lunes, 7 de noviembre de 2011

35ª Carreira Pedestre Popular do San Martiño

O podría titularlo también 'el día que fui consciente de mi enfermedad'.

Los antecedentes.
Semana complicada a muchos niveles en la que una infección de garganta puso la guinda al pastel. Ya el jueves pasé una mala noche y el viernes por la mañana entrenando me noté cansado y dolorido de una forma no habitual.
Por la tarde se confirmaron los malos augurios con un estado febril y malestar general. Por ese motivo el sábado por la mañana lo pasé metido en casa, mirando el sol asomar tras la ventana, lamentando la oportunidad perdida de estar con la bici ahí fuera. Si, soy muy mal enfermo pero con fiebre no entreno. Siempre lo he tenido claro, si el cuerpo necesita todos sus recursos para luchar contra una horda de microorganismos poco voy ganar aumentando el nivel de estrés del sistema.
Como no podía llevar a cabo los consejos propuestos por mis contactos de facebook (calor de pecho ajeno :-)) tuve que recurrir a algo más ortodoxo, aunque no me guste me acabé tomando un sobre de ibuprofeno y a la tarde me encontré mejor. Mi Tª bajó a 36,9º así que eso de las 19 h decidí ir a recoger mi regalo por haber hecho el circuito de 'Correndo por Ourense'. Allí coincidí con algunos amigos que estaban haciendo lo mismo o recogiendo los dorsales de la San Martiño y me animé un poco.
No soy muy amigo de las carreras multitudinarias pero con la San Martiño siempre hago una excepción, siempre me ha parecido una fiesta y está bastante bien organizada. La primera vez que la corrí fue ya hace 11 años. Ahora me hace gracia ver las clasificaciones de esa edición, ese año no conocía a nadie y hoy casi podría decir que conozco a la mayoría de los que salían en ella.
El deseo pues, de estar un año más en la línea de salida, estaba ahí, aunque siempre con los pies en el suelo. Si no podía correr iría a mirar y si mi estado fuera aún peor pues me quedaría en casa. Todos los problemas fueran esos.

.
La enfermedad.
Así que llegó la mañana del domingo, fría y cubierta de niebla, como en los mejores thrillers. Mi Tª seguía siendo de 36,9º así que en principio tenía luz verde. No sé si era lo mejor o lo más aconsejable pero era lo que me apetecía hacer. Coger la mochila y tirar para llí. Luego ya vería.
'Estoy vencido porque el mundo me hizo así, no puedo cambiar. Soy el remedio sin receta y tu amor: mi enfermedad...' - eso lo cantaba Calamaro (el cantante, no Calamardo, el amigo de Bob Esponja) Uff, difícil resistirse a no mover los pies al ir viendo el ambientillo. Estuve un rato con Elpidio y Victor Conde y después me cambié ya para calentar. Eran las 10:20. Aquí creo que la fiebre me volvió, pero no la que tuve el día anterior sino la fiebre de las carreras.
Me costó empezar a trotar, me sentía mal... hasta que rompí a sudar. Luego ya podía trotar sin problemas.
A falta 10' para la salida, había ya un buen grupo de gente situada tras el arco. Me sitúo ya allí para no salir demasiado atrás y evitar problemas ya que no tengo dorsal preferente (supestamente para chicos sub-36 y chicas sub-40 aunque luego se vio de todo) Que pase lo que tenga que pasar.


La carrera
17" en alcanzar la línea de salida o 15" según el chip. Llegaba la hora de la verdad. Sin prisa pero sin pausa. Nada de tirones ni acelerones.
Aún así con tanta gente, algún contacto es inevitable. Me llevo un recadito en la espinilla de un buen hombre que se clavó literalmente al comenzar a subir la cuesta y luego un 'abrazo' de otro que por hacer zig-zag casi me echa de la calle ( luego me pidió perdón) Pero bueno,  salvo estos incidentes aislados en general bien.


Al pasar el primer Km miro el crono y marca 4'34" así que supuse que ese sería más o menos el ritmo de mi carrera. Un previsible paseo de unos 45' si es que finalmente conseguía llegar.
Sin embargo, ya una vez que se despejó un poco la vía,  me di cuenta de que las sensaciones no eran del todo malas. Respiraba mal y portaba una fábrica de mocos a cuestas pero sentía fuerza en las piernas y cierto grado de frescura.


Sé que no tengo que demostrar nada a nadie y menos a mí mismo pero me acordé de la frase de Marco Olmo y de su 'correr por venganza' De alguna manera tenía ganas de desquitarme, de una mala semana, de un montón de cosas... Era como un sentimiento de autoafirmación, que se jodan las bacterias, los burócratas, la mierda de (ex)oposición, los hipócritas y todo aquello que no me gusta del mundo, ahí os quedáis.
Sobe el Km 3 alcanzo a Ángel Meira y Germán. Empiezo a pensar que no voy tan mal aunque me entran las dudas sobre si no acabará todo en una debacle espectacular.
En la subida de Marcelo Macías (Km 4 a 5) lo paso realmente mal, no puedo respirar y me cuesta mucho. Me siento bastante limitado en este sentido, ya me sucedió algo similar hace unos años en Santiago corriendo en un estado parecido, subiendo Vite pensé que me moría jeje
Pero por suerte no fue así, y en llano y bajando iba mucho mejor.


Paso el control del ¿Km 5 y pico? en 22'03". Aquí oigo hablar a gente sobre si bajar de 40' y me sorprende que esté corriendo a este nivel. ¡si estando sano pensaba correr en torno a 4'10"!
Pero no es momento de pensar. Mantengo el ritmo. Pasado el Km 6 alcanzo a  Pirri y a Bouzada con los que había coincidido en Santiago la semana pasada. Estaba ya cerca de mis tiempos habituales.
Sigo adelante, me crezco. En la Plaza Mayor y en el Paseo hay mucha gente mirando. Hay por ahí quien dice que fríos, yo como estoy acostumbrado más a que no haya nadie mirando ya me parece una pasada tener público. Además en mi caso algún ánimo si que recibí, hombre, no vi a chicas tirarse de los pelos ni tirarme sujetadores pero si escuché algún 'ánimo Furacán', ventajas de tener un blog.


Los km pasaban deprisa. En la zona del campus está el control del Km 8 que paso en 32'06". - Ahí ahí vamos andar.
Descenso rápido por Otero Pedrayo. Aquí veo al Pescas en un lado, primero parado y luego intentando correr cojeando mucho. Sé que lleva tocado muscularmente desde la media de Pontevedra. Me salgo un poco del grupo para decirle que no fuerce, que no merece la pena. Lo conozco y sé que corre con la ilusión de un crío. Al final acabaría, espero que no haya roto fibras aunque pintaba mal.
Llego así al último Km, un último esfuerzo para ver si bajamos de la barera psicológica de los 40'. Voy bastante abrigado y a esa hora ya se me hace incómodo. Aún así hoy prefería pasar un poco de calor.
La entrada en meta no tiene la monumentalidad de Santiago pero me encanta. Puente romano, curva a derechas y recta de meta.


Veo que al final no puedo bajar de los 40', 40'07", por un pelo, aunque seguro que en el tiempo neto sí lo hice (efectivamente, fueron 39'52"). 457º. No está mal, sobre todo por las condiciones en que me presentaba a esta carrera. Ya digo que quizás si estuviera bien hubiera corrido más lento pero así son las cosas.

La recompensa
Una vez traspasada la línea de meta hago balance. ¿Mereció la pena? Yo creo que sí, aunque a día de hoy no acabe de estar del todo bien, he podido disfrutar de unos maravillosos instantes de bienestar. Quizás sea más consciente de lo que hay dentro de mí, más fuerza de la que creo, o quizás también sea más consciente de que las cosas que más disfrutas son las que no esperas. Encontrar el equilibrio entre un deseo positivo que te haga crecer sin caer en un apego negativo que acabe volviéndose frustración no es tarea sencilla, aunque el deporte es siempre un buen campo de pruebas.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Hassan Lekhili  OAAP  30:19
2º Gustavo Platas  Y para correr Lugo 30:34
3º Carlos Villamor Gimnástica Pontevedra 30:35

Femenina
1ª  Solange Andreia  Bikila 35:50
2ª  Raquel Suárez  Ría Ferrol 36:29
3ª Leticia Fernández  OAAP 37:16


Por cierto, hoy publico en Demonfit, podéis leer mi artículo aquí.

4 comentarios:

davidiego dijo...

Enhorabuena y ahora a recuperar. Ponte bueno!

Franfri dijo...

Enhorabuena y espero que te recuperes bien y pronto para seguir dando el callo.

Te iré siguiendo.

Por cierto, el título de tu blog me recuerda a una de mis canciones favoritas de Scorpions, una pasada.

Un abrazo

Emilio dijo...

Joder estando enfermo corres asi....No se si decirte que te recuperes pq veo que ya lo estas¡¡¡

Furacán dijo...

Dvdg, gracias! a ver si me saco el catarro de encima que aún lo tengo.

Fanfri, gracias! el título sí, está inspirado en al canción de los scorpions, hasta la tengo en la columna de la derecha.

Emilio, jeje pues no mucho más rápido :-)