lunes, 7 de septiembre de 2015

I Travesía a nado de Valdeorras

El verano ya empieza a declinar y con  ello la temporada de travesías a nado. Este año no voy poder estar presente en la travesía de Aguete con la cual solía cerrar la temporada. Echaré de menos cruzar la ría de Pontevedra, pero a cambio me quise desquitar con esta recién estrenada travesía a nado de Valdeorras y sus 5050 metros. 


Que nadar no se me da muy bien no es ningún secreto; me gusta, sí, sentir el agua, las sensaciones... pero vamos que no sólo no he mejorado con los años sino que he empeorado. Los algo más de 5 km siempre suponen todo un reto. Los había nadado el año pasado en la bonita travesía de la isla de Tambo pero, eso sí, con parada intermedia en la isla y avituallamiento. Esta vez iba ser la primera que me iba enfrentar a la distancia de continuo. A favor que se nadaba en un tramo embalsado del Sil sin problemas de oleaje, ni corrientes, una gran piscina con una orientación a priori sencilla, donde se permitía usar neopreno si no competías en la liga de aguas abiertas de la federación de natación, y la temperatura del agua sería seguramente mayor que la del mar. En contra que no tendría mucha participación y al ser prueba federada  el nivel de la mayoría de participantes iba ser alto. Nada que ver por ejemplo con otras travesías más multitudinarias como costa Serena donde, aunque sepas que vas llegar en el pelotón de cola, hay siempre gente por detrás.
Lo de ir cerrando una travesía, por muy mentalizado que vayas, siempre supone un hándicap, es una presión añadida, cruzas los dedos para que los de la barca no se aburran y decidan sacarte del agua. Además había una norma en el reglamento que decía algo así como que la organización podía sacar del agua a quienes no completasen la travesía tras 40' de la llegada del grupo principal de nadadores. Claro, considerando que un buen nadador te hace los 5 km en 1 hora pues la cosa iba estar bastante justa. Todo dependería que se considere grupo principal.
Por suerte iba participar mi compañero Nico que .aunque últimamente sale en los tris un poco antes que yo, por ahí andaría. A ver si con un poco de suerte hacíamos un grupeto trasero.
Por otra parte, simultáneamente a la prueba de 5050 metros, se disputaba otra de 2525. Esto es, una vuelta al mismo circuito donde nosotros daríamos 2. La salida se daba a la vez y sólo nos distinguiríamos en el color del gorro, amarillo el nuestro, naranja el de ellos. En la prueba corta también había un buen número de nadadores de bastante nivel pero otros más normalitos nos sirvieron de compañía durante la primera vuelta.
En total 70 participantes; 31 en la corta y 39 en la larga. Agua en torno a 19-20º, bien para el neopreno, más caliente agobia, pero sin él no creo que aguantara tanto tiempo en el agua. Una vuelta a lo mejor, las dos me acabaría cogiendo el frío, y más a finales de verano. El cuerpo se adapta a una cosa o se adapta a otra.


Bueno, pues salimos. Es un decir, salen ellos y yo detrás al final de todo. Mucha calma los metros iniciales, muy relajado y muy fácil.
Los 1000 primeros metros muy cómodo, sensación de deslizar, en grupo de 4 o 5 nadadores, algún gorro naranja y 2 o 3 amarillos. A 10 metros otros 2 gorros amarillos. De primeras no desentonamos demasiado.


Pasamos bajo un puente colgante en el que había bastante público mirando. Por supuesto que a esas alturas ya había gente que venía de vuelta pero a nosotros aún nos restaban unos 200 metros para girar.

Recorrido

Hacemos el cuadrado de boyas y vuelta hacia abajo. Aquí si que al principio costaba "orientarse bien" (entre comillas, a fin de cuentas bastaba con seguir el río) porque yo por lo menos no veía ninguna boya, y si la veía la confundía con los gorros amarillos de los nadadores. Considerando el recodo que hace el río parecería que la mejor trayectoria sería acercarse a la orilla pero había tramos con bastante vegetación y se quedaba uno enganchado, No me gusta nada la sensación de enredarse, me resulta bastante agobiante. Lo que hasta ese momento estaba siendo un nado plácido cambió radicalmente.
Luego por suerte desaparecieron los bancos de vegetación y pude volver a nadar en paz. Mientras pasaba por la zona de enfrente de meta podía ver a un buen grupo que iniciaba la segunda vuelta. Yo estaba en el km 2 y ellos en el 2,5.
Otro giro en el fin del circuito y a completar mi primera vuelta. Ahora ya iba solo. Tenía a pocos metros a algún gorro naranja que acababan en esta vuelta junto a uno amarillo y algo más adelante, a unos 10-15 metros a un par de gorros amarillos también.
Cuando paso por meta veo que el gorro amarillo se retira así que ya me quedo más solo aún. Al poco tiempo, justo enfrente, en sentido contrario, veo al grupo de cabeza. Me descuido un poco más y casi me doblan jeje, me deben llevar casi 2 km de distancia. Ahora es cuando me acuerdo de los 40' y pienso si me dejarán acabar. La verdad es que no sé si viene más gente detrás. No me gustaría que me retiraran. De fuerzas me siento bien aunque los hombros ya se me empiezan a cargar, es lo malo del neopreno, llega un momento que lo noto como muy rígido, no me deja bracear bien.


Sigo con mi camino y llego al punto de giro. Me siento un poco como si viniera el comecocos detrás. Cuando doblo las boyas veo al juez que se inclina mucho hacia mí. en realidad sólo estaba tomando el número del gorro, pero ya pensaba que me iba decir que saliera.
Luego al comenzar el retorno compruebo que no iba de último, había 3 nadadores por detrás mía. El que cerraba la prueba estaba a una distancia apreciable así que en ese sentido respiré aliviado.
Sin embargo físicamente me iba encontrando peor, me dolían los hombros y notaba que cada vez braceaba peor. El último kilómetro fue muy duro. El sol se reflejaba de frente y me deslumbraba, aunque tan sólo tenía que seguir recto. Me adelantó un nadador (Nico?) y aunque en un primer momento hice el ademán de ponerme a pies, luego no fui capaz y enseguida me cogió distancia.
Estaba ya enfrente de meta y pensaba que para lo que quedaba no tendría problemas para terminar así que por un lado me relajé. Los últimos 500 metros los nadé muy mal, falto de concentración y con ganas de acabar, estaba como contracturado y notaba que no avanzaba nada. Menos mal que la meta estaba ahí al lado.
Últimos metros y en pie ya. No sé que cara traería porque lo primero que me preguntaron es si estaba bien. Si, si. ¿Seguro? Que si hombre, que no me pasa nada, sólo llego ahora porque no sé nadar :-D 


En serio, tengo que reconocer que se me hizo muy duro el final, así como el año pasado en la Isla de Tambo acabé más fresco de lo esperado, o mismo en los 4 Km de la Costa Serena que me pareció como si no hubiera nadado, aquí acabé cansado y justito, me dolieron los hombros el resto del día.


Medalla de finisher original y diferente. Lo primero que pensé fue, un pez de pizarra, vamos como yo, que si se descuida se va al fondo.
Y eso fue lo que dio de si el reto. Récord personal de distancia nadado con los 5050 m oficiales (aunque hubo quien dijo que su gps le dio una distancia de más de 6 Km ) Contento porque superarse en algo que se te da mal es para sentirse satisfecho. El tiempo sí que no lo sé, no sé por qué pero no se tomaron tiempos, el pero de la travesía. ¿4 árbitros de la FEGAN y nadie puede tomar tiempos? Tampoco sería tan complicado con los que éramos. Al poco de salir miré el reloj y me pareció ver las 18:50 pero no sé si salimos a la hora en punto o si miré bien, por ahí andaría. En mi caso como nadé mal es lo de menos pero siempre te gusta comparar.
Por lo demás pues bien, ambiente muy bueno y muy familiar, trato genial de los organizadores, entorno muy bonito y poco más se puede pedir.
Yo sólo echo de menos poder nadar un poco mejor y resistir mejor el frío para poder hacer travesías más largas o no tener que usar neopreno, pero lo veo complicado. De momento me alegro por estos pequeños triunfos.

Clasificaciones (completas aquí)
5050 m
Masculina
1º Lucas Costa C.N. Ponteareas
2º Martín Carrera CN. Ponteareas
3º  Daniel Sánchez CN. Galaico

Femenina
1ª Clara Otero CN Riveira
2ª Ana Veiga CN Del Mar
3ª Laura Rodríguez CN Ponteareas

1 comentario:

Celina dijo...

Qué prueba más bonita! pena estar tan lejos! me parece una pasada de distancia, a mí me encanta nadar pero como mucho entreno 3 kms en la piscina, así que solo puedo felicitarte por hacer algo así, me parece una proeza. Un besote y a seguir disfrutando de los retos que vayan surgiendo