jueves, 9 de agosto de 2007

1 mes

Esto es exactamente lo que queda para la maratón de montaña de Manzaneda. Mi debut en la distancia de Filípides y en un medio como la montaña.
Ya estoy inscrito, así que ya no tengo excusa para echarme atrás. Si no ocurre ningún imprevisto el día 9 de Septiembre a las 9:30, allí estaré, en la línea de salida de la estación de montaña. Portaré el dorsal 58 (curiosamente el mismo que en el tri de Vilagarcía)
No sé que tal resultará la prueba, la distancia y los desniveles son importantes y cualquier entrenamiento parece siempre insuficiente. No sé tampoco las condiciones que me voy a encontrar ni la climatología, frío, calor, lluvia... El medio natural es algo que nos supera, que no podemos controlar, por eso prefiero acercarme a él con respeto, cargado de ilusiones y motivación si, pero con humildad ante todo (como en la vida)
De todas formas pase lo que pase, este último mes de entrenamientos por monte ha supuesto subir un peldaño más en mi vida deportiva y esto ya no me lo quita nadie.
Las horas pasadas en el monte, los nuevos caminos descubiertos, los paisajes, los sonidos, los detalles, el ver las cosas con otra perspectiva... creo que en cierta medida ahora me conozco un poco mejor a mi mismo y creo que he mejorado un poco como deportista y -espero- como persona.
Os dejo unas cuantas imágenes de lo que han sido mis últimos entrenamientos con alguna que otra cosa curiosa que me he encontrado en el camino. Espero que os guste.

2 comentarios:

la granota dijo...

Buena crónica en imágenes. Un tiempo muy bien aprovechado, haya o no haya maratón.
Una vez pensé en hacer una colección de las mil y una maneras de escribir "prohibido". Un beso y disfruta del camino!

Furacán dijo...

Gracias granota, ya lo estoy disfrutando :-))

un biko