lunes, 18 de febrero de 2013

II Cross de Compostela

Para cerrar la temporada de cross volvimos hasta el Monte do Gozo para la disputa de esta prueba, última del calendario de campo a través aquí en Galicia. El plato principal de este cross de Compostela  era la disputa del campeonato gallego de veteranos, en el que por cierto había un nivelazo. 
Como yo todavía no tengo los años cumplidos no pude participar en el campeonato, aunque si en la prueba popular que se organizaba conjuntamente, y curiosamente, bajo la categoría de veterano.
Como viene siendo la tónica de este año, resultó una vez más una carrera pasada por agua, no paró en toda la mañana; lluvia, frío, barro... otro cross en estado puro. Como este año ya estoy más que inmunizado, al menos en cross, casi que me da igual el tiempo que haga.
En mi carrera no hubo muchos participantes aunque tratándose de un cross y teniendo en cuenta que los veteranos federados ya corrían las carreras de su campeonato no estuvo tampoco mal. Las carreras de campo a través  es comprensible que no sean del agrado de todo el mundo, o las adoras o las odias. En mi caso soy de los de la primera opción. A pesar de todas las incomodidades, es una modalidad del atletismo que me encanta, más que la ruta.

Con mi rival y amigo Roberto Espiña, todavía limpios antes de la carrera.
Una rápida prueba sobre el terreno bastó para comprobar que si bien las condiciones del suelo iban ser algo mejores que en el cross corto de hacía unas semanas, el circuito en general iba estar muy blando. Se podía correr relativamente bien pero se iba hacer duro y largo, mucho más que lo que se podría pensar para los poco más de 5 km que correspondía correr.



Tras darse la salida tendríamos 3 vueltas grandes para comprobarlo. 
Desde el principio fui regulando. A pesar de que la distancia era corta me cuidé de gastar muchas fuerzas en los primeros instantes.
Al igual que la semana pasada, a medida que transcurría la prueba iba también teniendo mejores sensaciones. Siempre de menos a más y remontando poco a poco. 
Al final ya empiezo a pensar que se me dan bien este tipo de terrenos.

A Roberto es la primera vez de esta temporada que puedo quedar delante suya en una carrera.
Que me sintiera  bien no significa que no se me hiciera duro porque lo pesado del terreno y los continuos cambios de ritmo pasaban factura, pero me notaba con cuerda para rato.
A medida que iba remontando me daba cuenta de que por delante tampoco quedaba mucha gente, aunque desconocía cuantos de ellos serían veteranos. El primero, un atleta con camiseta de la Rioja que dominaba la prueba, me lo parecía. El resto no sabía, había unos cuantos chavales jovencitos y otros que sí sabía que eran senior.


Pillar chapa no iba ser fácil, porque raro sería que no hubiera 2 veteranos más entre los 15 primeros, pero dada la situación di todo lo que tenía en la vuelta final por si sonaba la flauta.
Llegué a ponerme de 16º pero el corredor de la foto guardó fuerzas para la recta de meta y perdí con él el esprint.



Cruzo la línea de meta en  17º posición absoluta, con 23'36" para algo más de 5 Km.
En la clasificación por categorías quedé de 5º veterano, me sobraron 2 para hacer podio jeje pero de todas formas creo que es un muy buen resultado para mí y una bonita forma de poner la guinda del pastel a lo que fue la temporada de cross. Magnífica experiencia que espero seguir repitiendo.

Clasificaciones (completas popular y campeonato)
Popular masculina
1º  Rodolfo Somovilla  La Rioja Atl.  19:57
2º Juan Pablo Fernándes  Gimnástica Pontevedra  21:00
3º Jose Manuel Vázquez  21:25

Femenina
1ª  Sandra Sobreira  Atl. Porriño  26:04
2ª  Sara Pérez  Comesaña S.C.  26:53
3ª  Nerea Ruanova  Olímpico Vedra  27:37

3 comentarios:

Angel dijo...

Enhorabuena por ese puesto esa estupenda carrera. Desde luego se dieron las condiciones para hacerse dura, dura.

Un saludo

Celina dijo...

Enhorabuena! menudo carrerón te has marcado pese a las dificultades del terreno. Yo el próximo sábado corro un cross y la previsión nos da nieve, ayyyyyy

Furacán dijo...

Gracias a los dos.
Celina, correr con nieve es una gozada!