martes, 22 de septiembre de 2015

VI Media Maratón de Petín - Cto gallego de media maratón

Ahora si que cierro la temporada. Simplemente un "stop & go" de una semanita pero necesario para empezar otra vez de nuevo. En principio cerrar con el cto gallego de media no entraba en mis planes pero, una vez llegados hasta aquí y, ya que no había corrido nunca esta carrera, me pareció una buena forma de poner el broche final a esta temporada rara, de bastante improvisación y mediocres resultados, pero con algún que otro momento interesante.
No llegaba a Petín en un gran estado de forma, más bien pasado, habiendo corrido otra media dura como la de la costa da Vela el fin de semana anterior y con una semana de cambio de horarios, entrenamientos improvisados  y pocas horas de sueño. Hasta el día que podía dormir, el viernes noche, se le rompió el manguito de la cisterna al vecino y empezó a caer agua dentro de casa a las 4 de la mañana. Llegaba a Petín pues, a correr una distancia que no es la mía, cansado y con la duda de si podría superar un recorrido que según contaban era durísimo.
Domingo por la mañana, viaje sin incidencias, llego a Petín incluso antes de lo esperado. Allí me encuentro con Marquitos Puga (diga lo que diga Facebook ;-)) Pancho, Toño Folgoso, Benito, un grupo de los esprintes que me prestaron vaselina (me había olvidado, si no es por eso no acabo jaja) Guti, Iria, Alberto 'number one' y más amigos. También conozco a Diego que me habla de nuestra amiga en común Syl. No somos muchos participantes, entre la popular y el campeonato apenas un centenar, pero el ambiente es muy bueno. Muy familiar todo, y la verdad es que me sentí muy a gusto.
La salida estaba para las 11 de la mañana. La niebla que me había acompañado por la carretera se había levantado y lucía un, todavía, veraniego sol. Se preveía que a lo largo de la mañana iba calentar pero en este sentido yo por lo menos lo llevé bastante bien. El recorrido tenía bastantes zonas de sombra y los avituallamientos eran más que suficientes.
El perfil antes de salir asustaba un poco, 350 m de desnivel positivo acumulado y cuestas con pendientes rozando el 20%. La primera parte ya se podría calificar de dura pero comparada con la segunda mitad sería un camino de rosas. Del 12 al 14 y  sobre todo en el 17 estaban las grandes dificultades.


Antes de salir escuché de boca de una niña  una definición premonitoria, Petín viene de petar. A que va tener razón.
Con este panorama la estrategia sería salir a un ritmo muy conservador, pasar la mitad de la carrera sobrado e intentar guardar fuerzas para la parte final. Sobre todo lo que no me apetecía era llegar destrozado y terminar con mal sabor de boca la temporada. Competitivamente ya sabía que no iba hacer nada así que mejor pecar por corto que pasarse de ritmo.
Y un poco así fue. Salida muy tranquila, primeros metros cuesta arriba, y luego paso por el pueblo hasta cruzar el río por un puente peatonal muy chulo. Camino de A Rúa el terreno es una sucesión de pequeños repechos que en general se puede correr bastante bien. Primer kilómetro en 4'24", 2º en 4'28", muy cómodo para mí. Parecía que el cuerpo pedía más pero piano piano. Parcial del Km 5 en 21'59", un ritmo en teoría para hacer en torno a 1h33' pero había que tener en cuenta que esta era la parte más llana.


La gente enseguida se dispersa y se van formando pequeños grupos. Al principio voy junto a grupo de 2 o 3, luego con un corredor del atletismo Negreira con el que afrontaría la primera ascensión apreciable en el km 6. Aproximadamente un kilómetro de subida de las de ir a ritmo, 
A continuación el recorrido daría una tregua en cuanto a perfil con unos 3 o 4 km llanos y una larga recta en donde el viento se hacía notar. Por suerte el compi con el que iba en esos momentos era grandote y me pude resguardar un poco. 
Pasamos por Villamartín de Valdeorras corriendo junto al río donde un par de semanas atrás nadábamos los 5 Km. Aquello también fue duro. Unos cuantos hicimos las 2, debería hacer una clasificación combinada :-)



Km 10 en 44'46". Queda otro tanto de carrera y un poco más. De momento muy entero, el recorrido me parece muy bonito y disfruto del entorno, de las pequeñas carreteras y hasta de la soledad de la carrera. Es muy diferente a lo que estamos ya acostumbrados. Últimamente las pruebas son cada vez más multitudinarias, siempre estás rodeado de gente. A veces también es bonito sentir la sensación contraria.
Cruzamos el río de nuevo, cambiamos de margen y empieza la fiesta. Ahora las cuestas si que son dignas de puerto de montaña. Antonio Folgoso y José Benito, haciendo una carrera muy inteligente, me adelantan aquí. Me dice Toño que si salí guardando. Y era cierto, la cuestión es si reservando y todo me daría para acabar de forma más o menos digna. Por supuesto no pude seguir su ritmo pero poco importó.
Por primera vez empiezo a marcar parciales kilométricos por encima de los 5'/Km, 5'12, 5'07"... El recorrido en buena parte es solitario pero de vez en cuando pasas por algún grupo de casas y la gente te anima, aunque estuvieran en plena vendimia. Se agradece mucho.
Bajada rápida y un par de kilómetros para recuperar, aunque a la vez la pendiente negativa te iba castigando las piernas. Parcial del Km 15 en 1h08'41"
Quedaba lo peor, un auténtico muro. Tras el paso por el embalse unos 600 o 700 m de cuesta que casi parecía de carrera de montaña. El kilómetro más lento de todos, 5'26".
Una tregua y nueva bajada. Los músculos se empiezan a cargar. 
Llego al 18, queda sólo un 3000 pero ya no hay alegría en la zancada. Alcanzo a un corredor del Maratón Ourense que también va tocado. Nos adelanta otro. Yo ya corro a 5' el km y no estoy para mucho más.


Último kilómetro. Más largo que un día sin pan. Cuando llegamos casi al lado de la meta aún hay que dar un rodeo al pueblo. Nos dicen 500 metros y es como si me dieran con una sartén en la cabeza. A falta de 200 m las piernas dicen basta. Ni siquiera puedo seguir a mi compañero de los últimos kilómetros. No venía nadie cerca y entro prácticamente andando. Menos mal que salí despacio. Por suerte el sufrimiento se quedó únicamente en el final.
1h39'07", más o menos 10' más que lo que suelo hacer últimamente en las medias sin prepararlas específicamente ni salir a competir a tope. Durísima, una castronada, ni Ferreirúa ni la desaparecida media de Coia se le acercan, pero preciosa, me gustó mucho el recorrido, el ambiente familiar, el ambiente entre los corredores y los paisajes. Es diferente, una carrera como las de antes, sin artificios, donde la marca no importa, te tiene que gustar. Las pruebas de ruta son eso, de ruta, no todas tienen por qué ser llanas ni rápidas.
Puesto 39º de la clasificación conjunta, 30º en el campeonato gallego y 9º M35. Muy buen sabor de boca pese a que no ha sido una actuación muy brillante, más bien todo lo contrario. Pero me fui contento. Temporada finiquitada. En la anterior bajé casi todas mis marcas, en esta ninguna. La próxima se presenta algo complicada pero por ilusión no va quedar.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Jose Manuel Vieito Atl. Sar 1:14:20
2º Víctor Xosé González 1:15:35
3º Manuel Oliver coruña Comarca 1:17:15

Femenina
1ª Soledad Castro Comesaña S.C. 1:28:50
2ª Iria Fernández  Comesaña S.C. 1:32:45
3ª Grit Hagen ADAS Barco 1:52:20

Fotos: Atl Rúa, Pancho

2 comentarios:

Celina dijo...

Bueno, remate de la temporada y nuevas ilusiones por venir, ¿qué tienes pensado? yo espero poder hacer algún tri el año que viene por tu zona, así que me encantaría coincidir contigo!

Furacán dijo...

El de Baiona está muy chulo, distancia olímpica sin draft, yo ese pienso repetir. Igual también el Rías Baixas dependiendo de la fecha.