martes, 5 de noviembre de 2013

Nueva temporada y nuevas ilusiones

El pasado viernes daba comienzo de forma oficial la temporada de atletismo 2013-2014, aunque en mi caso ya la empecé antes así que lo único que cuenta es a efectos federativos. Este año entre mis conocidos hubo mucho cambio de club pero yo por mi parte no tengo ninguna novedad que anunciaros, sigo en el mismo club que estaba, el club Deportivo Aurum y puedo decir que estoy muy contento en él. Esta será mi tercera temporada que al mismo tiempo será también la tercera temporada del club. Estrenaremos camiseta (espero), tenemos nuevas incorporaciones y también muchas ganas de seguir creciendo en los eventos que organizamos.
Este fin de semana no competí así que el debut oficial de la temporada se hará esperar. Aproveché el puente para hacer algo de bici, que la tenía abandonada, aprovechando además que no había clase del curso de monitor de atletismo. Al final por culpa de un sábado tremendamente lluvioso no hice las 3 salidas que tenía en mente, me conformé con una salida en BTT el viernes y otra en carretera el domingo. El sábado tocó mojarse pero corriendo, que lo llevo mejor.
De todas formas la salida del domingo me dejó buen sabor de boca y, aunque al principio me sentí bastante flojo, luego resultó mejor de lo esperado. Teniendo en cuenta que desde el duatlón de Porriño no había vuelto a montar en carretera no estuvo mal. Además disfrutar de la tranquilidad de una mañana de otoño no tiene precio.

Remember good times.

Por lo demás, ya que esta fue una semana escasa en novedades deportivas, voy aprovechar este espacio para contaros un poco el proyecto de negocio que estoy comenzando. Los que estáis en facebook ya lo sabréis pero para el resto ahí va un pequeño resumen.
La verdad es que no había nunca pensado en ser un emprendedor (palabra que queda 'chuliguay' pero que, con los obstáculos que ponen, está más cerca del 'pringado' que de otra cosa) Supongo que la final la vida te acaba conduciendo por unos caminos que no esperas. 
Al final yo digo que los grandes proyectos tienen sus raíces en grandes decepciones. Todo esto surge de mi hastío de llevar palos. Llevaba media vida intentando cumplir en todo lo que se esperaba de mí, como estudiante, como trabajador, etc. sin obtener los resultados esperados. Estando a merced de decisiones sobre las que no tenía control, que el conselleiro convocara oposiciones, el nº de plazas, el veredicto de un tribunal o que le cayese bien al de rr.hh en la entrevista (si es que llegaba a ella)...  Y al final me acabé dando cuenta de que no necesitaba seguir pasando por esta situación, que había llegado a un punto de equilibrio entre madurez (ya estoy de vuelta de muchas cosas) - juventud (sigo teniendo un punto de inconsciencia adolescente) que me permitía arriesgarme, no depender de (casi) nadie y crearme mi propia oportunidad. 
Tengo algo claro, y es que soy capaz de hacer cosas bien, que luego saldrán o no, pero la capacidad la tengo. Tengo cierta formación (nunca suficiente), cierta cultura (tampoco suficiente) y cierta experiencia (por haber tropezado muchas veces) que me valen para tener una base desde la que partir.
Tenía la motivación, la fuerza, y algunos ahorrillos que me quedaban. También la libertad, no tengo hijos ni familia que mantener, o sea tengo poco que perder. Faltaba la idea... 

Hacia rutas salvajes.

No tengo mentalidad típica de empresario. En una escala estaría más cerca de un hippie que de uno de esos señores encorbatados que vemos por la TV. Ganar dinero es importante, por supuesto, porque de algo hay que comer y en la sociedad que vivimos no queda otra, pero quitando las necesidades básicas y los 'vicios básicos' :-) como poder ir a alguna carrerita, compar algún libro o algún viaje... lo demás, realmente me sobra. No soy de los que ambicione coches de gama alta, ni hospedarme en hoteles de lujo, ni tener un gran patrimonio ni nada de eso.
En 'Crónica del pájaro que da cuerda al mundo' de Murakami aparece una frase muy buena: 'Es mejor ahorrar las energías para aquellas cosas que no puedan comprarse con dinero'. 
Mi negocio tendría que ser algo más que un mecanismo de multiplicar los dígitos de mi cuenta corriente, necesitaba que fuera también un modo de transmitir mis ideas, mi forma de ser... Expresar es una necesidad básica, si algo nos hace humanos es eso, la necesidad de expresarnos.
Entonces surgió el tema de la ropa. Primero porque te fijas en la gente que más o menos te inspira, y en mi caso leyendo a Yvon Chouinard, el fundador de Patagonia, con el que me sentí bastante identificado. Luego porque una camiseta, una sudadera etc. son como un lienzo en blanco para poner en práctica toda tu creatividad. El pero de todo esto es que es un sector con muchísima competencia donde es muy difícil hacerse un hueco. No todo iba ser sencillo.
Quedaba un último aspecto, el tema ético, social y ecológico. A ver, realmente oportunidades de hacer negocio con ropa barata hay, proveedores tipo camisetas a 1 euro por ejemplo encuentras a patadas, serigrafías también. Lo que pasa es que hay que ver lo que hay detrás, por ejemplo, o por ejemplo o incluso los problemas del algodón convencional. No podría dormir de noche si supiera que la sonrisa de mi supuesto o probable éxito se sustentara a base de lágrimas de otras personas. A alguien le valdrá, ejemplos de esto los tenemos bien cerca. A MI NO ME VALE. Me han llegado a decir que si quería dedicarme a los negocios dejara la ética de lado. Pues bien. A MI NO ME VALE. Y eso lo quiero dejar claro desde ya.

Seleccionar los proveedores adecuados está siendo uno de los mayores retos. No hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. Por mucha ética del proceso de producción y el material más respetuoso posible con el medio, está claro que si el producto no tiene la calidad adecuada no vendo más en la vida, pero también si el producto sale demasiado caro tenemos otro problema. Lo barato ya os dije antes que tienen gato encerrado detrás, o sea que el reto es lograr algo bueno y bonito con un precio contenido. Camino de eso estamos.
Estoy deseando poder enseñaros ya los primeros productos. espero que os gusten y aunque no me compréis, que eso es algo muy personal y los bolsillos no están para muchas alegrías, si me gustaría que al menos me apoyárais en este proyecto dándole visiblidad, compartiéndolo, siguiendo las páginas etc.
Ya os seguiré dando la vara con el asunto este.



Redes sociales

5 comentarios:

Rubén dijo...

Pues muchísima suerte con el proyecto. Espero que todo salga bien.

Y con la temporada atlética también :).

Un abrazo.

marKitu$ dijo...

Si a este proyecto se permite poner mi pequeño granito de arena, a mi me encantaría ( y se que los gustos son muy particulares), pero creo que seria bonita, una sudadera con el logo de la capra delante, y detrás este escrito tuyo:

"La cabra montés es un animal en cierto modo totémico. Símbolo de la montaña y los montañeros, de la adaptación al medio y diría que hasta de la libertad. Hasta donde llega una cabra no llega nadie..."


Llamadme motivado, flipado o lo que queráis, pero a mi me gustaría.

Si mi idea sirve de algo bien, sino, también!


Un abrazo y mucha suerte!!!

Furacán dijo...

Muchas gracias Rubén, nos vemos en las carreras.

Markitus, estupenda tu sugerencia, tomo nota!

Celina dijo...

Me encanta el proyecto! muchísima suerte! yo quiero comprar una sudadera turquesa con un logo enorme de la cabra en rosa! si no se puede personalizar me conformo con los colores que dispongas, pero quiero una!!!!!

Furacán dijo...

Celi, tomo nota de tu deseo, en este momento no sé que modelos van salir a la luz en esta primera fase pero intentaré que puedas tener tu sudadera. Muchas gracias por el apoyo!!!