lunes, 30 de abril de 2012

35º Trofeo de campo a través San Miguel de Oia

Seguimos sumando kilómetros y coleccionando sensaciones. Este año ya había dado por finalizada la temporada de cross pero surgió esta carrera que habían movido en el calendario y hasta allí me fui. Ya había participado en otra edición de este trofeo cuando se disputaba en el parque forestal. Esta vez el escenario era un poco diferente, el circuito más llano e integramente de hierba. Eso sí, seguían estando las Cíes al fondo y el Atlántico como decorado.

 

Además la mañana acompañó. Llevamos ya más de un mes en los que llueve un día si y otro también. El día anterior había asistido como espectador a la jornada de la Liga de clubes de atletismo en Monterrei y estuvo una tarde bastante desapacible.



Aprovechando las fotos (no hice más porque pensaba que salían poco nítidas pero ahora al verlas en el pc son bastante aceptables) hago un inciso para animar a la gente a asistir a los encuentros de atletismo, hay gente con mucho nivel que da gusto verla competir. Además se hace muy entretenido, las 3 horas se me pasaron volando.

Pero la mañana del domingo se presentó soleada y  con una temperatura agradable. Vamos que tiraba a calorcito.
Nuestra salida estaba para las 11:20. Antes compitieron otras categorías. No me gusta hablar de talentos de corta edad porque considero que todos tienen un largo camino que recorrer y lo peor que le puede pasar es que a un crío acostumbrado a ganar se le suba a la cabeza, pero hay una joyita de Porriño todavía en categoría infantil, que si tiene un poco de cabeza,  suerte y continúa su progresión, su nombre va sonar mucho en unos años, no sé si en triatlón, atletismo o natación. Da gusto verla competir.  Es como Gómez Noya pero en categoría femenina y si no al tiempo.


Este cross tiene un par de características peculiares, una es que permite la participación de no federados y otra es que, en categoría absoluta,  participamos juntos hombres y mujeres.
Al final fuimos 116 los que tomamos la salida y menos mal porque el circuito casi se queda pequeño.
Me gustan los cross porque, a diferencia de las pruebas de asfalto, muchas veces no es cuestión de ir muy rápido sino de resistir. Aunque sea llano no es lo mismo correr sobre hierba que sobre una carretera y mucha gente que sale con fuerza acaba 'cayendo de madura'.
 

 

El recorrido constaba de 5 vueltas. En la primera el pelotón se convirtíó en una gran fila de gente que hacía complicado adelantar. 
Me puse un ritmo cómodo que pudiera mantener en el tiempo. Afortunadamente tenía algunas referencias como Soledad Castro que marchaba unos metros delante. Aunque Sole tiene un nivel mayor que el mío sé los ritmos en los que se mueve y sé también que es un atleta muy experimentada que no falla. También Germán era otra referencia fiable para saber a que nivel estaba corriendo. Son pequeños truquillos que se van aprendiendo a base de experiencia. Entre eso y las sensaciones no te hace falta ni GPS ni Garmin ni gaitas.




"Resistir es vencer", era el lema familiar de Ernest Shackleton, el conocido explorador polar.
Llevado a niveles más terrenales el dicho se podría aplicar también aquí. Y es que tan sólo manteniendo el ritmo de salida se iban ganando posiciones a medida que transcurría la prueba.
La verdad es que me sentía cómodo, cómodo con el terreno y cómodo corriendo con clavos. Ahora que están de moda las zapatillas minimalistas ¿hay algo más minimalista que las clásicas zapatillas de cross con clavos? Se inventa lo que ya está inventado.

 


Seguían sucediéndose las vueltas, las arrancadas, los giros típicos del cross, la cuenta atrás en los cartelitos de los jueces: quedan 3 vueltas, 2... 
1 vuelta... 
suena la ansiada campana.

 

Me encuentro motivado y feliz. Todo lo contrario que el día anterior, en la que me fui a ver el encuentro de atletismo porque me encontraba muy saturado.
A lo largo de mi vida deportiva no he conseguido llegar a correr lo suficientemente rápido como para ganar carreras pero sí he logrado correr más rápido que mis problemas. Es una buena victoria.
En los últimos metros me faltó quizás un poco de ambición para ganar un puesto más pero aún así fue una buena carrera.
32º en meta, 10º en mi categoría, 30'58" para los 8 Km.
No es que sea para tirar cohetes pero si es un buen resultado para ir tomando confianza. Llevaba una temporada larga en la que notaba que estaba entrenando bien pero que no acababa de reflejarse en resultados. Es cierto que no he competido mucho (va en serio, de verdad sólo he corrido en la pista y los croses con resultados algo decepcionantes como en el 10.000 o el provincial de cross) A ver si seguimos por la buena senda.

Clasificaciones (completas aquí)
Absoluta masculina
1º Akka Essaadaoui   25:46
2º Marcial Rodríguez   26:45
3º Antón Amoedo  Comesaña S.C.  27:09

Absoluta femenina
1ª Soledad Castro  Comesaña S.C.  30:04
2ª Mª Mercedes Gómez  Comesaña S.C. 31:15
3ª Lola Martínez  S.A. Val Miñor  33:37

Galerías de fotos: AlexhaPhotos, Serafín,

En 14 días tenemos ya aquí el Aviaman, mi entrenamiento de bici es de chiste pero ahora ya está todo hecho. Me enconmiendo al espíritu jaramuguil y a la inspiración del gran maestro Atalanta. Aunque las posibilidades de éxito sean escasas intentaré sacar algo positivo.

2 comentarios:

Xocas dijo...

Correr más rápido que los problemas es una gran victoria. Mucha suerte en el Aviaman, por respeto a la prueba, este año la he descartado, demasiado para mis pobres entrenos.

Celina dijo...

Las posibilidades de éxito no son escasas, como bien dices, eres más rápido que tus problemas! mucho ánimo! preciosas las fotos. Ahhh, el otro día me acordé de ti viendo una exposición fotográfica en Madrid de World Press Photo, sobre la prueba de natación del Ironman de Kona. Un besote