lunes, 28 de marzo de 2011

Debut con la escuela

Este fin de semana fue un tanto diferente. Hubo competición pero no fui yo el que corrió, esta vez tocaba vivirla desde otro lado.
Como sabréis desde hace algunos meses estoy trabajando con la escuela de triatlón de mi club. Los inicios nunca son fáciles aunque tuviera la suerte de contar con una cierta estructura de los años anteriores gracias al buen trabajo de mis compañeros Floro, Jacobo y Miguel. Sin embargo para mí era todo nuevo. Además de hacer el curso de la federación tuve que aprender bastantes cosas, algunas por el método de ensayo y error. Pese a que alguien pudiese pensar lo contrario la tarea no es nada sencilla; un grupo heterogéneo de chavales, diferentes edades, categorías, intereses, capacidades... ¡y comportamientos!
Vivimos en una sociedad bastante acomodada, los chavales viven rodeados de estímulos, en muchos casos consiguen recompensas sin esfuerzo... Es difícil para un deporte de resistencia que no deja de ser duro y sacrificado competir en atractivo con la Wii o la DS.
Hubo momentos buenos y otros no tanto. La paciencia es fundamental. Por suerte he podido contar con el apoyo de los padres, en especial los de Alex que al estar presentes en los entrenamientos me permiten despeocuparme de vigilar las bicis mientras entrenamos a pie. Pero el inicio no ha sido fácil.
Ahora, casi 6 meses después, el primer duatlón escolar de la temporada supuso un test y un reto para todos.
El viernes tuvimos el último entrenamiento. Fue un día muy intenso para mí ¡no paré en todo el día! Por la mañana tuve que dar una charla sobre triatlón en el instituto donde estudié...
(Todos estos últimos años peleando por estar en un instituto dando clase. Se me cierran las puertas y ahora me encuentro con esto ¡Que ironía! A veces los sueños se cumplen pero no de la forma que pensamos)
... recoger unos carteles, ayudar a llevar unos hierros de boxes, rodar una horita antes de comer y luego ya el entreno con los chavales.
Nos llovió, nos cayó una buena y nos pusimos hechos una sopa. Sin embargo al final fue una suerte.
Al principio todos se quejaban -Llueve, me mojo, joo...- pero ya puestos a mí me pareció una buena oportunidad para quitarles el miedo. Tiramos de épica y bajo la lluvia les sugerí subir en bici una cuesta de las que tenemos allí.
-El que quiera que me siga y el que no que dé vuelta
Pues me siguieron y la mayoría llegó arriba y sin echar pie a tierra. Y yo flipé cuando vi a Alex con sus 7 añitos subir como un campeón animado por sus compañeros.
Y ahora lo recuerdo como un momento de satisfacción, les miré y les dije: - Bien, ahora estáis preparados para cualquier cosa.
Así llegó el domingo, amaneció un día de perros, toda la noche lloviendo y la mañana también. Pero ahí estaban mis 9 campeones, no me falló ninguno.
A pesar de que el del autobús se olvidó de cambiar la hora, lllegamos a Maceda sin problemas. Nervios de última hora, dorsales, ruedas con poca presión....
La participación fue muy escasa: los de la escuela ciclista de Maceda y nosotros. Una pena que en toda la provincia no haya más niños, parece mentira, ningún colegio ni ningúna escuela deportiva apuesta por este deporte.
Creo que un poco gracias al entrenamiento del viernes nadie se echó atrás ni pareció importarle mucho la lluvia. La verdad es que corrieron muy bien todos.


Como Dani me pidió una crónica, la leeréis próximamente en demonfit. Como adelanto sólo os digo el resultado: 8 medallas de 9 participantes; 3 primeros puestos, 4 segundos y 1 tercero. Pena que Pablo no se hubiera llevado una porque corrió muy bien pero esa categoría estaba algo más disputada. Hasta pudimos puntuar como equipo (1º) en alevín masculino.



Debut inmejorable, como dijo Jose, parezco el Guardiola del triatlón :-)
Sin embargo, aunque es bueno para el club y para la motivación de los chavales, para mí tampoco es lo más importante. Los que me conocéis o seguís este blog ya sabéis mi filosofía; si sólo nos quedamos con los resultados este deporte sería algo más o menos entretenido pero al nivel del parchís o la oca. Para mí es algo más; el deporte de resistencia ha aportado muchas cosas a mi vida, me ha dado fuerzas para superar malos momentos, me ha enseñado  a conocerme, me ha dado algunos de mis mejores amigos, me ha mostrado el valor del esfuerzo y a no tirar nunca la toalla. Muchos de estos niños (ojalá no, pero supongo que la mayoría) acabarán dejando el triatlón y/o el deporte. Quiero que se lleven algo, que les valga para su vida, que les ayude a crecer y a ser mejores personas.
Y a su vez yo también me llevo algo porque ellos también me han enseñado mucho, he aprendido gracias a ellos y de verdad os digo que alguno daría lecciones a los mayores. Ver a un chaval que se aguanta las lágrimas para acabar un duatlón de entrenamiento porque se había agobiado llega muy adentro. Ver a su compañero que había llegado primero animándolo tras acabar, sugeriéndome que le diera la camiseta (tenía una para regalar que me habían dado de una carrera y les dije que sería para el que mejor lo hiciera ese día) porque tenía más mérito que él, que sólo acabar cuando lo estás pasando mal es mucho más admirable. Eso son cosas que me dejan sin palabras.
Vale, no siempre es fácil, algunos se han llevado sus broncas, en muchos casos creo que están mal acostumbrados y no saben valorar lo que tienen, le das la mano y te cogen el brazo pero bueno... al final hacen lo que ven y los mayores tampoco damos muy buen ejemplo. O sino pensadlo... 
Pero de momento os digo que vista de forma global está siendo una experiencia muy satisfactoria. Días como este te dan más ganas de seguir trabajando.


P.D. Mucho ánimo desde aquí a Emilio por una parte y a Tante y su mujer por otra, que están viviendo un momento complicado.  Espero que todo se resuelva lo más breve y mejor posible. Un abrazo muy fuerte.

12 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Debe ser, sin ningún lugar a dudas, una experiencia realmente constructiva de la que estoy seguro vas a aprender muchas cosas... Aunque desde luego no debe ser nada fácil tratar de conducir un grupo como ese, pero lo realmente importante es que a ti te motive esa tarea... Saludos..!!

Pablo Cabeza dijo...

Animo y que los reveses ó las inconveniencias que puedas sufrir, no te aparten de tu línea de trabajo; seguro que algún día alcanzarás tu recompensa. Una recompensa que seguro no se medirá en algo material, no necesariamente, pero si podrás sentir, pasados los años, que tu gran esfuerzo mereció la pena.

Un abrazo.

Lola Steiner dijo...

Pues no lo sabía, pero tiene que molar un montón. ¿Conoces a Josefina Aldecoa? Es una escritora que ha muerto hace poco. Tiene un libro delicioso, "historia de una maestra", y en él dice:

"tenía que pasar mucho tiempo hasta que yo me diera cuenta de que lo que me daban los niños valia más que todo lo que ellos recibían de mi".

Pues eso, que es verdad. :)

Enhorabona, Pep!!

Xocas dijo...

Vaya, esta entrada me ha gustado de verdad. ¡Qué bueno leer sobre estas experiencias al otro lado con uno niños como pupilos! Enhorabuena por esa dedicación. Tiene mucho mérito.

XABIER dijo...

Furi, no dejas de soprenderme, ojala algún día la vida te devuelva con creces todo el altruismo y bondad que derrochas hacia y por los demás!!!
No cambies colega!!! Un abrazo!!!

Popi dijo...

Oyes, muy buena excusa... de mayor quiero ser Furacán (el original, no las copias que te han salido más al sur :)) )

En serio, eres grande y tus pupilos seguro que lo aprecian.

Un abrazo zagal.

PD.: incúlcales el espíritu Jaramuguil!!! Pero las cervezas pa' cuando crezcan.

tritata dijo...

me parece una experiencia muy grata,ya vas cojiendo experiencia docente para cuando tengas tu plaza,fíjate haste el triatlon te aporta eso...
me alegro que haya gente que trabaje para que estos fieras no sean absorvidos por la consola,espero que lo consigas y que vuestrar escuela pueda aportar un relevo generacional a los tri de elite que tenemos hoy en día.
En fin Furiman,no paras como deportista y ahora como mister,eres un fiera.muchos besos!!

davidiego dijo...

Viva el furacanismo!
enhorabuena por esa nueva aventura.

Mildolores dijo...

Hale, tirando para Demonfit a leerla. En cuanto salga, claro.

Sylvie dijo...

Ays Furi, que entrada más bonita!!!...me has tocado la fibra maternal!!!. Me encantaría que estuvieras más cerquita para llevar a mi peque de aquí unos años!!
Genial el debut de tus niños y geniales tus puntos de vista. Opino igual que tú, hoy en día se valora todo muy poco...por ello, las últimas frases de tu post, casi me hacen llorar. Detalles preciosos de los niños.

Felicitades a todos ellos, los 9 y a ti por currartelo tanto.

Besitos.

Angel dijo...

Enhorabuena. Estas cosas son muy faciles de decir y muy dificiles de hacer. Es una gran labor.

Un saludo.

Furacán dijo...

Carles, lo es, y si la verdad es que me gusta :-)

Pablo, muchas gracias por tus palabras. Tu experiencia me vale de inspiración. Espero poder seguir por este camino.

Lola, no leí su libro pero si leí un artículo sobre ella el otro día, a ver si me hago con él. Gracias!

Xocas, muchas gracias!

Xabi, gracias! en ocasiones ya me lo está devolviendo.

Popi, jejealgo de espíritu jaramuguil ya llevan. De las cervezas no les digo nada que estos hay cosas que las aprenden demasiado rápido jeje

Tritata, aunque no sean tris de élite da igual, me gustaría que siguieran con el deporte al nivel que sea pero sobre todo que adquieran buenos valores.

Dvdg, gracias!

Mildo, a ver si me pongo que esta semana estoy bastante liado.

Syl, gracias! hoy en día es muy difícil ser niño. Tu peque seguro que será una gran campeona, a poco que salga a su madre en poco tiempo andará dando saltos por el monte jeje

Angel, gracias! estás en lo cierto, visto desde fuera parece fácil, desde dentro no lo es tanto. sobre todo al principio, se necesita paciencia hasta que las cosas empiecen a rodar y esto es un proyecto a largo plazo.