lunes, 18 de julio de 2011

Travesía a nado de Bueu

Seguimos acumulando experiencias y este fin de semana le ha tocado el turno a una preciosa travesía a nado que organizaban en la localidad de Bueu. Esta era la 3ª edición, se consolida pues el evento organizado para promover la regeneración de la playa da Pescadoira. 
Una de las cosas buenas de esta travesía es que te permite elegir que distancia nadar entre 3 posibles. La distancia estrella son 7,5 Km, la travesía completa desde la playa de Ancoradouro, doblando el cabo de Udra, pero también existe la posibilidad de incorporarse a la travesía saliendo desde la playa de Mourisca y recorrer 4,4 Km o desde Beluso y hacer 1,6.
 
 
Yo elegí nadar la distancia intermedia, aunque me tentaba mucho hacerla entera nunca he pasado nadando de los cerca de 4 km que suponen el cruce de la Ría de Vigo y tanto salto en distancia me echaba atrás. No soy muy buen nadador (ya lo sabéis) y tampoco entreno mucho en piscina, sólo un día por semana, de ahí las dudas y la decisión de que es mejor ir poco a poco.
De todas formas como veréis quedé encantado con la experiencia.

 
El recorrido

Tanto a los participantes en la distancia completa como a los que salíamos desde Mourisca nos trasladaron en bus hasta el Cabo de Udra. A pie las 2 salidas están bastante cercanas. Así mientras los de la distancia larga se dirigían hacia la playa de Ancoradouro para tomar parte en sus respectivas salidas (se hacían 2: grupo 'lento' y grupo 'rápido' separado por 30') los de Mourisca bajábamos por una pista asfaltada hasta nuestra playa.


Una vez allí tocaba esperar a que los primeros acabaran de doblar el cabo (en torno a 1 hora o un poco menos) para que se diera nuestra salida.
El cielo estaba nublado, no era el típico día de playa, pero para mí las condiciones eran inmejorables: el mar estaba como un plato :-)  y además nos tocaría nadar con la marea subiendo (lo que nos echaría una buena mano) así que mejor imposible. Lo único complicado sería la orientación. aunque había una serie de boyas no era muy fáciles de ver nadando, y menos con ese día, yo por lo menos me ponía las gafas y no veía nada.

 A la dcha.

Esperando nuestra hora estuve con mi compañero de equipo José Luis y con el resto de la gente. No éramos muchos los que nadábamos la distancia intermedia pero el ambiente entre los nadadores era muy bueno.


Tras un buen rato de espera por fin vimos aparecer las embarcaciones que acompañan a los primeros nadadores. Desde la organización nos pasan lista para ver si estamos todos. En 5'  salimos...


Comienza la aventura.

  

El agua no parece muy fría, decían 17º. Yo es lo que peor llevo de nadar en el mar, hace 3 años con neopreno y todo pasé mucho frío en la travesía de la Ría de Vigo. Hoy además del neopreno estuve dudando si usar o no el gorrito orca. Al final lo usé, después me di cuenta de que no hacía falta pero mucho calor tampoco pasé.


Este tramo de costa es muy bonito y desde el agua lo disfrutas de una manera diferente y especial. En algún momento por debajo mía llegué a ver algunos peces. No me quise fijar mucho porque a veces también veía sombras y ya me recordaba el rumor del avistamiento de un tiburón la semana pasada por la Ría (jaja que paranoia, maldito Spielberg)
Al principio intenté no perder la referencia del grupo de nadadores ya que la primera boya no era capaz de verla desde el agua, pero sobre todo me concentré en intentar nadar bien, llevar los codos altos y todo eso.


Más o menos pude mantener el contacto visual con otros nadadores aunque también me daba cuenta de que el ritmo que estaba llevando no difería mucho del que llevaría en un triatlón sprint (si es que a partir de los 100-200 m me da la impresión de que sólo tengo una velocidad :-))
Una vez alcanzada la primera boya me relajé un poco y usé para orientarme la referencia de 'O Cabalo'

'O Cabalo' es una roca con una forma singular situada a unos metros de la costa. Foto de la web.

Engañaba un poco y parecía estar más cerca de lo que estaba. Aún se me hizo largo el rato que transcurrió hasta llegar a su altura.
Por el camino fui perdiendo el contacto con algunos de los nadadores que me servían de guía. A ratos me encontré bastante solo lo que me obligaba a levantar bastante veces la cabeza y me rompía un poco el ritmo. Más de una vez tuve que parar y dar un par de brazadas para asegurarme de que iba en la dirección correcta.
Por suerte de vez en cuando me adelantaban nadadores de la distancia larga que me  servían de referencia, al menos de forma momentánea. Con los hermanos Del Río, distinguibles por sus gorros 'I ♥ TRI' fue un visto y no visto, iban como 2 fuerabordas.
Bueno, entre eso y los kayaks que nos acompañaban conseguí llegar sin demasiados problemas al campo de bateas. Con esto ya sabía que más de la mitad de la distancia estaba cubierta. De momento salvo por los momentos de incertidumbre donde me creía perdido en el mar todo resultaba fácil.

 Fueron nuestros guardianes y guías. Muchas gracias a todos los que nos acompañaron en kayak.

Lo que si me resultó ahora especialmente problemático fue la orientación ¡aún más! La organización había marcado con boyas un pasillo entre las bateas ya que no valía pasarlas de cualquier manera pero yo me despisté y siguiendo una barca roja me metí por donde no era :-) Llevaba además a pies a una nadadora (creo que era nadadora pero ahora que lo pienso no sé muy bien por que ya que sólo le vi el gorro y poco más) de la salida larga con lo que por culpa mía le hice nadar de más jeje
Al final vino un kayak y nos hizo dar vuelta para retomar el buen camino ¡que rabia! casi rodeamos la batea pero bueno, peor para la compi que nadaba la larga.
Despues de este incidente ya no tuve más despistes gordos. El campo de bateas me siguió pareciendo un laberinto y eso que están todas en fila jeje pero gracias a los kayaks pude salir de ahí.
El resto de la travesía ya fue más fácil. Guiándome por el final del espigón no tuve problema y además en esta parte el agua todavía estaba más tranquila, era como nadar en una piscina.
Sin el menor síntoma de cansancio y con la impresión de habérseme hecho muy corta alcanzo al playa de la Pescadoira.
Pie a tierra y desafío conseguido. Los tiempos de escándalo, pulverizando los registros de ediciones pasadas. En mi caso 1h18'50", que para mí me parece un tiempo buenísimo, sin duda la marea debe haber tenido algo que ver porque no es normal jejeje.
.


Fotos de Patricia.

Por lo demás buen ambiente en la zona de meta con público, acompañantes y la llegada de los nadadores de las distintas distancias. Toda una fiesta. 
Aunque la travesía no era competitiva si se entregaron trofeos a los mejores tiempos de la distancia larga. Otro año más los hermanos Del Río fueron los más destacados, tiempazos de los triatletas del Fogar.
Por último, y no menos importante jeje, pinchos para todos los participantes, empanada  que estaba muy buena y tortilla. Todo un lujo en una travesía que además fue gratuita, a ver si se extiende el ejemplo.

Clasificaciones (completas aquí)
7,5 Km
Masculina
1º Marcos Del Río  1h28'56"
2º Rubén Del Río 1h29'00"
3º Diego Sotelo 1h30'

Femenina
1ª Bogna Mazur 1h55'27"
2ª Ana Isabel Atienza  2h18'01"
3ª Lyudmila Chub 2h35'28"

4,4 Km
Masculina
1º Nuno Miguel Peixoto 59'15"

Femenina
1ª Mª Carmen Salgueiro 1h03'25"

1,6 Km
Masculina
1º Joao Pedro Rodrígues  23'40"

Femenina
1ª Julia Chamosa  27'40"
Galerías de fotos: Tatiana Magallanes, Suso,

Un artículo relacionado con esta travesía en Demonfit.com

***
Proyecto 'Ayúdanos a caminar'

Esta travesía era el 3º de los eventos de mi proyecto deportivo-solidario para recaudar fondos para las operaciones de Álex. En esta ocasión hicimos algo especial y además de vender mis km (que también lo hice y me los compré yo mismo) un buen grupo de nadadores contribuyó también a la causa donando 1 euro por cada km nadado (algunos un poquito más) Resultado de todo ello fueron 72 euros recaudados que irán parar a la cuenta de Álex.
Nadadores solidarios: Juan Manuel Vilar, Liuda Chub, Diego Rodríguez, Hugo Barros, Manuel de Castro, yo mismo, Tito González, Diego Viruel, Juan G. , Albino Díez, Bruno Vázquez. Además de mi compañero de club Jesús Carlos que no estaba para la foto.

¡Muchísimas gracias a todos! El proyecto sigue adelante.

5 comentarios:

Xocas dijo...

La verdad es que tiene buena pinta esa travesía. Una más en la lista de pendientes. Por cierto, me ha echo muchísima gracia eso de "maldito Spielberg".

Angel dijo...

Una pasada este tipo de travesias.Seguro que podias con la grande. La proxima vez.

Un saludo.

Celina dijo...

Esas travesías me parecen espectaculares, pero con mi técnica son imposibles, una pena. Me alegra que la disfrutaras tanto y que el proyecto siga adelante y tan bien. Ánimo, bicos

CSuarez dijo...

Envidia me das! (yo que he crecido en la costa y ahora tengo que aguantar el calor continental)

Estoy por llevar la bici para hacer Allariz el 20 de Agosto. ¿Vas a estar?

Sds

Carlos Suárez

Furacán dijo...

Perdón por no contestar, que siempre se me olvida.

Xocas, está muy bien, la recomiendo.

Angel, pues si, pero no sé si habrá una oportunidad como esta con todo tan favorable.

Celina, nada es imposible, poco a poco, yo con 20 años apenas daba atravesado la piscina.

Carlos, si si, espero que si, que allariz no me lo quiero perder, trae la bici que te va gustar.