martes, 16 de abril de 2013

La sinrazón

Iba acabar ahora la crónica del Trail do Galiñeiro y publicarla pero ante semejante barbarie se me han pasado las ganas y lo aplazo al menos hasta mañana.


Hay muchas preguntas sin respuesta. Este mundo está demasiado loco, esta sociedad demasiado enferma. Esta imagen lo resume todo: El deporte herido, por los suelos, podría ser cualquiera de nosotros. Los policías acaparan el protagonismo de una escena que no debería nunca haber sucedido. Uno de ellos corre con un arma en la mano, otro hace amago de desenfundarla, como si todo se pudiera solucionar a tiros. En un segundo plano se ve correr a unos participantes del maratón, por motivos bien distintos a los que se hubieran imaginado. Debería ser un momento para disfrutar, cruzar la línea de un maratón siempre lo es, pero esa alegría ya ha sido truncada. Ahora sólo queda el caos. En la parte derecha ondean las banderas de diferentes países  y nos recuerdan que el deporte es universal, y dentro de él, correr es el más universal de los deportes. No hay muchas cosas que puedan unir a los habitantes de este planeta pero ésta, quizás, sea una de ellas. 
El tiempo probablemente nos de a conocer autores y motivos, los reales o los que se quieran dar a conocer. Sembrar el terror es una forma de manipulación social, muy primitiva pero muy eficaz. En algunas cosas la humanidad ha progresado desde hace milenios, en otras nada.
Vivimos en plena cultura del miedo, consciente o inconscientemente, y eso tiene difícil solución, pero en el deporte (en realidad en ningún sitio) no debería haber sitio para la violencia. Nunca deberían repetirse estas imágenes. 

Mis condolencias a las víctimas y mi deseo de que el deporte vuelva ser una fuente de amistad y de paz, que falta nos hace.

1 comentario:

Celina dijo...

Me quedo con tus palabras finales, ojalá sea así.