martes, 14 de octubre de 2014

5º Medio Maratón de montaña de Riós

A estas alturas del año ya  hay que empezar a sumar kilómetros de cara a construir la base de la próxima temporada. El cross se aproxima y para irse preparando nada mejor que unos buenos pateos por el monte. 
Este fin de semana volví a Riós, a una carrera muy familiar y sencilla pero que está muy bien. 21 Km de pistas y trail poco técnico, Físicamente tiene su punto de exigencia porque como los desniveles no son muy elevados y no es técnica se puede hacer entera corriendo y a buen ritmo. Ya se sabe el dicho que lo que mata no es la bala sino la velocidad que lleva, aquí parecido.


Mi idea era la de hacer un entrenamiento disfrutando de los parajes de parte oriental de la provincia de Ourense. Tierra de buenas castañas y setas. Tenía muy claro que me lo iba tomar con calma desde el principio así que tocaba regular bien. Además llevaba unos días bastante cansado, no sé si no estaría incubando algo, o simplemente la llegada del otoño.

En familia. El perro también corrió.

Había estado lloviendo toda la noche y la predicción era que también lo haría a lo largo de la mañana, pero a la hora de la salida dejó de hacerlo y tenía pinta de aguantar. La temperatura no era mala, algo fresca, en torno a 12 o 13º, pero con aire frío en capas altas de la atmósfera podía cambiar en cualquier momento, así que decidí salir un poco abrigado, que en este tipo de carreras no es como si estuvieras en una pista que puedes abandonar y meterte en el vestuario cuando desees.
Me esperaba una baja participación porque el día anterior se celebrara una maratón de montaña cerca y la zona pilla a desmano a mucha gente, pero al final creo que hasta hubo más participantes que la pasada edición. A destacar que un par de ellos, Pablo y Castor corrieron el maratón (42 Km) el día anterior, menudo vicio.


Salida neutralizada hasta la línea de salida real y allí comienza la fiesta. Saturnino como siempre en cabeza y el resto detrás.


Por mi parte malas sensaciones de inicio, me encontraba como adormecido. Cierto es que la noche anterior había estado siguiendo el streaming del Ironman de Hawaii y no había dormido mucho, pero las sensaciones eran malas.
Esperaba que con el paso de los kilómetros me fuera encontrando mejor. Tampoco tenía que cundir el pánico. De peores hemos salido.
Los primeros kilómetros fui detrás de Javier que luego haría una gran remontada, luego encontré la compañía de Pepón y ya más adelante me quedé solo.


En general no me gustan las carreras multitudinarias pero en las de monte el petit comité lo encuentro una necesidad. Para disfrutar plenamente del recorrido, el paisaje y el terreno (y también escucharme a mi mismo, por qué no) necesito el silencio.
Creo que como animales que somos tenemos una necesidad, a veces de forma inconsciente, de contacto con la naturaleza.  Supongo que por eso lo de correr por el monte es tan adictivo, acaba conectando con unos instintos muy primitivos, muy básicos.

Preguntadle a él si no es así. Se hizo los 21 Km. a su ritmo y a su aire.

Aquí el paisaje está bastante transformado, la propia carrera tiene unos cuantos tramos que discurren sobre asfalto, pero aún así conserva cierta armonía y está todo lo suficientemente tranquilo como para evadirte.
Tras unos 40' de carrera me empecé a sentir algo más cómodo, al menos creo que logré interiorizar el ritmo. Me seguía sintiendo cansado y hasta me dolía un poco la cabeza pero el piloto automático estaba puesto y disfrutaba del recorrido. No sé por qué mecanismos neuronales me vino a la cabeza el tema 'Come as you are' de Nirvana. Creo que no lo he escuchado recientemente, donde va ya que murió Kurt, el tema debe ser de principios de los 90 pero por alguna razón me acordé y durante mi carrera en solitario lo iba tarareando así en bucle. No sé si os pasa a vosotros que la tomáis con alguna canción y luego estáis un buen rato con ella en la cabeza.


Come as you are, as you were, As I want you to be. As a friend, as a friend, as an old enemy. Take your time, hurry up... Supongo que acabé corriendo en la zona porque se me pasó todo enseguida y no recuerdo nada especial que destacar. Durante un rato coincidí con Iván pero luego tuve que parar dos veces a atarme las zapatillas en la bajada y en llano así que al final lo perdí de vista. Por cierto las zapatillas firmaron su última actuación, rajada de la tela en su unión son la suela sin posibilidad de coserla. Lástima porque de suela estaban bastante buenas pero el tejido no resultó muy resistente, adios Saucony peregrine.Ya tengo substitutas.




Conocer el recorrido me daba la ventaja a la hora de regular puesto que ya sabía lo que me quedaba. Había calculado hacer en torno a 2 horitas o un poquito más, visto el resultado de los últimos años.
Al final me vi en el camino paralelo a la autovía con un buen tiempo así que en el último kilómetro apreté un poco para bajar de las 2 horitas. Sorprendentemente al aumentar el ritmo me encontré mucho mejor de sensaciones y acabé con bastante energía. 
Llegué a meta con 1h58'11" (19º creo) que para ser 21 Km por pistas y en el plan que iba, no está nada mal. Más de 8' mejor que el año pasado, aunque el año pasado tuvo más mérito acabar con las rozaduras que me hiciera en un pie durante los primeros kilómetros. aún recuerdo el calvario.
Este próximo fin de semana tengo otra media, esta de asfalto. sin grandes pretensiones, tan solo seguir sumando.

Clasificaciones 
Masculina
1º Saturnino González  1:37:10
2º Damián Vega
3º Adolfo Garrido

Femenina
1ª  Cristina Rodríguez 2:00:11

Fotos: Erik, Pablo

No hay comentarios: