lunes, 28 de enero de 2013

Cto Gallego de Cross Riveira

Entre lo de la semana pasada y lo de esta casi que nos hemos sacado una licenciatura en ciencias del barro. 
Día duro, complicado, con mucha lluvia, viento, algo de frío también, aunque no tanto como la semana pasada...
Para endurecerlo un poquito más, trabas para aparcar cerca del circuito (a pesar de que había sitio de sobra) y coche que se tiene que quedar a casi 1 Km... ¡las órdenes son órdenes!
No obstante, ya no sorprende, y la fuerza de la costumbre acaba facilitando la aparición de cierto grado de estoicismo, ¿que hay que mojarse? pues se moja uno; ¿que hay que ducharse con una manguera?, pues también... al fin y al cabo, es cross y no bailes de salón.


-M., ¿cómo está el circuito?
- Bueno...

Los viajes compartidos son menos largos, las penas compartidas son menos penas. Del club estábamos 4 e intentaríamos puntuar como equipo aunque luego, al final, no pudo ser.

Cámara de llamadas, mucha gente conocida. Todo el mundo fino, no se ve a nadie pasado de peso. Yo tampoco lo estoy pero corro como si lo estuviera jeje
En esta ocasión, al menos, no se dieron los retrasos de la semana pasada. No todo iba ser malo. 
Nos situamos en los cajones de salida y quedamos a la espera del disparo. Quieto se quedaba uno frío y por mi parte hay ganas de que empezara todo de una vez.



La salida fue como una carga de caballería pero sin caballos, una escena que podría estar sacada de Braveheart o del Señor de los Anillos. Claro que enfrente no estaban las huestes de Sauron, pero 6 vueltas a este circuito (1 pequeña + 5 grandes) no iban a ser tampoco enemigo pequeño.




Una historia que se repite es que nada más salir ya me veo entre los últimos lugares. No es que en este tipo de competiciones aspire a mucho más, porque el nivel es el que es, pero tampoco se trata de quedar descolgado a las primeras de cambio.
Luego, por suerte, siempre remonto algún puesto.

 

Las condiciones iban ser las ideales para recoger cadáveres, esperemos no ser uno de ellos.


Las primeras vueltas fueron un poco de reconocimiento, por mi parte, para ver el estado del circuito. La verdad es que tenía zonas muy complicadas pero en otras aún se podía correr bien. De todas formas se iba hacer largo.


Poquito a poco me fui metiendo en carrera y no me encontré mal del todo.






En una de las vueltas el corredor que llevaba al lado me preguntó si escribía en un blog :-D
Las curvas, el barro y los constantes cambios de ritmo tampoco daban para una conversación muy fluída pero le dije que sí.



En la 4ª vuelta ya empezamos a ser doblados. Primero por Pedro Nimo, que levitaba en el barro. Era una pasada verlo, ¡que gran carrera!; luego por Penas y Alejandro ya a bastante distancia, y así hasta por 17 corredores que fueron los que me doblaron.




Esta penúltima vuelta me resultó bastante incómoda por eso, ya no llegaba con tener que ir pendiente de donde pones los pies que también había que estar pendiente para estorbar lo menos posible a los que nos doblaban, y con este tipo de circuito no era fácil. Espero no haber molestado mucho.





La última vuelta ya fue mejor, de hecho la hice más rápido que la anterior a pesar de incluir la recta de meta y de que volvió arreciar la lluvia y el viento. 





Estuve a punto de ganar un par de plazas más, las peleé hasta el final porque no sabía la retirada de Ángel, pero en el último giro me quedé clavado (y hundido) en el barro y ya no pude hacer nada.


 

Entrada en meta en el puesto 125º con 44'35". Un poco en la línea de los últimos años (el año pasado quedé 130º y el anterior 128º) Satisfecho porque fue una carrera realmente complicada. La experiencia nos ha hecho crecer un poquito más.

Clasificaciones (completas aquí)
Absoluto masculino
1º Pedro Nimo  Bikila  32:57
2º Lolo Penas  New Balance  33:29
2º Alejandro Fernández   New Balance  33:36

Absoluto Femenino
1ª  Solange Andreia Pereira  Bikila  24:26
2ª  Esther Navarrete  R.C. Celta  24:41
3ª Mª Jesús Gestido  24:58

No hay comentarios: