miércoles, 19 de julio de 2017

VIII Travesía a nado Vila de Baiona y VII Travesía a nado Costa Serena

Las últimas competiciones en las que he participado. Fin de semana de travesías del 8 y 9 de Julio. El sábado me desplazaba hasta Baiona para participar en la prueba de 1800 m. Recorrido muy similar al de la natación del triatlón olímpico que se disputa en este mismo escenario, sólo que un poquito más larga. A diferencia de aquella, ahora ya están puestas las boyas y el canal de salida de la playa. También hay más gente y embarcaciones, lo que complica todo un poco. Por lo demás buen día, sol y mar en calma, agua a buena Tª, hacia dentro más caliente todavía, en la orilla buena para el neopreno.
Playas muy llenas de gente, mucho turista, hay de todo pero parece que siempre me toca estar al lado de gente que habla a voz en grito. Antes de la salida estaba tratando de leer en el playa pero vamos que hay gente bastante molesta. También probé el agua y nadé un poco. Tuvimos la suerte de ver un par de arroaces que se adentraron hasta el puerto y la playa de la salida, pero como ya tuvieron que venir los típicos tontos de turno a hostigarlos con sus barquitos se sumergieron y adiós muy buenas.
Mucha participación en la prueba para adultos, más de 220 nadadores que hizo que la salida se quedara pequeña.




Primer problema, el estrecho canal por el que había que pasar nada más salir. Segundo problema la primera boya que había que doblar, muy cerca y sin posibilidad de escapatoria.



A pesar de los llamamientos a la prudencia de los organizadores, de colocarse cada cual según el nivel, a pesar de una salida relativamente escalonada, pasó lo que se temía que pasar.
Muy difícil estos primeros metros, imposible nadar. Al final ya no fue solo recibir golpes, me movieron las gafas, me empezaron a coger agua ya desde el principio y eso condicionó un poco mi travesía.


Me paré en cuanto tuve la oportunidad a colocarlas, camino ya a la segunda boya, pero esto en el agua, cuando quieres hacer las cosas rápido, no sale siempre bien. El problema es que se desregularon, la goma quedó floja y a pesar de parar 5 o 6 veces durante la travesía nunca las llegué a poner bien. Cuando no me entraba agua en un ojo me entraba en el otro.
Continué nadando, buscando los sitios donde no hubiera aglomeración de gente. Pasado el mal trago inicial el resto de la travesía es sencilla y agradable.
A mitad de travesía ya noté que las gafas se me soltaban de la cara, afortunadamente las pude agarrar por un pelo, esta vez me paré bastante, lo que hizo que uno de los kayaks acompañantes se interesara por mí. Al final apañé y seguí nadando.
Estaba deseando ya tocar tierra, menos mal que la travesía era corta, me picaban los ojos.
37'21", 159º de 226. Para parar tantas veces y nadar tan incómodo hasta no me parece que lo haya hecho mal. La verdad es que no la pude disfrutar nada pero bueno, hecha está.

La mujer esta partiéndose el culo y yo con cara de circunstancias.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Marcos Vila CNPO  22:17
2º Francisco Cobelo CN Ponteareas  22:26
3º Saúl Sequeiros Naútico Vigo 25:13

Femenina
1ª Sofía Suárez  28:01
2ª Cora Vinagre CN Sportcity Woluwé 28:01
3ª Adriana Pensado Arcade Inforhouse 28:20


Al día siguiente tocaba la travesía de la Costa Serena, muy cerquita, a apenas unos kilómetros, en el vecino Nigrán. A esta travesía llevo acudiendo desde la primera edición aunque en los últimos años se me está dando bastante mal. De todas formas merece la pena tanto por recorrido, animación, ambiente... está muy bien.
Cerca de 300 nadadores en la distancia más grande de 4000 m. Mucho nivel como siempre, presencia de nadadores de nivel internacional como el portugués Hugo Ribeiro y de triatletas también internacionales como Luismi Velásquez o Antonio Serrat.


Por mi parte esta vez lo que tenía ganas era de disfrutar y de no llevar golpes.

Foto de familia


Tanto es así que desde que sonó el bocinazo de salida me busqué mi rinconcillo e hice toda la travesía en solitario, no me apetecía ni buscar grupos ni nada. Ya me la conozco bastante y de los errores de orientación de otros años ya he aprendido. Fui a mi aire.
Me noté un poco cansado y sin muchas fuerzas. La ida hasta el faro la hicimos con el mar en contra auqnue la verdad es que disfruto nadando así. 
No se me hizo muy largo, iba bien orientado.
Doblo el faro, había bastante gente alrededor, no me ciño demasiado. Vuelvo encarar el camino de la playa. Esta vez el mar juega a nuestro favor.
Tengo la impresión de que no aprovecho bien las olas. La vuelta siempre me ha costado más que la ida. Este año más o menos me oriento bien aunque en alguna ocasión  me despisto al ver otros nadadores con trayectorias raras. Había uno que iba derecho hacia Baiona, no sé donde acabaría.
Había boyas amarillas de referencia pero lo mejor es guiarse por el edificio de la costa.
Fui a mi aire y sin problemas, de vez en cuando se me cruzaba alguien y tenía que levantar cabeza para volver a fijar las referencias pero más o menos bien, mejor que años anteriores.
Doblada la segunda boya sólo quedaba el tramo paralelo a la playa. Siempre es el que menos me gusta. Odio nadar con las olas de costado, se me hace muy incómodo, y aún encima este tramo siempre se me hace largo. Aquí si que nado mal, no sé por qué, pero me adelantan hasta 5 nadadores y me dejan atrás, ni los pude seguir. Voy siempre medio despistado porque nunca sé en que punto hay que girar hacia tierra y además el cuello ya me empieza a molestar. Estrené ayer el invento ese de silicona de mugiro y pensé que me olvidaría de rozaduras. Pues no fue así. Evidentemente donde rozaba el neopreno ya no lo hace pero el borde del protector de silicona si me causó alguna molestia. Es cierto que es lo único que usé, dice que se puede combinar con la clásica vaselina. A ver la próxima vez. Todo el mundo hablaba bien de él pero yo le noto cierta tendencia a irse hacia arriba.
Al final última boya y pie a tierra. Tiempo malo malo, 1h27', cuando aquí he nadado en 15' menos, pero eran otros tiempos. En la orilla está Óscar que además de quitarme fotos me quita una sonrisa. Al final me lo he pasado bien que de eso se trata.




También estaba por allí Diego Viruel. El primer recuerdo que tengo de él fue precisamente de esta travesía que coincidimos los 2 y estábamos perdidos. No sé si fue en el primera edición que se salía desde Baiona.
Como le pasa a los buenos vinos Diego mejora con la edad. Recién cumplidos años y está hecho un chaval.



Bueno, pues fin de semana de travesías completo. Podía haber sido mejor pero también peor. Un par de días de después caería víctima de una intoxicación alimentaria que me dejaría K.O. El fin de semana siguiente tendría que renunciar a mis planes y en eso estoy, todavía recuperándome 7 días después. 

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Hugo Ribeiro (POR) 45:20
2º Luismi Velásquez  (VEN) 45:21
3º Antonio Serrat  46:11

Femenina
1ª Cristina García  55:15
2ª Mónica Incera  1:00:30
3ª Sofía Suárez  1:01:43

No hay comentarios: