martes, 15 de abril de 2014

I Trail Os Esfola Arrós Ames

Despues de bastante tiempo, el fin de semana pasado volví a participar en un trail. En principio no era muy largo, 16 Km y pico y tampoco era muy técnico y me apeteció probar. La verdad es que este fin de semana coincidían numerosas pruebas y había de sobra donde escoger, otros años corrí el trail do Galiñeiro que tiene un recorrido espectacular pero también es muy duro y para mi gusto tiene demasiada participación. Luego en Santiago se celebraba un medio maratón con un recorrido muy atractivo pero como ya corrí la Vig-Bay la semana pasada no me apetecía meter tanto asfalto,


Recorrido y perfil

En este de Bertamiráns éramos poquitos participantes, alrededor de 60, pero se organizaba conjuntamente a una marcha de BTT y había un ambientazo. Los bikers partían media hora antes y los recorridos eran diferentes pero con alguna parte en común.


Por tanto salida prácticamente en familia, aunque no conociera a nadie. Salí desde la primera fila y todo el primer kilómetro por asfalto me mantuve en puestos cabeceros. Cuando dejamos el asfalto y empezamos la primera subida por pista forestal me dejé ir un poco, reservándome para lo que pudiera venir. Aún así marchaba en torno al 7º puesto.


A la primera subida le siguió una bajada rápida por pista. Yo no soy un gran bajador así que perdí un puesto pero pude mantener la distancia. Todo pintaba bien hasta que empezamos a darnos cuenta de que hacía tiempo que no veíamos marcas de la carrera, tampoco había rastro del grupito de 5-6 corredores que nos precedía. Sin embargo no veíamos lugar donde nos pudiéramos haber equivocado. La pista de tierra que seguimos era muy clara, continuamos por una pista asfaltada sin cruces que hicieran dudar. Nos extrañó que al llegar a un cruce con otra pista asfaltada no hubiera marcas pero como la que seguíamos cortaba de forma perpendicular y no sabíamos cómo de marcado estaba el circuito (llevábamos poco más de 2 Km) seguimos. En el siguiente cruce con otra pista había un poste de una finca con pintura roja, pensamos que a lo mejor era una marca...
Así seguimos como 10' preguntándonos si estaríamos siguiendo el trazado bueno. Miramos para atrás y venía otro corredor. Seguimos unos metros y al llegar al siguiente cruce ya definitivamente nos dimos cuenta de que no estábamos siguiendo el circuito. Vuelta para atrás ¡que rabia!
Desandamos el camino buscando el lugar donde nos podíamos haber perdido. Le preguntamos a un chico que andaba en bici y nos dice que pasó por un sitio donde había unas marcas de la prueba.
Seguimos de vuelta hacia atrás pero llegamos a una bifurcación y dudamos ¿hemos venido por esta pista o por la otra?
Elegimos la incorrecta aunque al final nos acabó llevando...
...¡al inicio de la primera subida!
Casi 40' desde que sonó el disparo y acabamos de llegar al Km 1,25... ¡mejor no pensar!

El triángulo de más abajo marca el inicio de la primera subida, el segundo triángulo el punto de confusión y el cículo rojo el punto en que nos dimos cuenta del error y dimos vuelta. El trazo rojo el camino seguido de vuelta.

Hacemos la subida otra vez de nuevo. Ya os imagináis con que ánimo. Por mi parte ganas de correr ningunas. Se hizo más dura que la primera vez.
Acabamos al subida y comenzamos a bajar, fijándonos bien donde puede estar el desvío que no cogimos.
Al final lo encontramos, en plena bajada, curva cerrada al interior y el desvío estaba por la parte exterior donde a las cintas las tapaban unos arbustos. Muy fácil confundirse, sobre todo si bajas rápido buscando la trazada.
Seguimos corriendo ¿nos daría tiempo a alcanzar la cola de la prueba?
Un poco más adelante, al paso por la aldea de Ventosa, nos encontramos a un miembro de la organización. Nos mira sorprendido ¿Pero vosotros de donde salís? Nos hemos perdido. Llama por teléfono y comunica nuestro estado, son 3 y van corriendo. Era el Km 4,5 aunque nosotros ya llevábamos más de 10.
A todo esto nada que reprochar por mi parte a la organización, trato inmejorable, todas las facilidades,  ni siquiera el marcaje del circuito, aunque mejorable en algún punto concreto, podría calificarse de malo. Son cosas que pasan y mala suerte. Más avanzado el circuito ya no hubiera pasado porque nos hubiéramos dado cuenta de la ausencia de cintas pero tan al principio no lo sabíamos.
Comienza una ascensión bastante exigente, nuestro compañero se queda atrás, y quedamos Dailo (un chico canario) y yo. El recorrido es bastante bonito, sendereando por zonas de monte bajo con unas buenas vistas a nuestras espaldas.
Llegamos a un descansillo y allí nos esperan dos ciclistas de la organización. Nos preguntan si queremos subir hasta la cima o evitar el bucle y ahorrarnos 1 Km. Yo digo que ya de llegados aquí al menos hacer el recorrido entero que si no ya ni va ser una cosa ni otra, así que si nos dejan yo voto por subir. Total en la clasificación vamos llegar de últimos igual.
Dailo también se decide a subir y podemos disfrutar de un tramito duro aunque muy bonito de auténtico trail.
Acabamos el bucle, los ciclistas nos dan agua (se agradeció, llevábamos más de 1 hora corriendo, hacía ya bastante calor y no habíamos bebido) y nos indican el camino de bajada.
Dailo baja mucho mejor que yo y le pierdo de vista. El sendero no es muy difícil pero la pendiente es elevada con tramos de más del 37% así que bajo despacito y a mi ritmo sin arriesgar nada.
Como el compañero que venía detrás decidió bajar sin subir a la cima me toca a mí ir cerrando al carrera. Experiencia nueva, nunca me tocó ir de último en un trail. De todas formas disfruté de lo lindo corriendo por esos caminos.
Justo al llegar al avituallamiento del Km 10 (16 para mí) dejé de ocupar el farolillo rojo. Un par de tragos de isotónica, una barrita y a continuar.
El siguiente tramo era parte del camino de Santiago. Una ascensión por pista, algo dura pero corrible, nada del otro mundo. Lo que pasa es que las piernas empezaban a pesar. Pero bueno, me encontré bien.


Acabamos la ascensión y de ahí a meta sólo restaban 4 Km favorables, con algún tramo compartido con los beteteros pero sin ningún problema con un poco de buena voluntad por parte de todos.
Quedaba todavía una sorpresita en forma de túnel por debajo de una carretera. Divertido. Era como una escena del fugitivo o del tercer hombre o de alguna otra peli. Correr chapoteando encima del agua casi en oscuridad.

Una cosa tal que así.

De ahí a meta poco más que contar, coincidí de nuevo con Dailo y ya corrimos juntos el último tramo hasta meta. Total 2h16'57" para 22,9 Km que nos salieron al final. En las clasificaciones oficiales 50 y 51 de 58 llegados pero extraoficialmente 1º y 2º en el recorrido de 23 Km :-))

Al final contento, porque el recorrido estuvo chulo y lo de perderse no fue más que una anécdota. Una pena porque los dos habríamos hecho una buena clasificación, incluso con nuestro ritmo de los 23 Km (5'58"/Km)  hubiésemos quedado entre los 10 primeros pero bueno, que le vamos hacer. Gracias a eso también nos hicimos coleguitas en la desventura.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º David Landeira A.D. Media Ducia  1:20:46
2º Roberto Salvado Acade  1:26:14
3º Kiko García  1:28:16

Femenina
1ª Mª José Grobas  Atl. A Silva 1:46:47
2ª Jessica García  1:55:38
3ª Margarita Aguín Atl. Ría de Arousa  1:56:21


Por otra parte, ya que es mi blog me vais permitir un inciso autopublicitario, el pasado viernes he abierto ya la página de la tienda de mi marca Capra pyrenaica. Ya os he comentado algo de este proyecto muy ilusionante, inspirado en el deporte y que además ve la luz gracias al apoyo de unos cuantos amigos, entre ellos atletas como Yuli, Yolanda, Iria, Alberto, etc.

No hay comentarios: