sábado, 18 de marzo de 2017

XI Interrunnnig Porriño

Después de unos meses volvimos a la ruta. La primera popular de asfalto que corro este año y una prueba ya clásica en sus 11 ediciones, de la que he tomado parte desde sus comienzos. La verdad es que, tras celebrar el pasado año su décimo aniversario, continúa su progresión y ya se está convirtiendo por méritos propios en una de las carreras de referencia de la comunidad gallega. Sus bazas, un recorrido rapidísimo y homologado de 10 Km y una ambientación propia de un gran evento. Para nota este año fue la instalación de una pantalla gigante y la retransmisión en streaming de la prueba. Al final ya parecía aquello un campeonato del mundo. La verdad es que da gusto venir a Porriño, de un tiempo a esta parte organizan muy bien las cosas y le pasa un poco como Pontevedra, ya se ve cultura deportiva en las calles.
En Porriño tengo yo mi marca personal en 10 Km ruta homologados. Que no es gran cosa y está sobre 1' por encima de mi marca de 10.000 en pista, pero tampoco es sencillo ya que carreras homologadas tampoco hay tantas y muchas son en otoño que me pillan con poca preparación ( y vale, la ruta tampoco me motiva mucho). Así que bueno, dado que las últimas semanas había entrenado bien, el objetivo de partida aquí era rebajar el tiempo del pasado año e intentar dejarlo por debajo de 38'30".
Esa era la intención. Luego la realidad siempre es otra y la propia carrera te va marcando su ritmo. Vamos, como en la vida.
La salida aquí es rapidísima, con un primer kilómetro ligeramente descendente. Además lo de los cajones funciona bastante bien y suele ser bastante fluida. Con mi marca previa me corresponde dorsal amarillo y puedo salir desde el primer cajón, con lo que pierdo muy poco tiempo, apenas 4" en alcanzar la línea de salida desde que suena el disparo.
Tras la estampida inicial, pronto me empiezo a situar en carrera, miro a mi alrededor y veo gente conocida, mi compañero de tri Rafa, a Miguel Ferreiro y a algunos Burgas como Sonia Teijeiro.




Tras girar en el punto de retorno comienza a notarse un molesto viento en contra e incomoda un poco. Por suerte para los que vamos en el medio del pelotón, hay tanta gente que el propio grupo te protege. Pasamos el control del 3,25 en 12'31", a un ritmo de 3'52" el Km. Puesto 223º, pero esto no ha hecho más que comenzar.



El recorrido constaba de 2 vueltas de 5 Km. Este año además de la prueba de 10 Km había también un competición de 5 Km paralela. Ellos ya acababan en este paso por meta pero para nosotros había toque de campana. El primer parcial de 5 me salió en 19'25", un poco lento pero al menos hoy si me sentía con buenas sensaciones y creía poder correr en negativo, con la 2ª parte mejor que la primera. Por el momento marchaba en la posición 225ª. Ahora sería cuestión de no decaer.




En esta segunda parte me encontré bien pero al ir más en solitario el viento se hizo notar. Además me falló algo el coco, iba pensando que a lo mejor no iba aguantar el ritmo cuando al final se vio que si que podía. Me faltó creérmelo.
El control del Km 8,25 pasé con un tiempo de 31'55" manteniendo los parciales de 3'53" el Km. Desde el paso por meta había remontado 26 puestos situándome entre los 200 primeros.


En la última parte me faltó el arreón final, el sufrir un poquito más. Crucé la línea de meta con 38'45" oficial (38'41" netos) a sólo 9" del tiempo de la edición pasada. Puesto 203 de 1474 participantes. No está mal pero me quedó la espinita de esos 9". La parte positiva es que ya estoy prácticamente en los tiempos del año pasado, empiezo a tener buenas sensaciones tras una temporada de cross relativamente buena. Soy consciente además que no estoy en el mejor momento de forma, aún puedo afinar más. No sé, aún veo lejos volver a correr por debajo de 38' pero quizás acercarme si. Mi intención es volver a correr un 10.000 en pista en un par de semanas. Ya veremos.


Por lo de pronto Porriño me deja el buen sabor de una bonita experiencia y un recuerdo más en forma de placa de granito para la colección, como siga así me va dar para construir un muro.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Lolo Penas New Balance  31:30
2º Dani Bargiela Bikila 31:54
3º Alejandro Álvarez Fluvial Lugo 32:42

Femenina
1ª Paula Mayobre Seoane Pampín  35:27
2ª Clarisse Cruz (POR) Comesaña S.C. 36:38
3ª Yolanda Gutiérrez Maeloc 37:02

viernes, 10 de marzo de 2017

V Carreira da Filloa - Subida al Pico Sacro

Tras un par de semanas sin competir, el sábado pasado volví a ponerme un dorsal. Me apetecía correr esta prueba porque transcurría por un emplazamiento mítico y mágico como el Pico Sacro. El lugar ya lo conocía de cuando estaba en la universidad, que lo habíamos visitado en una excursión de geología, pero no era lo mismo.
Cuenta la leyenda que en el alto del Pico Sacro vivía un dragón, aunque luego los discípulos de Santiago lo mataron haciendo la señal de la cruz. Pero yo nunca me lo he creído, lo de que lo mataran, claro. Seguro que sigue ahí esperando. Y seguro que no hay sólo uno. Me atrevería a decir que hay tantos dragones como personas. Creo que al final uno tiene que matar sus propios dragones, o quizás ni eso, pobres dragones, si sólo hacen lo que está en su naturaleza, quizás uno sólo tiene que hacerles frente y aprender a convivir con ellos. 
En esas estaba cuando me planté en la línea de salida de esta carrera muy familiar y sencilla, sin grandes infraestructuras, ni siquiera arco de salida. Unos 150 participantes con mucha presencia femenina y pocos conocidos, entre ellos el incombustible Pirri.
Recorrido de 9,5 Km, minitrail con un tramo muy duro de subida, una muy pequeñita zona de bajada algo técnica y otra más normal, el resto asfalto y pistas anchas con desniveles asumibles a una prueba de ruta.


Estas dos semanas he entrenado bastante bien, parecían ya otros tiempos de años atrás. Sin embargo al inicio de la prueba las sensaciones no fueron buenas. El primer tramo era cuesta arriba y me costó, parecía que la gente iba muy rápido, o yo muy lento. Después vendría un descanso en el que ya me encontré mejor y posteriormente encararíamos una subida tendida pero constante por pista.
Así nos plantamos a los pies del pico, ese diente solitario de cuarzo que se levanta de la tierra a 532 m de altura. No subimos directamente por la cara donde se sitúa la capilla sino que lo rodeamos y subimos por su lado opuesto. La ascensión la verdad es que no defraudó, una especie de cortafuegos muy duro. Hace tiempo que no corro trail pero para lo fresco que íbamos, con muy pocos kilómetros en las piernas, se me hizo muy cuesta arriba, nunca mejor dicho.
Hasta entonces no había tenido la necesidad de caminar pero ahora tocaba tomárselo con calma.
Conforme ascendíamos el pico nos iba regalando unas espléndidas vistas, eso cuando podíamos levantar la cabeza y no mirar la punta de los pies.  A ver si iba ser cierto que aquí estaban las puertas del infierno.


La cima engañaba un poco porque cuando parecía que ya se terminara la subida, aún restaba un tramito más. Es como si jugara contigo. Arriba soplaba un viento frío y estaba desapacible. No podía recrearse mucho tiempo con las vistas. Al final es curioso, porque es del tipo de cosas que en el momento no puede decirse que lo pases bien, pero luego las recuerdas como algo bonito.
Enfrentado y vencido el dragón tocaba bajar. El camino abarca la subida y la bajada, y tan importante es una como la otra. Había un pequeño tramo complicado en el que no arriesgué, una caída podía hacer bastante daño, luego ya era un descenso más sencillo, algún tramo de escalones y posteriormente ya asfalto para abandonar el pico.
Los últimos kilómetros fueron rapidísimos por caminos y pistas.


Al final entrada en meta en la posición 33ª (tras la descalificación de los 2 primeros corredores que por un error en la cima del pico se saltaron parte del recorrido) 50'30", supongo que mejorable pero tampoco importa.



La verdad es que acabé contento de la experiencia. Más que una competición era como un viaje iniciático, una cuestión personal entre el pico y yo. Carrera para hacer al menos una vez.
Después de que había acabado de correr me di cuenta de que sangraba por una pierna ¿Cómo habrá sido si no me caído? ¿Será cosa de pelear contra dragones?

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Ramón Folgar SAR 43:15
2ª Alberto Carou CD Vagalume  43:30
3ª Jacobo Crego Olímpico Vedra 43:38

Femenina
1ª Laura Núñez Atl. Sada 54:53
2ª Mª José Grobas Atl. Boimorto 55:33
3ª Fabiola Pérez 56:55

Fotos: Xaime, Juan Doval