jueves, 29 de abril de 2010

Vida


"Los locos somos los que no vivimos, los que no nos atrevemos a llevar una vida conforme a nuestras creencias. Fíjate, hay gente que proclama a la ligera que hay que vivir la vida pero es incapaz de sentarse a analizar su propia vida. Iñaki era capaz de llevar esa vida, con su carga, con todas las renuncias que implicaba, porque cuando eliges algo prescindes de muchas otras cosas. Lo fácil en ésta sociedad es ir por el carril, pero igual el paisaje es más bonito si te sales de la autopista, aunque llegues más tarde. Ya sabemos lo que nos espera a todos al final del camino, es algo que nos iguala, así que disfrutemos del camino. Atreverse a vivir una vida concreta, con sus riesgos, no sólo es valiente, sino sabio. Por eso creo que los alpinistas no son inconscientes, sino gente que sabe los riesgos que corre y está preparada. Los accidentes también ocurren en la carretera, el trabajo o en casa. La siniestralidad se puede medir, pero no hay una manera de medir la intensidad con la que vivimos. Iñaki vivió en 40 años lo que muchos no viviremos jamás. ¿Nos atrevemos a juzgarles, a llamarles locos?"

Pablo Ochoa de Olza, preguntado sobre su hermano Iñaki fallecido en 2008 en el Annapurna.

Foto: flickr.


Sin meterme en polémicas ni juzgar sobre lo que debió o no hacerse, una sencilla y simple dedicatoria a Tolo Calafat y a todos aquellos a los que el final sorprendió intentando cumplir sus sueños.

lunes, 26 de abril de 2010

Edurne

"Tengo 37 años. Y, a día de escribir estas líneas, un palmarés deportivo con doce cumbres de más de ocho mil metros. Es mucho, supongo... Pero por otro lado - ¿eso es todo? No tengo marido, ni hijos, ni una carrera profesional que me asegure una pensión cómoda. De hecho, no tengo claro en qué estado voy a llegar a la edad de jubilación: por lo pronto, ya he perdido dos dedos por el camino.

A veces miro a mi alrededor y, contemplando las vidas de otros, me sorprende comprobar como ha transcurrido la mía. Mis amigos sonríen en las fotos de familia… En muchas de las mías tengo la cara desencajada por la altura y el sufrimiento mientras que en otras, maquillada y peinada y bajo los focos, apenas me reconozco. Gente que nunca he visto sigue mis pasos, opina sobre mis logros y fracasos, augura mi futuro, adivina mis motivos para hacer lo que hago. Y yo, mientras, boqueando de camino a la cumbre, en una pendiente inmensa y blanca... ¡A veces me siento tan sola ahí arriba!

Desde mi primera expedición a un ochomil (el Dhaulagiri en el 98, con 25 añitos), he regresado al Himalaya cada año. O, más bien, apenas he pasado temporadas en casa entre expedición y expedición, cultivando con los años una incómoda sensación de provisionalidad, de desarraigo, de vivir en un precario campo base del que no quedará rastro cuando llegue el monzón.

En esos momentos siento vértigo por los años de mi juventud, por lo que he perdido, por el torbellino de mi vida nómada. Pero luego recuerdo lo que he vivido...
El tiempo transcurrido estalla en mi memoria en forma de flashes de hielo azul, rostros curtidos, mantras de un lama, noches terribles y viento que aúlla, intensos momentos robados al destino, crujido de crampones, falta de aire, una mano enguantada que levanta el piolet en señal de triunfo, y la increíble visión del mundo a mis pies.

Esta primavera será otra más en el Himalaya, pero también será diferente. Quiero subir no una montaña, si no dos – pero pueden ser las últimas del proyecto en el que llevo tanto tiempo centrada. Annapurna y Shisha Pangma – dos puertos de ochomil metros antes de cruzar la meta. Me juego mucho. Si fracaso, confío en poder seguir intentándolo. Pero - ¿y si triunfo? Como dice el tópico, haría mi sueño realidad… Pero, y entonces, ¿qué? Ahora me doy cuenta de que los gigantes del Himalaya no me han dejado ver más allá…

Y precisamente más allá está la razón para correr hacia la meta… Una vez la cruce se abrirán otras puertas, descubriré otros caminos, surgirán otras vivencias que recordar más adelante. Quiero terminar cuanto antes mi “Desafío 14x8000”, es cierto. Porque quiero saber qué me espera luego. Porque necesito completar el círculo, cerrar una etapa que, pese al inmenso precio que me ha exigido pagar, creo absolutamente que ha merecido la pena. Y que, cuando en un futuro mire atrás, con serenidad y perspectiva, seguramente llegue a la conclusión de que estos han sido los mejores años de mi vida."


No sé si añadir algo. Creo que todo aquel que alguna vez en la vida ha abandonado, aunque sea por un momento, la "autopista" que nos marca esta sociedad y ha intentado trazar su propio camino puede captar todo lo que hay detrás estas líneas. A mi por lo menos me ha llegado.
Mucha gente la critica, cosa nada extraña viviendo en el país donde vivimos, donde parece que todo se bipolariza. Incluso se pueden leer por ahí comentarios bastante desagradables. Pero yo, aún sin conocerla, la admiro. En primer lugar como altleta, porque subir esos colosos empequeñece cualquier otro esfuerzo, pero también por lo que ha transmitido.
Personalmente me da igual que sea la primera en hacer los 14 ochomiles o no, eso se lo dejo a los medios que viven del forofismo. A mi me llega con leer textos como estos.

domingo, 25 de abril de 2010

VIII Duatlón de Santiago

Este fin de semana tocaba una cita bastate habitual en mi calendario y es que por 5º año consecutivo participaba en el duatlón de Santiago de Compostela. Los que lleváis tiempo siguiendo este blog quizás recordéis alguna de mis crónicas.
Los circuitos prácticamente son los mismos salvo pequeñas variaciones en el recorrido de bici así que no me voy parar mucho en describirlos. Os dejo abajo el recorrido y el perfil de media vuelta, luego hay que bajar y volver a subir, así hasta completar 3 vueltas. Las distancias son un poquito más cortas que en un esprint: 4,6-18-2,3 pero el perfil ciclista ya se encarga de compensarlo jejeje.

.

.
Al final según el mapita este nos saldrían 363 m de desnivel positivo lo cual para algo más de 18 km no está nada mal.

Compostela nos recibió con un día típico (o tópico, depende cómo se entienda) Había venido de manga corta pero nada más llegar comenzó a llover y a ponerse desapacible. No era una lluvia muy fuerte pero sí lo suficiente para preocuparnos por el estado del circuito si la cosa seguía por ese camino. Por suerte luego paró y durante nuestra carrera apenas cayeron unas gotas.
Tras recoger los dorsales, probar la bici, saludar a alguna gente (por allí andaba el Xocas todo contento con su nuevo mono) y calentar un poco, tocaba mentalizarse y hacer ganas para sufrir un poquito. Digo hacer ganas porque a esas horas de la tarde (16:30) mi metabolismo está off de todo. Siempre me han costado estas carreras de tarde pero bueno, es lo que hay.

Se da la salida y la gente arranca como loca, hasta me llevo un empujón ¡que barbaridad!
Al final la estampida dura unos 500 m y luego las fuerzas van dejando a cada uno en su sitio. Por delante Eloy y Lalo van en cabeza dando protagonismo a los colores de nuestro club.
Clockwork orange rules!
Yo voy a mi ritmo, en este duatlón no merece la pena exprimirte mucho en la carrera a pie porque la bici es bastante exigente, es mejor ahorrar fuerzas. Voy de menos a más, adelantando siempre gente y muy cómodo.

Inicio de la 2ª vuelta, ¡remontada en marcha!

17'16" y para boxes, el mejor tiempo de los que llevo hecho en Santiago a pesar de tener la impresión de que no me he esforzado demasiado. Parcial 63º.


Mala transición (que raro) y a empezar la bici.


La primera vuelta me cuesta, aún no me acostumbro a empezar tan rápido y además parece que no tengo el día para sufrir. En la zona más dura meto todo el desarrollo, piñón de 28 incluido, no tanto porque me haga falta (en las ediciones anteriores ni lo tenía) sino porque no me siento capaz de ejercer mucha fuerza en los pedales y prefiero subir haciendo el molinillo.
Quizás ha sido lo que me ha fallado hoy: capacidad de sufrimiento o ganas, pese a que este año la pendiente me pareció más suave - q
uizás fuese el viento a favor o los desarrollos-.
Todo lo contrario que el retorno. Al poco de girar en el cono te encontrabas con un viento en contra que no te dejaba lanzar la bici y, a mi por lo menos, me hizo dejar un rato más el platillo.

El resto de la bajada fue rápida como siempre, esta vez además me sentí muy seguro y hasta diría que agresivo con las curvas y rotondas. Hay veces que uno se levanta con confianza no sé muy bien porqué.
A finales de la primera vuelta me alcanza el grupo de Toño y ya tengo rueda que seguir. Lo que se pueda, claro.
Comienzo la segunda vuelta, pero antes veo a Eloy en la cuneta (rompió el cambio, que mala suerte) Una pena porque lo estaba haciendo genial.
En la subida el grupo se fragmenta, Toño sube con fuerza, y yo me quedo atrás con otros 2 duatletas. Hago la bajada a rueda de un duatleta de Santiago, que luego sería el que me precedería en la clasificación, aunque en la parte final me quedaría por un problema en el cambio (se me quedó trabado en el plato pequeño)
Luego, en la posterior subida cara al estadio, en una súbita inyección de cancellarismo que no sé muy bien de donde salió, pude recuperar lo perdido e incluso irme solo.


Afronto la 3ª y última vuelta con mejores sensaciones pero también con un amago de subida de gemelo (en la bajada, curioso) Subo el repechito con fuerza y me lanzo a por todas. Me creo ciclista, me lo paso bien y me divierte la sensación de salir fuerte de las rotondas.

Alcanzo a otro duatleta y lo dejo atrás en la subida. -Uy, que hasta me lo voy creer.-
Última bajada, subidita y a boxes, me siento tan bien que hasta me animo a descalzarme en marcha, cosa que no hacía desde que el año pasado en Lugo me salió volando una zapatilla.
Pero como no podía ser de otra forma tenía que pifiarla al enganchárseme otra vez el velcro, al final tuve que quitarlo parado, ejem...
Otro desastre de transición, 41'39" oficial para este parcial (87º) Según el cuenta de mi bici 40'28", 18,49 Km a 27,66 Km/h de media y 66,1 de máxima (debió ser a causa del viento porque hasta hoy siempre había marcado máximas mayores a 70 km/h en esta prueba)


Quedaban ahora 2,3 km de carrera para que todo acabara. En principio éste es mi mejor sector pero en esta ocasión fue en el que me sentí más flojo. De fuerzas me encontraba bien pero al igual que me sucedió en la bici no era capaz de sufrir y en los cambios de nivel tenía problemas musculares.


Al contrario que en otras ocasiones no sólo no recuperé posiciones sino que perdí una (adelanté a 1 y me adelantaron 2) Pese a todo 9'32" (65º) que fue bastante mejor que lo que marqué el año pasado.


Entrada a meta en solitario, prácticamente andando sin nadie cerca por detrás: 1h08'27". Puesto 81º una vez que se hizo la clasificación conjunta, con los duatletas que participaron en la salida posterior.

Con esta prueba lo más probable es que cierre así mi temporada de duatlón. Han sido sólo 3 carreras y, aunque no era un objetivo prioritario, puedo sacar algunas conclusiones:
A modo de resumen; bien en la parte de carrera y malas sensaciones en general en la bici -es el año que más me ha costado y que peor lo he pasado- También es verdad que analizando en detalle el sector ciclista y puestos a quedarse con lo positivo, hoy por ejemplo ha sido la mejor media de velocidad de las veces que he corrido aquí. Quizás es que la gente está toda muy fuerte y mejora más rápido que yo o que ahora soy capaz de exprimirme y por tanto sufrir más, es difícil hacer una valoración objetiva. Mirándolo en frío tampoco está tan mal, el camino es largo y está claro que queda mucho por hacer pero la cuestión es ir mejorando día a día.


¡Hasta la próxima!

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Jesús Gomar Fluvial Lugo 56:07
2º Borja Conde Atletismo Porriño 56:12
3º Brais Canosa Arcade Inforhouse 56:17

Femenina
1ª Saleta Castro Fluvial Lugo 1:08:16
2ª Noelia Mora Fluvial Lugo 1:09:20
3ª María Fernández Roqsport.com Viveiro 1:11:06

Galerías de fotos: Michel, Correrengalicia.

viernes, 23 de abril de 2010

¿Nace o se hace?

"Yo soy de las que piensan que el deportista nace, pero también se puede hacer. ¿Porqué? Solo me tenéis que ver, tengo una estatura de apenas 1,50 metros y unos pies y unas manos muy pequeñitas, está claro que no nací para nadar. Cuando era pequeña nunca destaqué en las piscinas, más bien todo lo contrario, mi escasa estatura y mi pequeña envergadura no me permitían nadar rápido y fueron muchas personas que no dieron nunca un duro por mi. Pero un día, hace ya muchos años, por un cúmulo de circunstancias, cansada de prejuicios, quise ser mejor, me marqué grandes objetivos que estaban muy lejos de mi alcance y a base de entrenamiento, sacrificio, disciplina, motivación y ganas de soñar empecé poco a poco a desarrollar otras cualidades que me permitían ponerme a la altura de otras nadadoras. Desarrollé una muy buena base aerobica a base de entrenar y entrenar bien, una capacidad de sufrimiento muy buena, y unas capacidades psicológicas que me convertían en el perfil perfecto para nadar 25 km, y aquí estoy. Con poco talento y mucho trabajo.
Tal vez no llegaré a ser nunca campeona del mundo, pero ¿cuantas nadadoras de metro y medio de estatura habéis visto nadar un campeonato del mundo? Está claro que el que nace con cualidades innatas tiene una ventaja increíble, pero en mi opinión más mérito tiene el que llega arriba sin tenerlas."

Elena Martínez, nadadora de aguas abiertas en la entrevista de nadandolibre.

lunes, 19 de abril de 2010

III Carreira de Paderne de Allariz

Este domingo se disputaba en Paderne de Allariz la 3ª edición de esta interesante prueba que podríamos considerar como de trail (discurre en su mayor parte por pistas y senderos) pero que no tiene los desniveles propios de una carrera de montaña. En todo caso es muy recomendable.
Existen 2 modalidades de participación, la carrera o la andaina, que comparten la mayor parte de recorrido aunque este año los andarines hicieron unos cuantos km más. A nosotros nos quitaron uno de los tramos más bonitos (y duros) no sé muy bien porqué.

Ruta original

En principio la distancia de nuestro recorrido iban ser 16 km pero una vez allí nos dijeron que le habían añadido 2 km más, al parecer porque las últimas lluvias habían dejado algún que otro tramo impracticable. Para mi mejor.

Perfil que le dio el GPS de Óscar

A las 11 de la mañana se dio nuestra salida, algo más de 70 corredores con algunas ausencias significativas debido a las coincidencias con otras pruebas. De todas formas muy buen ambiente, nos conocíamos casi todos y resultaba como muy familiar
Salimos tranquilos, tanto es así que en los primeros metros me vi con los de cabeza. Unos cuantos metros para imaginar lo que se debe sentir cuando uno es bueno jejeje Luego ya se impondría la lógica y los galgos pasarían a ocupar su sitio.

Foto La Región.

Por lo visto en los primeros km parecía que la cosa iba ser poco más que un paseo: terreno muy fácil, pistas muy buenas... pero luego, para alegría de Xabi, comenzaron a llegar tramos embarrados y alguna que otra complicación.
La verdad es que resultaba bastante entretenido, se iban sucediendo tramos de pistas con pasos por aldeas, en alguna de ellas con bastante expectación. Los paisanos animaban y en una hasta tenían una pancarta "Benvidos a Siabal". Genial.
Hasta el km 7 el perfil era más o menos favorable. El menda marchaba entre los 10 primeros y los km iban cayendo a un buen ritmo. Fue a partir del desvío que nos hicieron a los corredores cuando comenzarían para mí (y para todos supongo) las mayores dificultades.
La primera de ellas fue precisamente darse cuenta del desvío. Aunque estaba indicado en el suelo con una flecha roja cuando llegué allí había un buen grupo de andarines y era fácil no fijarse. De hecho el corredor con el que iba no se percató y seguía camino hacía a Santa da Pedra. Me paré y me puse a gritarle mientras el voluntario de la organización me preguntaba a mí si quería algo... en fin... yo no pero él sí. Al final logró darse cuenta y volver al camino correcto.
Tras el desvío tocaba transitar por un terreno complicado con muchísima agua. Acabé con los pies hundidos hasta el tobillo totalmente empapados y fui con muchísimo cuidado por miedo a torcerme algo. Este tipo tramos no se me da nada bien y mi compañero me dejó atrás.
Despues de esta zona tocaba en torno a 1 km de llaneo seguido de una subida de unos 3 km con algún repecho bastante fuerte. En el terreno más o menos llano me alcanzaron otros 2 corredores y en las primeras pendientes ya me dejaron atrás, la verdad es que subían muy bien.
Yo no pude seguir su ritmo pero tampoco tuve que dejar de correr con lo que me acerqué a gente como Xabi y otro más que se pusieron a caminar en algún punto. En esos momentos llegamos a estar un grupo de 6-7 corredores muy cerca unos de otros. Salvo los 3 primeros clasificados que llevaban una ventaja importante, el resto de las plazas estaban aún por decidir.
A falta de 6 km para meta, en plena ascensión, me adelanta Quintas que es un auténtico tractor clavando los ritmos. Otro puesto más perdido.
Coronamos la mayor dificultad del día en torno al km 13 y a continuación tocaba una fuerte bajada de alrededor de 1 km. Aunque no era muy técnica las bajadas no son mi fuerte y ahí si que ya se me va todo el mundo. Aún para más acabé pillando un flato que me acompañaría hasta la línea de meta.
Después de la bajada por pista tocó un tramo bastante largo de asfalto que me hizo pasarlo bastante mal y por veces cuestionarme si no me habría confundido de camino ya que no veía a a nadie. Al final no fue así y resultó ser correcto.
En torno al km 16 volvimos de nuevo a los senderos incluyendo un tramo muy divertido encima de un muro.


No tenía mucha dificultad pero aún así fui despacio ya que como tropezaras el porrazo podía ser gordo.
Al final de ese tramo me adelanta Losada, un mito del deporte ourensano, de las pocas personas que deben tener en su haber varios IM sin apenas saber nadar. Otro puesto perdido me empieza a dejar mal sabor de boca pese a que en realidad estaba haciendo un buen papel.
Los últimos tramos son de senderos entre huertas, muy estrechos y con alguna zona en la que había escalones. Había que andar con cuidado porque el cansancio ya se empezaba a notar y como no levantaras bien los pies te ibas al suelo.
Superada esta dificultad tan sólo restaba entrar en meta por el mismo camino por donde habíamos salido. En mi caso fue 1h25'35" después siendo el 14º en pasar bajo la pancarta.
Como ya digo acabé con un regusto agridulce tras haber ido casi toda la carrera en mejores posiciones pero aún así estoy satisfecho, de mi puesto al 5º tan sólo hubo 3'y medio de diferencia así que estuvimos todos ahí en un puño.
18 km más para el cuerpo (cierro la semana con sólo 2 días en los que corrí pero 35 km) y lo más importante; bastante entero y con la sensación de acumular.

Algunos ya lo sabréis pero esta semana me he apuntado al Ultra Trail Geira / Vía Nova Romana y ya estoy medio arrepentido, tanto que a lo mejor cambio de modalidad o incluso anulo la inscripción. No tanto por la distancia de 50 Km (que algo si) sino porque en estos momentos ando muy liado con otras cosas. Si alguien se apunta a correrla (quedan ya pocas plazas) que me lo diga, siempre me animaría más ir con alguien conocido.
Bueno, ya veremos que sucede, de momento iremos día a día...

Panda de chulos...

¡Hasta la próxima!


Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Jose Manuel Casado 1:14:24
2º Manuel Prieto 1:14:24
3º Jorge Díaz 1:18:45

Femenina
1ª Lourdes Prieto 1:48:26
2ª Susana Bayo 2:02:07


Galerías de fotos: Andaina, La Región,

jueves, 15 de abril de 2010

6 fotos: 6 estados de ánimo


.
Esperanza

Impotencia

Agonía

Esfuerzo

Soledad

Alivio


"Todos tenemos el instinto de supervivencia. Todos en algún instante experimentamos ese vago y amenazador temor que te avasalla, te bloquea, y te induce a objetarte todo, incluso a ti mismo. A querer huir, gritar, desaparecer. ¿Quién no se ha sentido así en algún momento de su vida física o emocionalmente?. La pauta es descubrirte en esos instantes, mirarlos a la cara, serenarse y subyugarlos. Con todo lo que ello supone de lección, lucidez y vivencia."

Javi Subias - Memorias del mar Báltico



Fotos de la galería de María.

lunes, 12 de abril de 2010

XX Duatlón de Lugo

2ª prueba del circuito galego de duatlón que en realidad debía disputarse el 28 de febrero pero fue aplazada hasta este domingo. La verdad es que hemos tenido mucha suerte con el día puesto que disfrutamos de una preciosa mañana primaveral ideal para hacer deporte.
Eso sí, el sol no se asomó a la ciudad de la muralla hasta pasadas las 10 de la mañana, justo coincidiendo casi con nuestra salida. Antes hacía bastante frío así que resultaba un poco complicado elegir que ropa llevar, en una sóla hora podía haber una diferencia térmica de 15-20º.
De nuestro club nos presentamos 11, no está nada mal la representación. Faltó gente como Pesca, Jesús, Lalo, etc. porque coincidía con la Vig-Bay. A destacar mis compañeros que corrieron en la salida élite: Elpidio, Ramos y Luismi que venían de competir de Segovia el día anterior y aún así hicieron que nos clasificáramos 5º por equipos.

Elpidio fue una vez más el mejor de los nuestros, 5º.

En cuanto a mi carrera pues me imaginaba que tras la semana santa y 3 salidas en carretera me encontraría mejor en bici que en Leiro pero al final no fue así.
El circuito de carrera a pie era semejante al del año pasado aunque cambiaba la situación de los boxes que estaban en el lado opuesto del palacio de exposiciones y congresos. 4 vueltas para 5 km con algún tramito de hierba y tierra y sin apenas desnivel. Se hacía entretenido.
Como siempre sucede se da la salida y la gente sale como si fuera una milla. Por mi parte regulo bien, no me cebo en las primeras vueltas y luego voy adelantando posiciones. No tengo ninguna queja de mi rendimiento en este 1º segmento, parcial 54º y 18'11". Para mi muy bien.
Llega la primera transición y aquí ya empiezan los problemas, primero por el cambio de luz al estar dando el sol fuera y ser los boxes en el interior del pabellón, yo por lo menos (que además soy cegato perdido) no era capaz de leer los números de las bicis. Menos mal que recordaba más o menos la zona por donde la había dejado.
Entre eso y que no sé transicionar (prometo un día comprarme unas zapatillas específicas de tri y aprender) me debieron adelantar como 20 personas en ese tiempo.
Cuando por fin salgo a pedalear el grupo grande ya se había ido y me encontré con un grupito de 3 duatletas del Fluvial entre los que iba tirando Luis (que había entrado a 33" de mi en la transición)
Intenté pillar rueda pero no fui capaz, las sensaciones horribles, sin fuerza en las piernas. Creo que en la vuelta que di al circuito a la mañana de calentamiento iba más rápido.

Esta foto que acabo de robar del blog del Xocas resume toda mi bici, apretando los dientes y sufriendo.

Fui toda la mitad de la primera vuelta así, a 4 -5-6 m sin conseguir enlazar, miré en algún momento hacia atrás por si venía algún grupo para descolgarme pero no se veía a nadie.
Unos km en tierra de nadie y tocado de coco hasta que apareció un chico de rojo por detrás, me dice que le pille rueda pero coincidió en mala zona y apenas pude hacerlo. Como soy bastante torpe, en la bajada y en la curvita a derechas que había a continuación, se me fue unos metros y ya en la subidita no fui capaz de enlazar.
El circuito había variado con respecto a otros años y era un pelín más duro aunque también más corto.

Antes se giraba en esta curva este año había que seguir la calle hasta el final

Sigo otros metros en tierra de nadie hasta que al principio de la segunda vuelta me alcanza el grupo de Juanjo. Gracias a él que me valió la vida, toda esa segunda vuelta haciendo la goma pero conseguí recuperar un poco y respirar.
Cuando empezamos la 3ª vuelta iba con la idea de tirar yo también un poco, no me encontraba súper pero sí normal. En la subidita con peor asfalto me puse al frente del grupo con la idea de que el ritmo no decayese pero sorprendentemente para mí me quedé solo en cabeza. La verdad es que no lo acabo de entender muy bien porque a mí ni siquiera me daba la sensación ir fuerte pero bueno.
Miré un par de veces para atrás, me planteé esperar porque yo solo tampoco iba hacer nada pero ya había unos cuantos metros de diferencia.
-Pues vaya hombre, ahora aún encima quedo como un capullo. Si es que no sé andar en grupo.
En estas llego junto a Paquillo, un cadete del Santiago que resulta impresionante verlo entre los mayores porque es así muy poca cosa pero anda como un tiro. Me coge rueda y lo llevo unos cuantos metros (aunque creo que no pueden hacerlo) hasta que como era previsible me vuelve alcanzar el grupo de Juanjo.
Punto de giro y a afrontar los 2 últimos kms hasta boxes. Nos alcanza también otro grupo en el que iba Toño Reza y se acaba formando un pelotón bastante numeroso. Así llegamos juntos a la segunda transición.
Parcial de bici decepcionante para mi, sobre todo en cuanto a sensaciones, 84º con 38'24" en cuanto a tiempo oficial, el real sin transiciones: 37'03" a 33 km/h de media y 60 Km/h de máxima.
Tocaba volver a correr de nuevo y esta vez me resultaba bastante incómodo ya que empezaba a hacer calor y me sobraba la camiseta de dentro. De todas formas no hay color en cuanto a las sensaciones si las comparamos con la bici, corriendo no hay que hacer fuerza jejeje
Empiezo a remontar posiciones como es habitual y sólo me pasan aquellos que me doblan incluido un Yayo pletórico que corría sin una zapatilla.
Al iniciar la segunda vuelta me confundo de camino y me meto hacía meta sin querer pero gracias a Toño me consigo dar cuenta y rectificar aunque perdí unos cuantos segundos. Pese a ello 9'37" para este 3º sector, parcial 51º.
Cruzo la línea de meta sin aliento en 1h06'11" lo que me dio el puesto 73º una vez que sacaron la clasificación conjunta junto a la prueba élite.
Mal resultado no es, está claro que las cosas salen según lo trabajes. Creo que entrenando transiciones mejoraría bastante mi rendimiento pero como el tiempo de entrenamiento es limitado y anda uno en otras guerras. Tengo que valorar si merece la pena así como gastar en unas nuevas zapatillas de ciclismo. Quizás en el verano me decida a ello, a ver.

Por otra parte, en el terreno social siempre resulta agradable ver a todos los colegas del tri. Tengo que felicitar desde aquí también al Xocas que debutaba hoy en du de carretera y se quedó sorprendido con lo que anda la gente. Aquí quien más y quien menos es un machaca de cuidado pero no lo has hecho nada mal.¡Ánimo!
Despues de mi carrera estuve viendo la prueba femenina, animando a María y la élite con mis compis de equipo. Una mañana preciosa para disfrutar también como espectador.

David Castro hizo una exhibición en bici y tuvo tiempo de ir mirando el paisaje en la 2ª carrera.

La menor de las Alonso (#1) se impuso a su hermana porque así lo quiso el chip ya que entraron de la mano. Impresionante dominio de las 2.

La nº 16, Noelia Mora, llegó de 5ª pero todo el protagonismo mediático lo acaparó uno de los chavales que venía al fondo con un club de fans que se dejaron la garganta animando como aquí se puede ver.

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º David Castro Fluvial Lugo 57:12
2º Jose Manuel Vieito 57:26
3º Diego Paz Atletismo Porriño 57:41

Femenina
1ª Camila Alonso Triatlón Ferrol 1:06:14
2ª Melina Alonso Triatlón Ferrol 1:06:14
3ª Cristina Azanza Fluvial Lugo 1:07:20


Unas pocas más de fotos aquí

jueves, 8 de abril de 2010

Inspiración

Siguiendo un poco con los videos de deporte os pongo uno que me encanta y me inspira: final de 800 m, JJ.OO de Munich 72. Quizás muchos ya lo habréis visto y sabéis como acaba, para lo que no os invito a apostar quien será el ganador antes de que acabe la primera vuelta.
.

.
Ni las apariencias son lo que son, ni lo importante es tanto como se empieza sino como se acaba.

Una especie de déjà vu protagonizada años después por uno de mis atletas favoritos, el gran Borzakovskiy:
.

.

Quizás a veces la vida sea también así, como una carrera... quizás aún nos quede una segunda vuelta donde remontar lo perdido. Más vale creerlo así, ¿no?

sábado, 3 de abril de 2010

XXII Corrida da Páscoa

Este viernes Santo se celebrarba en la pequeña localidad de Outeiro Seco (Chaves), muy cerca de la frontera con España, la 22ª edición de esta carrera.


Al contrario de lo que sucedió el año pasado no se dio continuidad a la prueba transfronteriza y todo el recorrido transcurrió por tierras portuguesas. También varió la distancia, de los 16 a los 12,8 Km.

Outeiro Seco

Pensaba que como este año se iba hacer todo el circuito con salida y meta en el mismo lugar no iba haber tantos problemas como el año pasado pero me equivoqué, ¡este año fue mucho peor!
Si llega ser en España, y con el nivel de exigencia que ve hoy en día en los foros que se protesta por todo, le iban llover más que palos.
Ahora me hace gracia leer el punto 10 del reglamento " O trânsito ao longo do traçado da prova será controlado pelos agentes da P.S.P. e G.N.R., devendo os atletas circular sempre pelo lado direito da faixa de rodagem. Só poderão acompanhar a prova os carros da organização e as viaturas das forças de segurança."
Pelo direito, pelo esquerdo, pelo meio y por donde se pueda porque aquello parecía más una escena de persecución de una película de acción en el medio del tráfico que una prueba deportiva.
En ocasiones resultó agobiante pero bueno, viéndolo por el lado positivo siempre te queda el recuerdo de una batallita más que contar.

Por estas calles y carreteras transcurrió la carrera

La participación no fue mucha, menos que el año pasado. Eso sí, el nivel impresionante, como suele suceder en Portugal y más si hay dinero por medio, y sobre todo en chicas, ¡como corren las portuguesas!
Gallegos este año no había muchos, estoy mirando las clasis y no sé si no sería yo el 1º no portugués (toma ya! que nivel jajaja), pero de mi club de atletismo estuvimos 3 (Lucía, Patricio y yo), luego también aparecieron allí Modesto, Pirri y otros como Manuel Folgoso. Aunque la machada del día fue -como no- para el Pesca que vino en bici desde Ourense (en torno a 100 km con puertos), llegó allí una vez empezada la carrera pero no sé como se las arregló para entrar a meta, eso ya forma parte de la leyenda :-))
Con respecto a la carrera en sí poco tengo que contar, de los más de 12 km, 10 u 11 fueron un monólogo en solitario luchando contra un viento muy molesto. Tan sólo en los primeros compases pude beneficiarme de ir en grupo (y vaya si se notaba) Luego por una mezcla de valentía, inconsciencia e impaciencia, me puse a tirar y buena la hice, toda la carrera en tierra de nadie. Desde el 2º o 3º km hasta el final adelanté a 2 personas y me adelantaron 2 corredores, muy poca historia. Iba más pendiente de los coches y de no perderme en cada rotonda que de la prueba en sí.
He de decir que los coches respetaron bastante, los portugueses tienen fama de conducir mal pero en ese sentido no tengo nada que objetar, dentro del caos nos facilitaron bastante las cosas.
El trazado por lo demás era bastante sinuoso; entre cuestas, adoquines, subdas y bajadas de acera y cosas raras acabé con los gemelos bastante cargados. No obstante, el ritmo fue bueno y las sensaciones en cuanto a fuerza también.
Los últimos km, ya fuera del centro de Chaves fueron un poco más relajados, ya que no había tanto tráfico. Pude disfrutar un poquito más de todo aquello. La zona en tiempos no debió ser fea pero ahora se ve que pecó de los vicios de un desarrollismo un tanto incontrolado presente también a este lado de la frontera.
Un largo descenso de pronunciada pendiente (que el año pasado se subía) era el preludio de una entrada en meta por calles de adoquín. Como si estuviésemos en una de esas clásicas ciclistas el terreno irregular incrementa el sufrimiento aunque todo se ve recompensado cuando aparece la línea de meta.
En este caso alivio más que alegría: 51'42" de esfuerzo, puesto 62º. Buen tiempo para clasificarse en torno a la mitad de la tabla.

Llegada a meta.

Eso es todo por hoy, ¡hasta la próxima!

Clasificaciones (completas aquí)
Masculina
1º Bruno Jesus N.A. Joae 39:56
2º Manuel Magalhaes J.A. Joae 40:02
3º Nuno Costa Maratona 40:10

Femenina
1ª Elisabete Lopes Maratona 45:01
2ª Doroteia Peixoto Sportzone 45:48
3ª Cláudia Pereira S.C. Braga 46:48