lunes, 18 de enero de 2010

La importancia de lo pequeño

No sé si a vosotros también os pasa. Creo que todos los que estamos metidos en esto conocemos el placer de los entrenos extenuantes, sobre todo de aquellos en los que metemos mucho volumen. En el fondo nos gusta, desde el amateur al pro, todos "presumimos" de machadas. No tanto, pienso yo, para buscar un reconocimiento social (aunque habrá de todo), como por la expresión sincera de un sentimiento que nos llena. Es como cuando te enamoras, te apetece contérselo a todo el mundo, ¿o no?
No hay más que echar un ojo a los estados del FB en los fines de semana sobre todo. Que si uno se casca 140 km de BTT, que si otro 42 km corriendo, y el de más allá 100 series de 100 m en piscina (bueno, eso se lo leí a Macca :-))
Semanas de muchísimas horas, de dobles, triples sesiones y cosas así. Incluso ya da la impresión de que una maratón, 200 km de bici o un ironman son como ir a recoger el pan y el periódico.
No pretendo criticar a nadie ni mucho menos, no van por ahí los tiros. De hecho yo también comparto aquí mis cosas jejeje, y sé del subidón que te da cuando ves que eres capaz de devorar Km y Km.
Lo que quiero decir es que muchas veces arrastrados por la corriente del "cuantomásmejor" dejamos de disfrutar o de valorar pequeñas cosas que no deberíamos dejar de lado. Y en esto hablo por experiencia propia.
Este domingo me sucedió algo parecido. Diversos problemas mecánicos y de otro tipo hicieron que perdiera la mitad de mi tiempo que iba destinar al entrenamiento. Salí muy tarde de casa, hasta me planteé si merecía la pena salir en bici de carretera para hacer menos de hora y media y de paso exponerse a la lluvia.
Al final razoné que mejor era algo aunque fuera poco que nada, y que, aunque el día estaba muy gris y el suelo encharcado parecía que aguantaría sin llover.
Aún así empecé a pedalear con desgana, enfadado... pero tuve la feliz idea de cambiar de itinerario. Ya que disponía de poco tiempo elegí una ruta no habitual por la que ya hacía mucho tiempo que no rodaba.
Fue todo un acierto, con cada pedalada la mala leche se fue disipando...
Superado un "sprint especial" con 2 perros que venían detrás mía, el tiempo entró en una zona estática. El paisaje era realmente magnífico, la tranquilidad total. Tan sólo algunas columnas de humo que ascendían de forma vertical desde algunas casas denotaban presencia humana.
La carretera preciosa, con curvas y personalidad, como me gustan a mi jeje. El suelo estaba cubierto de hojas de pino y alguna que otra rama pero el asfalto lucía un perfecto estado.
El extremo occidental de la comarca del Ribeiro no es, en general, muy conocido y por un lado es una suerte porque no me gustaría que lo estropearan, pero yo os lo recomiendo (¿a que si, Xocas?). El paisaje de las orillas del Miño es precioso. Incluso en días como este.
Los km transcurrían despacio, en parte por la orografía (no hay grandes pendientes pero es sinuoso) y en parte porque me apetecía disfrutar. En un instante un águila ratonera levantó el vuelo a pocos metros desde donde yo estaba, con pereza, como si no le molestara mi presencia, me encantó. En ese momento pensé que éramos 2 seres con bastante en común, cada uno siguiendo sus propios instintos, uno recorre en solitario los caminos del aire y el otro, a falta de alas, los de la tierra.
Con estos pensamientos llegaba a Cortegada que era más a o menos a donde me habría propuesto. Rotonda, cambio de carretera y a cruzar el Miño por el nuevo puente. No tiene el encanto del antiguo pero si unas vistas estupendas, me arrepiento de no haber llevado conmigo la cámara. El Miño bajaba que parecía el Amazonas.
Cruzo a la otra orilla, cambio de ayuntamiento (Crecente) y de provincia (Pontevedra), y me dispongo a volver a casa. Aquí estaba un poco diferente desde la última vez pero acabé encontrando la carretera vieja. Es una pista asfaltada al estilo de las protagonistas de cualquier clásica, muy bonita y sin nada de tráfico. El asfalto está nuevo e impecable, una gozada. El paisaje precioso si no fuera por la actividad de algún pirómano años atrás, pero por lo menos supertranquilo.
Tras unos Km. de disfrute acabé saliendo a la parte nueva, una carretera más fea y ancha pero buena y sin tráfico. Descenso y llaneo rápidos y en poco tiempo en casa de nuevo.
Al final sólo 30 km en poco más de 1 hora, como entrenamiento a nivel físico supongo que vale de bien poco, como colección de experiencias vale un poco más, pero a nivel mental, viendo el antes y el después, no tiene precio.
30 míseros km que hasta dieron hasta para escribir una crónica, quien me lo iba decir.
Al final hasta agradezco que los planes se me hubieran torcido porque en el fondo que es más importante, ¿llegar a una cifra X o sentirte feliz con lo que haces?

A veces todo es cuestión de perspectiva ;-)


Por otro lado os comunico que ficho por un club de atletismo. En lo que resta de temporada (al menos) defenderé el verde de la camiseta del Club Casa da Xuventude de Ourense, en el que tendré de compañeros a Xabi, Lalo, Jacobo y Ferro entre otros. Estoy muy contento y espero que este paso sea un aliciente más para seguir mejorando.

Algunos de mis nuevos compañeros.


¡Hasta la próxima!

21 comentarios:

davidiego dijo...

nada más que hacerlo a pie para haberlo convertido en machada...
;)

buen entreno para el alma.

Lola Steiner dijo...

Hola!
Bonita crónica. Y fichar por un equipo de pm, ya veras como entrenas más y mejor!

Ramón Doval dijo...

A veces estamos pendientes del pulsómetro y olvidamos disfrutar de la salida (aunque siempre nos quede la satisfacción del marache nuestro de cada día dánosle hoy). Buena entrada, tío.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Curioso Furi, comenzamos de la misma manera pero el final fué sin duda distinto. Tras media mañana algo "encabronáo" con "La Gigante", al final estuve dudando si salir o no (lluvia, viento...). Al final lo hice, y tengo que reconocer que media hora después, y poco más de 10 kilómetros recorridos, con un viento del demonio y la lluvia que empezaba a caer me di la vuelta. No estoy en forma como para disfrutar luchando contra Eolo, había mucho tráfico, y el reloj se me echaba encima. Aún así, disfruté, pero es que yo reconozco que estoy un poco enfermo, y el simple hecho de dar pedales me alegra la vida.
En fín, mucho menos poético, pero casi igual de gratificante.

Pdta: Enhorabuena por el fichaje.

akela-mae dijo...

Llevas mucha razón, hay mucha veces que vale más la pena lo poco que lo mucho, ya se sabe eso de "lo bueno si breve, dos veces bueno".

Me alegro que disfrutaras tanto, y lo de tu nuevo club, ya verás como le sacas partido es bueno tener varios frentes de amigos y competición y ya sabes "de todo se aprende", vas a ir como un tiro, bueno unpoco mán jejeje. Chula la camiseta verde.

Besico lluviosos aquí tamibén sigue el agua

ser13gio dijo...

Completamente de acuerdo. Los días D son contados, no me desgasto en grandes entrenos excepto cuando hay algo importante a la vista, el resto es salir de casa, sentirte bien, estar tranquilo, expulsar un poco de mierda de la mente y disfrutarlo un poco.
s

Jaime N@v dijo...

Lo mas importante: sentirse feliz...
Ciao

Quique dijo...

Toda la razón Furacán, a veces queremos seguir con las planificaciones y nos olvidamos de las cosas importantes, como salirse de lo habitual...

Menudo recorrido tan guapo, disfruta de esos parajes que por aquí no hay muchos.

Te paso un enlace para disuadir a los perros...ja,ja, es gracioso...sobre todo no le mires a los ojos.
http://www.sportlife.es/front/Deportes/Correr/Sabes-como-protegerte-del-ataque-perro-cuando-corres/2c90a88c16142305011614ae73e30023

Un saludo
Quique

Cristóbal Rodríguez dijo...

buena cronica como siempre furi, muchos pocos terminan por hacer un mucho.
Marcho de prisa ke ya estara Manolo esperandonos a Borja a Heridia y a Mi.
hoy tocan 10x1000 a 3,30 de carreraa pie recuperando 1 minuto ¡no esta mal para unos pentatletas!, aaa las siete de la mañana ya nos recetaran 4500 metros de natación, y despues horita y media de clase de Esgrima con el Maestro.
Bien es cierto que hay que disfrutar sarna con gusto no pica dice mi abuela Iluminada.

trichulo dijo...

dices : "dejamos de disfrutar o de valorar pequeñas cosas que no deberíamos dejar de lado."
y yo te digo que llevas razon, que cuando eso pasa es mejor cambiarse de calzoncillos y hacer autocritica.
saludos furi, me ha gustado este post.

Emilio dijo...

La felicidad manda amigo, simpre, a veces nos hace felices 3 horas de bici y a veces solo 1, pero manda ella. Suerte atleta¡¡

Francisco Castaño dijo...

Esto me pasa a mi, pero como dices, hay que disfrutar de lo que podamos, pero disfrutar.

Xocas dijo...

Entre los 15 y los 18 pedaleé lo que no está escrito por esas carreteras y por ahí estrené la bici de carretera en abril del año pasado. Son lugares estupendos. Realmente no se necesitan grandes machadas para disfrutar de lo que se hace. Bonita entrada.

Atalanta dijo...

El día que dejemos de disfrutar de esto, apaga y vámonos... aunque a veces es bueno y pararse para ser consciente de ello.

Mildolores dijo...

No hay kilometros basura. Todo sirve. Sino fisicamente, sí para el intelecto, para disfrutarlo.
Unas veces por otras.
Total, ¿Para qué hacemos esto? Pues creo que para encontrar sensaciones como la que viviste.

Jaime dijo...

Así es Alfredo, lo importante es disfrutar y sentir con cada una de las cosas que hagamos, y a veces la rutina nos hace un poco robots, así que improvisar y ser más conciente del presente, de nuestro cuerpo, de lo que pasa a nuestro e interactuar ... no tiene precio ;)

Un saludo!

Isadora dijo...

Si al final lo importante es lo que nos queda dentro: el sentirnos bien, las buenas sensaciones, los buenos ratos... esas pequeñas cosas.

Muy bien Furito... muy bien!
;)

Celina dijo...

Enhorabuena por la nueva etapa que inicias en el club! por cierto, preciosa crónica. Por cierto, tengo que probar lo de los perros persiguiéndome, a ver si así mejoro marca, jeje. Besucos

Furacán dijo...

DD, pero entonces no habría tardado algo más de 1 hora jejeje

Lola, gracias! entrenar más no sé, mejor no es difícil jeje pero no cambiará mucho, es más un punto de motivación extra.

Ramón, cierto cierto.

Manu, eso ya es un escalón superior jeje

Akela, ojalá pueda tener tantos frentes de amigos como tienes tú campeona.

Sergio, mejor expresado imposible

Jaime, totalmente de acuerdo.

Quique, ya bueno corriendo no me dan tantos problemas como sobre la bici, siempre te puedes parar, sobre la bici corres el riesgo de meterte una buena galleta por muy pequeño que sea el perro.

Cris, vaya caña, al menos lo vuestro es bastante variado pero aún así...

Chulo, está bien cambiarse de calzoncillos si.

Emilio, prefería que hubieran sido 3 horas pero se me fue la mañana así que en vez de lamentarse por lo que no hice mejor alegrarme con lo que si hice.

Fran, por supuesto!

Xocas, ya me acordé de tu entrada, un privilegio rodar por aquí.

Atalanta, muchas veces se acaba confunciendo placer y deber y a veces se deja olvida uno de lo más importante.

Mildo, totalmente de acuerdo.

Jaime, pues si es cierto, ahí está la clave.

Isadora, :-) gracias!

Celina, uff mejorar seguro que mejoras pero es un poco estresante, no lo recomiendo jaja


Gracias por vuestros comentarios!

Oscarunin dijo...

suerte con el nuevo equipo Furi,
Por cierto se te echo de menos en Boboras. NO fuiste o es que simplemente no te vi?
saludos

Furacán dijo...

No, no fui. Fui a otro lado, a ver si acabo la crónica y lo cuento jeje