domingo, 2 de diciembre de 2007

Días de otoño y sutras triatléticos

Después de haber tenido unos meses con un tiempo un tanto extraño, este fin de semana si ha sido auténticamente otoñal. El sábado tocó entreno bajo la lluvia y hoy 2h30' de bici con un ojo puesto en la carretera y otro en el cielo esperando las primeras gotas.
Mira que no es que me agrade demasiado entrenar con lluvia pero la del sábado por la mañana, persistente pero suave, resultaba una compañera agradable para el trote. A veces ocurre que la lluvia además de mojarte por fuera te aclara la mente por dentro.
Siempre me ha gustado adaptar mi entrenamiento o mi actividad a los ciclos naturales y aprovechar lo que ofrece cada época del año. En este sentido el otoño siempre me ha parecido la estación ideal para sembrar y echar raíces. De la misma manera que caen las hojas de los árboles, el frío aumenta y la naturaleza parece como recogerse en sí misma, ... estos entrenos otoñales siempre me han invitado a recogerme en mi mismo y emprender ese camino interior, el de la reflexión, de la búsqueda de la esencia. Desprenderme de lo superfluo, de lo que no vale, al igual que las hojas de los árboles, y acumular y asimilar entrenos que me permitan "florecer" la próxima temporada. Todavía es pronto para hablar de objetivos, el año que viene hay varias pruebas interesantes de tri/duatlón en Galicia además de un trail interfronterizo de 45 km que me tiene muy buena pinta. El tiempo dirá lo que se vaya materializando o no.
De momento como ya os digo prefiero quedarme con la esencia. Os dejo unos textos que me han inspirado y me inspiran cada día. No son míos, los he copiado de algún sitio de internet no recuerdo ahora donde, pero los he leido, releido y repetido tantas y tantas veces que ya los siento como propios. Me parece, aunque no estoy seguro, que son de mi admirado Pablo Cabeza, si no quien quiera que sea el autor espero que no le importe que los cuelgue aquí (Edito: los textos pertenecen a Juan Diego García "Serfinisher").

Ojalá también a vosotros os sirvan de inspiración.



Fluir.
Ser abrazado y fundirse con el agua.
Ser agua densa que apar
ta las aguas sueltas.
Co
nvencer a las aguas de que se aparten, con el ritmo hipnótico de nuestros brazos, manos y entrecortado aliento. Renunciar al límite de nuestro cuerpo, volverse liso y plano. Evitar las estridencias y la ira golpeadora, sujetar la espuma y danzar al extender los brazos y recogerlos de nuevo.
Fluir y ser agua.



Fundir.
Fusionar tu cuerpo con la máquina rodadora.
Prolon
gar las piernas en ella, balancear, proyectar tus fuerzas en el mágico ritual cíclico de la pedalada, viva, ligera, fresca, constante, cadente.
Vencer a Gravitas y al abismo y al vértigo.
Vencer al miedo, mientras bajamos desbocados de los cielos acariciados por las aristas de las montañas.

Apartar el aire, desviar el viento, alzados de codos desde nuestra máquina rodante y aparentemente sumisa, la cabeza gacha en respetuoso gesto y la mirada esquiva.



Tocar, proyectarse y levitar hacía delante.
De nuevo con la
otra pierna, tocar proyectarse y levitar alternativamente.
Así amplia y abiertamente, erguidos, potentes.
Sentir el viento en la cara y beber de él en amplias inspiraciones, que devolvemos en forma de bocanadas.
Vivos, rápidos, ligeros.
Una y otra vez en movimiento permanente


Que tengáis una buena semana!

10 comentarios:

Sylvie dijo...

Muy buenos textos los de Pablo...y muy buenas tus sensaciones otoñales este finde...
Siempre hay que disfrutar de los días así.
Por Teruel también hemos tenido buen tiempo...(pero no me acuerdo mucho).

Besitos.

robert mayoral dijo...

muy buenas estas palabras del gran crack!!!!
entrenar con lluvia???? yo soy más tipo lagarto con sol y mucha calor, cuanta más mejor!!

irotante dijo...

Hay que ir llenando el calendario de 08.y ese TRAIL no te lo puedes perder

Furacán dijo...

Syl, jeje me parece que ese finde en Teruel hizo mucho calor ;-)

Robert, mucha lluvia no me gusta pero el calor tampoco demasiado si de correr se trata. Lo que si me apetecería es nadar algún día y que estuviera el agua caliente, pero no hay manera jaja

Tante, tienes razón hay que ir llenando el calendario, en Enero quizás vaya competir a Portugal, ya fui el año pasado y me encantó. Ya veremos.

Saludines a tod@s!

runner48 dijo...

Si cuidas las raíces el tronco y las ramas alumbrarán sus frutos...sí señor, hermosas palabras. Espero que las finas aguas nos quiten todo el polvo acumulado, ése que no sirve para nada...
Un abrazo fur

Talin dijo...

Creo que son hasta para cualquier época del año buenas compañeras.
Un abrazo otoñal!

Furacán dijo...

Gracias amigos! sois unos cracks los 2.

Un abrazo

Superkarmen dijo...

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Pablo Cabeza dijo...

Furacán:

Hola amigo. Hoy he tenido tiempo de visitar tu blog. Y me sorprendo al leer estas frases mágicas. Espero no desilusionarte diciéndote que no es mía esa prosa, sino de unos de mis pupilos, el inigualable Juan Diego García, "Serfinisher", (http://retriflexiones.blogspot.com).

Un abrazo.

p

Furacán dijo...

Gracias Pablo. No es para nada una desilusión, bien sé de tu calidad literaria y de la emoción que logras transmitirle a tus crónicas. Todo lo contrario, me alegro de haber descubierto a otra joya del género triliterario(o redescubierto mejor dicho ya que los textos los tenía anotados pero no sabía muy bien de dónde los había sacado)

Un abrazo amigo