jueves, 6 de octubre de 2011

V Maratón do Miño

Acababa la temporada y me apetecía despedirla con algo especial. No fue algo muy premeditado, en un principio no pensaba en correr maratón, allá por Agosto dudaba si apuntarme al mundial de du en Gijón o al half-Astromad o incluso, aprovechando que iban 2 compañeros, al du de Laviana. Al final como el presupuesto no da para mucho renuncié a todas esas pruebas y decidí apostar por un reto 'low-cost', 15 euros al lado de casa.
El único problema era que en Julio y Agosto había corrido muy poco (233 Km entre los 2 meses, unas 20 horas) y apenas tenía un mes para intentar hacer algo. No quería aumentar el kilometraje de forma muy brusca por miedo a lesionarme así que tocaba hilar fino (y creo que me salió bastante bien)
Con lo que no contaba era que este mes iba estar flojito de coco. Estas fechas no me gustaron nunca mucho pero aún encima se juntaron varios factores y, aunque mi estado anímico no fuera especialmente malo, no me sentía con la confianza de otras ocasiones.
Bueno, pues con ese panorama me plantaba en la línea de salida, rodeado de amigos y con 42 km por delante. No era debutante en la distancia (ya había hecho 3 maratones de montaña) pero si en la modalidad ya que un maratón de ruta no tiene nada que ver.



9 de la mañana. Plaza Mayor de Ourense.


Suena el disparo.
A mi compañero Jose Manuel y a mi nos pilla en medio de una conversación. De repente nos damos cuenta de que la carrera ya había empezado.


No le encuentro demasiadas cosas criticables a esta carrera pero una de ellas, quizás porque tiene muy fácil solución, es que no se separe al menos las salidas de la modalidad andaina de la de carrera. A mi personalmente no es que me importe demasiado hacer 1 minuto más o menos pero si se me hace incómodo (y peligroso) tener que andar sorteando andarines -y creo que a ellos tampoco les debe resultar muy cómodo que les pasen por encima una horda de corredores-. Ya, ya sé que si imperara el sentido común la gente que fuera a participar andando se situaría al final de todo (igual que la mayoría de los que participamos en la maratón lo haríamos tras los participantes de relevos) pero supongo que entre el desconocimiento, las ganas de salir en la foto o que simplemente no todo el mundo tuvo la oportunidad de ver Barrio Sésamo, hace que se den situaciones como esta.
40 segundillos en alcanzar la alfombrilla de salida y un poco más en salir del atasco de las estrechas calles del casco viejo. Por suerte la mañana iba ser larga y no había mucha prisa.


Ya a partir del primer km hicimos una buena grupeta Óscar, Jose Manuel y yo. Hasta el km 9 fuimos juntos entre risas y conversación a un cómodo ritmo de 5'/km, fue de lo mejor de la carrera.
44'06" fue el tiempo de nuestro primer paso por Outariz. Contando el tiempo perdido en la salida, más o menos era el tiempo previsto. Mi idea era hacer la primera media no más rápido de 1h45' y luego intentar bajar ese tiempo en la 2ª mitad. Aunque según las tablitas y mis tiempos en otras distancias debería aspirar a una marca mejor, el hecho de ser debut y asistir con una preparación poco convencional me hacía ser cauto. Acabar en torno a las 3h30' ya me parecería todo un éxito.
No habría abandonado la compañía de mis compañeros si no hubiera tenido la necesidad de hacer una 'parada técnica'. La verdad es que no podía demorarla más ¡que estaba reventando! jeje Es cierto que es muy importante estar bien hidratado pero no sé yo si me pasaría, porque ese rato de cara al árbol se hizo eterno.
Cuando acabé quise de nuevo enlazar con mi grupo pero, a pesar de recuperar el contacto visual e ir tras ellos la mayor parte la primera vuelta, se me hacía muy difícil recortarles distancia. Al final acabé razonando que quedaba mucha carrera y los dejé ir. All paso por la Chavasqueira los perdí de vista y no los volví a ver.
Fue una pena porque acompañado se iba mejor pero bueno, nada grave porque todo marchaba conforme lo previsto.
Primera vuelta completada en 1h12', un par de minutos por encima de lo deseable pero las sensaciones eran muy buenas en cuanto no haber gastado energías.



En la segunda vuelta las cosas siguieron bien, mantuve el ritmo sin ninguna dificultad e incluso lo aumenté ligeramente. Pasé por el km 20 en 1h43' con la sensación de que podría aumentar aún más el ritmo en la segunda mitad, y sin ninguna muestra de cansancio. Sin embargo, en esta vuelta, pienso que cimenté parte de mi fracaso ¿Por qué? Pues porque cometí un error muy grave, no tomarme el gel previsto a la hora y media de carrera. Como me sentía tan bien de fuerzas y el gel anterior (45' ) me hizo como un amago de sentarle mal a mi estómago decidí pasar de él y tomármelo a las 2 horas.


Es difícil adjudicarle la responsabilidad de lo que sucedió despues y seguro que no fue solo una causa pero quizás esto contribuyera. O no.


Pero bueno, por el momento seguía viviendo en mi mundo feliz: 2ª vuelta completada en 1h11' (más rápido que la primera pese a ser más larga) y parcial del km 28 en 2h23'.



Comodísimo, os juro que esos momentos pensé que podría empezar a correr de verdad y hacer una última vuelta espectacular. Y si, espectacular si que fue, pero por la parte negativa :-)
El primer síntoma de que las cosas no iban tan bien lo tuve subiendo a Velle. Ya no notaba tanta fuerza en las piernas como antes.
- Bueno, no hay por qué alarmarse, llevo casi 30 km en las piernas.
Pero aún así continuaba corriendo y no pensaba que fuera a tener demasiados problemas.
- Vale, a lo mejor no puedo al final correr a 4'30/Km pero seguro que puedo mantener el ritmo. ¡Bah! esto del maratón no es tanto como dicen.


Me paro en el penúltimo avituallamiento para tomarme un gel, prefiero ir un ratito andando para que me entre bien y acompañarlo con un trago de agua.
- Seguro que en unos momentos me encontraré mejor.
¡Y una mierda, me debí tomar un gel de kriptonita!
- Uff que flojera, esto debe ser el muro ese del que hablan.
Continúo corriendo pero empieza a ser 'no-divertido'.
Sobre el km 32 me encuentro a Eloy y Pelu que estaban de espectadores.
- Ánimo que te quedan...
- ¡No me digáis cuanto me queda!
Y ahora aún encima empieza a hacer bastante calor...
-Bueno todo pasa. Es cuestión de mantenerse. Nadie dijo que fuera ser fácil. Siento haberla menospreciado señorita maratona, al final si te vas cobrar tu dosis de sufrimiento.

Pero 4 km más tarde claudicaba.Ya dije que no tenía coco para sufrir. La recompensa no me resultaba motivante, no me valía acabar de cualquier manera. Quizás fuera lo inesperado de pinchar en tan corto espacio de tiempo o quizás fue un cúmulo de circunstancias.
Aún hoy pienso que si no me hubiera parado la crisis hubiese pasado. No me encontraba tan mal, en el Aviaman me arrastré en la última vuelta, el año pasado en la maratón de Penedos los últimos km iba zombie y sin embargo los 2 últimos km corrí... pero la cabeza era otra.
Me quedé un rato andando, despacio, pensativo... En realidad tampoco lo veía como un fracaso, había venido a aprender, aunque si que me preguntaba la razón de apuntarme a este tipo de pruebas cuando ni siquiera soy capaz de hacer una decente.
En la pasarela de Outariz volví a trotar otro rato, lo suficiente para llegar al avituallamiento. 3h13' y estoy en el km 37. ¡El final está tan cerca y sin embargo tan lejos!
Me paro un buen rato, bebo isotónica, me tomo un plátano... y me planteo que hacer.
- ¡Necesito que vuelva Furi! Ahora no necesito ser Alfredo, el chico educado, callado, tranquilo, ligeramente tímido, con esas dudas existenciales que a veces le asaltan. Necesito volver a mi parte animal, a Furi; el bruto, la energía sin límites, el rebelde, el cabezón.
Y bueno, al final, intentar lo intenté, pero fue como un motor que no acaba de arrancar. Intenté correr, a veces por breves espacios de tiempo pero ni la cabeza -ni ahora los calambres- me permitieron hacer gran cosa. Acabar había que acabar, era ya una cuestión de respeto, a una prueba, a una distancia y a los demás competidores. Siempre acostumbro a dar la cara, para bien o para mal, no hay excusas.
5 km de penitencia, de reflexión, bajo un sol inclemente que me hicieron pensar que la andaina era todavía más dura que la maratón.
Por fin llego al último Km, quiero correr pero... ¡estoy derrotado! no puedo.
Me encuentro con Juanjo, él también caminaba, hasta se había arrancado el dorsal. Las penas compartidas son menos penas, hacemos esta última parte charlando hasta que...
-¡ Mierda! !es Tito con la cámara! Espera Tito, ¡¡no me hagas fotos andando!!


Demasiado tarde X-D
Si hubiera un Tito cada 500 m no me hubiera parado ni nada de esto hubiese sucedido jaja
Vuelvo a correr.

 

Y  ahora sí, hago un tramo del puente romano que ni en la San Martiño.



Cruzo la línea de meta 3h54'36" (3h53' largos en el tiempo neto), puesto 114º y sensación muy agridulce. No quiero que se me entienda mal y mucho menos que se entienda como un menosprecio al esfuerzo de otros competidores pero para mi esto no es acabar una maratón, esto es correr 35 Km y andar 7 ¡no me satisface!


Pero por supuesto esto no quiere decir que no haya merecido la pena ¡si lo ha hecho! Hace 12 años que corro, durante mucho tiempo lo vi como algo que estaba muy por encima de mis posibilidades. Nunca me había planteado competir en uno hasta que el cuerpo me lo pidió. Primero fue de montaña, un esfuerzo que poco tiene que ver con esto (no voy decir si es más duro o menos es ¡distinto!) y ahora de ruta. Seguí el camino que me ha dictado mi instinto (mi corazón para los poéticos) y aunque haya salido no-bien estoy orgulloso de todo el trayecto deportivo-vital que he recorrido, estoy orgulloso de haber terminado mi temporada de esta manera y por supuesto de haberlo hecho antes de afrontar otra tipo de retos. A veces hay gente que se pregunta si se debe hacer una maratón antes de debutar en Ironman, yo digo que sí, no por lo que pueda suponer de cara a tu preparación física sino por la emoción de plantearte este reto que de otra forma se perdería. Es mucho más bonito ir subiendo peldaños que conseguir las cosas de golpe.

Clasificaciones (completas aquí)
Maratón
Masculina
1º Hassan Lekhili  OAAP  2h28'57"
2º Jose A. Requejo  C.A. Murcia 2h33'48"
3º Serafín García Atl. Salamanca  2h47'24"

Femenina
1ª Pilar Mahamud  Puerto de Alicante  3h26'14"
2ª Tereza Ctvrtnickova  Ria Ferrol 3h32'48"
3ª Belén Lemat  3h34'19"

Relevos
Masculina
1º Platas/Villamor/Hurtado 2h20'28"
2º Fernández/Paz/Márquez 2h24'35"
3º Vidal/Gómez /Bargiela 2h28'23"

Femenina
1ª Castro/Hurtado/Fernández 2h55'52"
2ª González/Velázquez/Doniz 3h14'40"
3ª Rodríguez/Porto/García 3h16'13"

Vídeo Matogrosso: 1, 2, 3

Ya para terminar quisiera dar las gracias a todos los que me apoyan por los ánimos recibidos y a todos aquellos que os acercáis durante las carreras a decirme que os gusta este blog. 
Aquí acaba mi temporada. Aunque este domingo tengo una carrera luego probablementé esté bastante tiempo sin competir dedicado a otros proyectos. La próxima temporada se presenta dura pero con luz al final del túnel, o esperemos que sea así.

7 comentarios:

davidiego dijo...

Un abrazo y enhorabuena, yo tampoco ando bien de coco últimamente, la temporada se hace larga, pero no me creo que la finalices ya...

Fuerza!

CiegoSabino dijo...

A que es duro, jajaja. Cuando vas tan a gusto sin notar que llevas un porrón de kilómetros, lo ves todo de color de rosa y poco a poco (otras veces de golpe) te va llegando el bajonazo, jeje, se te quita toda la "tontería" que tenías antes y los kilómetros y las piernas te ponen en tu sitio.

Pero te puedes aplicar el mismo comentario que te dejé en lo de Penedos do Lobo: la clave es seguir luchando, con más o menso fuerzas y ganas, pero no darse por vencido.

Además era el debut, ya habrá más ocasiones de forzar un poquito.

Furacán dijo...

Muchas gracias chicos.

Xocas dijo...

Es que tiene que ser mas duro de lo que parece, cuando todo el mundo lo dice. Llegaste a meta de una pieza y ya habra tiempo de mejorar!

Marc Roig Tió dijo...

Bien hecho, Furi. El resultado no es siempre lo más importante (nos retiraríamos muy a menudo si así fuera). Ha sido una gran carrera, no es fácil terminar en estas condiciones. Ánimo y a por la próxima.

Furacán dijo...

Gracias a los 2. En tu caso Marc se agradecen tus palabras viniendo de un maratoniano como tú.

Ruben dijo...

Hola Alfredo! Es lo que tienen los maratones, son super traidores. En mi primer maratón me pasó algo parecido y me sirvió para entrenar más y mejor y disfrutar durante los 42 km del segundo.
Cuidate y a seguir!