domingo, 9 de septiembre de 2007

El lobo y la mula

Pues como ya os comenté, ahora que las sensaciones se van aposentando (aunque todavía ande como robocop :-)) borro y edito este post. A continuación os dejo la crónica-ladrillo de la prueba. Tranquilos, lo he dividido en capítulos para que podáis saltaros las partes más coñazo :

La previa
Me levanté temprano esa mañana a eso de las 6:30. Tras desayunar y repasar una y otra vez que llevaba todo lo necesario me fui hasta Ourense city donde había quedado con unos compañeros para ir juntos a la carrera.. Hasta allí fuimos Pesca, Delmiro, Manuel y yo.

Con Delmiro tras la prueba

Llegamos a tiempo aunque sin que nos sobrara demasiado, lo suficiente para cambiarnos y pasar el control de firmas. Para calentar ya estaban los primeros km, antes tan sólo hice unos ejercicios de movilidad articular.
Ya en la línea de salida estuve haciendo "vida social", había tantos conocidos que no dejaba de saludar. El ambiente entre los corredores locales y la gente que venía de fuera era muy bueno.
Pude ahí conocer en persona a Bulderban, que venía acompañado por su familia (majisimos todos) y que se marcó una carrera increíble (6º).

Con Bulderban (si si es cierto, miraba para otro lado... alguna chica que me distrajo :-))

También me volví a reencontrar con mis amigos de Ordes, Alberto y Natalia a los que ya hacía tiempo que no veía.

La salida
Eran las 9:30 de la mañana y ya empezaba a hacer calor, se presumía que el sol iba pegar bien durante todo el recorrido.
Se da la salida y todo el mundo se pone en marcha, yo veo a la gente muy rápida, parece un 10000, que caña le meten los primeros.
En poco tiempo abandonamos el asfalto y llega la primera bajada. Estábamos todos muy juntos y me dió bastante miedo, tenía que retener mucho para no llevarme por delante a los que me precedían pero al mismo tiempo tampoco podía frenar demasiado no fuera que me atropellaran a mi. Lo pasé peor en estas bajadas que en las de la segunda mitad de la carrera a priori más complicadas.
Por lo demás estos primeros km eran muy fáciles y se podía rodar muy bien aunque a la vista de lo que quedaba prefería guardar fuerzas.

El Valle de los Faraones
Curioso nombre el de este lugar. No sé porque se llamará así, pirámides creo que no hay jejeje
El entorno es bastante chulo, vamos por el medio de un bosque de coníferas.
Me lo estoy pasando muy bien, llevo 27 minutos de carrera y ya estoy en el avituallamiento del km 5. Relleno mis bidones del cinturón y sigo camino.
Ahora coincido con mi amiga Natalia Raña y vamos juntos. Estos km con compañía se me hacen muy llevaderos. Los carteles de los km pasan tan deprisa que a veces nos preguntamos si no vamos demasiado rápido.
En torno al km 9 cruzamos la carretera y llegamos al primer control de paso y avituallamiento sólido. No nos paramos mucho, tan sólo a rellenar los bidones y poco más. Me pillo una barrita y la voy comiendo por el camino pero la verdad es que no había quien la tragara agg!! que mala era, por Dios!!
Después del control venían un par de km de bajadas, aquí ya presenciamos alguna caída, por suerte parece que sin cosecuencias graves. Había que estar bastante atento y mirar donde se ponían los pies.
Una pena tener que mirar tanto al suelo porque nos estábamos perdiendo un paisaje precioso.
En cuanto llegaron unos metros de terreno más fácil ya pude alzar la vista y lo que vi era impresionante. Un rosario de coredores subiendo por una pendiente que daba miedo. Se lo comento a Natalia, mira por donde tenemos que subir!!

El cortafuegos


Desde abajo impresionaba de verdad,unos 3 km de subida ininterrumpida. Se acabó el correr, los cracks a lo mejor lo suben corriendo, el resto de los mortales como que no. Nos pusimos a caminar y poco a poco fuimos ascendiendo. Mejor no mirar para abajo.
El tereno era un poco incómodo porque se levantaba mucho polvo y a veces la zapatilla se hundía. Por suerte como no éramos los primeros ya teníamos más o menos marcado por donde pisar.
En el medio de la ascensión había un "hombrecillo" que no paraba de hablar :-)) El Pesca, es un crack!! ahí estaba con sus más de 100 kg subiendo la pendiente y sin dejar de hablar. Luego decía que notaba la altitud y la falta de oxígeno jajaja
Llegamos a su altura y comenzó una conversación sobre triatlón y batallitas con Natalia, el resto de los corredores debían estar flipando jajaja
Se acaba el cortafuegos y comienza un terreno muy chulo, un poco irregular con raíces ocultas pero muy blandito. Las vistas increíbles.
Trotamos un poco y me seguía encontrando muy bien. En esto que nos encontramos a otro "artista", Willy, el que fue a maratón de las arenas para celebrar su 60º cumpleaños. Allá donde esté siempre se hace notar su presencia.

Problemas
Lo estaba pasando estupendamente, disfrutando como un enano del entorno, del paisaje, de la compañía y de la experiencia en sí, cuando de repente sucede algo inesperado: me da un calambre en uno de los aductores... No fue muy fuerte pero me empiezo a preocupar, km 17 o así, es muy pronto para sentir calambres. Llevamos menos de 2 horas de carrera, no me parecía muy normal, ya hacía años que no me daba uno.
Se lo comento a Natalia y me dice que debe ser por deshidratación y pérdida de sales. Me había preocupado bien de beber agua e isotónico todo el recorrido, no lo entendía muy bien.
Natalia me deja su bidón con sales (gracias) y bebo un poco a ver si no me vuelven.
Durante unos km parece que la cosa marcha bien y no se repiten pero poco antes de la media maratón me vuelve dar otro más fuerte. Ahora me dan en las 2 piernas.

La media
Llegamos ya a Cabeza Grande de Manzaneda, mitad de la prueba en 2h20'. El tiempo está bastante bien y la verdad es que salvo los calambres no me siento nada cansado. Me paro a rellenar los bidones y a comer un poco de sandía, me tomo también unos plátanos que dicen que tienen mucho potasio y para los calambres viene bien.
Natalia se va pero yo prefiero quedarme y estirar un poco porque todavía quedaba lo peor. Ella me dice que luego la alcanzo pero yo ya lo dudaba.
Espero por Pesca que había llegado a la media y me voy con él.

Valle das Lamas
Salimos de la media por un camino estrecho pero muy chulo. Me siento un poco mejor, en realidad me siento tan fresco que me sorprende lo que me está pasando.
Llegamos a un pista ancha donde se podía correr bien pero aquí ya se acaban mis ilusiones y me da otro calambre. Esta vez es más serio y me coge también un isquio. Me tengo que parar y casi me cuesta caminar. Estiro un poco y pienso en mi situación...
La opción de regresar a la media a apenas un par de km y bajar en el telesilla se revela tentadora pero no, me saco esa idea enseguida de mi mente. Simplemente imposible, como decía aquella canción de los Héroes del Silencio "la derrota no es una opción y no hay excusas..."
Sólo había un camino y era hacia adelante. Esta prueba la acabo aunque sea a gatas como Julie Moss en el Ironman de Hawaii en el 82.

Bajada a Prada
Caminando despacio y dejando pasar a un montón de corredores llego al avituallamiento del km 28 (aunque la verdad es que no sabía en que km estaba, juraría haber visto el cartel de km 32)
Me paro de nuevo, relleno bidones y vuelvo comer platanos y sandía. Bebo mucho isotónico y agua aunque creo que algo falla porque noto que no lo asimilo bien. Me preocupa, llevo más de 3 horas bebiendo muchisimo, sudo poco y no tengo ganas de mear.
Ahora afronto una de las partes del recorrido a las que tenía más respeto, bajada de varios km por terreno técnico. No lo ví muy difícil en sí pero la vegetación no dejaba ver muy bien por donde ponías el pie.
Despacito fui bajando. Curiosamente me sentía más cómodo en este terreno que en las pistas fáciles en las que sufría psicológicamente por sentirme con muchas fuerzas y no poder correr.
La bajada se hizo interminable, a veces me echaba a un lado para que pasaran los que estaban mejor que yo, los cuales muy amablemente me agradecían (gente majísima toda)

Prada - Paradela
Se acaba por fin el terreno técnico y vuelta a la dura realidad de las pistas fáciles. Coincido con otro corredor que también está tocado muscularmente, "andando se va mal y corriendo no se puede"... eso lo dice todo.
A veces parece que me encuentro mejor y troto un poco. A veces me tengo que parar a los 30 segundos y otras los calambres parece que se olvidan de mi. Me siento con tantas energías que aún me da más rabia el verme limitado.
En un avituallamiento la Cruz Roja tenia un bote de spray analgésico, me lo echo por todas las piernas pero no me sirvió de nada. A los pocos minutos otra vez calambres calambres y más calambres.
Y aún quedaba lo peor.

Penedos do Lobo
El paso por Paradela fue muy bonito porque había alguna gente animando. Me vuelvo parar en el avituallamiento. Los del puesto me animan, me dicen que sólo quedan unos 6 km. Si, en ruta no es nada pero en montaña es un mundo.
Me tomo una de las ampollas de glucosa que recogí en la media. Me daba algo de miedo porque nunca las había probado y he leído que pueden dar bajones pero la verdad es que llegado a este punto poco tenía que perder.
Afronto por fin la subida al pico que da nombre a la prueba. Levanto la cabeza y veo algunos corredores y andarines subiendo muy despacio, algunos incluso descansando.
Uy, que duro va ser esto...
Pero al final pues debía de ser que como era un terreno en el que no se podía correr los primeros km de ascensión fueron bastante bien. Me gustaba mucho el terreno, mucho mejor que el cortafuegos, más agradable a una cabra como yo.
Adelanté a unos andarines y me animé un poco, casi que deseaba que lo que quedaba siguiera siendo igual.
Pero no, luego llegamos a una zona menos técnica, una pista de polvo negro que picaba hacia arriba. Me adelanta una corredora que me pregunta si en la meta había servicio de lavadora (imagínaos como estaríamos :-)) Muy maja luego la volvería a ver entrando en meta.
Como mis sensaciones habían mejorado quise correr un rato pero nada, el que me hizo esta vez el muñeco vodoo le dio por clavarme otro alfiler y de nuevo a caminar como un cowboy.

Últimos kilómetros
Llego por fin al último avituallamiento líquido. Los del puesto me animan diciéndonos que queda muy poco, un repechito y luego 2 km fáciles. La maratona que diría Talín (como lo entiendo ahora) estaba casi en el bote.
Llevaba 5h30' de carrera, al menos esperaba bajar de 6 horas.
Supero por fin el último repecho y luego todo "fácil" hasta meta. Si fácil pero una tortura psicológica por no poder correr, lo intenté de nuevo y durante un rato lo conseguí, estuve casi 1 minuto... el caso es que ni me notaba cansado ni cargado, me encontraba bien hasta que me daba el esperado calambre. Era un sensación de bastante impotencia.
Paso a paso me acercaba al final, empezaba a escuchar el ambiente de la meta. Los últimos metros eran por asfalto. Ahora si que no me pude resistir, que le den a los calambres!! voy entrar a meta corriendo, quiero que el recuerdo de mi 1ª maraton sea ese y no el de alguien arrastrándose.
Y así fue, corrí hasta entrar en meta. Me supo mal adelantar a un corredor los últimos metros, le animé a que corriera conmigo pero me dijo que no podía.
De esta forma crucé la meta, 5h45'15", puesto 121º.
Eso sí, fue atravesar la línea y tenerme que ir al suelo por un calambre brutal :-))

Conclusión
Primera media 2h20, 2ª media 3h25'. Bueno está claro que algo ha fallado, no tengo muy claro el qué pero intentaré afinar para la próxima vez. No todo ha sido negativo, ha habido muchas cosas positivas y muchos aciertos. Los calcetines, las zapatillas y el portabidones genial.
Está claro que he aprendido muchísimo de esta carrera, he sufrido pero también he disfrutado.
He acabado muy entero de energías lo que me da ánimos para hacer larga distancia (aunque también soy conscente que aquí he ido muy por debajo de mis posibilidades físicas) y me he demostrado a mi mismo que cuando se me mete algo en la cabeza es muy difícil hacerme desitir Por otro lado las imágenes y los paisajes vistos todavía los conservo en la retina.
Creo que he vuelto cambiado de esas montañas. Un pasito más...

Unas imágenes
A continuación os dejo unas cuantas imágenes, a lo largo de la semana pondré más

Pesca, Elpidio (4º en su debut maratoniano el muy animal) y Delmiro

Con Mónica Aguilera, una de las mejores raiders del mundo y que viene ahora de ser 2ª en el UTMB. Yo sigo con mi idea de fotografiarme con los cracks a ver si se pega algo :-))

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Aurrelio Olivar 3h33'39"
2º Pedro Hernández 3h34'20"
3º Eduardo Morais 3h38'57"
4º Elpido Gómez 3h41'58"
6º Esteban Monje (Bulderban) 3h46'31"

Femenina
1ª Gloria Serrazina (POR) 4h21'16"
2ª Mónica Aguilera 4h36'00"
3ª Elena Naveiro 4h39'48"

4 comentarios:

Sylvie dijo...

Pues esperando tu crónica estaremos.

besitos.

Bulderban dijo...

Me has hecho volver a vivir la carrera. Gracias Alfredo. Solo una cosa, a mi en el primer cortafuegos me pasó gente corriendo mientras yo andaba..luego los pasé yo corriendo y ellos andaban. Esto es lo mejor que hay de las carreras de montaña (incluso cuando es al revés y soy yo el pasado al final).

Sylvie dijo...

Lo he leído enterito, que lo sepas...una estrella galicia me debes...

ays qué parajes te has pateao/corrido!...manzaneda, prada, paradela...puf...precioso...

Enhorabuena Furi, eres un gran cabezota campeón y a pesar de haber sufrido tantos calambres, has sido capaz de llegar al final en menos de 6horas como querías...
Mi más sinceras felicitaciones.

Besitos.

Furacán dijo...

Bulderban, tienes razón. Las carreras de montaña son otro mundo. Me he quedado con ganas de más!!! (aunque mis piernas ahora digan lo contrario :-))

Syl, lo de la estrella galicia está hecho que bien te la mereces jajaja. La próxima vez que vengas a Galicia a ver si nos conocemos en persona que ya le estoy pillando el gusto a esto de conocer blogueros :-))
Gracias por las felicitaciones!