lunes, 9 de abril de 2012

Memorial Francisco Castro y resumen de la semana

A veces las cosas no suceden conforme a lo planeado pero eso no tiene porque implicar algo malo. Esta semana entre lo que tenía pensado hacer y lo que luego hice no hubo muchas coincidencias. Así ni volví repetir el recorrido del Aviaman, ni corrí en Padrón, ni siquiera hice los kilómetros en bici que hubiera querido. Tampoco estudié lo que hubiera deseado ni logré avanzar demasiado en uno de los trabajos de mi máster. Pero como digo, pese a todo, creo que fue una semana provechosa.
Estaba apuntado para correr la carrera de Pascua de Padrón el sábado, como ya hiciera el año pasado, pero el entrenamiento del viernes me dejó más cansado de lo que esperaba. No es que fuera gran cosa, fueron sólo unos 60 Km de bici pero me cogió la lluvia justo a la mitad de trayecto y el frío pasó factura. Con lo poco que ha llovido este año y lo poco que he salido en carretera van y coinciden las dos cosas. La verdad es que lo odio pero bueno... al final ya me reía yo sólo de verme en plan capitán Haddock jurando en arameo mientras pedaleaba de vuelta a casa.
¿No quieres caldo? Pues toma 7 tazas. No lo tenía pensado  pero tras la bici decidí hacer una transición de 5 Km de carrera a pie. Hacía mil años que no realizaba un entreno de este estilo ¿me estaré volviendo triatleta?
Correr tras la bici en un sprint o incluso en un olímpico no me supone nada del otro mundo. Ahora bien, a partir de las 2 horas de bici la cosa cambia un poquito y no sé si sería por el frío o por lo qué, que bajar las escaleras desde un 4º piso me supuso ya un reto considerable.
Al final volví a sentir las piernas y acabé sin problemas. Bueno, reconozco que no es gran cosa, pero de aquí al Aviaman no creo que pueda hacer algo más fuerte. Si vale vale y si no pues...
El sábado entonces no me sentí ni con ganas ni con ánimo de ir hasta Padrón así que decidí definitivamente apostar por el domingo. Un par de horitas en BTT para soltar las piernas y nada más. Lo que si estuve es experimentando en la cocina. Desde que estoy metido en temas de nutrición se me han despertado nuevos intereses y ahora mismo uno de ellos es hacerme mis propias barritas.

Unas Furibar Tarahumara Style. Sémola de maíz + semillas de chía + canela + miel. Todavía estoy en proceso de experimentación.

Llegó el domingo y la competición de la semana. Me fui hasta las pistas de Balaídos en Vigo. 27º Memorial Francisco Castro. Ya había participado el año pasado aunque por cuestiones de calendario en esa edición no había ni tanta calidad ni cantidad como en esta. Sólo echar un vistazo a la lista de salida del 3000 metía miedo, 25 inscritos, 6 con marcas por debajo de los 9' y la gran mayoría por debajo de 10'. Del resto y salvo un veterano del año 48, yo tenía la peor marca.
Me sentía como esos atletas que a veces invitan a JJ.OO y campeonatos del mundo y que luego sirven de relleno a las pésimas secciones de deportes de los telediarios. Y representando a las Islas Vanuatu Furiman...
Se me pasó por la cabeza no correr, incluso le comenté a Leticia (que tiene una marca por debajo de 10' en el 3) que nos intercambiáramos y corriera ella con los chicos y yo con las chicas, así quedaría todo más equilibrado jeje Pero bueno, que si no tengo calidad tampoco voy tener vergüenza.
Se da la salida y sucede lo esperado, salgo de la curva y ya me saca el grupo 10 m. Tocaba hacer la carrera en solitario desde el principio. Cabeza, sangre fría y experiencia. Había un cadete con una marca similar a la mía, un poquito mejor, pero quiso ir con el grupo y luego pagó la osadía.

 Al fondo de todo

El ritmo de locura: 2'46" el primer 1000. Vamos que no hago yo esa marca en un 1000 solo ni yendo 'to ciclao de rebul' como diría el Jonan de Baraka.
Mi paso por el mil fue de 3'30" que ya es un buen ritmo para mí (de mantenerlo saldrían los 10'30" que son mi objetivo este año) 
Correr sin ninguna referencia en la pista no es fácil, aún así 5 de las 7 vueltas del 3000 me salieron clavadas todas a 1'27".  Gracias a haber mantenido la cabeza fría pude dar alcance al cadete y acabar la prueba en 17º lugar. La última vuelta me salió en 1'25".

.
No obstante el tiempo final de 10'45.16" fue 3" peor que el que hice aquí el año pasado y se queda a 8" de mi mejor 3. Aunque como digo las sensaciones fueron buenas y creo factible el que un día de estos pueda acercarme o bajar de los 10'30".
La prueba por cierto fue ganada con autoridad por uno de nuestros mejores atletas paralímpicos: Gustavo Nieves 8'30", un crack.


Acabado el 3 quedaba un poco de tiempo para soltar y recuperarse antes de afrontar la otra prueba en la que estaba inscrito: los 800 m. Esta distancia creo que me va mejor pero claro habiendo corrido antes el 3 mucho no se puede esperar.
Aquí había 3 series y al ser menos atletas en la pista, no competir frente a los de nivel más alto y el hecho de que en un 800 no te doblen jeje pues no se desentona tanto. ¡Aún así vaya sufrimiento! 
Sabía que había algún participante con tiempos rondando los 2'15"-2'20" así que quise pegarme a la cola del grupo en la salida. Pero todo iba demasiado rápido y mis sensaciones eran horribles. No sé en cuanto pasé el 4, muy rápido seguro. La 2ª vuelta me costó muchísimo pero aún así mi tiempo final de 2'27.76" me parece bueno. Vamos que el año pasado me fui hasta los 2'31", no es comparable a correr descansado.

Al final acabo la semana con un buen dolor de patas pero contento por habérmelo pasado bien. como dice mi amigo Alberto la pista es divertida y no muerde.

Clasificaciones (completas aquí)
3000 m.l. Masculino
1º Gustavo Nieves Gimnástica Pontevedra  8:30.52
2º Ayoub Nagihi  ADAS Barco  8:59.06
3º Pablo Regadas  Celta  9:03.23

800 m serie 3
1º Jesús Parcero  Vila de Cangas 2:09.04
2º Diego Fernández  Comesaña S.C. 2:10.38
3º Jose Antonio Torres  Celta  2:12.30


Algunas fotos de  Ana Isabel

3 comentarios:

davidiego dijo...

Nunca he probado la pista, pero no me lo pintas muy bonito. Con atletas sólo corrí un cross y añadí una nueva acepción a la palabra sufrir.

Reparte esas barritas entre tus admiradores betatesters..

Xocas dijo...

Pues coincidimos en el "raining day". Ese día saludé a Jacobo de regreso de Leiro. Seguro que no me reconoció, pero le vi cara de interés. A veces pienso que nos olemos (bueno, después de un rato, esto quizás no sea tan metafórico).
De la pista, da gusto leerte, pero ahí sí que no me veo.
Fdo. Un betatester.

Celina dijo...

Me encanta el experimento de las barritas, tienen buena pinta! quçe pena no haber estado por Vigo estos días, mi familia política vive junto a las instalaciones de atletismo y hubieras tenido pomponera!