lunes, 22 de febrero de 2010

Cuando todo sucede al contrario de lo previsto

Fue un fin de semana extraño. Llevaba un tiempo en que las cosas fluían muy fácil en cuanto a los entrenamientos. Todo según lo planeado, buenas sensaciones en los entrenos, sensación de asimilar el trabajo, una competición que me salió mejor incluso de lo previsto y una motivación creciente.
Estaba claro que antes o después las cosas se iban a torcer, es ley de vida. A veces ganas y a veces pierdes. Cuando ganas tienes que pensar que antes o después te tocará perder y cuando pierdes lo contrario.
Esto lo tengo más que aceptado aunque en lo relativo a los entrenos parece que todavía me falta algo de flexibilidad (madurez). No es que tenga un plan a rajatabla, ni mucho menos, pero en base a las competiciones a las que deseo ir me trazo un esquema e intento seguirlo. Normalmente es lo bastante relajado como para adaptarlo sin problemas a la situación de cada momento pero también reconozco que tengo mis manías (muchas y variadas, me recuerda a lo que contaba el otro día Atalanta sobre los solteros, en este caso demasiado acostumbrado a entrenar solo) y cuando me quitan de ahí me siento un poco perdido.
La idea de este finde era competir en el cross de Ordes el domingo y el sábado hacer algo de BTT suave pero...
El viernes por la tarde ya me empecé a sentir algo desmotivado aunque ya todos sabemos como funciona eso...
Fue el sábado el que dio la puntilla. Uno de los días más raros que he vivido desde hace tiempo, al final hasta me daba la risa.
Empezó con la bici. Llego a la mañana y la rueda trasera estaba pinchada, primer contratiempo. Bueno, me dispongo a cambiar la cámara y ya.
Inflo la rueda y bang, reventón :-(
Pruebo de nuevo, incluso con otra cubierta, sucede lo mismo.
Me quedo sin repuestos, parcheo una de las que había puesto y lo vuelvo intentar a ver si a la 3ª va la vencida...
pssssss... oigo el aire salir entre la cubierta.
Nada, cuando no se puede no se puede. Mosqueado cambio de planes: 45' de carrera a pie para no perder el día.
No llegaba eso, otro contratiempo más, había quedado con Tritata a media mañana pero justo se había puesto mala con gastroenteritis. Otro plan frustrado.
Llega la tarde, me llama Floro para que ponga en el blog del club que se suspende el du cross de Candeán porque mañana entraría un temporal.
Pues vaya... pienso que si lo suspenden debe entrar algo gordo y empiezo a considerar lo de Ordes. Busco info meteorológica y me encuentro con lo de Madeira... menudas imágenes, hablaban de muertos, desaparecidos...
Otro susto, tengo una amiga viviendo allí y me preocupo. Por suerte algo bueno tenía que tener el facebook y pronto me entero de que está bien.
Las previsiones para aquí el día siguiente no son nada buenas, sobre todo para las provincias atlánticas: vientos muy fuertes y mucha lluvia, con posibilidad de tormentas y granizo.
Pues nada que paso, ya no estaba con muchas ganas pero es que por este invierno ya llega de épica, no es un objetivo prioritario y no merece la pena, sobre todo porque tampoco me queda al lado y hay que desplazarse, pagar peajes y eso.
Llega el día siguiente y los que leéis al Xocas ya sabéis lo que pasó: una mañana estupenda, sin viento ni apenas lluvia. Vamos que luego se extrañan de que la gente no haga caso de las alertas.
En fin... 90' de carrerita (no me atreví a sacar la flaca temiendo que iba caer lo gordo de un momento a otro -que iluso-) acabando con cara de tonto.
Pero bueno, al final no todo fue negativo y si pude acabar el finde con buen sabor de boca:
¡conocí en persona a Tritata!

Tan desaliñado como mi finde

Estoy realmente impresionado con la calidad humana de todos los blogueros que voy conociendo, es una pasada. Fue un rato muy agradable el compartido con ella y su acompañante.

Pues nada, de todo se aprende. Esta bien que de vez en cuando las cosas no nos salgan como esperamos, siempre es una lección de humildad y hace que no nos obsesionemos tanto con aquello que amamos. Me encanta competir pero también tengo claro que el día que no me apetece por el motivo que sea no pasa nada, yo soy más que el deporte y no es cuestión de convertirse en esclavo de él.


"Aprender a vivir es aprender a desprenderse"
Proverbio Tibetano

18 comentarios:

inma dijo...

No era tu dia para competir el destino te aportó cosas mejores y sobre todo una muy buena lección.

buenas noxes

German Carbajal - Tritim Rosario dijo...

que extraño lo de los reventones de la bici!!!!!
vas a tener que revisar muy bien la cubierta y los bordes de la llanta para ver si hay algun desperfecto

pero bueno, veo q lograste terminar bien y contento..eso es lo q vake
un abrazo

Quique dijo...

Cuando las cosas no salen hay que poner una sonrisa y buscar alternativas, a nosotros no nos para nadie, ni alertas, ni pinchazos, ni reventones....

Estoy contigo, se conoce gente increible en este mundo bloguero.

Un saludo
Quique

ZURIÑE dijo...

Dicen que de lo malo o los reveses de la vida se aprende,incluso te hacen más fuerte.


Saludos!

Mildolores dijo...

Que paciencia hay que echar en dias así. Pero bueno, lee la primera frase de la última entrada de Atalanta y, en suma, es lo que hacemos.

Jaime N@v dijo...

Vaya, que fastidio esos días... menos mal que el último te hizo más feliz.
Ciao

Celina dijo...

Muy bueno el proverbio con el que cierras la crónica, resume muy bien cómo te has sentido y lo que ha implicado para ti este finde. Días así te harán valorar más los buenos momentos. Un beso grande

Cristóbal Rodríguez dijo...

Terrible lo de la bici, pero bueno cuando se pone la cosa al reves se pone, mira lo positivo conociste a tritata, entrenaste y descansaste el fin de semana.
pues aki en torredenbarra(Tarragona), las previsiones era buenas e incluso hizo sol, pero las lanzaderas de tiro para la combinada las pusierón en el medio de la pista y Dios y ayuda para dar en el blanco, asi ke me alegro furi que por lo menos el tiempo os diera cierto respiro.
La cronica super como siempre un saludo a ti a todos los bloguers y ke no te rinda esa rueda.

Francisco Castaño dijo...

Bueno hay que adaptarse a los imprevistos, por que de estos tenemos un monton.

Xocas dijo...

Hay veces que la verdad, aunque sepas que lo tienes que hacer, cuesta mantener la calma. Y es curioso que, en ocasiones, la pierdes por pequeñas cosas (al menos, a mi me pasa de vez en cuando). Bueno, mi hermano dice "hay más días que longanizas" y lo mismo aplica a las carreras.

Emilio dijo...

Bueno no puedes quejarte krak, y menos en cuestion de competiciones, llevas unas cuantas y las que te quedan, asi que tranquilo, queda mucho¡¡

Dani dijo...

Si yo te contara cómo empieza el plan semanal en el excel y cómo acaba el tetris para colocar los entrenamientos en los huecos libres... Nada que ver.

El Lay. dijo...

Como dice el amigo Fran, hay que adaptarse a las cosas que no esperamos, en fin, hay mas colega.
Saludos.

davidiego dijo...

ni los duendes bromistas pueden contigo, siempre aprendiendo y sonriendo. Sigue así.

Furacán dijo...

Inma, pues claro :-)

German, si si eso voy hacer, a lo mejor es el fondo de llanta. No vaya ser.

Quique, claro, siempre hay que buscar alternativas.

Zuri, casi no lo calificaría de revés (eso sería tu caso por ejemplo), simplemente que algo sale diferente a lo que esperas. No tiene importancia y si la tiene dependiendo como te lo tomes.

Mildo, estoy de acuerdo, muy buena la frase.

Jaime, ya, es que a veces nos creemos que tenemos todo bajo control :-)

Celina, gracias! claro que si!

Cris, bueno tanto como terrible... :-)) Pues si el domingo dio un respiro pero esta semana llevamos un tiempo horrible y parece que va para largo... ¿cual es la próxima competición? Ánimo campeón.

Fran, ya lo creo

Xocas, si si es cierto, a mi también me pasa, muchas veces sé asumir mejor problemas más grandes que las tonterías del día a día. Habrá que seguir intentándolo. Tiene razón tu hermano, además ya no se trata de carreras, esto del deporte es más una forma de ver la vida.

Emilio, jejeje, oye que este año llevo sólo 3 y me parecen muy pocas!! jajaja

Dani, yo dejé ya de usar el excel y de anotar los planes porque me deprimía jaja

Lay, claro que sí!

DD, gracias. Aún así habrá que tener contentos a los duendes no sea que se pasen jejeje

Ramón Doval dijo...

Tubeless, Furi, tubeless. No te crees ni tú la última frase... El día que no entrenas tienes remordimientos, seguro.

Atalanta dijo...

Y claro que sí....no pasa nada. Bonita entrada.

Furacán dijo...

Ramón, los tubeless son lo mejor pero también caros, voy tener que ir ahorrando.
jaja lo de la frase es relativo claro, la adicción que provoca esto no la voy discutir (incluso a nivel físico)y está claro que el día que no entreno siento, más que remordimiento, un hormigueo que me hace subir por las paredes jejeje pero también intento adoptar la actitud de que si no se puede no se puede y no pasa nada. Con los años algo voy logrando, cuando era más joven lo sentía más :-)

Atalanta, gracias!