domingo, 4 de mayo de 2008

Remember

Semana "sin" :-)
Tras competir todos los fines de semana del mes de Abril, este tocó "descansar". No obstante, fue una buena semana de entrenamientos: 2 salidas en bici de carretera, 1 día de piscina, 2 sesiones de gimnasio y 1 solo día, aunque bastante aprovechado, de carrera a pie por el monte. Para mí bien.
Por otro lado deciros que me he apuntado a una media maratón para el próximo fin de semana. Mi intención es más ir a rodarla que a disputarla ya que ni la he preparado ni estoy en mi mejor momento corriendo. Pero bueno, confío en el fondo acumulado de estas últimas competiciones y espero poder disfrutarla. Ahora mismo ya me noto con un cierto grado de estrés pre-oposición así que más que entrenar lo que hago son "desconexiones mentales" para volver a cargar pilas. Sé que no puedo esperar grandes resultados en cuanto a puestos y tiempos y todo eso, pero a mí me sienta muy bien seguir compitiendo y mientras pueda seguiré.
En fin, dejando el tema aparte, hoy más que de mis entrenos, quería hacer un flashback y hablaros de una carrera que ha sido especial para mí y que, desgraciadamente al menos por este año desaparece del calendario.

La media maratón popular de Coia era una de las pruebas más emblemáticas del atletismo gallego. Organizada por la asociación de vecinos Cristo de la Victoria, nació en el año 1978 (como yo jejeje) como una carrera popular de 6 km que recorría las calles de este barrio vigués. Posteriormente variaría en recorrido y longitud hasta que en 1990 se convirtió en media maratón (sin homologar). En 1996 ya se homologaría el circuito y pasaría a formar parte del calendario oficial de la FGA.
A lo largo de su historia por las calles de Coia han participado miles de atletas de todas las edades y condiciones. Así, cuenta entre sus ganadores a gente de renombre como Carlos Pérez, José Ramón Rey, Manuel García Gendra, Carlos Landín, Rogelio Barragáns, Pedro Nimo, Alzira Lario, Soledad Castro, Fátima Paz.. y un largo etc.

Yo la corrí por primera vez en el año 2000. De aquella era un pipiolo, con 22 añitos, un estudiante universitario que aprovechaba para trotar por Castrelos a las noches tras volver de clase. Estaba dando mis primeros pasos en este mundillo del atletismo popular y aquella media supuso mi debut en la distancia.
Tengo muchos recuerdos de aquel día, recuerdo perfectamente los nervios y las dudas... y los errores de bulto jaja. Estaba tan poco convencido de mi capacidad para acabarla que pocos días antes corrí 23 km a modo de prueba. Obviamente no me llegué a recuperar del todo y corrí cansado jaja pero pese a todo fue una experiencia magnífica. Un día de calor tremendo, y un recorrido durísimo. Recuerdo a los bomberos refrescarnos cuando pasábamos por delante del parque de Balaídos. Recuerdo las esponjas y las bolsas de agua. ¡Era como los maratones de la tele! :-)
Acabé en 1h45'02", 160º en la clasificación absoluta pero 5º en la categoría promesa con lo que me llevé para casa un pedazo de trofeo :-D
Aunque ya había participado antes en 4 carreras esta fue la primera vez que me sentí de verdad corredor.

Al año siguiente repetí, esta vez mejor preparado (ya me leía la Corricolari :-)) y habiendo corrido otra media antes (1h36'). Mi intención era estar sobre la 1h35' pero me equivoqué calculando los parciales y no fue hasta el km 15 cuando me di cuenta de que iba muy retrasado. Los últimos 5 km los hice muy rápido y adelanté a mucha gente pero en la cuesta de San Pelayo poco tiempo se podía recortar. Acabé al esprint tratando de bajar de 1h40' sin conseguirlo, 1h40'45" , 135º. No obstante, acabé contento y recuerdo que las cervezas que me tomé al acabar fueron las que mejor me supieron en mi vida jaja


Pero fue la de 2002, para mí, la edición más especial. Llevaba 6 meses lesionado, 2 tendinitis consecutivas; la última una tendinitis rotuliana que me causó muchos disgustos, 3 meses de visitas al fisio y muchas dudas sobre si volvería a ponerme alguna vez un dorsal.

Dicen que no llegas a valorar algo hasta el momento que careces de él. En esta ocasión fue cierto, si algo positivo saqué de esa época fue que comprendí lo importante que era el deporte para mí.
Cuando llegó la fecha de Coia llevaba algo más de un mes trotando de forma más o menos normal y ya había pasado algún día de la hora. Decidí inscribirme porque era la ciudad donde vivía y porque tenía mono de volver a sentir el ambiente de la competición pero, dadas las circunstancias, había decidido que sólo iba dar una de las vueltas.
Como siempre en la vida sucede lo inesperado, sucedió que ese año cambiaron el recorrido; en vez de 2 vueltas iban ser 3, se eliminaba la cuesta de San Pelayo pero a cambio había que subir 3 veces la avenida de Europa.
Había por tanto cambio de planes y empecé a correr dudando si dar 1 o 2 vueltas.


Acabé la 1ª y como me notaba fresco decidí dar la 2ª. Acabé la 2ª y como me sentía tan bien decidí terminar la prueba. Unos días atrás habían muerto unos familiares míos en accidente de tráfico y decidí dedicarles mi esfuerzo. La última subida se me hizo eterna y durísima con el calor pero acabé. Vi la línea de meta, miré al cielo y me sentí renacer, 1h39'37". Fue un momento muy especial. Estas fotos son de auella edición, no sé si se nota mucho el paso del tiempo jeje

No estaba caminando aunque lo parezca jaja

La última vez que corrí en Coia fue en 2006, llegaba también tras una lesión aunque mucho más leve, se me sobrecargaba un aductor y aunque me dejaba rodar apenas pude hacer salidas largas. El miércoles de la semana previa el fisio me dio el alta y decidí apuntarme. Como de aquella ya estaba metido en el multideporte, supuse que tendría fondo de la bici y de la natación.
Mi mentalidad ya se parecía a la actual (meapuntoaunbombardeo), ya era Furacán (el nombre también tiene su historia jeje) y me presenté en la ínea de salida sin miedo y sin complejos, a dar las vueltas que pudiera. En esta ocasión el protagonista no fue el calor sino un temporal de viento y lluvia. Pocos días recuerdo yo una carrera lloviendo con la fuerza que lo hizo ese año, en la 2ª vuelta el agua dolía de la fuerza con que caía, la ropa técnica que se supone que no se empapa pesaba una tonelada, el viento te hacía doblarte... un pequeño infierno.


En fin, en cuanto a mí, salí más o menos bien pero luego la falta de km se hizo notar. Me desfondé en la última vuelta y tardé una eternidad en subir la última cuesta. El resultado malo para mi nivel de entonces: 1h37'56" pero una sensación de paz interior como pocas veces he tenido. Como decía uno de los veteranos, correr aquí no sólo ha sido un ejercicio deportivo sino también espiritual.


Con esto se podría resumir mi participación en esta prueba, comprenderéis ahora porque es algo especial para mí y por qué me da tanta pena que desaparezca. Además, me queda la espina clavada de no haber podido enganchar una buena carrera aquí.
Ojalá que en próximos años se vuelva retomar su organización y pueda volver a correr por sus calles.

De todas formas, a tod@s los que la hicieron posible, muchísimas gracias, siempre recordaré el buen trato que se nos dio a todos y cada uno de los corredores, la labor de los voluntarios bajo el sol y bajo la lluvia, el ambiente familiar y, por supuesto, los pinchos y la cerveza tras la prueba.
Le debo mucho a esta carrera, como corredor y como persona.
Gracias Coia.

15 comentarios:

Sylvie dijo...

Qué penita lo de la media de Coia...y más, tras leer todas esas ediciones tan especiales para ti!...
(sí se nota el paso del tiempo...vaya pipiolín!!!).

Que te vaya muy bien esa próxima media y por supuesto, que no te agobies con tiempos ni nada...ahora lo importante es tu futuro "oposicional", que correr, seguirás corriendo siempre.

Besitos y ánimo con los estudios

Emilio dijo...

Que bueno tio, se nota que te tira esa carrera eh? pues a disfrutar de lo vivido, y a darle caña a los estudios¡¡

la granota dijo...

Venga! A por esa opo!

Francisco Castaño dijo...

Vaya, estas cosas pasan, lo de la desaparición de pruebas de esta índole, cuesta mucho prepararlas, mucho trabajo y poca colaboración y al final la gente se rinde.

Suerte en esa próxima media, pero lo primero es lo primero, que las opos son muy importantes.


Saludos.

Antonio Fraga dijo...

Hola:

Si que da un poco de pena que desaparezca Coia. Yo la corrí hace un par de años (creo). La verdad es que la cuesta esa de 1,5 Km es mortal!!!. Además aquel año recuerdo que llovía muchísimo...
Para compensar la pérdida...no se animará nadie a organizar un Triathlon de Larga distancia por Vigo.....dreamsssssssss...

Un saludo

Pekas dijo...

Pues una penita... aysssss...

este año... en principio... volvia uno de los raids de btt pioneros en España... el kaktus... ( me llamaron para trabajar con la organización... ) pero ... tampoco se va ha hacer... :-(((((((

y asi... con muchas competiciones "populares"... y qué evidentemente... si no son once tíos tras un balón... poco interés despiertan entre el sector
"financiero"... :-((((((

En fin... seguiremos soñando... qué eso...por ahora.. es gratix...
:-)))))))))

davidiego dijo...

Tú compites los fines de semana y entrenas cuando puedes, no? vaya bestia!
Siento lo de la media de Coia.
Suerte con las oposiciones.

Talin dijo...

Venga suerte para esas Oposiciones. Y deja algún que otro fin de semana más sin competición!!!

Bestiario dijo...

Cierto, una verdadera pena lo de Coia, y más ahora que coincide Villagarcía con Ferreirua, que se presenta como una media de toboganes... y con lo que me gusta a mi subir... Dios mio... si soy de secano, de Paris, de llanos, de correr hacía el horizonte, de.... ya me entiendes.

Saludos

Furacán dijo...

Muy brevemente, agradeceros los comentarios de ánimo con respecto a mi oposición. Aunque a como está montado y siendo concurso-oposición, soy consciente de lo casi imposible que es lograr una plaza de funcionario, si intentaré sacar la máxima nota posible para poder trabajar el curso próximo. Como decís es importante. Para mí, más que nada, por ver algún rendimiento a mi esfuerzo.
Aunque pase lo pase ya os digo que lo seguiré intentando hasta que salga, eso lo tengo clarísimo. Tardaré más o menos, será en una comunidad autónoma o en otra pero mi único pensamiento pasa por sacar una plaza.
Y cuanto antes mejor claro, porque tengo ganas de empezar a vivir de una vez y porque en el plano personal (y deportivo también) se me abrirían otros horizontes que hoy por hoy están limitados. Mi parte del trabajo intento cumplirla, el resto ya no lo puedo controlar.

Por otro lado lo que comenta Antonio del tri de larga en Vigo mal lo veo, si ya el clasificatorio sale bien y no acaba convertido en un acuatlón como el pasado año es para estar contento. La verdad es que desde las administraciones facilidades para el deporte más bien poquitas.

Saludos y disculpad qe no os conteste uno por uno ;-)

runner48 dijo...

Hay pruebas que se tatuan en nuestros corazones...recuerdos, vivencias que un día experimentamos con pasión.
Un abrazo compañero

Ishtar dijo...

Madre mia!, pues no llevas años corriendo ni ná!!, qué envidia!!

Lástima que desaparezcan estas pruebas emblemáticas :-(

Besicos!

Furacán dijo...

Pues mira debo llevar algo más de 9 años corriendo (en el tri menos: 4) y la verdad es que aún me siento muchas veces como un novato. Además tengo más ilusión hoy que el primer día.

robert mayoral dijo...

no me lo creo una semana sin competir, ya te pareces a mí....y encima notamos un vacío en el cuerpo que no veas...jejeje
ahora ánimo y fuerza para el siguiente ataque!

LORENZO dijo...

Enhorabuena por un fantastico blog, soy novato en esto del 'running' (o del correr como se ha dicho toda la vida) y tus comentarios dan muchos animos y enlaces a interesantes recursos. He escrito algo de acerca de mi experiencia en lo que fue mi primer maraton - mapoma 2008 - elrincondelorenzo.blogspot.com, seguire entrenando y corriendo ... ya estoy enganchado.
Saludos y suerte!!