martes, 18 de febrero de 2014

Campeonato Gallego de Campo a Través

Este fin de semana tocaba la cita con una de las competiciones que más me gustan del año. En el fondo no sé por qué me gusta; hay siempre mucho nivel, los circuitos son duros, te llenas de barro, resbalas, te doblan, acabas arrastrándote, pero al final siempre  quiere uno volver. Algo tiene el cross.
Este año, tras un largo período de incertidumbre, pues incluso sacaron la circular del campeonato sin designar el lugar en el que se iba celebrar, tocó ir hasta Negreira. De todas las opciones que se especulaban por ahí  al final resultaba ser la mejor para nosotros.
Las complicaciones iban venir dadas por las condiciones meteorológicas que venimos arrastrando desde hace prácticamente 3 meses en Galicia. Lluvia. lluvia y más lluvia. Se sabía que el terreno iba estar muy encharcado y la verdad es que nos temíamos lo peor.
Cuando llegamos allí y fuimos inspeccionar el circuito nos pareció en bastante buen estado pero todavía tenían que disputarse muchas carreras y con el paso de las vueltas y toda la gente seguramente se iría poniendo peor.
De nuestro club, el Aurum, fuimos 3 corredores. Los Espiña y servidor. Los 'pata negra' del club (por como acabamos, claro :-))


Poca representación ourensana en este campeonato en cuanto a clubs: el Ourenrunning, el ADAS, un representante de los Esprintes y nosotros.
El circuito en teoría tendría que ser de 11 Km pero por decisión técnica debido a su estado se rebajó la distancia a 9,5: 1 vuelta pequeña y 5 grandes.


Compartimos cajón de salida con los Pinarium de Marín, un club que es un poco como nosotros, y no sólo por el nombre en latín, también  se ve muy buen rollo entre sus componentes.
Nada que objetar en cuanto a la organización, creo que todo estuvo bastante bien. Quizás se echó de menos más público pero bueno, estamos en Galicia y no en el País Vasco ni en Bélgica. La cultura deportiva es la que es.

Se da la salida y sucede lo habitual,  ya en los primeros metros nos quedamos en el final del grupo. Los Nimo, Robertas, Diz, etc se van para adelante y para los paquetes empieza la supervivencia.
En la primera vuelta más o menos se pudo correr bien pero al mismo tiempo había que mantener la cabeza fría y reservar fuerzas que luego iban hacer mucha falta. 
Tras unos 800 metros iniciamos la segunda vuelta, la primera de las grandes. 3'23" de carrera para mí ¿sólo? Me había parecido que llevábamos corriendo mucho más tiempo. Y lo que queda...
La parte positiva es que al menos de momento podía ir en grupo.
Conforme avanzaba la carrera el terreno se iba poniendo más impracticable. Los sitios buenos cada vez eran menos y menos buenos, y lo malos iban en aumento.


7'21" esta primera vuelta de 1700 m. De respiración iba fresco, el ritmo era poco exigente pero a nivel muscular la historia era diferente. Pelear con el barro ya iba pasando factura. Se empezaba a ver la primera gente retirada, gente parada o incluso tirada a lo largo del circuito. Pese a que mi ritmo decrecía iba ganando posiciones.


7'31" la 3ª vuelta, segunda de las grandes. Intentaba mantener la forma y la paciencia. Quedaba mucha prueba.
En el inicio de la 4ª vuelta el terreno ya estaba impracticable en algunos tramos. A veces poco me faltó para caer pero más o menos podía mantener el ritmo. Ahora es cuando agradecía el haber sabido regular. 7'38"
5ª vuelta, me dobla la cabeza, hasta 14 corredores. Increíble ver correr a Pedro Nimo sobre el barro, desafía las leyes de la física, no se hunde, va como sin esfuerzo, digno de ver. Otros ya se le ve que el cuesta más trabajo pero es admirable su fuerza.


No era mi caso. Esta vuelta la verdad es que ya iba tocado y desmoralizado. Además metí la pierna en una especie de trampa para elefantes que me hundí hasta casi la rodilla. Un toque de atención. A partir de ahí fui todavía con más cuidado.
Sin embargo como lo de rendirme no va conmigo. si había llegado hasta aquí había que acabar aunque fuera a gatas. 7'49"


Toque de campana, última vuelta para finalizar el sufrimiento.
Esta ya fue para olvidar. Muy muy tocado. Cuando me adelantó Miguel Ángel del Noitebra iba deshecho, quizás más mental que físicamente. Esto es el cross, ni más ni menos, te destroza. Mi compañero Roberto comentaba que cuando se cayó por segunda vez si no lo llegan ayudar a levantar se hubiera quedado en el suelo.

La foto del día. Da igual el color de la camiseta, todos somos compañeros.


Y a pesar de todo esto volvería a correr esta prueba. Porque al final te hace dar lo mejor de ti y sacar fuerzas donde creías que no las había.
Por fin entro a meta en el puesto 109º, 42'11". Un poco decepción porque lo podría haber hecho mejor, porque no me quedó buen sabor de boca tras ese hundimiento final, pero por otro lado ya sólo lograr acabar esta prueba es digno de valorar. Es además mi mejor clasificación en un gallego. Claro que este año había muchas ausencias pero ahí queda. Año a año sigo mejorando y creo que tengo mucho margen todavía.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina (9540 m)
1º Pedro Nimo  Dare2B  31:51
2º Robertas Geralavicius  Gimnástica Pontevedra 32:16
3º Víctor Riobó Gimnástica Pontevedra 32:31

Femenina (6100 m)
1ª Solange Andreia Pereira Bikila 23:37
2ª Paula Mayobre Bikila 23:45
3ª Esther Navarrete Atl. Femenino Celta 24:04

No hay comentarios: