domingo, 6 de febrero de 2011

Trail de Alvelos (y más)

Este fin de semana se me presentaba la disyuntiva entre competir o no. Yo quería pero a mi entrenador (que soy yo mismo, pero mi parte más reflexiva) no le hacía mucha gracia. - Tú verás lo que haces pero llevas desde Navidades sin salir a la carretera en bici, luego no te lamentes.
Bueno pues al final llegamos a una solución de compromiso, correr el sábado el Trail de Alvelos, 15 km en Barcelos (que no Barcelona como aparece en algunas webs o en el calendario de la revista Runner's World :-)), Portugal, pero reservando, en plan entrenamiento, para poder salir el domingo a pedalear al menos un par de horitas.

 Alvelos es una pequeña población o parroquia, freguesía que dicen allí, del concelho de Barcelos, cerquita de Braga.

Barcelos es famoso sobre todo por el gallo jeje que es uno de los símbolos del país vecino. Este me lo traje de recuerdo el año pasado.

Este año se disputaba la primera edición de este trail con motivo del 60 aniversario de una de las asociaciones de la localidad, la Associação Recreativa Aguias Futebol Clube de Alvelos (que se queda en ARC Aguias de Alvelos para los amigos) fundada el 5 de Febrero de 1961. Y la verdad es que hay que reconocer que organizaron una prueba bastante apañada, gratuíta, con premios en metálico y un recorrido interesante.
El único "pero" para mí era que la categoría femenina no tuviera la misma recompensa monetaria que los hombres. Opino que en la populares no debería haber premios en metálico pero si los hay ¡que sean para todos igual! ¡que estamos en el S. XXI y las chicas corrían los mismos Km que nosotros!


Camino de Portugal a más de uno se nos vino a la cabeza que el recorrido tenía gato encerrado. A primera vista 600 y pico m de desnivel positivo no llaman mucho la atención y el perfil pues la verdad, que si no es porque empiezas a tener experiencia y sabes de que va la historia, tampoco.

Subidas cortas de como mucho 2 km, alturas de 200-250 m... ¿pan comido? noooo.

Creo que la mayoría de la gente que corre o ha corrido en montaña es de la opinión que estos perfiles en forma de dientes de sierra resultan más duros y causan un mayor impacto en la musculatura que aquellos con subidas y bajadas largas y continuas. Ayer no fue una excepción.


En la línea de salida buen ambiente y alguna que otra cara conocida, buena representación gallega y no faltó también la ourensana con 4 frikis de las carreras

Faltaba Lois en la foto.

Entre los locales me alegré de volver a ver a mis amigos portugueses, los triatletas Telmo, Susana y Renato que habían coincidido conmigo en la Geira el año pasado.

La hora de la salida estaba para las 15:30 portuguesa que para nosotros son las 16:30. A pesar de eso, como me metí a conducir recién comido tenía todo en el estómago. Muy malas sensaciones en el calentamiento, menos mal que luego iba salir despacio sino...
10' antes de salir pasamos por una especie de cámara de llamadas y luego tocaba esperar a que se diera la partida.
No hubo mucha sofisticación en esto, ahora que me estaba acostumbrando a la pistola volvemos al 3-2-1 y a salir.

 
 
 Los primeros metros fueron por pista buena pero que se hacía algo estrecha para los 137 participantes. Pronto empezaríamos a subir, primero adoquín, luego asfalto (ojito a la rampa, en el km 1 ya hubo gente que la subió caminando, dura dura) y luego ya entramos en el monte.
Como salí muy despacio  en esta primera subida pillé todo el atasco, la gente que iba delante se puso a caminar y tuve que hacerlo yo también. Por el momento el terreno era bastante asequible, pistas algo rotas y alguna piedra suelta pero nada del otro mundo.
Poco a poco la cosa se iría a complicar y a volverse más escarpada, un último tramo de sendero nos llevaría a coronar el primer pico. Según dice la web de la prueba ahí estaría el castelo de Faria o las ruínas de él. Hace siglos este fue escenarío de guerras entre España y Portugal, pero afortunadamente ayer la única confrotación  era la deportiva.
No me pude fijar yo mucho en las ruinas porque bastante tenía con mirar para el suelo. Iba en un grupo con la primera mujer y las sensaciones iban mejorando gradualmente. Primer avituallamiento y a seguir camino.
A continuación venía una bajada rápida. Aquí ocurrió el primer contratiempo,  en una de las pistas seguimos recto y nos perdimos. No estaba muy bien señalizada (ese punto, el resto estaba más o menos bien) y al seguir a los que iban delante caímos en la trampa. En mi caso fue uno del grupo en el que iba quien se dio cuenta - Mais aquí nao hai fitas...
Quedamos unos momentos mirando los unos para los otros y acto seguido volvimos por donde habíamos venido (¡la madre que parió a la cuesta!) Hubo alguna gente que siguió carretera abajo y que volvió enlazar con el recorrido pero vamos ¡como para arriesgarse!
Bueno, puestos a ser positivos, aunque me rompiese totalmente el ritmo por lo menos me quitaba la tentación de ir cada vez más rápido al encontrarme mejor. Así me recuerdo a mi mismo que he venido a entrenar. No hay problema.
Encontramos el camino bueno y ya enlazamos con otra subida, esta un poco más larga. La pista está muy rota, muchísima piedra suelta y bastante incómoda para correr. Además como enlazamos con la carrera bastantes puestos por detrás había un buen atasco y no resultaba sencillo adelantar.

Así eran los caminos

Poquito a poco vamos remontando posiciones y coronamos la 2ª de las cimas del día, volvemos a bajar y luego vuelta a subir. Así hasta el alto de las antenas donde estaba el 2º avituallamiento. 
Llevaba ya 47'26" de carrera y aún estaba en el km 6,5. Uff... como  dijo el colega portugués que llevaba delante - Km 6? Nao pode ser!
¡Como esto siga así hasta se nos va hacer de noche!
Seguimos camino. A continuación venía un terreno descendente en el que se podía correr salpicado de algunas tachuelas que te frenaban en seco. De todas formas esta parte se hizo bastante rápida si bien no estaba exenta de cierta complicación (que se lo pregunten al corredor que llevaba delante que se metió un buen castañazo)
En torno al km 9 comenzamos la última ascensión del día, la subida a la Senhora da Franqueira, un santuario del S XVI situado a 298 m de altitud con unas vistas espectaculares sobre toda la región.
La subida seguiría la tónica del día, pistas rotas y piedras, muchas piedras sueltas. Aunque a mí subir no es que se me de muy mal, corrí bastante y si no llega ser por a gente que iba andando y no me dejaba pasar lo hubiera hecho del tirón.
Un último tramo de escaleras para sentirse como Rocky y ya estamos arriba.
Km 11 y pico, 3º avituallamiento. Me pillo una cosa naranja que luego resulta ser fanta o algo con gas. Es que no me apetecía el agua, espero no tener problemas.
Arriba el sitio es espectacular, pedazo de vistas, se ve hasta el mar. Por suerte nos hacen rodear la iglesia y pude echar una ojeada alrededor. Ahora que se acerca el 14 de Febrero no sería un mal lugar para llevar a vuestra pareja a ver una puesta de sol (y si la hacéis subir a pata con un poco de suerte no hay más 14-F :-))

Vista aerea del Santuario. Foto de google.

Antes de bajar me fijo en una Volkswagen Camper que hay allí aparcada. Mira que me gustan esas furgallas, cuando era crío siempre quise tener la furgoneta de Scooby-Doo.
Bueno, tocaban ahora casi 4 km de bajada que para mí siempre son lo peor. Bajo mal, soy miedicas y tengo más que perder que que ganar. Al principio eran todo escaleras, un montón. Yo las bajo de 1 en 1 y me adelanta hasta el Tato. Luego entramos en un bosquecillo de acacias que era todo un laberinto.
Muy peligrosa esta parte, cortaron unas cuantas acacias para hacer sitio y que pudiéramos pasar y dejaron los troncos, como te cayeras ahí a lo mejor acababas ensartado.
El resto de recorrido fue más fácil aunque tenía algún tramo de camino bastante enlamado.
Otra dificultad añadida fue la de un tractor con remolque parado en el medio de la pista. Aquí cada uno se las apañó como pudo, algunos por encima del muro, otros buscando un hueco... aquello ya parecía de estas pruebas de eternal running.
Otra anécdota. En uno de los tramos de bajada un grupito de corredores que iba delante muestra se salen del itinerario marcado, un portugués que iba conmigo y yo intentamos avisarles sin conseguirlo. Al final averiguamos que de esta manera se ahorraron unos cuantos metros (sin pretenderlo ni enterarse pienso yo, al menos parte de los que iban) Vaya hombre, ¡hasta cuando debía perderme no lo hago!
Los 2 últimos km eran bastante llanos y fáciles. Aprieto un poco para ver si consigo alcanzar a los corredores que llevaba delante pero nadie afloja.

.
Pues nada, entro en meta cómodo con un discreto 85º puesto y 1h38'26" (1h38'30" oficial) de carrera. La verdad es que como entrenamiento no estuvo nada mal. ¡Lo que dieron de sí los 15 km!

Casificaciones (completas aquí)
Masculina
1ºJosé Sousa  ARC Águias de Alvelos 01:06:38
2º Vitor Barbosa GDR da Retorta 01:08:59
3º Carlos Silva GDC Castelo de Paiva 01:09:49

Femenina
1ª Fernanda Miranda ARC Águias de Alvelos 01:36:03
2ª Margarida Pinto 01:36:33
3ª Susana Simões Confraria Trotamontes 01:37:30


Galerías de fotos: Rubén Huertas


Hasta ahí la 1ª parte del fin de semana, ahora quedaba la 2ª parte. Había quedado conmigo mismo en que el domingo tenía que salir con la bici y conmigo tengo que cumplir porque sino mal vamos. 
A pesar de que corrí controlando y no forcé la máquina en ningún momento las subidas y las bajadas no me las quitó nadie así que ya el sábado por la noche conduciendo de vuelta a casa empecé a sentir las piernas doloridas (la postura del pedal sobre todo, ya podía acelerar el coche solo)
En cambio hoy por la mañana parece que ya mi estado era bastance aceptable. sólo quedaba subirse a la bici y ponerse a dar pedales para comprobarlo. Cansancio la verdad no sentí pero flojera en las piernas bastante. No estaba el día para grandes exhibiciones, 60 km a una media de algo más de 25, un par de puertitos de 4ª suaves sin abusar de desarrollo (tampoco podía) y para casa. Misión cumplida.


Me encantan que los planes salgan bien :-)

5 comentarios:

Mark Velhote dijo...

Viva,

Boa prova!
Muito gosto em ter-te novamente em Portugal!
Um dia destes aventuro-me também nos trails de montanha!

Abraço
Mark

Atalanta dijo...

Las carreras en Portugal suelen ser una emboscada. Ya deberías saberlo :). Mooolan.

davidiego dijo...

no lo olvides, haz caso a tu entrenador.

ahora los nuevos chips van a pegar un petardazo en el tobillo cuando te salgas del camino balizado.

Emilio dijo...

Me alegro que bien , pero cuidate por esos caminos de Dios¡¡¡

Furacán dijo...

Mark, muito gosto para min também! sempre é lindo Portugal! Abraço.

Atalanta, lo sé lo sé, ya iba mentalizado jejeje

Dvdg, mi entrenador es un pesado. Calla con lo de los chips, espero que no me llegue ninguna sorpresa a casa...

Emilio, gracias! yo con cuidado que el dentista no lo paga la S.S.