lunes, 27 de julio de 2015

II Travesía a nado Son Simón

Esta semana desconecté un poco de la carrera a pie y aproveché para entrenar otras disciplinas como kayak y SUP. Hay que aprovechar el verano. Así el sábado, festividad de Santago y día de Galicia, me fui hasta Cesantes para participar en la bonita travesía a nado Son Simón. Una prueba corta, de 1500 m aproximadamente, quizás algo más, pero muy bonita, con el marco incomparable de la isla de San Simón.


Como el año pasado se juntó una gran cantidad de nadadores y gracias a los grupos de entrenamiento de triatlón de Gómez Noya y Omar, que acudieron a la cita, al final hubo un nivelazo que casi parecía aquello una copa del mundo. 
Esta vez la prueba era de mañana y el día estuvo algo mejor que el año pasado, al menos más soleado, aunque a la hora que llegué yo a la playa hacía bastante viento y la sensación era algo desagradable. Esta parte de la ría es muy tranquila en cuanto a oleaje ya que está muy resguardada, pero con el viento se levantaban unas olitas que tenían pinta de ser muy molestas. Vamos las típicas que te rompen en la cara. Por suerte luego calmó bastante.
El día anterior había mirado en internet la predicción de temperatura del agua y daban 21º , por lo que me había planteado directamente no usar neopreno (opcional en esta travesía) que a fin de cuentas me agobia. Lo que pasa es que luego al meterme no la sentí tan caliente. Fría no estaba. Cierto. Pero al llegar a donde las piernas terminan su nombre pues vamos , me dije que el neopreno se aguantaba bien, sobre todo teniendo en cuenta que al pasar la isla siempre se encuentra uno una corriente más fría. Pensé que a lo mejor, tras la travesía, con el viento y eso acabaría teniendo frío así que fui cobarde y opté por lo seguro, prefiero nadar incómodo pero tranquilo, que yo hago esto para divertirme.
Ya en la línea de salida nos explican de nuevo el circuito que en realidad era bastante sencillo. Boya de frente, pasar bajo el puente de la isla, boya amarilla tras la isla, virar a la derecha hacia otra boya amarilla, rodear la isla, boya roja a la derecha, buscar la boya de inicio y directo a la playa.


Partimos cerca de 200 nadadores. En los primeros metros hay un poco de aglomeración pero más o menos se va llevando. A los 200 metros me llevo un buen codazo en un pómulo que casi me parte la cara, aunque he de decir que el responsable me pidió perdón en el agua, cosa que nunca antes me pasara. Un poco debido al golpe perdí el ritmo y me abrí más a la izquierda para nadar más tranquilo aún a costa de hacer más metros.


No sé si debido al viento y la corriente o si debido a que estaba medio aturdido, pero cuando me di cuenta me había desviado de más y acabé enredado en una zona de algas que había llegando a la isla.
El caso es que conforme me iba acercando al puente empecé a observar una escena curiosa, de personas caminando sobre las aguas. Pues si que me han dado fuerte! :-D Pero no, esto no fue producto del golpe en la cara, simplemente que bajo el puente apenas había 15 o 20 cm de agua.


Fue divertido ponerse a caminar en medio de la travesía, una anécdota. Además había gente encima del puente y aún intercambiaban palabras con nosotros.
Volví a echarme al agua rumbo a la segunda de las boyas. En esta parte, tras la isla, el agua estaba como preveía algo más fría y un poco más movida también, pero resultaba toda una delicia nadar.
Sin problemas llego a la siguiente boya y luego el regreso si que costaba un poco más porque te daba el sol de frente. Aún así no tuve problemas de orientación. En la última parte de la travesía me sentí cómodo, no sé si nadé rápido pero sí que lo disfruté. Se hizo corto.



Pie a tierra y puesto 131º, el tiempo no sé donde lo tomaban, porque tuve que hacer cola y hubo un problema con el número del que llegó antes que yo, pero está en la línea de lo del año pasado, 33'54". No se puede decir que esté bien pero da lo mismo. Sólo se trataba de pasar la mañana y yo la verdad es que acabé contento.
Luego al acabar, mientras una cola de gente aguardaba para hacerse fotos con Javi, que como siempre lo lleva con total profesionalidad aunque imagino que a veces debe ser un poco agobiante, yo me pude hacer una foto como otro de los campeones llamados a brillar en los próximos años. Ya ha dado muestras de su calidad, podio en las World Series y 3º del ranking, una de las grandes promesas-realidades de nuestro tri: Fernando Alarza. 


Algo me sorprende del tri, que siendo un deporte en el que abunda el flipado, luego los verdaderos campeones son las personas más humildes, accesibles y amables que te puedas imaginar. Ya me ha pasado con Javi, Gus, Aida... con Fernando igual, persona encantadora, hablando como uno más, no te suelta como otros sus maravillosos tiempos y logros a la primera de cambio sin venir a cuento, ni le notas esa necesidad de ser reconocido y admirado. Nada que ver con los Pepito Ironman que diría mi colega Emilio.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º  Javier Gómez Noya  18:14
2º  Jorgen Gundersen (NOR) 18:15
3º  Pablo Dapena 18:21

Femenina
1ª Ana Pérez  21:49
2ª Tamara Gómez 22:14
3ª Joselyn Brea 24:04

2 comentarios:

Tania dijo...

Enhorabuena por la travesía! curioso lo de ponerse a caminar a mitad jaja

Tienes toda la razón, los campeones son las personas más sencillas y accesibles que puedas encontrar!

bss

Tania

Furacán dijo...

Gracias Tania!
Pues si, fue la anécdota del día :-)