jueves, 31 de marzo de 2011

Kilian

Interesantes declaraciones en una entrevista a La Vanguardia:

"....las carreras no las valoro por las victorias.
- ¿?
- Dentro de 40 años no voy a acordarme de si llegué el primero o el segundo. Me acordaré de las emociones que he sentido y que son muy distintas según el reto..."

"... poner el cuerpo al límite me hace llegar a lo más hondo de mí mismo. En la montaña aprendes que eres muy pequeño, una piedrecilla que baja o una tormenta te pueden eliminar del mapa, y eso me hace relativizar mucho las cosas y entender lo que es importante: ¿Para qué me sirve el deporte? ¿Para ganar dinero?, ¿para ser conocido?...
 - Entre otras cosas, ¿no?
- Lo único que queda son las vivencias y las cosas que has sentido. Saber que puedo correr 1.000 metros de desnivel en 30 minutos en un mundo en que los transportes te pueden llevar a una velocidad tremenda no sirve de mucho. Pero sí me sirve para conocerme, saber mis límites, mis recursos, mi capacidad de sacrificio, de asumir los errores."

"- ¿Qué significa ganar?
- Conseguir un sueño, pero llegar el primero no siempre es ganar: si tú ya sabes que vas a ganar, esa no será una victoria porque no te aporta nada. Se gana contra uno mismo."


Resulta bastante reconfortante leer esto de alguien del nivel y la categoría de Kilian Jornet. En una época en la que parece que lo único que cuenta son las victorias, el número de medallas o los títulos (a veces sin importar el precio), donde muchas veces incluso el propio deporte queda en entredicho con todos los escándalos de dopaje y demás rollos que se mueven a su alrededor, me alegra ver este tipo de actitudes entre los grandes. ¡Bravo Kilian!
Espero que el libro que acaba de sacar "Córrer o morir" tenga un buen éxito de ventas y podamos disfrutar en breve de una edición en español, me tiene muy buena pinta.

8 comentarios:

manuel binoy dijo...

Cuanto más modesto es uno más grandeza moral se tiene; eso siempre ha sido así y lo seguirá siendo; unm saludo, campeón, nos seguiremos leyendo.

Unai dijo...

Si si, va muy asociado el ser humilde con ser muy grande a la vez... hay tanto ejemplos de esto... pero sigue primando lo contrario, el paquete lleno de sí mismo.... un saludo

Dani dijo...

Me encanta este chaval. Me ha requemado un poco que no saque una edición en castellano, lo he de reconocer.

Temas lingüísticos aparte, impresiona, en muchos aspectos.

Xocas dijo...

Gracias por traerlo a la blogosfera. Aunque quizas se encuentre a alguien grande con esta actitud porque no se le encumbra desde los medios para masas.

Angel dijo...

Si es que tiene toda la razon del mundo, una gran persona, seguro.

Un saludo.

Nacho Cembellín dijo...

Cuánta falta haría más mensajes como este pero no sólo de los admirados,s ino dela gente corriente q al final es lo q cuenta. Como le oí decir un día a Gala: yo no quiero ser el mejor, no quiero que nadie compita conmigo por quitarme ese puesto, sólo quiero ser mejor que yo mismo cada día... lo cuento de memoria.

Si se tarduce el libro puede ser una buena opción.

Furacán dijo...

Manuel, es cierto. Un saludo!

Unai, ya, eso sucede muchas veces, gente que está a buen nivel sin ser tampoco top pero que sin embargo se vuelven engreídos insoportables.

Dani, por lo que tengo entendido si esta primera edición funciona en cuanto a ventas en la siguiente se sacará la edición en castellano. A ver si hay suerte.

Xocas, es posible.

Angel, sólo lo conozco a través del caralibro pero esas declaraciones son muy sensatas.

Nacho, completamente de acuerdo, aunque en este sentido es importante que lo haya dicho alguien de su clase porque es un referente para mucha gente. Pero sí, tienes razón.

Marieta dijo...

Siempre me acercas gente que no conocía. GRACIAS!! Sigue haciéndolo!!