martes, 10 de junio de 2014

II Triatlón Concello de Porriño

Muchas veces me suele pasar que tras una competición importante la siguiente me suele salir bastante mal. Sobre todo cuando en le primer caso cumplo con mis objetivos. Supongo que igual es un poco por relajación, o por la sensación de que no es algo importante. Este sábado me sucedió algo similar.
Al triatlón de Porriño ya fui el año pasado y me gustó mucho por lo que quise repetir este año, pero hasta casi última hora pensaba que no podría acudir, por tener el día comprometido. Al final no fue así. 
No daban muy buen tiempo para el fin de semana y creo que un poco eso hizo que fuera con cierta desgana, la perspectiva de mojarse o de pasar frío no me mola. En cross y carreras ya no me importa, vacunado de espanto estoy, pero para el triatlón o cualquier cosa con bici de por medio prefiero solete.


Y es que además en esta prueba al haber dos transiciones diferentes y celebrarse la natación en un Tui y la carrera en Porriño se complica todo un poquito más.
De camino por la autovía me pillaron un par de chaparrones buenos y la cosa no pintaba bien, pero ya llegado a Porriño parecía que podía aguantar y aún a ratos asomaba el sol. Eso sí, hacía muchísimo viento, hasta tiraba vallas y se llevaba las cestas de los boxes.
Para ir hasta la natación había 2 opciones, o ir en bici o ir en bus. Ir en bici no me apetecía nada, ir en bus me daba algo de reparo meter la bici en el maletero pero al final resultó  bastante mejor que el año pasado. Fui con mi compi Rafa y poquita gente más, sin problema.
Una vez allí pedaleando con chanclas de cara a la transición ya tuve un problema con la cadena y el cambio trasero. ¿Preludio de lo que vendría despues? Se salió la cadena de la ruedecilla del cambio, me enguarré y la coloqué, supuse que sería al sacarla del bus y no le di importancia.
Mientras tanto paso el control de material. Todo bien, no me olvido de nada. Dejo lo que corresponde en el guardarropa y vamos a probar el agua. No tiene muy buena pinta el río, sopla muchísimo viento y se levantan olitas.
Al principio de meterme noto el agua bastante fría en los pies pero luego ya dentro no me pareció tan mal, casi era peor estar fuera con el viento. Nado un poco y tengo problemas con las gafas, me entra agua. Ya estaba viendo que me iba pasar lo mismo que en el tri Rías Baixas pero al final que me entrara agua en las gafas fue lo único que NO me pasó en la natación.




Como el año anterior la salida se daba desde dentro del río aunque esta vez éramos más. Más de 300 participantes, quizás demasiados, no sé.


Este año salí más cerca de la orilla para que no me pasara lo del año pasado que cuando se dio la salida yo nadaba en dirección contraria. Salí un poquito atrás para no meterme en jaleos y nadar más a mi aire. Había corriente y era difícil que la gente se colocara en línea. Tras tenernos una hora ne el agua y mandarnos para atrás cien veces al final sonó el bocinazo.
Hasta la primera boya fui bastante cómodo. Nadábamos viento en contra y era una natación algo movida pero bien. Fue en la primera boya cuando todo cambió.
Cuando llegué a su altura había un atasco monumental con gente parada. Traté de abrirme al exterior pero me vi encerrado. Con este panorama ya se sabe que lo que toca es recibir golpes. En cierto modo el contacto es inevitable y te lo esperas, que te metan los codos, se apoyen en ti, te toquen lo pies etc, es más o menos lo normal. Yo intento evitar lo más que puedo el contacto pero resulta imposible no  recibir ni darle a alguien.
Ahora bien, una cosa es eso y otra es ya ser un cafre. Apiñados como estábamos que a un tonto se le ocurra ponerse a dar patadas de braza como un loco, a ras de superficie y a mala leche no tiene nombre. A mi me rozó un par de veces, Niko que luego saldría del agua más de un minuto antes que yo también lo sufrió y otros que estaban allí igual.
Doblada la boya ya me abrí lo más que pude para poder nadar a mi aire aunque poco tardé en darme cuenta de que me habían abierto el neopreno. Llevo 10 años en el triatlón y nunca me había sucedido tal cosa. Esto ya dice mucho de la persona que lo hace. Y además no fui el único, porque Amelia también comentó que le habían tirado de su cordón aunque por suerte su neopreno es de los que se abre al revés.
De pena, vamos, podíais quedaros en vuestra casa o ir pagar vuestras frustraciones a otro lado, ni sois deportistas ni sois nada. La mayoría creo que hacemos esto para divertirnos.
La verdad es que con estas movidas lo pasé bastante mal, me agobiaba en el agua, no podía respirar. La vuelta me costó más que la ida pero de peores cosas he salido y no me iba rendir. Por lo menos no me entró agua en las gafas, lo único bueno, y la cremallera tampoco la dieron abierto del todo, sólo un poquito pero lo suficiente para ir incómodo..
Salgo del agua fatal, 15'57", parcial 194º. Vaya temporada de tri, 2 triatlones, dos nataciones horribles. Si en la piscina no estoy nadando tan mal.
Pues nada, tocaba la transición, que tampoco fue muy bien que digamos y montar en la cuesta que me costó, valga de redundancia, un poco.


Por fin sobre la bici, tocaba remontar como ya hiciera el año pasado. Al principio el circuito es un poco sinuoso y además vi a la gente un poco nerviosa por lo que intenté ir con cuidado que no merece la pena arriesgar. Ya al poco de montar casi me tira uno que estaba intentando calzarse las zapatillas y circulaba haciendo eses.
El viento soplaba fuerte y a favor, por lo que sobre la bici se volaba. En principio esto nos beneficiaría a todos pero a mí en ocasiones me dejaba con un desarrollo insuficiente. Me sentía con buenas piernas, o eso creía, y pronto fui remontando posiciones.
En un momento del recorrido, no sé exactamente cuando, porque además desde el día del mundial de duatlón el cuentakilómetros de mi bici dejó de funcionar, en el momento que además pasaba junto a unos chicos del triourense, que debían haber sufrido una caída e intentaban volver a reincorporarse a la carrera, noté que el pedal se bloqueaba.
No, otra vez no. 
Me echo a un lado, desmonto, y si, otra vez la cadena trabada entre el cuadro y la rueda. ¿Mala suerte? No, culpa mía. En el mundial de du ya me había avisado de que saltaba pero me olvidé luego de revisarlo y ajustar de nuevo el tornillito (que parece que se desajusta con facilidad) Que tonto soy, en fin... otra vez a pringarse las manos, que asco. La operación es sencilla, quitar la rueda trasera, liberar la cadena, volver poner la rueda y colocar la cadena de nuevo; lo que pasa es que en medio de la competición y teniendo que hacer uno todo, levantar la bici, sacar la rueda mientras sostienes la bici con la otra mano etc. cuando además parece que tienes el día torpe, se complica todo. Lo que a lo mejor puede llevar segundos a mi me lleva minutos ¿Cuantos? No sé, supongo que un par de ellos pero pareció eterno, sólo veía pasar gente, gente y gente. Además me había hecho daño en un dedo.
Me reincorporo a la carrera enfadado conmigo mismo. mala natación y ahora mala bici también, me estoy luciendo. Casi con rabia me pego un calentón en los siguientes kilómetros, vuelvo a pasar a gente, gente y gente. Salvo algún momento puntual casi toda la bici la hice en solitario.
Algunos kilómetros más tarde vuelvo adelantar a algunos de los que ya había adelantado justo al principio de la bici. ¡Que fácil es perder tiempo y lo que cuesta ganarlo!
En otro punto del recorrido más adelante veo que ha habido un accidente y hay 2 personas tendidas en el suelo siendo atendidas, no las reconozco porque las tienen medio tapadas con una manta pero si distingo el mono del Mar de Vigo. Que mal te deja el cuerpo, por suerte al final no ha sido nada.
De la bici no hay mucho más que contar, un tramito de bucle en el que se notaba mogollón el viento en contra y poco más.
Llego por fin a boxes. Tampoco hago una transición maravillosa pero bueno al final por lo menos acabo la bici entero y de una pieza que visto lo visto ya es bastante. 41'59" y parcial 181º. Me hubiera gustado conocer el parcial real descontando el tiempo parado para poder valorar pero me parece que no hubiera estado tan mal.
Bueno, ahora ya sólo quedaba disfrutar un poco de la carrera por las calles de Porriño, al menos intentar acabar con buen sabor de boca. 




Y eso sí, la carrera bien, cómodo y yendo fácil. Por el tiempo empleado no llegará a 5 Km, ya el año pasado lo supuse, pero de todas formas bien, 18'45" y parcial 46º. 




Al menos sirvió para maquillar el resultado, no se consuela el que no quiere: 1h16'40", 160º. Mejor tiempo que el año pasado pero con el viento a favor en la bici era evidente que se iba mejorar, hasta con la parada me salió un parcial de bici similar. No me quedó buen sabor de boca sobre todo por el mal rollo de la natación, pero bueno, luego con detallazos como que te inviten a tarta tras la línea de meta pronto se olvida :-)

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Diego Paz Arcade Inforhouse  57:01
2º Martín Carrera  Natación Riveira  58:03
3º Tomás Olavarría  Tripenta terras de Lugo 58:34

Femenina
1ª Aida Valiño  Cidade Lugo Fluvial 1:00:02
2ª María MArtínez  Atl. Porriño 1:08:26
3ª Mar Villar Triatlón Morrazo 1:10:23

1 comentario:

Celina dijo...

Joooo, qué accidentado! pese a todo luchaste hasta el final y creo que debes estar supercontento, no solo por la tarta, si no porque aguantar de cabeza con todo en contra no siempre es fácil. Felicidades y un besazo, espero que en el próximo vaya todo mucho mejor