comí un par de plátanos. Estaba algo destemplado y me puse un rato al sol, en la isla se estaba bien. Vi como se acercaban un grupo de 3 nadadores entre los que reconocí a Khene porque llevaba la boya y los esperé.  Los otros 2 serían "gorro azul" y el chico que nadaba a pelo que llegó con una buena tiritona. Estuve hablando un ratito con Khene. Alguien le preguntó al del avituallamiento que tiempo llevábamos y le contestó que hora y media. Vaya, no sé cuanto tiempo llevaba en el avituallamiento pero se estaba haciendo un poco tarde. Me fui al agua con Khene y "gorro azul" aunque luego a Khene lo llamaron porque lo querían grabar así que seguí yo solo con el otro nadador. Ahora llevaba el neopreno bien puesto ¡que difrencia! así ya se disfruta.
Peeero... si arreglo una cosa la cago con otra. Pues no sé como hice porque la travesía no tenía mucha dificultad pero me confundí con unas boyas y me desvié totalmente de la ruta.
Si, vale, luego me di cuenta, pero ya me cabreó. Furi, como en tu próxima vida te toque ser ballena acabas varando fijo.
Me di cuenta y ya no tuve problemas para orientarme. Luego además aparecieron los voluntarios de los kayaks (a boas horas) y nada, hasta la llegada sin problema.
Pie a tierra, venía otro nadador y ya pisamos la alfombrilla juntos. No íbamos ponernos a esprintar ahora ¿no?
El tiempo lo de menos, si lo pienso sonrojante: 2h04', que daría un ritmo de 2'30" el 100 que es más o menos el que me sale en piscina cuando suelto a espalda jijiji pero bueno, tampoco sé el tiempo que estuve en la isla y no tiene mayor importancia. O sí, pero como no le veo soluciones... pues mejor no darle vueltas, creo que este año al final engancharé una buena travesía porque no es muy normal.
De todas formas el reto fue superado sin problemas, muy entero y salvo por lo relatado del neopreno que hizo que no nadara muy cómodo el resto muy bien, de nuevo comunión con el mar, es difícil de explicar pero entre las olas uno acaba sintiendo mucha paz interior. La travesía muy bonita, para repetir.

Tiempos completos 5000 m y 3500 m.

No hay comentarios: