sábado, 10 de marzo de 2012

Donde hay un deseo, hay un camino


Me acuerdo de haber leído hace tiempo su historia en el blog de Javi Subías.
Ahora he encontrado este vídeo.
Me resulta difícil de calificar, vedlo y quizás os replanteéis que significa realmente ser un deportista.


4 comentarios:

Manuel Tintoré Maluquer dijo...

Después de ver un video como éste siempre me hago la misma pregunta: ¿sería capaz de hacer lo mismo, tendría la voluntad, las ganas y los ánimos de hacer lo mismo?

el chulo dijo...

Gracias por compartirlo, Furi.

Xocas dijo...

Hace poco asistí a una conferencia en la que se dieron unos resultados de un estudio sobre la feliciadad. Dicho estudio concluía que ser feliz dependía en parte de la genética (un porcentaje muy alto) y en parte de uno mismo, pero no de las circunstancias. Así, se había estudiado si personas que habían sufrido un accidente y quedaban inválidos recuperaban sus niveles de felicidad anteriores y la respuesta era sí, y en unos meses. Supongo que lo mismo que aplica a la felicidad, también aplica a otros rasgos de la personalidad.

Furacán dijo...

Manuel, yo también me lo pregunto.

Chulo, de nada, es una historia para compartir.

Xocas, muy interesante lo que cuentas, parece que hay gente a prueba de bombas y otra que teniéndolo todo es permanentemente infeliz. No sé hasta que punto e término 'vago' genética lo explica y hasta que punto hay un ondicionamiento de etapas tempranas de la vida.