domingo, 26 de abril de 2009

II Ciclo-roteiro do Santo

Mar o montaña, esa era la decisión que había que tomar este fin de semana; o acudir a la media maratón de Vilagarcía el domingo y correr 21 kms por la orilla del mar, o ir a Montederramo el sábado y recorrer casi 30 kms visitando el alto de San Mamede.

Algunos se quedaron de piedra decidiendo...

Al final, por muchos motivos, pudo el monte. Las imágenes del año pasado me quedaron grabadas en la memoria y quería volver; la razón exacta no lo sé, tal vez como oí decir una vez a un corredor ante una prueba muy dura, la primera vez que la haces piensas que tal vez seas un iluso pero si repites en realidad ya te das cuenta de que estás un poco loco :-))
Tenía una cuenta pendiente de la edición anterior y es que de aquella no pudimos hacer cumbre en el alto, así que me dije que este año tocaba subir.
No sé si recordáis del año pasado las características de la prueba, el nombre de ciclo-roteiro tiene que ver con las 3 modalidades en las que se puede tomar parte: bici de montaña, marcha senderista o carrera a pié. No es competitiva ni hay clasificación aunque todos nos llevamos para casa el trofeo de los paisajes vistos y la experiencia vivida (¿hay algo mejor?)

La ruta

- ¿Y esta toda gente? ¿Por qué se empeñará en subir?

- ¿Irán en busca de la gloria? Ovidio dice que la gloria sube por caminos angostos...

- Ay, "Si pudiera elegir/ sólo un deseo/ pediría vivir / siempre cerca del cielo." A mi también me gustaría subir pero no me ha hecho piernas...


Los primeros en salir fueron los senderistas, pasadas las 10:30 de la mañana y una hora más tarde saldríamos nosotros junto con los ciclistas. La verdad es que corredores éramos pocos (no creo ni que llegáramos a 25) y no había mucho problema pero creo que para próximas ediciones sería mejor que cada modalidad tuviera su salida independiente.

Salida. Foto Laregion.es

La mañana estaba fresca y a la hora de nuestra salida el cielo empezó a cubrirse. Todo esto junto con unas predicciones meteorológicas nada claras (el día anterior incluso leí en algún medio que iba nevar por encima de los 1000 m) me hicieron dudar mucho sobre que ropa llevar. La elección fue bastante mala, salí demasiado abrigado y el cortavientos fue un incordio durante toda las ascensión. Contrariamente a lo que pensaba, al ir ganando altitud no sólo no descendía la Tª , sino que quizás aún aumentara ligeramente.
Los primeros metros eran por carretera, cuesta arriba hasta enlazar con el sendero. Luego el recorrido ya se metía por unas pistas muy húmedas y con bastante barro. Para nosotros era divertido ir saltando de piedra en piedra pero a los ciclistas ya los hacía echar pie a tierra y empujar las bicis.


En algunos sitios había algunos problemas de espacio pero con una buena actitud por parte de todos la cosa se iba llevando bien. Pasamos por 2 pequeños pueblos; Vilanova y Fontedoso, y en apenas un suspiro alcanzamos el km 5.
Si hay algo que se me hizo extraño hoy es que todo el mundo parecía conocerme, de vez en cuando me adelantaban ciclistas o algún corredor y me decían vamos Furacán, venga Furacán y cosas así. Supongo que sería por la crónica de esta prueba que hice el año pasado y que anda enlazada por los foros. Que cosas tiene esto de la web...
Seguimos avanzando en el recorrido y llegamos al primer avituallamiento en el km 5,5, ahí descubro que el crono se me había parado en los 26' con lo que me llevo la decepción de que al final no voy saber el tiempo que me va llevar la ruta. No es que sea algo muy importante pero...

Empiezan las primeras rampas importantes y en alguna ya toca caminar, el cortavientos ya me lo he quitado hace un rato y lo llevo atado a la cintura. Tengo algo de calor y me agobia todo.
Voy con otros 2 corredores y vamos a un ritmo bastante decente. Hoy no tenía pensado exprimirme demasiado, el objetivo era sumar kms y disfrutar del recorrido, ya habrá otras pruebas donde dejarse la piel.
Conforme se gana en altitud las vistas se hacen todavía más bonitas y la carrera resulta de lo más agradable. Las pistas por las que vamos son muy buenas para correr aunque para los puristas del trail quizá no sean de su agrado. De todas formas para mí son una gozada.
Siguen cayendo los kms y se acerca la mayor dificultad del día, un cortafuegos de un par de kms que lleva hasta la msima cumbre de San Mamede.
Antes un breve pero pronunciado descenso en el que al intentar guardar la botellita de un gel que me había tomado se me cae tanto la botellita como el cortavientos. ¡Vaya desastre!, para la próxima vez tendré que hacerme con una buena riñonera o algo.
Consigo frenarme pese a la inercia unos cuantos metros más abajo y retrocedo a recoger mis cosas. De ahí continúo ya andando a afrontar el cortafuegos mientras recoloco todo como puedo.
Decía Willy, uno de los organizadores, que era peor este cortafuegos que el de Penedos do Lobo. A mi no me lo pareció. Por supuesto era imposible correr (eso sólo lo daría hecho Elpidio y pocos más) pero se subía bien. Peor lo tenían los ciclistas para empujar sus máquinas montaña arriba, eso sí que era duro aunque por suerte no llovía.

El cortafuegos. Foto robada a Roberto Carril de su facebook :-).
Podéis fijaros en que todavía quedaba algo de nieve en los márgenes


Aproveché el ascenso para comerme una barrita y en cuanto me descuidé ya estaba arriba.
¡Olé! cima de San Mamede, km 11,1 de la ruta y 1615 m de altitud.

Vista desde la cima. Foto de la web

Me paro un poco en el avitullamiento, más para alimentar mi alma que mi cuerpo. Aquí es donde se retiraba el Santo a meditar y la verdad es que no me extraña, el lugar es inóspito pero te sientes fuera del mundo, ves todo pequeño y arriba parece que la vida cotidiana y sus problemas no son quienes de llegar hasta aquí.


Aquí está el protagonista de nuestra ruta.
La leyenda cuenta que San Mamede construyó la primera ermita como lugar de oración ayudado de dos corzos salvajes que le llevaban las piedras. Sin embargo, uno de los corzos fue devorado por un lobo, y el monje, enojado, como castigo, puso al lobo a llevar piedras. Hoy en día San Mamede guarda la entrada al monasterio de Montederramo convertido en piedra.


Con estos pensamientos agarro un puñado de frutos secos e inicio el descenso. Precioso el tramo que nos lleva hasta el pluviómetro: paisaje espectacular, viento en la cara y una extraordinaria sensación de libertad.
Ahora si que agradezco el cortavientos. El descenso es fuerte pero se deja correr, hasta yo que soy un mal bajador. En algún momento imagino como debe ser bajar por ahí con la bici, para quien le guste la btt debe ser una gozada aunque yo me pregunto si sería capaz de bajar si caerme.
Pasada ya la parte de mayor desnivel nos devían a otra pista a la izquierda donde Willy nos dice que a 500 m está el km 15 (los 500 m más largos de la historia jejeje).
El contraste entre el descenso y el "casi-llano" se nota en las piernas que se empiezan a quejar aunque al final parece que se vuelven a adaptar al terreno. El entorno es magnífico y en esos kms la ruta atraviesa bonitos bosques, si bien en mi mente perviven todavía las imágenes del año anterior donde todo estaba cubierto de un gran manto blanco.
Llego ya al siguiente avituallamiento, km 17,5, la verdad es que me parece que llevo recorridos muchos más. Desde ahí al km 21 el terreno pica hacia arriba y se hace duro, más cuando piensas que todavía restan 12 kms para llegar.
Decido no dejar de correr e intentar encontrar un buen ritmo como el año pasado, otro trago de gel y una barrita ayudan, y así aguanto bien hasta el fin de la subida en el km 21, Campo de Casar.
A partir de ahí descenso fácil y sólo habría que afrontar un pequeño repecho (pero matón) en el km 26.
Pese a que el ritmo no era muy alto y me encontraba con bastantes fuerzas, desde el km 20 aproximadamente empecé a tener algunos problemas musculares; amagos de calambres en los aductores (por lo que se ve mi punto débil). Intenté relajar todo lo que pude y descendiendo no tenía grandes problemas aunque me fastidia un poco que me vuelvan aparecer síntomas de calambres siempre en los mismos músculos.
Llego sin problema al cartel del km 25 y ya se ve actividad humana; unas vacas me observan a pocos metros con cara de preguntarse porqué pasa tanta gente hoy por ahí. A lo lejos se observa un grupo de casas y se intuye que la pista va directa hacia ellas, se trata del repecho de San Cosme, no muy pronunciado pero que me resulta imposible subirlo corriendo tras llevar las patas acostumbradas al descenso. Toca pues caminar unos metros pero al final hasta se agradecen ya que llevaba 15 kms seguidos sin apenas dejar de correr.
Una vez en el alto me pongo a trotar de nuevo dispuesto a afrontar los últimos kms. La parte final es absolutamente matadora, esos 3 kms de bajada por asfalto hace que me duelan los pies y maldiga el asfalto aunque por suerte se pasan pronto.
Llego ya al monasterio y de este modo la ruta se ha acabado. Por desgracia llego solo y no puedo preguntarle a nadie el tiempo para saber cuanto he tardado, el crono marca 2h56' y por la hora yo calculo que estaría parado en torno no mucho más de 10' ya que salimos con retraso... 3h06', 3h07'... tanto da, el caso es que allá fueron 29,765 m (que precisión jajaja) más para el cuerpo.
Luego de la carrera mini-ducha (apenas salía un minúsculo chorro de agua) y comida en el interior del monasterio con una bica muy rica, todo muy bien. Una prueba muy recomendable.

La zona está muy bien, hay rutas marcadas para hacer senderismo, bici o entrenar por monte. En bici de carretera supongo que también se podrían organizar rutas espectaculares yendo hacia la zona de Chandrexa de Queixa y Manzaneda... Así que ya sabéis, para los que buscáis un buen destino de vacaciones poco masificado, tranquilo, con monumentos que ver y os guste el deporte el sitio es ideal.


¡Hasta la próxima!

12 comentarios:

davidiego dijo...

no me creo que tardaras mucho en decidir qué carrera escoger... ;)
comiste bica? qué es eso?
el femenino de bico? sabe a beso?

Xocas dijo...

Que prueba tan bonita (eso parece). Si llego bien de forma el próximo año me apunto. También veo que te estás conviertiendo en una celebridad, acabarás echando de menos el anonimato ;-)

Popi dijo...

vaya palizas te metes... pero la carrera tiene una pinta cojonuda. Me ha recordado a la media de Jarandilla de La Vera: to' pa'rriba y pa'rriba sobre tierra y luego una bajada en asfalto que te dejaba las rodillas tiesas.

anxo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
anxo dijo...

Es la tercera carrera a la que voy ( A Merca y VigBay las otras dos..) y la verdad me encantó, aunque reconozco que sufrí demasiado, me adelantaste casi al final del cortafuegos de subida y luego en la cima me di un festín de comida...... falta de experiencia, no se puede parar tanto... (eso si, hacía tanto frio que se me congelaba el sudor en el pelo, o eso me dijo uno de la organización todo asustado ¿?) al final fueron 3h20, pero como bien dices, es lo de menos. La próxima, si regreso a tiempo de Jerez, será Ferreirúa, 9km, por variar....

Por cierto, esos 500m fueron tan largos que ya pensé que me había perdido...

ONA dijo...

mar o montaña??? yo siempre que puedo, montaña... pero el mar también es guapo, eh?

buena elección, mákina!!!
bssss

Emilio dijo...

Hubiera elegido lo mismo sin duda, tiene una pinta genial. muy buena la cronica, como siempre¡¡

Furacán dijo...

Davidiego, es una especie de bizcocho artesano muy rico. A beso? pues si es de alguien dulce si :-D Si algún día por variar del tri vienes a correr la maratón de Penedos te regalan una ;-)

Xocas, yo te la recomiendo está muy bien :-)

Popi, uf las bajadas en asfalto son matadoras y más cuando llevas zapas de montaña, menos mal que aquí se acababa pronto.

Anxo, estas carreras están muy bien para ir probando cosas, es normal cometer errores. Las otras carreras de montaña suelen ser más duras, se corre menos pero el terreno es mucho más irregular. Por cierto, Ferreirúa está muy bien, tengo por ahí la crónica del año pasado. A ver si nos vemos allí.

Ona, ya se nota jeje aunque yo de ti no sé si elegiría el mar para variar.

Emilio, gracias crack, aunque a lo mejor yo hubiera elegido Lisboa jejeje


Gracias a tod@s!
Un abrazo

Ishtar dijo...

Si es que en tu tierra tenéis unos paisajes en los que es complicado hacer una prueba fea, ¿eh? ;-))

Yo creo que subir, subiría, pero bajar, bajaría rodando fijo fijo (y en la bici ya ni te cuento :-P)

Besicos!

Mildolores dijo...

Pues y o vengo echando pestes, pero no por feo, que es imposible encontrar algo feo en el paisaje gallego, pero el perfil...

Vaya carrerita más chula. Apetecible 100%.
Así da gusto disfrutar un dia de carreritas.

Atalanta dijo...

Me gustan ese tipo de pruebas."A la gloria por caminos angostos" Algo parecido al "Per aspera ad astra". O para cruzar la meta hay que pasarlas putas.

Furacán dijo...

Ishtar, esa zona es de las más bonitas pero también de las más desconocidas. Afortunadamente aún quedan bonitos paisajes que para cargárnoslos también somos lo que no hay.

Mildo, sitios feos hay claro que si y no muy lejos de donde fue el campeonato de du aunque el parque de Castrlos es un auténtico pulmón de vida (en todos los sentidos) en el centro de Vigo.

Atalanta, exacto jeje aunque esta prueba era montaña muy light, todo pistas y la mayoría buenas peero aún así es chulísma y si se quiere se puede hacer muy dura jeje