lunes, 13 de agosto de 2018

III Cross Cabo Udra & III Trail Galaica Boborás

Me quedaban pendientes de comentar las 2 últimas competiciones de la temporada, allá por el ahora casi lejano mes de junio. El cross de Cabo Udra se celebró el día 17, el mismo fin de semana que el gallego de veteranos. A pesar del buen resultado de Bande, como no me sentía muy en forma y sabía que no iba mejorar marca ni optar a nada, decidí descartar el campeonato. Además tenía unos cursos que me interesaban ese mismo fin de semana. En cambio me apunté a este cross por el entorno, que es una maravilla, y porque la organización de club Corredoiras siempre es una garantía.
Un evento espectacular sin duda con múltiples carreras durante toda la mañana. Al contrario que la semana anterior esta vez pasamos del invierno al verano sin transición. Mañana muy soleada y calurosa, más en un recorrido en gran parte expuesto al sol y con salida a las 12 de la mañana.
Sé de sobra como funciono y que necesito un tiempo de adaptación. En las primeras carreras con calor estoy siempre off. Pero es que luego además cometí algunos errores que me hicieron sufrir bastante, más de la cuenta.
Muy buen ambiente en la zona de salida, mucho público y muy animado. Los 10 Km de recorrido son bastante sinuosos pero tremendamente bonitos. Salí regulando mucho y conteniéndome, por lo dicho anteriormente del calor. Ya se me hizo duro en la Isla de Ons, aunque aquí era la mitad de distancia.
Los primeros metros en ligera subida, sensaciones buenas y bien situado. en la parte más expuesta al mar soplaba una brisilla muy ligera pero agradable.


Primer contratiempo cuando se me desata una zapatilla. En parte culpa mía, llevo un cordón que no le pertenece porque se me rompió el de ese pie y este tiende a desatarse aunque le haga doble nudo. Debí haberlo revisado mejor. Me tengo que parar y echar a un lado del camino. Con el pulso alto y las prisas lo de atarse no es tan fácil. No quiero que se me vuelva desatar. Unos instantes eternos y me pasa un buen grupo que llevaba detrás.
Me reincorporo a la carrera. Me da algo de rabia, soy demasiado impetuoso a la hora de querer reengancharme con el grupo. Lo sé, hay que conservar la calma, lo cambios de ritmo luego se pagan.
Pasamos por la zona de meta antes del ecuador de la carrera. Aprovecho para beber pero en los vasitos se me hace complicado. Queda media carrera y hace mucho calor. Con intentar mantener el ritmo ya voy tener bastante.


Bajamos hacia la playa de Mourisca y después volvemos a subir. Luego vendría un repecho duro en la que laguna gente ya se echaría a caminar. Yo de momento corro aunque no muy sobrado.


Por suerte viene un tramo de sombra que se agradece. Senderos estrechos y un entorno muy bonito.
Volvemos pasar por la zona de meta. Antes de terminar nos quedaría un bucle como el que hicimos en la primera vuelta. Volver a recorrer las mismas pistas no sé si es mejor o peor, tienes una idea clara de que lo que te espera eso sí.


A falta de 2 Km ya voy bastante incómodo. Sé que el final es en bajada. La última subida voy medio zombi, si no supiera que luego es dejarse ir creo que empezaría a caminar. Muy duro, maldito calor.
Pajarón de los buenos al final. Cruzo la línea de meta y da gracias. Puesto 40º de 226, 48'13".



Preciosa carrera de verdad, pero ahora solo quiero una sombra y beber. Que diferencia con las sensaciones de Bande, prefiero el frío mil veces, el calor me mata. Suerte que luego hay buenas playas para recuperarse.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina (10 Km)
1º Álvaro Prieto  38:06
2º Gustavo Caballero 38:37
3º Vicente Pombal 39:26

Femenina (10 Km)
1ª Ángeles Castro 49:02
2ª Sofía Sueiro 51:07
3ª Ana Lemos 51:46


La siguiente semana participé en el Trail nocturno de Boborás a modo de fin de fiesta. Ya sin ningún ánimo competitivo, era la primera vez que corría un trail con frontal y lo único que me apetecía era disfrutar de la experiencia. Me daba algo de miedo caer o hacerme daño, más cuando al día siguiente tenía mi primer día de trabajo como socorrista. No quería empezar ya con mal pie así que fui con mucho cuidado, sobre todo en el tramo final que la organización ya había avisado que era el más complicado.
El terreno no era muy complicado ni muy técnico, perfil mayoritariamente ascendente (715 m de desnivel positivo) con 16 Km anunciados que luego creo que se recortarían al cambiar el lugar de salida. Con este tiempo loco que tenemos que no quiere ser verano estuvo tormentoso toda la semana y lloviendo por la tarde antes de la carrera. Afortunadamente paró y luego apenas nos llovió.
La salida se daba en Pazos de Arenteiro así que nos trasladaban en bus. Muchos amigos y caras conocidas y muy buen rollo.
Hubo que esperar a que llegara todo el mundo. Pasadas las 22:30 encendimos los frontales  y para arriba.


El inicio era algo estrecho pero yo por lo menos no tenía mucha prisa. Si tenía ganas de que el grupo se fuera estirando para ir más cómodo.
De inicio la experiencia resultó de lo más divertida. Me uní a un grupillo de 2 o 3, era un terreno que se dejaba correr bien, aún siendo ascendente, y la verdad es que hasta me resultaba relajante correr por el monte  rodeados de silencio y de oscuridad.
Los kilómetros fueron pasando, mis mejores momentos y mis mejores sensaciones vinieron cuando ya llevábamos un buen tramo de carrera cubierto. Me quedé solo, los otros chicos se quedaron atrás, y recuerdo pasar al lado de un cementerio. Me hizo gracia, no es apto para aprensivos. Hasta el segundo avituallamiento fui bastante bien. Algún tramo ya me sonaba del cross de Boborás que hacen en enero, aunque de noche todo es diferente.
Me alcanzó en gran Pirri que hizo una gran carrera y así llegamos al avituallamiento del 12.
Aquí me paré a beber con calma para afrontar la zona más complicada. No me sentía mal de fuerzas pero empezaba a sentirme cansado de vista, por así decirlo, me costaba ya mantener la concentración en el haz de luz del frontal.
En esta parte fui con mucho cuidado, quizás demasiado, y me pasó mucha gente, seguramente perdí en estos 4 Km 10 o 12 puestos pero tampoco me importaba mucho.
Los últimos Km si que se me hicieron bastante largos porque tampoco sabía cuando iba acabar. Al final cruzo la línea de meta, puesto 44º de 117 con 1h38'19". Como experiencia divertidísimo, el resultado lo de menos. Perfecta organización, todo muy bien marcado, me daba algo de miedo perderme de noche pero estaba perfectamente balizado.


Con esto si cierro la temporada. Me apetecía ya un descanso de las carreras y ya me notaba pasado de forma. Durante un par de meses me toca trabajar todos los fines de semana así que hasta me viene bien para volver con más ganas.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculino
1º Rubén Martínez  Atletismo Negreira 1:14:45
2º Óscar Piñeiro Kennel Den 1:14:54
3º Carlos Martínez  Atletiso Negreira 1:17:11

Femenina
1ª Mónica Touriño Kenenl Den 1:35:00
2ª Beatriz Barroso Tribu Trail 1:46:01
3ª María Fabeiro CDM Vértice 1:49:28

No hay comentarios: