lunes, 24 de septiembre de 2012

Pura vida

Fin de semana extraño, sin competiciones, sin dorsal. Se acaba el verano y el otoño hace su entrada con un temporal. La competición prevista se aplaza y en el fondo aplaudo la decisión, me estoy haciendo mayor, cada vez me gusta menos tomar riesgos inútiles.
Estoy en un punto de la temporada que no sé si acaba o empieza.  Con respecto a nadar acaba, con respecto a correr... estoy con ganas, me apetece volver a entrenar, quizás un poquito más en serio que este último año. Creo que aprovecharé el momento unas semanas más, despues un stop&go y las circunstancias marcarán el rumbo a seguir.
Suelo vivir en una burbuja, que yo mismo he creado, haciendo caso a las personas que me interesan e ignorando al resto. Cada vez que saco un poco la cabeza fuera de ella el panorama es cada día más desolador. No estoy decepcionado porque difícil es decepcionar al que no espera nada pero si un poco hastiado de todo, o más bien desesperanzado, de la gente, de como funcionan las cosas. Hasta en ámbitos que igual no eran tan proclives ahora se ven las mismas actitudes fanáticas, chulescas, de ver quien la tiene más larga, que listo soy y cuanta razón tengo.
Quizás en el fondo sea culpa mía, me crié con la idea de que ser era mucho más importante que aparentar, que las cosas bien hechas a la larga salían a la luz. Siempre escogí mal mis referentes, nunca fueron personajes que la sociedad juzgaría como exitosos.


Pero ahora ya no tengo remedio y, todavía hoy, este tipo de personas continúan siendo mi inspiración, no para seguir sus pasos, cosa que quizás no tendría mucho sentido, sino para, parafraseando el dicho latino, buscar en la vida  lo que ellos buscaron.

2 comentarios:

Tania dijo...

Creo que para poder vivir la vida con tranquilidad tenemos que crear nuestra burbuja y como bien dices ... haciendo caso a las personas que me interesan e ignorando al resto hago lo mismo!
Buena entrada!
bss
Tania

Furacán dijo...

Gracias Tania!