martes, 17 de marzo de 2015

Interruning Porriño

A lo largo de mi vida he corrido y entrenado de manera regular aproximadamente la mitad de los años que llevo en en este mundo. El deporte me ha enseñado muchas cosas, cosas sobre mí mismo y sobre el mundo, me ha acompañado en momentos buenos y malos, ha sido modo de expresión y forma de terapia, me ayudado a pensar y ver las cosas con claridad, a saborear los momentos dulces y a superar los complicados... Esta semana tuve que pasar por uno de los peores tragos de mi vida. Ya es una situación dura que se te muera un familiar cercano, doblemente duro cuando lo hace en tus manos. es cierto que uno ya tiene una edad como para asimilar que la muerte no es si no una parte de la vida. Aún así, la sensación de tristeza y de impotencia es inevitable. Este año ya no es que me fueran las cosas muy bien y aún encima esto le pone la guinda...
Pero la vida sigue, y mientras se tiene hay que valorarla como el gran regalo que es y aprovechar las oportunidades que se te presentan. A la Interruning hacía ya bastante tiempo que me había inscrito, me estuve a punto de dar de baja porque mi intención era correr el gallego de trail versión FGA pero como todavía no he recuperado 100% el tobillo que me lesioné en el cross de Monforte decidí dejarlo estar, el trail siempre me parece más agresivo. Luego claro, el sábado en el tanatorio ni me acordaba de que tenía carrera ni pensaba en ir, la cabeza estaba en otro sitio. Fue en la propia mañana de domingo cuando me dije que bueno, que total lo mejor que podía hacer era intentar hacer vida 'normal' y lo peor dejarme paralizar, así que, aún sin demasiadas ganas, me forcé un poco a ir hasta allí.
Este año la carrera estrenaba circuito y homologación. 10 Km que presumen de ser uno de los más rápidos de Galicia. Buena participación en cantidad y calidad, mucho público y buena organización. Me gustó el detalle de que nos dieran unos calcetines y no una camiseta. Para la publicidad quizás no sea tan apropiado, pero para mí es más útil, y el recuerdo del "ladrillo" de granito está bien. El tema de la salida por cajones de colores lo tuvieron bien organizado y, en ese sentido, se pudo correr de inicio con relativa fluidez. Los avituallamientos estuvieron bien surtidos y vamos, yo creo que muy poquitas pegas se le podrán poner a esta carrera. La meta era más bonita abajo, donde era antes, pero allí la salida se hacía muy estrecha y peligrosa.
El día en esta ocasión el tiempo también acompañó, un día soleado pero sin demasiado calor, temperatura ideal, Lástima que mis circunstancias personales no acompañasen.
Calenté largo y normal, no quería pensar en demasiadas cosas. Empecé a correr al ritmo que mi cuerpo tiene memorizado, ni muy fuerte ni muy lento. Entrenando a medio gas desde el gallego de cross y todavía con efectos del catarro, tos y mocos, creo que ahora mismo valdría algo menos de 39' pero no mucho menos. Sé que no estoy en mi mejor momento. 


Aún así no era el día de pensar en tiempos ni nada, sólo quería correr para despejar la cabeza y olvidarme un poco de todo. Pero una cosa es la parte consciente y otra la inconsciente.
Al principio seguí a Soledad Castro, que siempre es una referencia con toda su experiencia. Luego se nos unió la gran Aida Valiño ¡Que alegría volverla a ver competir y rodar ya a esos ritmos! en nada la volvemos tener ahí.


Así fue la primera vuelta. Al principio parecía ir todo normal pero en el km 4,5 me di perfecta cuenta de que el cuerpo no respondía. Lo sé porque miré el reloj, vi 17' y algo, un ritmo decente, pero no se correspondía con mis sensaciones ni con mis ganas. Pensé en dejarlo, no tenía la cabeza para sufrir, quizás hubiera sido un error venir...
Primer paso por meta. El marcador señalaba 19'31". Quedaba toda una vuelta. Había que elegir entre dejarlo o arrastrarse. 
Y la elección fue arrastrarse, porque total dejarlo me iba dejar igual de insatisfecho. Mal de piernas, mal de coco, mal de respiración, ahora hasta me daba la tos. Un quiero y no puedo. Se me hizo largo.



Pero  bueno, al menos quise acabar para cruzar la línea de meta, mirar al cielo y acordarme de la persona que ya no está conmigo. Siendo francos, a mi tía le importaba una mierda que yo corriera, nunca lo entendió, pero cada uno ofrece lo que puede. Es un poco el gesto o el hecho de acordarse.



39'53", 39'48" en tiempo neto, puesto 227º. Mal, pero no podía esperar gran cosa. Al menos sirvió para sudar un poco. Vendrán tiempos mejores, espero.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Alejandro Fernández 3&run Pedro Nimo  29:23
2º Hassan Lekhili Ourenrunning 30:17
3º Dani Bargiela Bikila 30:31

Femenina
1ª Mª Jesús Gestido Vila de Cangas  35:31
2ª Noemí Villar Oviedo Atl. 37:38
3ª Estela Estévez  Comesaña S.C. 38:10

Fotos: Safarstudio, TamaMF

No hay comentarios: