miércoles, 28 de junio de 2017

VII Travesía a nado de Rianxo

Inauguramos temporada de travesías con esta de Rianxo. En plena ola de calor preferí cambiar de planes y en vez de correr la media Palas - Melide (que sí, que ya sé que está muy bien y espero correrla algún año) me fui nadar el domingo a Rianxo. Cerramos por tanto temporada de atletismo, antes de lo previsto pero así lo pide el cuerpo, y al menos por 1 mes dejamos las carreras para centrarnos en otros deportes.
Nunca había participado en esta travesía. No está mal. Tiene múltiples distancias para escoger, la salida es la misma y la meta también. El recorrido es bastante sencillo. Yo elegí nadar la de 2000 metros que para empezar está bien, ni mucha distancia ni poca. Se permite neopreno así que en cuanto a la temperatura del agua no iba haber problema. De todas formas estaba bastante caliente, en algún tramo "asquerosamente" caliente. Esto no es muy normal.
Lo mejor el ambiente familiar, no es que hubiera una gran participación pero había buen rollo, la gente y los voluntarios muy amables y, en fin, se estaba muy a gusto. Caras conocidas además del triatlón y de las travesías así que bien.
No me mola mucho la salida, por eso de las aguas del puerto, pero bueno, las he visto peores. Nosotros salimos en primer lugar junto a los de la travesía de 900 metros. Yo había entendido que se salía desde el agua pero al final había que tirarse desde el pantalán.


En la entrada al agua se me mueven las gafas y me entra agua. Me tengo que parar a los pocos metros a colocarlas y cuando pasa así nunca acaban de quedar bien. Nadé incómodo buena parte de la travesía. Por suerte la orientación no era muy complicada y el día estaba bueno.


La parte del puerto era sencilla y se me pasó rápido. Lo único que me parecía complicado era al salir, acordarse de cual era nuestra boya de retorno, ya que había unas cuantas. Un poco teníamos la referencia de que la nuestra estaba más allá de unas bateas. De todas formas intenté no perder de vista los gorros amarillos.
Por lo demás la travesía era bastante plácida y disfruté nadando. A medio camino de la boya de retorno vi como me adelantaban los primeros de la distancia de 3000 que salían después. Vaya forma de nadar, parecía que llevaran motor.


Llegamos a la boya y tocaba virar hacia meta. Quizás lo más complicado fuera la orientación en este punto, aunque la dirección era clara. No sé si regresé en línea recta, me intenté fijar en los tejados ya que las banderolas y el arco no se apreciaban desde la distancia.
Aquí en el retorno fue donde encontré tramos de agua muy caliente, parecía tropical.
Últimos metros ya, apurando un poco el ritmo, o intentándolo. Alcanzo la rampa, me pongo en pie y cruzo la alfombra.




El tiempo un poco malo si eran 2000 metros, 43'56", pero el puesto bastante decente: 23º de 45. No sé, se ganó con casi 30', lo que me parece bastante discreto para el estado del mar y nadar con neopreno pero en las travesías ya se sabe que las distancias son aproximadas.
Con la experiencia quedé contento. Nos dieron un diploma de finisher y todo :-D, y unos pinchos al final que es lo que mola. 
Luego por la tarde aproveché para conocer más el Barbanza, ya que es una parte de Galicia en la que he estado pocas veces. Espectacular esta playa del parque natural de Corrubedo, lástima que me quede bastante a desmano y lástima también de la gente poco respetuosa con el entorno. Conservemos lo que nos queda por el bien de todos.


Clasificaciones (completas aquí)
2000 m
Masculina
1º Manuel Quintás USC  29:52
2º Esteban Ferreiro Umia 32:01
3º Alberto Pensado 36:38

Femenina
1ª Ana Cotos USC 30:13 (2ª absoluta)
2ª Uxía González Umia 37:36
3ª Rosa Belén Cortés 41:59

Fotos: Concello Rianxo 1, 2, 3, 4

No hay comentarios: