martes, 13 de noviembre de 2012

XXXIII Carreira Popular de Negreira

Una buena carrera para completar una buena semana de entrenamientos. No es que le dedicara más horas, ni más kilómetros, ni más intensidad pero si que me sentí muy centrado en cada sesión, haciendo justamente lo que quería hacer y absolutamente concentrado en cada tarea. El mismo tiempo dedicado pero mejor aprovechado, hacía ya mucho tiempo que no tenía esta sensación.

Negreira es una de las pocas carreras, quizás la única, ahora que lo pienso, de las que se disputan en Galicia, que está incluida dentro del calendario nacional de la RFEA. Este detalle, poco relevante a los ojos de un profano, se traduce en detalles como que aquí se den cita un ramillete de atletas africanos, mientras que, en otras carreras con más participación, de poblaciones mayores y con similares premios en metálico no.
Opiniones habrá para todos los gustos, y el asunto tampoco es tan sencillo, pero sea como sea tengo que confesar que disfruto viendo (aunque sólo sea en el calentamiento) el talento puro.


En cuanto al día, los 'absolutos' tuvimos bastante suerte con nuestra carrera, ya que nos libramos de la lluvia, incluso en el calentamiento. No tuvieron tanta fortuna otras categorías. Los más pequeños son todo un espectáculo, incluso atrajeron la atención de los africanos que acudieron a ver la salida y se echaron unas risas con ellos. El entusiasmo es un lenguaje universal, no hay barreras. Conforme nos hacemos mayores hay habilidades que ganamos y otras, en cambio, perdemos, o nos las dejamos por el camino. Hay detalles que deberíamos aprender de los críos (o 'desaprender' los mayores)

El recorrido era conocido. Perfil ondulado, quebrado, duro, con partes urbanas y partes más rurales, calles anchas y caminos más estrechos. No me disgusta. El año pasado lo pasé fatal, eso sí, entre las agujetas y el bajón post-catarro ¡que sufrimiento! La segunda parte de la carrera además me parece más dura que la primera así que, como llegues un poco justo, a pesar del último kilómetro en descenso, se hace muy largo.


La salida es un poco estrecha, y eso que la carrera no es de las multitudinarias, pero ya se sabe que hay gente que no se sabe o no quiere situarse en el lugar que les corresponde. Lo más curioso es que buena parte de esta gente que se dedica a estorbar son ya maduritos (xa podían ter sentido!) A un crío aún se le pasa, porque le disculpas, de alguna manera, su falta de conocimiento y el ímpetu de su sangre caliente, pero hombre, al señor ya entrado en años que se apunta a salir con los keniatas para hacer un tapón a los 20 m pues no. Es de esos mismos elementos que se meten en una calle de la piscina donde está gente nadando (más o menos rápido, eso da lo mismo pero entrenando) a hacer doble espalda ocupando todo el ancho ¿Tenemos un ego tan desmedido que no pensamos en la posibilidad de que molestamos?
Por suerte en Negreira el tapón dura la longitud de la primera calle. Luego viene una ancha avenida para poder correr a gusto.
Por ponerle un pero a esta prueba es que los kilómetros están mal marcados. El cartel del km 1 lo pasé en 5'33". Independientemente del tiempo que pudiera perder en la salida, y de que hasta ese punto el perfil es ascendente, sé lo que es y lo que no es, hacer un kilómetro a 5'30". Para eso no hace falta GPS. Hubo alguno que pareció llevarse un susto al ver tales guarismos en su reloj pero ya se veía que aquello no podía estar bien.
Por lo demás, las sensaciones eran bastante buenas y seguían la tónica de la semana. Muy cómodo y muy concentrado.
Regulando cuesta arriba y soltándome cuesta abajo. Se me pasó por la cabeza el pensamiento de por qué bajaré tan mal en pruebas de montaña cuando aquí, en el asfalto, no hago más que adelantar a gente en las bajadas. ¿El problema estará en mí o en los demás? Misterios...


En un bucle nos cruzamos con la cabeza de carrera, bueno cuando yo pasé estaban a punto de pasar los primeros. No sé que me sorprendía más, si la velocidad a la que iban o el hecho de que a uno de ellos, al etíope que ganó, le doble en edad.

Continúo mi carrera sin mayores contratiempos, pasando el indicador del km 5 en 21'02". La mitad está hecho y queda lo que se supone que es más duro. Pero hoy es de esos días que no importa, porque voy muy metido en carrera, muy concentrado, y el hecho de saber cuanto llevo o cuanto queda me provoca más bien indiferencia. Busco la fluidez del movimiento, la postura.
Los toboganes se suceden, cuesta arriba y cuesta abajo. Mantengo al táctica de no apretar en las subidas. A mi lado un chico da zapatazos, me concentro para que esto no me ocurra a mí. Dicen que la técnica es el arte de evitar esfuerzos inútiles.


Km 6, más o menos, marcho un rato junto a Nerea Ruanova, una atleta juvenil que ha hecho algún podio en campeonatos de España. Tiene apellidos de campeona y buena planta corriendo pero, aquí por lo menos, le falta competencia para crecer. A pesar de clubes como el suyo que apuestan por la cantera, el panorama del atletismo, y hasta diría del deporte en general, en estas categorías es bastante desolador. Atrás quedaron otros tiempos.
Pasamos por el centro del pueblo, el punto donde el año pasado me entraron ganas de retirarme. En esta ocasión la situación era muy distinta. Tampoco noté un bajón como la semana pasada en Vigo. Todo resultaba fácil.
Sin mucha más historia, ascenso, descenso... y ya me veo en la recta de meta. Choco la mano con unos chavales y concluyo el trabajo: 42'16", puesto 171º muy buena carrera. Hace 3 años hice casi 1' menos pero repito: muy buena carrera, venía buscando eso, el fluir, la concentración, no tanto el tiempo.
Resultó tan agradable que hasta la palmerota de chocolate que nos dieron (que no suelo comer estas guarradas, la última vez el año pasado en esta misma carrera, no me gustan demasiado) me supo como nunca.

'Cada día es un buen día'

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Tsegaye Mekonnen  (ETH)  29:45
2º Cibryan Kotut (KEN)  29:59
3º Merhawi Tadesse  (ERT)  30:28

Femenina
1ª Marta Tygabea (ETH)  33:36
2ª Correti Jepkoech (KEN) 33:37
3ª Mary Wacera (KEN) 33:44

Fotos:  Xesús, Lorena, Fotoatletismo

No hay comentarios: